4 Consejos para lidiar con clientes difíciles

Tienda de abarrotes en Estado de México atendida por una mujer

Lidiar con la insatisfacción del cliente es una situación casi inevitable en cualquier negocio. Y cuando hablamos de una tienda de abarrotes, donde el flujo de clientes es constante, es casi imposible reducir este tipo de casos en su totalidad, independientemente de la competencia.

Sabemos que este tipo de situación exige flexibilidad por parte del tendero; sobretodo considerando que estamos en la era de las redes sociales, donde una simple denuncia puede llegar a miles de personas. No es una cuestión de tener razón o no. Entender cómo tratar con un cliente insatisfecho es una forma práctica de evitar pérdidas, aunque por supuesto, *aplican restricciones* con algunos clientes.

Después del breve contexto, hemos elaborado este artículo con algunos consejos para que puedas lidiar con clientes complicados en tu tiendita.

Presta atención a tu cliente 
En primer lugar, ¡Toma una respiración profunda! Tener una actitud a la defensiva, solo empeorará la situación.

Sé servicial y, sobre todo, ponte en el lugar de la otra persona, esto hará que resolver el problema sea mucho más fácil. Presta atención a los detalles de su inconformidad, porque en ocasiones, ahí mismo puedes tomar pruebas para corroborar que fue un error ajeno a ti. Ejemplo: a veces algún producto viene dañado, pero no por tu mal manejo, sino por temas directamente relacionados con el proveedor.

Siempre seguro/a de ti mismo/a
Como todo en la vida, a veces tendrás razón o no frente a un caso de estos. Si tienes la razón, presenta tu argumento con calma como una forma de educar al cliente. Sé amable pero con postura firme.

En caso de que te equivoques, no dudes en admitirlo y rectificar. Todo tiene solución, pero será clave la forma en la que tranquilices al cliente, lo que hará que el nivel de la conversación sea más asertivo.

Ofrece una solución
Al final del día, el cliente está buscando una solución. Por eso, es importante que te prepares para ofrecerlo. Hay situaciones que son más recurrentes, por lo que es necesario saber cómo actuar de forma preventiva; por ejemplo, nadie está exento de olvidar quitar un producto que ya caducó, aunque se debe evitar a toda costa, al ser tantas categorías y marcas por revisar, esto puede ocurrir en cualquier momento, así que lo ideal es tener una estrategia preparada para estos momentos.

Recuerda siempre esa frase: los problemas aparecerán, lo importante es cómo los afrontamos.

Sin duda, las situaciones que se pueden presentar con tus clientes son infinitas; también sabemos que es complicado hacer entrar en razón a algunas personas o que se encasillan en decir “El cliente siempre tiene la razón”; pero la realidad es que tú también tienes el poder de poner límites y frenar cualquier situación que te ponga en una posición de riesgo.

Cuéntanos a ti qué te ha funcionado con tus clientes más difíciles y cómo saliste victorioso de esa situación. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario