¡Tendera y mamá!

Sabemos que existen muchas tenderas en México que ejercen doble rol, al ser también madres de familia. Ahora en mayo, queremos resaltar con admiración y reconocimiento ese doble papel. 

Para ello, entrevistamos a nuestra querida Mila Montoya, de Cd. López Mateos, Edomex, un caso de quien, con mucha voluntad, ejerce a diario sus tareas y quien encontró en sus hijos la razón para ejercer su oficio con cariño.

Tendera de abarrotes en su negocio en el Estado de México

¿Cómo te organizas para equilibrar la atención a la tienda y a tus hijos?

Si bien estoy la mayor parte del tiempo en mi negocio, mi familia es muy importante; sin ellos nada podría ser posible. ¡¡Somos un gran equipo!!

¿Cuáles son los mayores desafíos que enfrentas al ser una madre y tendera al mismo tiempo?

El tener tiempo para mis hijos, para mi familia; mi nena a la que admiro muchísimo es una muy especial y hay que hacer tiempo para sus citas médicas. 

La razón por la cual me levanto cada día a trabajar y poner todo lo que tengo, son mis bebés a quienes les brindo, a través de mi trabajo, el ejemplo de lucha, de sí se puede. Además, formar unos buenos seres humanos, lograr tener un negocio exitoso y crecer como persona, son mis grandes desafíos.

¿Cómo involucras a tus hijos en el negocio de la tienda de abarrotes?

Trato de enseñarles que, para poder llegar a nuestra meta, hay que trabajar; los llevo a surtir cuando hay tiempo.

Mi hijo el mediano participa también atendiendo clientes; el pequeño, por la edad, acomoda anaqueles, saca el exhibidor de paletas y también vende a los clientes; hay que enseñarles a valorar lo que tienen y el trabajo que realizamos para llevar las cosas a casa y que aprendan el oficio, también.

¿Qué aspectos del trabajo de tendera te resultan más gratificantes?

El poder llevar un negocio porque me hace crecer cómo persona y me hace sentir importante.

También, el que mis hijos vean en mi a una mujer de trabajo, que mi esposo y mis padres me vean con orgullo de que pueda yo contribuir al crecimiento de mi familia, de mi país, y de poder ofrecer empleo. 

Además, el conocer a las personas de mi alrededor, el poder ayudar a mis clientes de cierta manera y que ellos me demuestren también su cariño, todo eso me llena muchísimo.

¿Qué consejo le darías a otras mujeres que desean emprender un negocio de abarrotes mientras también cuidan a sus hijos?

Más que consejo, les digo ¡háganlo! demostrémonos que sí podemos; las mujeres tenemos esa magia que nos impulsa a salir adelante porque nunca nos dejamos caer.  Siempre lo digo, este negocio es muy noble y nos permite el poder convivir y estar desde nuestro trabajo con ellos; nada es fácil, pero con la familia todo es posible.

Nuevamente agradecemos profundamente la participación de Mila, e invitamos a todos a seguir siendo parte de la comunidad de la revista #1 de los tenderos. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario