Como cada temporada, están por llegar, si no es que ya llegaron, grandes ejércitos de mosquitos, con todos los problemas que nos traen; además de los riesgos de enfermedades, no nos dejan dormir y se alimentan de nosotros.

En todas las temporadas los hay, pero en estas fechas, por el calor y la humedad del ambiente, se reproducen en grandes cantidades.

Se han encontrado debajo de las hojas de los árboles, en la parte más baja del pasto, y sobre todo, en las plantas y en las partes húmedas y oscuras de los hogares.

Nuestras hogares, no sólo representan un refugio contra los elementos de la naturaleza, se han convertido en un espacio donde se intercambia Amor con la familia, se descansa de la lucha diaria por la vida y se disfruta la privacidad que nos proporcionan.

Tengamos cuidado, si la casa no está limpia y ordenada, puede convertirse en un lugar de contagio de enfermedades para todos en la familia.

Una de las enfermedades que podemos evitar es el Dengue. Este padecimiento es transmitido por la picadura del mosquito Aedes aegypti que le gusta:

• Vivir en nuestra casa

• Reposar bajo nuestra cama para tener su alimento cerca

Su ciclo de reproducción es de 7 a 11 días desde que pone sus huevecillos, los que se convertirán en larvas o maromeros, después en pupas y por último en moscos adultos.

Principales lugares en donde a los mosquitos les gusta esconderse:

1.- Llantas

2.- Aljibes destapados

3.- Tinacos destapados

4.- Barriles o tambores grandes

5.- Tinas

6.- Depósitos inservibles

7.- Macetas o floreros con agua

8.- Entre los bloques para construcción

9.- Huecos en los árboles

10.- Juguetes y objetos inservibles

Hola a todos, en esta ocasión les hablo sobre los beneficios que tiene la risa, no sólo sobre nuestro estado de ánimo, sino también sobre todo nuestro organismo. Te enlisto los principales:

• Tiene un efecto analgésico, ya que favorece la producción de endorfinas y encefalinas en el cerebro.

• Elimina el insomnio gracias a la sana fatiga que genera.

• Cada carcajada pone en marcha cerca de 400 músculos, incluidos algunos del estómago que sólo se pueden ejercitar con la risa.

• En el diafragma se origina un masaje interno que facilita la digestión.

• Favorece la eliminación de la bilis.

• Mejora la circulación de la sangre y ayuda a prevenir un infarto.

• Relaja los músculos lisos de las arterias, con lo que combate el estrés y se previene la hipertensión.

• Se limpian los ojos con las lágrimas que genera.

• Al hacer vibrar la cabeza despeja la nariz y los oídos.

• Al estirar y estimular los músculos de la cara, nos rejuvenece.

• La piel se oxigena más y mejora la capacidad respiratoria, porque entra el doble de aire en los pulmones.

• Gracias a que se masajea toda la columna vertebral con los movimientos internos del organismo, se evita el estreñimiento.

• Se generan más sustancias de las que refuerzan al sistema inmunológico y se eliminan toxinas.

• Es una arma eficaz contra la depresión.

• Mejora nuestras relaciones con los demás. Tú lo sabes bien, las mejores convivencias se dan cuando hay carcajadas.

• Favorece la agilidad mental y también tiene un efecto calmante del hambre y la ansiedad.

No te tomes la vida tan en serio, busca situaciones y cosas de que reírte a carcajadas.

Hasta pronto.

Cuando estás estresado y presionado por problemas que tienes que atender, los especialistas recomiendan los siguientes consejos para lograr la concentración y la creatividad para resolverlos:

1- Sal a caminar. Caminar “es un excelente modo de mejorar nuestra forma de pensar y la calidad de nuestros pensamientos”. 

2- Evita el azúcar. Para pensar claramente no consumas azúcar ni carbohidratos, ya que éstos generan una mayor actividad cerebral que impide la buena concentración.

3- Organiza tus espacios. Efectivamente, los ambientes nos ayudan o perjudican para determinadas tareas, sobre todo la de pensar con claridad.

4- Duerme mejor. Las horas de sueño son diferentes para cada persona, dependen de la edad y el estrés del día anterior, pero lo que verdaderamente importa es la calidad de sueño.

5- Medita. Por cinco minutos, cierra los ojos y concéntrate en tu respiración. Tu mente vagará por unos momentos, pero no te resistas y vuelve tu atención a tu respiración.  

6- Organiza y programa tus tareas. Hay asuntos pendientes por resolver que nos distraen de los asuntos importantes y de decisiones relevantes; deja de preocuparte por ellos y prográmalos para otro día.

7- Evita el alcohol. Mientras que pequeñas cantidades pueden conducir a tener pensamientos creativos, cantidades grandes son nocivas para el cerebro.

8- Toma decisiones rápidamente. No permitas que se acumulen los asuntos pendientes. Decide rápido o ponte fecha para hacerlos.

9- Toma aire fresco. “Sal y respira profundo por la nariz. Le darás a tu cerebro una dosis de oxígeno y te ayudará a aclarar tu mente”.

10- Toma esto en cuenta: “Pensar claramente es mucho más sencillo si no tienes hambre, sed, sueño o calor”. 

No te limites, donde puedas o donde quieras hacerlo, canta y canta, porque cantar trae beneficios a tu salud física y mental; esto de acuerdo con varias investigaciones. 

Cuanto te estés bañando, con los amigos, mientras manejas, con karaoke o sin él, canta porque cantar es una buena medicina, según la ciencia.

Diferentes investigaciones realizadas por científicos de Estados Unidos, de Japón y de Inglaterra, confirman que su efecto directo es en tres sentidos:

• Reduce el estrés

• Mejora la respiración 

• Mejora pacientes con Alzheimer

Contra el estrés

Investigadores de la Sociedad Japonesa de Medicina Psicosomática, BioPsycho-Social Medicine, afirman que el canto es muy eficaz para reducir el estrés, esto sucede porque se reducen considerablemente algunas de las hormonas que lo produce. 

En un estudio realizado por los mismos japoneses en personas mayores, descubrieron que tenían niveles reducidos de cortisol, la hormona del estrés, en su saliva, después de cantar, así como un mejor estado de ánimo y menos tensión. 

Mejora la respiración

Un estudio revelado por Health Promotion International Magazine, asegura que para algunas personas con asma o con una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cantar es una terapia muy efectiva para mejorar su respiración.

En pacientes con Alzheimer

La Alzheimer’s Society, una organización benéfica de investigación y cuidado del Reino Unido para personas con demencia, desarrolló un programa de coros llamado “Singing for the Brain”, el cual demostró que el canto puede ayudar a mejorar aspectos de la memoria, la sociabilidad y el estado de ánimo en pacientes con el mal de Alzheimer. 

Así que ya sabes como quitarte el estrés, respirar mejor y mejorar tu cognición. 

Muchas personas tienen el hábito de comer rápido, ya sea por el apuro de platicar, el poco tiempo que tiene para comer, la ansiedad, o porque piensan que el hambre se saciará más rápido.

Quien padece las consecuencias de esto es nuestro sistema digestivo, debido a que se tarda en digerir los alimentos provocando gases estomacales que llegan a ser muy molestos, gases en el colón con sus respectivas molestias también, flatulencias, etc.

“Comer apresuradamente no es más que un reflejo de lo acelerados que estamos. Es síntoma de que buscamos la gratificación instantánea en el siguiente bocado, al siguiente momento, en el siguiente día, en lugar de valorar el presente”.

Hábitos saludables a la hora de comer:
1.- Respiración: Inhala y exhala, profunda y lentamente al sentarte a la mesa, hazlo dos veces; con esto estarás eliminando el “acelere” dominante antes de sentarte.
2.- Descanso mental: No pienses en tu trabajo y en ningún problema a la hora de comer. Si quieres un poco de ruido, pon música suave.
3.- Partir bocados más pequeños. Además de beneficiarte, te verás elegante.
4.- Masticar despacio: Aprovecha los puntos anteriores para masticar, bien y mucho los alimentos, sobre todo si es algún tipo de carne.

El masticar bien, despacio y hasta triturar los alimentos, nos proporciona muchos beneficios.
1.- Se mejora la digestión debido a que los nutrientes viajan y se absorben más fácilmente;
2.- Se reduce la acumulación de bacterias nocivas que provocan, además de flatulencia, mal aliento.
3.- Se saborea y se disfruta más la comida.
4.- Se hace trabajar menos al estómago con lo que habrá más energía para todo.
5.- La mente estará más despejada a la hora de trabajar.

Cerebro Límbico o Emocional:
Es el almacén de nuestras emociones y recuerdos. En él se encuentra la amígdala, considerada la base de la memoria afectiva. Entre sus funciones y motivaciones están el miedo la rabia el amor maternal las relaciones sociales los celos.

Éste tiene que ver con el aprendizaje, pues se encarga de relacionar el pasado con el presente. En este sistema se dan procesos emocionales y estados de calidez, amor, gozo, depresión, odio, etc., y procesos que tienen que ver con nuestras motivaciones básicas. Aquí es donde reside el Amor y los sentimientos.

Cerebro Racional o Neocórtex:
Es el que permite tener conciencia y control de las emociones, a la vez que desarrolla las capacidades cognitivas: memorización, concentración, autorreflexión, resolución de problemas, habilidad de escoger el comportamiento adecuado; es la parte consciente de la persona, tanto a nivel fisiológico como emocional.

Sus funciones básicas son: Percepción, Retención, Análisis, Emisión y Control.

Abarca 3/4 del volumen total del cerebro y está dividido en dos hemisferios unidos divididos en diferentes lóbulos y conectados por el cuerpo calloso.

Este cerebro representa el nivel más alto en la escala evolutiva hasta el momento. En él se encuentra nuestro potencial de desarrollo.

En él se encuentra la lógica; aquí nosotros aprendemos a hablar y escribir a comunicarnos con otras personas y aprender las estructuras de comercio y todas esas cosas complicadas que hacemos los humanos.

El Neocórtex es el que, con buen entrenamiento puede regular las exigencias del Cerebro Reptiliano y dirigir las del Cerebro Límbico o Emocional.

De acuerdo a la genética personal y a las experiencias que hayamos vivido, aquí radican las diferentes inteligencias conocidas hasta hoy: Inteligencias Múltiples.

Muy posiblemente tú, sin darle mayor importancia, has sido recetado con este producto, por algún médico.

Me refiero al antibiótico que ha salvado la vida de millones de personas, y que por lo mismo es considerado como el descubrimiento más importante del siglo pasado.

Fue hace 90 años, precisamente en este mes de septiembre, cuando, por un mero accidente, Alexander Fleming descubrió el hongo que él bautizó como penicilina.

Dos semanas antes del descubrimiento, Fleming se había ido de vacaciones; cuando regresó a su laboratorio observó que en las placas donde había dejado cultivos de bacterias creciendo para estudiarlas a su regreso, había crecido moho (hongo) y que las bacterias habían desaparecido; ese moho había destruido las bacterias.

Antes de este descubrimiento, las personas podían morir hasta por una pequeña herida que le causara infección por pequeña que fuera.

Los antibióticos son sustancias químicas que producen ciertos hongos que destruyen microorganismos, como las bacterias o microbios que originan enfermedades e infecciones en el cuerpo humano.

A partir del descubrimiento de Fleming se han creado hasta 10 tipos de antibióticos, diferenciados cada uno por el tipo de bacterias contra las que reacciona, como por ejemplo, la Ampicilina y otros nombres raros, pero de todos, la penicilina es considerada como la más importante.

¿Qué tipo de enfermedades cura la Penicilina?
• Respiratorias: amigdalitis, faringitis, bronquitis, neumonía, etc.
• Infecciones sexuales: sífilis, gonorrea, etc.
• Infecciones urinarias e intestinales.
• Otras como la peritonitis, la meningitis, la gangrena, tuberculosis, tétanos, entre muchas otras más.

3. “Apego evitativo”. De niños asumieron que no pueden contar con sus cuidadores, lo cual les provocó sufrimiento. Aprendieron a vivir sintiéndose poco queridos y valorados.

Ya de adultos.
• Tienen sentimientos de rechazo a la intimidad.
• Dificultades para relacionarse y para entender las emociones ajenas.

4.- “Apego desorganizado o contradictorio”. Este es una mezcla entre el “apego ansioso y el evitativo”. Se trata de comportamientos contradictorios. De niño tuvo dificultades para entenderse con sus cuidadores, por lo que tuvieron conductas explosivas y destructivas.

Ya de adultos:
• Llevan alta carga de frustración e ira.
• No se sienten queridos.
• Rechazan las relaciones, aunque en el fondo es lo que más desean.
• Dificultades para manejar sus emociones.
• Conductas emocionalmente negativas.
• Problemas para expresar emociones positivas.

Puedo decir que todos tenemos un tipo de apego y el principal es a nuestra madre o a la persona que nos cuidó. Si nos fue bien, nuestro apego será de seguridad personal, si no, podemos cambiarlo. La relación con nuestra cuidador cuando nacimos no es la única que define nuestro tipo de apego.

“Todas las interrelaciones que se producen desde el nacimiento hasta la edad adulta marcan el comportamiento del momento actual”.

Hay que tomar en cuenta que el apego:
• Lo podemos cambiar.
• No se mantiene igual en todas las personas.
• En la medida que vamos desarrollándonos, va mejorando.
• Ningún apego puede catalogarnos permanentemente.
• Las personas que con las que convivimos también van influyendo en nuestro tipo de apego.
• Una pareja o amistades con “apegos seguros” pueden ayudarnos a obtener más confianza y seguridad.

Así es, a los mexicanos nos gusta mucho lo picante, y muchas veces, si un alimento no pica, no nos sabe.

Afortunadamente, somos el país con más variedad en chiles, donde apreciamos su gran colorido, sus sabores y sus amplios niveles de picante comibles por los mexicanos.

Los chiles forman parte de los tres alimentos más ingeridos en la particular “dieta mexicana” nutricional, que ya se consumía desde los aztecas: frijoles, tortilla y chile.

Se trata de un producto alimenticio que nos caracteriza, nos da identidad y nos distingue frente a otras dietas y cocinas del mundo.

Los tenemos en México desde muy picantes como el habanero hasta los chiles morrones que dan sabor y color, adornando diferentes platillos e invitando a degustarlos. También contamos con gran variedad de colores, verdes, diferentes tonos de rojo, amarillos y hasta negros y arrugados, como con el pasilla.

El único problema es que su consumo excesivo puede provocar diversas molestias gastrointestinales como gastritis o úlceras.

Como condimento, los chiles consiguen dar un toque picante a ciertos platillos que podrían resultar insípidos sin su presencia.

Como tú ya sabes, lo que hace picantes a los chiles es la capsaicina, un químico incoloro y sin sabor que estimula la liberación de neurotransmisores, los que a su vez incentivan los puntos receptores de dolor en la lengua y el paladar.

En respuesta a este dolor causado por la capsaicina, el cerebro libera endorfinas, que incrementan el metabolismo, liberando más saliva y transpirando por la piel en forma de sudor.

Sin embargo, es la india quien tiene el chile más picante, cientos de veces más que el habanero de México, pero sin el sabor de éste.

Todas las más de 40 variedades distintas que hay en nuestro país, poseen diferentes concentraciones de nutrientes; muchas vitaminas, minerales, antioxidantes y enzimas que ayudan a prevenir enfermedades y algunos tipos de cáncer.

Nuestra salud y nuestro desempeño en la vida dependen mucho de nuestra alimentación; incluso la forma como nos vemos y nos ven los demás depende fuertemente del tipo de alimentos que ingerimos, de su calidad y la cantidad de los mismos.

Recordemos que alimentación no es lo mismo que nutrición. La mayoría de los mexicanos comemos por gusto más que por conciencia o conveniencia y eso descuida nuestra salud y puede llegar a provocarnos serias enfermedades.

Ya hemos visto que el descuido en nuestra alimentación ha conducido a muchas enfermedades caras y peligrosas. De nuestros padres pudimos heredar algunas enfermedades pero nosotros hemos contribuido a que detonaran con mucho riesgo.

Los excesos en azúcar, grasas, carbohidratos sumados al estrés de las grandes ciudades y aunados al sedentarismo han provocado crisis sociales de salud muy graves.

Pensemos, a manera de ejemplo, que no se puede alimentar igual a un albañil, quien necesita muchos carbohidratos porque su trabajo es físico básicamente, que a un ejecutivo que está muchas horas sentado y que usa más su cerebro, o el mismo detallista de una tienda de abarrotes, que hace funciones tanto físicas como mentales.

El albañil quema mucha energía, necesita abastecerse de una buena cantidad de carbohidratos. Si el ejecutivo ingiere las mismas cantidades tendrá sobrepeso o gordura, a menos que practique algún deporte sistemáticamente para quemar sus excesos, pero aún así su rendimiento mental no será el deseado; esta persona requiere más frutas y verduras y menos tacos, tortas y tamales.

Si hablamos de cantidad, tipo de comidas, y calidad de las mismas, un adulto de 55 años no puede comer lo mismo que un joven de 18. El metabolismo de cada uno es diferente.