Época Prehispánica

Del siglo XV, se tienen registradas cuatro:

“Catarro Pestilencial”, la “Gran Pestilencia”, Difteria y Tifo, junto con otras enfermedades respiratorias.

Para nuestros indígenas de esa época, las enfermedades eran “producto de la voluntad de los dioses hacia el hombre: una maldición o castigo”, y todavía, en gente muy humilde, se cree algo de eso.

Durante los primeros 75 años de la conquista (Siglo XVI)

1520. Viruela. Fue en plena conquista e intervención española; costó la vida de más de la mitad de la población de esos años, ha sido la más devastadora en México.

1531. Sarampión. “Gran mortalidad, pero menor que la viruela”. En Tabasco hubo un descenso importante de la población por esta epidemia.

1545. Salmonela. Ésta se manifiestó por problemas gastrointestinales, debilidad, dolor abdominal, sangre en las heces. Duró cinco años, tiempo en el cual mató al 80% de la población (15 millones de personas).

“Fue una de las peores epidemias, después de la peste negra que mató a 25 millones de personas en Europa en el Siglo XIV”.

1555. Hubo una serie de plagas como “Viruela, Sarampión, hambre, guerra, opresión, tributos, esclavitud y trabajo en las minas”.

1596. Hubo una epidemia mixta de Sarampión, Paperas y Tabardillo. “Enfermedades que los esclavos portaban: diarrea, disentería, neumonía, paludismo, fiebre amarilla, amibiasis, lepra, sífilis y tripanosomiasis”.

Durante el Siglo XVII y XVIII

De estos 200 años hay registros de 21 epidemias, la mayoría de éstas fueron de Viruela y Sarampión.

 Durante el siglo XIX

En este período, se registraron 15. Aquí ya sólo apareció una vez la Viruela, pero se empezaron a manifestar otras: Tifo, seis veces; Cólera, tres; Paludismo, una, y otras ya conocidas como Sarampión.  Las principales fueron:

1813. Tifo. Esta epidemia se dio principalmente en Cuautitlán, cobrando 3 mil 114 víctimas en siete meses.

1833. Cólera. Esta epidemia se dio en todo el país, matando a más de 320 mil personas. 

1883. Fiebre amarilla. Ésta se dio principalmente en Mazatlán, “cuando desembarcaron 33 enfermos procedentes de Panamá”. Murieron más de 2,500 personas.

Siglo XX

1902-1903. La Peste Negra, una variedad de la “Peste Bubónica”. Ésta se manifestó, principalmente, en Mazatlán. Se dice que la trajeron unos marineros que venían en un barco procedente de San Francisco California. Se infectaron 824 personas, de las cuales fallecieron 582.

1918. Influenza Española. Esta epidemia dejó 500 mil muertos en México. En el mundo ha sido la más devastadora; mató a más de 40 millones de personas. 

1940. Paludismo. Ésta “dejó 24 mil muertes por año hasta finales del siglo”. En 2002 se declaró erradicada.

1948-1955. Poliomielitis. En ésta, se registraron mil 100 casos. Fue erradicada por medio de la vacunación.

2009. Influenza A/H1N1. Esta epidemia es de origen porcino. Surgió en la ciudad de Perote, Ver, con presencia en Oaxaca, San Luis Potosí y el Estado de México, pero se diseminó en otros 74 países.

Al final de 2009, se registraron 16 mil muertes en todo el mundo. En México, se habían acumulado casi 70 mil casos confirmados y alrededor de mil muertes.

Esto fue real. En 1964 se supo del grupo homicida más aberrante en la historia mexicana, y uno de los más impactantes, hasta esas fechas. 

El 6 de enero, fueron detenidas tres mujeres, acusadas de haber asesinado a más de 100 mujeres. Fueron las hermanas María Luisa, Delfina y María de Jesús, González Valenzuela, quienes pasaron a la historia criminal como “Las Poquianchis”. 

Tenían un imperio del crimen; manejaban prostíbulos en Jalisco, Guanajuato y otros cinco estados. Para prostituirlas, reclutaban a mujeres con engaños; a otras las raptaban, las ultrajaban y las esclavizaban. Desde los años 50’s se vincularon con secuestradores de todo el país, quienes les secuestraban jovencitas en situación de marginación y pobreza.

Además de explotarlas sexualmente, a las que se negaban a trabajar con ellas, las maltrataban y hasta las asesinaban. 

Seguramente ya la conoces o has oído muchas veces hablar de ella; me refiero a la “Sagrada Ciudad de Cholula”.

Un lugar que tiene mucho que decirnos de su pasado y de su presente.

Fue uno de los centros religiosos más importantes en el centro del país. A la llegada de los españoles estaba habitada por los Toltecas, quienes habían hecho de ella, una ciudad próspera y un importante centro económico y comercial, pero sobre todo, religioso.

Se dice que es una Ciudad Sagrada porque  fue un lugar de iniciación de sacerdotes y personalidades de diversas culturas. 

Fue el primer lugar que conoció Cortés, antes de llegar a Tenochtitlán. Se cuenta que quedó impactado al ver la gran cantidad de templos dedicados a Quetzalcóatl que había en el lugar, conocidos como teocallis; tanto, que “se propuso construir encima de cada uno de ellos, un templo cristiano”, y así fue.

Entre otras cosas, Cholula es famosa por una leyenda que ha circulado durante muchos años, el de tener 365 iglesias, que incluso se decía que había una para cada día del año, pero ¡no!, no es exactamente así.

Actualmente, nadie sabe el número exacto de iglesias que hay, pero sorprende la gran cantidad que podemos ver cuando estamos allá.

Las autoridades religiosas del lugar reportan 283 parroquias para la región, “sin contar templos menores, capillas, y otros edificios religiosos en ruinas que todavía persisten como hermosos monumentos en el centro de pueblos y pequeñas villas”.

Sin embargo, el principal símbolo de la ciudad es su pirámide, la más grande del mundo por lo ancho de su base, 404 metros por lado, y sus más de ocho kilómetros de túneles.

Tan importante era esta pirámide a la llegada de los españoles, que para opacarla, después de masacrar a sus pobladores, pusieron una iglesia encima de ella. 

En el presente, la zona arqueológica prehispánica está comprendida por dos poblaciones: San Andrés y San Pedro, Cholula.

La realidad de ahora, es que encontramos, tanto en Cholula como en Puebla y en todo el estado,  muchísimas iglesias, aunque definitivamente, la concentración mayor es en la “Ciudad Sagrada”.

Caminando por Cholula, comprobamos que en verdad, la mayoría de los teocallis fueron sustituidos por templos católicos.

Por todo este importante acervo religioso e histórico, Cholula se ha convertido en una ciudad turística, apreciada por nacionales y extranjeros. 

Estando allá, vale la pena visitar, sobre la Gran Pirámide de 65 metros de alto, la iglesia de la Virgen de los Remedios. Desde ahí se puede admirar toda la Ciudad de  Cholula; si el día está claro, se pueden ver también los volcanes Popocatépetl, Iztaccíhuatl, la Malinche y el Pico de Orizaba.

Es indispensable ver también, dos murales muy importantes del lugar: el de “Los bebedores” y el de “Los chapulines”.

Ya en otras ocasiones les he comentado de la gran importancia que tienen las tiendas de abarrotes tradicionales en su conjunto, para la economía del país, aunque a veces no lo parezca.

Cada una, en lo individual, es una célula en el gran mundo socioeconómico y cultural de México, ya que cumple la importantísima función de hacer llegar las mercancías de primera mano a los consumidores finales de barrios, colonias, comunidades, etc., de cualquier zona del país.

En una visión global de su importancia, podríamos destacar lo siguiente:

1.- En sus diarias tareas hacen llegar más fácil, rápido y cercano que las tiendas grandotas, los productos de abarrotes y misceláneos.

2.- Reúnen el mayor número de establecimientos comerciales. Según el INEGI, hay más de 500 mil tiendas de éstas, pero cálculos no oficiales hablan de más de 600 mil.

3.- Se encuentran por todas partes del país, desde la ciudad más grande hasta las comunidades más pequeñas.

4.- Han sido una práctica formal de subsistencia para muchas familias. Aunque la mitad de ellas nacieron como una opción de autoempleo, además, dan trabajo a más de un millón de personas.  

5.- Muchas de las que se han mantenido por años, han logrado arraigo en sus comunidades, barrios y colonias, destacando el buen acoplamiento relacional con sus clientes, del que las grandotas carecen.

6.- Llegan a representar hasta el 40% de algunas marcas de consumo masivo, y hasta el 70% de las ventas de algunas compañías refresqueras y cigarreras.

7.- Por su tamaño, la comunicación interna del propietario con su personal  es más rápida, ya sea para informar, supervisar o implantar alguna estrategia o política interna.

Sobre esto, hace unas semanas, Pedro Fernández, vocero de “Expo Tendero”, informó que aproximadamente el 20% de estas tiendas se localizan en el Valle de México. 

Comentaba también que la principal tienda de conveniencia, esas de fachada amarillo con rojo, con sus 17,000 tiendas, apenas representan el 3% del total de las tiendas detallistas abarroteras tradicionales.

Todo esto y más, hace que las tiendas tradicionales sean muy importantes también, para los fabricantes de abarrotes, y no sólo para ellos, en estos momentos se convierten en un muy atractivo mercado potencial para los bancos.

Sin embargo, y tratando de ser objetivos, en su momento también llegamos a mencionar, en las diferentes ediciones que desde hace 14 años venimos editando, los puntos débiles que tienen, y que en su conjunto los sintetizamos en un solo concepto, “falta de modernización”. 

A pesar de su importancia, explicó también Pedro Fernández, “no existe reconocimiento ni apoyos que permitan su desarrollo y mejoras en su administración y operación”. 

“Renovarse o morir” dice la frase, quizá no sea para tanto, pero en adelante, y al menos para subsistir, será necesario y urgente hacerle frente a los retos que desde hace tiempo, muchos les han huido.

Uno de estos retos, y quizá el primero, será adoptar el CoDi pues con eso de que se quiere eliminar los pagos en efectivo, sólo con él podrán comprar muchos de sus clientes. A pesar de que muchos tenderos tradicionales lo rechazan “de entrada”, encuestas de algunos bancos informaron que el 50% de ellos están interesados.

A muchos, nos llamaron la atención las expresiones que hizo el ex-presidente, cuando fue invitado al 80 aniversario del partido que lo llevó al poder.

Su rostro y sus palabras irradiaban odio, sed de venganza, dolor y coraje, cuando dijo que hay que darle en la “M…” a la 4T.

Como cualquier mexicano, aunque sea ex-presidente, está en su derecho de expresar sus ideas sobre cualquier tema, pero no había yo alcanzado a comprender esas expresiones.

Me sorprendió su incoherencia. ¿Cómo alguien, con fuertes valores religiosos, puede guardar tanto rencor en sus adentros? Recordemos cuando, bien cumplidor, acudía a misa los domingos, como queriendo darnos un ejemplo.

¿Será que ya lo envalentonó la yerba verde que quiere sembrar, esa de la que quiere ser el principal exportador de México, o será que así se pone uno a los 77 años de edad? ¡Qué horror!

Esas actitudes serían propias del diputado Noroña, por ejemplo, de quien no nos sorprende nada de eso. 

Bueno, al fin y al cabo Fox, es oposición. ¿Pero de cuál?, porque en varias ocasiones apoyó más al partido del sexenio anterior que al suyo. 

De cualquier manera, se trata de un antagonismo entre alguien de la extrema derecha contra alguien de izquierda.

Pero según mis amigos, Fox trae una herida que no ha podido sanar.

Resulta que en 2005-2006, en el primer intento de AMLO de ser presidente, cuando Fox gobernaba el país, el tabasqueño encabezaba las encuestas. 

Esto no gustó al presidente, por lo que inició un plan para encarcelarlo por una “violación a la ley” que había cometido, siendo Jefe de Gobierno, y así evitar que se lanzara como candidato; pero no lo logró.

¿Será que aun carga con el resentimiento? ¿Guardará en sus adentros la “derrota” personal de no haber podido encarcelarlo en esas fechas?

Para no seguir atormentándome con las aparentes regadas o lentitudes del nuevo gobierno, ahora estoy tratando de entender por qué son así las cosas. 

Según esto, se trata de una verdadera transformación. ¿Cuánto tiempo tardará en llevarse a cabo? ¿Cuánto tiempo tardaron en consolidarse las otras tres transformaciones?

• Para lograr la 1ª transformación, “La Guerra de Independencia”, se llevaron 11 años (1810-1821). 

• Para la lograr la 2ª, “La Reforma”, fueron tres años, en una primera etapa (1858-1861) cuando se hicieron las Leyes de Reforma, pero en realidad se prolongó hasta 1867 con la muerte de Maximiliano; o sea, 10 años en total. 

• Para lograr la 3ª, la “Revolución Mexicana”, fueron ocho años (1910-1917), con la Constitución que actualmente rige en México.

¿Por qué tanto tiempo en cada una? ¿Cuántos años se llevará la 4ª?

La oposición, en estos casos, es la que juega el papel más relevante. La resistencia y protestas de muchos que ven amenazados sus bienes y sus oportunidades de seguirse beneficiando con el sistema que los envolvía.

Pero la oposición, es algo natural entre los humanos, porque cualquier transformación significa cambios, y éstos, a muchos nos dan miedo ya que desconocemos sus efectos o nos molestamos porque nos sacan de nuestra “área de confort”.

En las tres transformaciones hubo muchos afectados. 

•  En la 1ª, los principales fueron los españoles, al perder todas las riquezas que tenían en lo que era su colonia, y por supuesto, los criollos que eran dueños de la mayoría de las riquezas locales. 

• En la 2ª, fue principalmente el clero, al haberles quitado las muchas propiedades que poseían.

• En la 3ª, fue el presidente-dictador del momento, y todos aquellos que se habían beneficiado con su presidencia.  

Las tres transformaciones, han sido a través de la violencia, con todo lo que implicó: armas en contra del pueblo, hambruna, epidemias, recesiones, etc.; verdaderas crisis socioeconómicas.

Si la 4T la hicieran igual, habría mucho más afectados de los que están habiendo últimamente, pero esta transformación la quieren hacer “por las buenas”, ‘dizque’ con amor. 

Cualquier transformación en un país implica afectar a los dueños del poder y del dinero, pero también a muchos afectados colaterales; siempre ha sido así, en todos los países.

• Si realmente la 4T quiere y puede acabar con la corrupción, con la impunidad y crecer al 4% anual, hay que cambiar las estructuras, pero cambiarlas y echarlas a funcionar, se lleva su tiempo. 

Las estructuras son las que sostienen a todo lo demás, son como los castillos en una vivienda; en un país, son los organismos e instituciones que se encargan de vigilar que se cumplan lo que en las leyes se ha establecido para una sana relación entre la gente.

Pero ese tipo de cambios, dan sus resultados a largo plazo, no en los seis meses que, con desesperación, muchos le estamos exigiendo al nuevo gobierno. 

Definitivamente, no se pueden hacer los cambios de los que habla la 4T con las mismas leyes, organismos e instituciones. 

No nos desesperemos, cualquier transformación se da dentro de un proceso que conlleva varias fases sucesivas como la Planificación, Organización/Ejecución, Dirección y Control.

En cuanto a seguridad, parece que estamos ya en la de Dirección y entrando a la de Control; sin embargo, estas dos fases son las más difíciles, es cuando la resistencia de la oposición se vuelve más fuerte.

¿Qué es lo más inteligente o amoroso que podemos hacer?

Tan importante es el Tequila para México, que ya tiene su festejo oficial. El Senado de la República, nombró desde el año pasado el “Día Nacional del Tequila”, cuyo objetivo es enmarcar a esta bebida como un emblema de México.

Esta conmemoración se realiza cada tercer sábado de marzo, por lo que Guadalajara se vistió de gala hace unas semanas. 

Y cómo no, si tan sólo a 2017 se exportaron más de 211 millones de litros, a más de 120 países, siendo el principal Estados Unidos, con un valor de más de 1.4 billones de dólares, según el Consejo Regulador del Tequila.

En el mismo año, fueron 152 las empresas certificadas (114 micro, 10 pequeñas, 12 medianas y 16 grandes), con un total de 1,684 marcas, cuya producción total fue de 271 millones de litros y con una cadena productiva Agave-Tequila, directa e indirecta, de 70 mil familias.

Categorías

• Tequila

Elaborado a partir de una mezcla de azúcares en la cual, por lo menos el 51% debe provenir del Agave Tequilana Weber variedad azul, y el 49% restante puede ser de otras fuentes naturales de azúcar.

• Tequila 100% de agave

Elaborado únicamente a partir de azúcares provenientes del Agave Tequilana Weber variedad azul.

Clases

• Blanco o plata

Obtenido directamente de la destilación, puede ser madurado menos de dos meses en barricas.

• Joven u oro

Mezcla de Tequila blanco con uno que ha sido madurado por más tiempo.

• Reposado

Sujeto a un proceso de maduración de por lo menos dos meses, exclusivamente en recipientes de roble o encino.

• Añejo

Madurado por lo menos un año en barricas de roble o encino.

• Extra Añejo

Madurado por lo menos tres años en barricas de roble o encino.

Uno de los principales productos por los que se conoce a México en el mundo, es el Tequila.

Lo que para Escocia es el Whisky, para los rusos el Vodka y para los franceses la Champaña, para nuestro país es el Tequila.

¿Qué es el tequila?

El “tequila” es un aguardiente que se elabora mediante la fermentación y destilación del jugo de Agave (mosto).

El agave, planta originaria de México, es conocida también como maguey, pero el maguey que se utiliza para la elaboración del Tequila no es cualquiera, se trata del conocido como agave azul denominado “Agave tequilana weber”.

Esta bebida está avalada por la “Denominación de Origen” en México; es decir, tanto el proceso de  su producción como el cultivo del Agave deben darse únicamente en el territorio determinado en la “Declaración de Protección a la Denominación de Origen Tequila (DOT)”, cuya resolución fue publicada en 1974.

“La Denominación de Origen comprende 181 municipios de cinco estados de la República Mexicana: Jalisco con sus 125 municipios, Nayarit con 8, Guanajuato con 7, Tamaulipas con 11 y Michoacán con 30 municipios”.

Asimismo, para que un producto pueda ostentar el nombre Tequila, su elaboración debe llevarse a cabo en estricto cumplimiento a la Norma Oficial Mexicana para el Tequila (NOM-006-SCFI-2012).

¿Cómo se elabora el Tequila?

Todo inicia con la plantación del Agave, el cual “debe cultivarse en suelos arcillosos de clima semiseco”. Desde su plantación hasta su maduración, es un proceso que va de ocho a 10 años; es durante este tiempo cuando se considera que “ya puede aportar los nutrientes indicados y los mejores endulzantes para poder jimarlo y elaborar el Tequila”.

Generalmente, son poblaciones que están retiradas de las carreteras principales, sólo están indicadas sobre éstas.

1.- Buckingham.  

No se sabe quien le puso tan elegante nombre, pero posiblemente está relacionado con la población del mismo nombre que está al norponiente de Londres, Inglaterra o con el nombre del palacio de la reina Isabel II.

El Buckingham de México es una población del municipio de Santa María del Oro que colinda con el municipio de Tepic, Nayarit y cuenta con 457 habitantes. 

2.- Tangamandapio.

Supimos de esta población por el  programa televisivo “El Chavo de 8”, en el que Jaimito “el cartero” lo mencionó muchas veces. Está ubicado en el estado de Michoacán, en una región cercana a Jalisco, a 165 km al oeste de Morelia y cuenta con 11,000 habitantes.

3.- Tangas.

Es el nombre que le dan muchos pobladores del lugar cuando se les pregunta de dónde son. Se refieren a Tangancícuaro, ubicado al norte del Estado de Michoacán, a 120 km de Morelia y a 170 km de Guadalajara. Cuenta con una población de 38,621 habitantes.

4.- Angangueo.

Su nombre lo dio a conocer un personaje femenino del programa televisivo “Vecinos”. Está ubicado dentro del Estado de Michoacán, casi colindando con el Estado de México; precisamente dentro del Santuario de la Mariposa Monarca, adelante de El Oro y Tlalpujahua. Cuenta con 10 mil habitantes.

5.- Las Tetillas.

Esta localidad está situada en el Municipio de Río Grande, Zacatecas, al norte de Fresnillo. Tiene 1,799 habitantes. En la localidad hay 881 hombres y 918 mujeres y hay apenas 435 viviendas.

6.- La Verija.

Aunque pudiera parecer una palabra obscena, La Verija es una población perteneciente al municipio de Carácuaro, en el Estado de Michoacán de Ocampo. Cuenta sólo con 15 habitantes. En La Verija existen apenas tres viviendas.

7.- Pitorreal.

Es un pueblo pequeño con 60 cabañas, ubicado en el Estado de Chihuahua, a 365 km de Los Mochis, Sinaloa. Muchos piensan que se llama así en honor a “La Mexicana” una gran piedra que dicen tiene forma de pene, ubicada a unos 4 km del pueblo, y que es muy visitada por turistas curiosos para ver dicha piedra.

8.- Naco.

Se dio a conocer en el centro del país, por la serie televisiva “Run coyote run”. Es una población del Estado de Sonora ubicada en la frontera con Estados Unidos. Cuenta con 6,069 habitantes y se encuentra a 155 kilómetros de Nogales y a 55 de Agua Prieta. Es conocida por la calidad de muebles que fabrican con madera de palo-fierro y metal.

9.- Cuajinicuilapa.

Está ubicada en la costa chica del estado de Guerrero y colinda con Oaxaca. Conocida como “La perla negra de México, La pequeña África de México o La capital de los negros de México”, ya que la mayoría de su población es de raza negra, muchos de ellos pertenecientes a pueblos de esclavos fugitivos.

10.- Parangaricutirimícuaro.

Parece un trabalenguas, pero en realidad se trata de un pueblo que existió en el estado de Michoacán y que fue destruido con el nacimiento del volcán más joven del mundo, el Paricutín. Del pueblo sólo sobrevivieron parte de una iglesia y algunas casas, que hoy en día son el atractivo turístico de la región. 

11.- Jalos. 

Su gente lo llama así, pero su nombre es Jalostotitlán. Está ubicado en la región de los Altos de Jalisco. Es famoso por sus mujeres bellas. Cuenta con 25 mil habitantes.

Cuenta la leyenda, que en el Panteón de Belén de Guadalajara, Jal., se presentó un suceso donde un estudiante de medicina se volvió loco. 

Resulta que hace tiempo, varios estudiantes de medicina estaban de internos en el Hospital Civil, adjunto al panteón.

Un día, un estudiante quiso demostrar su valentía; les apostó a sus compañeros que entraría completamente solo al panteón, a las diez de la noche, hora en que se daba “el toque de ánimas” en la iglesia cercana y, según se decía, a esa hora salían los muertos de sus sepulcros.

Para confirmar su hazaña, les dijo que entraría hasta el fondo del corredor y clavaría un clavo, para que sus incrédulos compañeros lo vieran al día siguiente. 

Al escuchar el primer campanazo, el atrevido estudiante brincó la barda y entró al panteón caminando con paso firme y seguro hasta el fondo del corredor, cargando en sus manos un martillo y un clavo.

Cuando llegó al fondo del oscuro corredor, clavó el puntiagudo metal, pero al retirarse notó que alguien lo detenía. 

Por más esfuerzo que hacía por correr, sentía que una mano lo tomaba fuertemente del hombro. Quiso gritar, pero no pudo; un nudo en la garganta se lo impidió. Estaba tan asustado y desesperado que se desmayó.

Al día siguiente, sus compañeros entraron al cementerio para ver qué había sucedido. Lo encontraron tirado en el suelo pero sujeto a una pared, su bata estaba asegurada con el clavo; con mucho trabajo logró decir que un fantasma le había clavado la bata.

A raíz de esto el estudiante perdió la razón y acabó vagando por las calles hasta que un día lo encontraron muerto.