Tan importante es el Tequila para México, que ya tiene su festejo oficial. El Senado de la República, nombró desde el año pasado el “Día Nacional del Tequila”, cuyo objetivo es enmarcar a esta bebida como un emblema de México.

Esta conmemoración se realiza cada tercer sábado de marzo, por lo que Guadalajara se vistió de gala hace unas semanas. 

Y cómo no, si tan sólo a 2017 se exportaron más de 211 millones de litros, a más de 120 países, siendo el principal Estados Unidos, con un valor de más de 1.4 billones de dólares, según el Consejo Regulador del Tequila.

En el mismo año, fueron 152 las empresas certificadas (114 micro, 10 pequeñas, 12 medianas y 16 grandes), con un total de 1,684 marcas, cuya producción total fue de 271 millones de litros y con una cadena productiva Agave-Tequila, directa e indirecta, de 70 mil familias.

Categorías

• Tequila

Elaborado a partir de una mezcla de azúcares en la cual, por lo menos el 51% debe provenir del Agave Tequilana Weber variedad azul, y el 49% restante puede ser de otras fuentes naturales de azúcar.

• Tequila 100% de agave

Elaborado únicamente a partir de azúcares provenientes del Agave Tequilana Weber variedad azul.

Clases

• Blanco o plata

Obtenido directamente de la destilación, puede ser madurado menos de dos meses en barricas.

• Joven u oro

Mezcla de Tequila blanco con uno que ha sido madurado por más tiempo.

• Reposado

Sujeto a un proceso de maduración de por lo menos dos meses, exclusivamente en recipientes de roble o encino.

• Añejo

Madurado por lo menos un año en barricas de roble o encino.

• Extra Añejo

Madurado por lo menos tres años en barricas de roble o encino.

Uno de los principales productos por los que se conoce a México en el mundo, es el Tequila.

Lo que para Escocia es el Whisky, para los rusos el Vodka y para los franceses la Champaña, para nuestro país es el Tequila.

¿Qué es el tequila?

El “tequila” es un aguardiente que se elabora mediante la fermentación y destilación del jugo de Agave (mosto).

El agave, planta originaria de México, es conocida también como maguey, pero el maguey que se utiliza para la elaboración del Tequila no es cualquiera, se trata del conocido como agave azul denominado “Agave tequilana weber”.

Esta bebida está avalada por la “Denominación de Origen” en México; es decir, tanto el proceso de  su producción como el cultivo del Agave deben darse únicamente en el territorio determinado en la “Declaración de Protección a la Denominación de Origen Tequila (DOT)”, cuya resolución fue publicada en 1974.

“La Denominación de Origen comprende 181 municipios de cinco estados de la República Mexicana: Jalisco con sus 125 municipios, Nayarit con 8, Guanajuato con 7, Tamaulipas con 11 y Michoacán con 30 municipios”.

Asimismo, para que un producto pueda ostentar el nombre Tequila, su elaboración debe llevarse a cabo en estricto cumplimiento a la Norma Oficial Mexicana para el Tequila (NOM-006-SCFI-2012).

¿Cómo se elabora el Tequila?

Todo inicia con la plantación del Agave, el cual “debe cultivarse en suelos arcillosos de clima semiseco”. Desde su plantación hasta su maduración, es un proceso que va de ocho a 10 años; es durante este tiempo cuando se considera que “ya puede aportar los nutrientes indicados y los mejores endulzantes para poder jimarlo y elaborar el Tequila”.

Generalmente, son poblaciones que están retiradas de las carreteras principales, sólo están indicadas sobre éstas.

1.- Buckingham.  

No se sabe quien le puso tan elegante nombre, pero posiblemente está relacionado con la población del mismo nombre que está al norponiente de Londres, Inglaterra o con el nombre del palacio de la reina Isabel II.

El Buckingham de México es una población del municipio de Santa María del Oro que colinda con el municipio de Tepic, Nayarit y cuenta con 457 habitantes. 

2.- Tangamandapio.

Supimos de esta población por el  programa televisivo “El Chavo de 8”, en el que Jaimito “el cartero” lo mencionó muchas veces. Está ubicado en el estado de Michoacán, en una región cercana a Jalisco, a 165 km al oeste de Morelia y cuenta con 11,000 habitantes.

3.- Tangas.

Es el nombre que le dan muchos pobladores del lugar cuando se les pregunta de dónde son. Se refieren a Tangancícuaro, ubicado al norte del Estado de Michoacán, a 120 km de Morelia y a 170 km de Guadalajara. Cuenta con una población de 38,621 habitantes.

4.- Angangueo.

Su nombre lo dio a conocer un personaje femenino del programa televisivo “Vecinos”. Está ubicado dentro del Estado de Michoacán, casi colindando con el Estado de México; precisamente dentro del Santuario de la Mariposa Monarca, adelante de El Oro y Tlalpujahua. Cuenta con 10 mil habitantes.

5.- Las Tetillas.

Esta localidad está situada en el Municipio de Río Grande, Zacatecas, al norte de Fresnillo. Tiene 1,799 habitantes. En la localidad hay 881 hombres y 918 mujeres y hay apenas 435 viviendas.

6.- La Verija.

Aunque pudiera parecer una palabra obscena, La Verija es una población perteneciente al municipio de Carácuaro, en el Estado de Michoacán de Ocampo. Cuenta sólo con 15 habitantes. En La Verija existen apenas tres viviendas.

7.- Pitorreal.

Es un pueblo pequeño con 60 cabañas, ubicado en el Estado de Chihuahua, a 365 km de Los Mochis, Sinaloa. Muchos piensan que se llama así en honor a “La Mexicana” una gran piedra que dicen tiene forma de pene, ubicada a unos 4 km del pueblo, y que es muy visitada por turistas curiosos para ver dicha piedra.

8.- Naco.

Se dio a conocer en el centro del país, por la serie televisiva “Run coyote run”. Es una población del Estado de Sonora ubicada en la frontera con Estados Unidos. Cuenta con 6,069 habitantes y se encuentra a 155 kilómetros de Nogales y a 55 de Agua Prieta. Es conocida por la calidad de muebles que fabrican con madera de palo-fierro y metal.

9.- Cuajinicuilapa.

Está ubicada en la costa chica del estado de Guerrero y colinda con Oaxaca. Conocida como “La perla negra de México, La pequeña África de México o La capital de los negros de México”, ya que la mayoría de su población es de raza negra, muchos de ellos pertenecientes a pueblos de esclavos fugitivos.

10.- Parangaricutirimícuaro.

Parece un trabalenguas, pero en realidad se trata de un pueblo que existió en el estado de Michoacán y que fue destruido con el nacimiento del volcán más joven del mundo, el Paricutín. Del pueblo sólo sobrevivieron parte de una iglesia y algunas casas, que hoy en día son el atractivo turístico de la región. 

11.- Jalos. 

Su gente lo llama así, pero su nombre es Jalostotitlán. Está ubicado en la región de los Altos de Jalisco. Es famoso por sus mujeres bellas. Cuenta con 25 mil habitantes.

Cuenta la leyenda, que en el Panteón de Belén de Guadalajara, Jal., se presentó un suceso donde un estudiante de medicina se volvió loco. 

Resulta que hace tiempo, varios estudiantes de medicina estaban de internos en el Hospital Civil, adjunto al panteón.

Un día, un estudiante quiso demostrar su valentía; les apostó a sus compañeros que entraría completamente solo al panteón, a las diez de la noche, hora en que se daba “el toque de ánimas” en la iglesia cercana y, según se decía, a esa hora salían los muertos de sus sepulcros.

Para confirmar su hazaña, les dijo que entraría hasta el fondo del corredor y clavaría un clavo, para que sus incrédulos compañeros lo vieran al día siguiente. 

Al escuchar el primer campanazo, el atrevido estudiante brincó la barda y entró al panteón caminando con paso firme y seguro hasta el fondo del corredor, cargando en sus manos un martillo y un clavo.

Cuando llegó al fondo del oscuro corredor, clavó el puntiagudo metal, pero al retirarse notó que alguien lo detenía. 

Por más esfuerzo que hacía por correr, sentía que una mano lo tomaba fuertemente del hombro. Quiso gritar, pero no pudo; un nudo en la garganta se lo impidió. Estaba tan asustado y desesperado que se desmayó.

Al día siguiente, sus compañeros entraron al cementerio para ver qué había sucedido. Lo encontraron tirado en el suelo pero sujeto a una pared, su bata estaba asegurada con el clavo; con mucho trabajo logró decir que un fantasma le había clavado la bata.

A raíz de esto el estudiante perdió la razón y acabó vagando por las calles hasta que un día lo encontraron muerto.

Está oculta bajo una montaña, pero es la más grande del mundo. 

Me refiero a la pirámide de Cholula en el Edo. de Puebla. Su construcción inició por el año 300 a C., y se estima que duraron casi 1,000 años en terminarla.

Fue ocupada por varias culturas y hasta el año 1300 d C. perteneció a la cultura Olmeca-Xicalanca, quienes también la dedicaban al dios de la lluvia (Chiconquiahuitl). 

Lo que la hace la más grande que cualquier otra en el mundo, es su base, que tiene 400 metros por lado; mayor que las del Sol en Teotihuacán y la de Keops, en Egipto.

Es también la más grande en volumen, con 4’500,000 m³, aunque en altura tiene apenas 65 m (similar a la del Sol en Teotihuacan). 

Está formada por seis capas superpuestas una sobre otra, fueron agrandamientos de las culturas que la ocuparon, quienes para que resistiera el peso fueron ampliando su base. Ya para el año, 1300 d. C., la pirámide fue abandonada.

Se dice que durante décadas los españoles quisieron destruirla, pero al no poder hacerlo buscaron opacar su importancia colocando sobre ella el Santuario de la Virgen de los Remedios, construido en 1594. 

En realidad desconocían su presencia, pues a la pirámide la ocultaba ya la vegetación surgida después de 200 años de abandono.

Dentro de las riquezas de este sitio se encuentran dos murales prehispánicos, el Mural de los Bebedores y el Mural de los Chapulines, que fueron descubiertos apenas en 1969 a seis niveles bajo tierra.

El primero de éstos, el más impactante, es considerado como una obra pictórica sobresaliente no sólo por su tamaño de 56 m de longitud por 2.5 m de altura, sino por el tema central que representa: una ceremonia de embriaguez. 

En este mural aparecen más de 100 personas bebiendo un líquido que se dice era pulque; ahora serían unas sabrosas chelas.


1. Día de muertos maya, “Hanal Pixán”.

En las culturas mayas se amarran a los perros para que el alma del difunto que llega a visitar tenga el paso libre, y a los niños les ponen un listón negro en la muñeca de la mano derecha para protegerlos de que los espíritus se los lleven.

“La comida para las almas”, es un platillo típico, el “Pib”; que es como un tamal gigante que lo cocinan enterrado con el calor de la leña y piedras calientes.

2. Día de muertos en Campeche, “Pomuch”.

Allá, la tradición es desenterrar a sus muertos; lo hacen para limpiarlos y colocar sus restos en una caja de madera para acompañarlos ese día, paseándolos por el panteón para después regresarlos y quedarse a comer ahí mismo. Hacen esto después de que su familiar cumple tres años de haber fallecido.

Aunque raro, lo hacen como un gesto de amor, pues limpian los restos óseos de sus difuntos con paños limpios y bordados para la ocasión.

3. Mixquic, Ciudad de México.
Este pueblo tiene raíces coloniales en su arquitectura, de las que destaca el ex convento de San Andrés Apóstol que cuenta con figuras prehispánicas que representan al dios de la muerte. Tienen un altar de calaveras con cráneos humanos reales que se llama “Tzonpantli”, el que cada año adornan con flores de cempasúchil y velas.

Aunque muy prehispánica la celebración aquí, la combinan con música bailable y mariachis; además escenifican un sepelio, en donde acuestan a un hombre en un féretro fingiendo que está muerto mientras su mujer va pidiendo dinero; cuando ya están a punto de enterrar al supuesto cadáver, éste salta del ataúd para correr despavorido entre la multitud que ríe a carcajadas.

Derivados de su propia historia encontramos misterio, tradición, diversidad y pluralidad en los nombres de los estados, que refleja la propia diversidad y pluralidad de lo que ahora es este hermoso país.

• Aguascalientes: Su nombre hace referencia a los abundantes manantiales de aguas termales que bañan el norte del Neovolcánico del país.

• Baja California (Norte/Sur): deriva de las voces latinas calida (cálida) y fornax (horno), esto es, “Horno caliente”.

• Campeche: nombre original Cam-Pech o Ah-Kim-Pech Significa en maya “Tierra de serpientes y garrapatas”.

• Chiapas: Fue llamado Chiapan por los mexicas, en honor a la semilla de la Chia de la región y ‘apan’ que es río: lugar de la Chia o “En el río de la chía”.

• Chihuahua: tiene cinco acepciones “Lugar seco y arenoso”, “Junto a dos aguas”, “Lugar de fábricas”, “Lugar de la Piedra Agujerada” y “Costalera o saquería”.

• Coahuila: Del náhuatl coatl (serpiente) y huila (volar): “Víbora que vuela”.

• Colima: Del náhuatl Acolman, que significa “Lugar donde desciende el agua”.

• Durango: Su origen es por la ciudad homónima española que en vasco significa “Más allá del agua”.

• Guanajuato: Proviene del tarasco quianax (rana) y huasta (cerro), es decir, “Cerro de ranas”, por la forma de los cerros de la región.

• Guerrero: Lleva el nombre en honor al general Vicente Guerrero, héroe de la Independencia y presidente de la República.

• Hidalgo: Lleva el nombre en honor al padre de la Patria: Miguel Hidalgo y Costilla.

• Jalisco: Proviene de la palabra náhuatl Xalisco, que significa “Lugar arenoso”.

• Michoacán: Su nombre deviene del náhuatl michin (pescado), y can (lugar), significa “Lugar o región de los pescados”.

• Morelos: Lleva su nombre en honor a José María Morelos y Pavón, uno de los mejores estrategas militares en la lucha revolucionaria.

Aclaro que no voté por ninguno de los tres punteros de las encuestas, y tampoco quiero parecer un #%&$#% oportunista, sólo les diré que ante el triunfo de AMLO quiero permanecer imparcial.

Sin embargo, como reconocimiento a su esfuerzo y por convenir a México, le deseo la mejor de las suertes, “que le vaya bien para que a todos nos vaya bien”, y a los que votaron a favor o en contra de él, mis respetos, ejercieron su derecho.

¿Pero por qué ganó? Existen en la naturaleza ciertos principios que son inviolables, uno de ellos es la “Ley Acción-Reacción” que responde a una de las leyes físicas descubiertas por Isaac Newton en 1687, pero que también se aplica al ámbito social.

Concuerdo con la opinión de algunos analistas, en el sentido de que su triunfo fue en mucho por el hartazgo de las mayorías, respecto a las Acciones de los últimos gobiernos.

La causa o razón por la que el partido oficial y el azul perdieron, fue la Reacción de dichas mayorías frente a las Acciones de su pasado, mismas que a juicio de los que votaron por AMLO no fueron buenas para éstos.

En buena parte de la sociedad se había acumulado un gran resentimiento que fue más fuerte que los beneficios que pudieron haber tenido en las últimas décadas.

Tarde o temprano, siempre se ejecuta automáticamente, la ley Acción-Reacción, y entre mayor es el daño que se le causa a alguien, mayor y peligrosa es la Reacción de las víctimas.

Así que los perdedores deberán reconocer que fue la acumulación de las frustraciones de mucha gente por lo que buena parte de los votos fue contra ellos; finalmente “les cobraron la factura”.

Lo mismo que les ha sucedido a nuestros hermanos de Guatemala por la erupción del Volcán de Fuego y a los también hermanos de Hawai con el Volcán Kilauea, nos sucedió en México en 1982 con la erupción del volcán Chichonal, localizado al norte de Chiapas, a unos 25 km de Pichucalco y a unos 75 km de San Cristóbal de las Casas.

Sucedió en la madrugada del 28 de marzo de 1982, cuando este volcán inició un nuevo ciclo de erupciones. Fueron suficientes tan sólo 7 días, desde esa fecha hasta el 4 de abril, para causar mucho más daños que los sucedidos en Hawai y en Guatemala.

Fueron más de 2 mil los fallecidos, 20 mil los desplazados y miles de hectáreas de cultivo dañadas, además de cientos de miles de vacas, borregos pollos, etc.

La emisión de los productos volcánicos y flujos piroplásticos afectaron 25 kilómetros cuadrados. Fue tan grande la fuerza de las erupciones que sus cenizas, además de en Chiapas, cayeron en Tabasco, Campeche, parte de Oaxaca, Veracruz y Puebla.
La última explosión fue la más fuerte y prolongada. Según los reportes de la época, sus cenizas penetraron la estratósfera, y después de algunos días “circundó el planeta, llegando a Hawai el 9 de abril; a Japón, el 18; al Mar Rojo, el 21, hasta llegó a cruzar el Atlántico”.

Las afectaciones causaron el desplazamiento étnico más grande de la historia de México. La etnia más afectada fueron los “Zoques”, más de 11,000 de ellos fueron reubicados en 16 nuevos asentamientos, originando la creación de municipios como Chiapa de Corzo, Ocosingo, Tecpatán, entre otros.

Actualmente este volcán continúa activo, pero no ofrece ningún peligro para la población, según los especialistas.