Posiblemente ya lo conoces o has oído hablar de él, es el Pueblo de Santa María del Tule, que es famoso porque ahí se ubica el majestuoso y sorprendente “Árbol del Tule”.

Su importancia se debe a que es el árbol con el tronco más grande del mundo con 14 metros de ancho, y  una altura de 40 metros. Tan grueso que 30 personas entrelazadas podrían apenas abarcar su tronco. En la sombra que genera con el sol caben hasta 500 personas.

Existe una leyenda zapoteca que narra que este árbol fue plantado hace unos mil 400 años por Pechocha, un sacerdote Ehécatl, considerado “Dios del Viento”, pero por los estudios realizados en él se calculan en 2 mil años su antigüedad.

Se trata de un árbol de la familia de los ahuehuetes, ubicado en el atrio de la iglesia del mismo nombre del pueblo, el cual está localizado a 13 kms. de la Cd. de Oaxaca.

Para llegar a esta localidad hay que salir de la ciudad de Oaxaca y tomar la Carretera Federal 190 que conduce rumbo a las muy famosas ruinas arqueológicas de Mitla; el del recorrido es de menos de 15 minutos.

Por su belleza, su longevidad y las varias leyendas que se encuentran sobre él, en 2003 fue nombrado “Patrimonio Cultural de la Humanidad” por la UNESCO.

“Árbol del Tule” significa “Árbol de Iluminación”, pero lo sorprendente es que en su tronco se pueden apreciar diferentes figuras de animales conocidos como, por ejemplo, la cabeza de un león con todo y la formación de su melena, un elefante con la trompa hacia abajo y sus patas hundidas como si estuviera en una laguna, la cabeza de un venado, un cocodrilo y un pez. También se pueden observar una casita de duendes, una piña, los tres reyes magos e incluso se dice que hasta hay la figura de una mano rascándose la pompa. Esto y más se puede encontrar, solo es cuestión de dejar echar a volar la imaginación.

1. Día de muertos maya, “Hanal Pixán”.

En las culturas mayas se amarran a los perros para que el alma del difunto que llega a visitar tenga el paso libre, y a los niños les ponen un listón negro en la muñeca de la mano derecha para protegerlos de que los espíritus se los lleven.

“La comida para las almas”, es un platillo típico, el “Pib”; que es como un tamal gigante que lo cocinan enterrado con el calor de la leña y piedras calientes.

2. Día de muertos en Campeche, “Pomuch”.

Allá, la tradición es desenterrar a sus muertos; lo hacen para limpiarlos y colocar sus restos en una caja de madera para acompañarlos ese día, paseándolos por el panteón para después regresarlos y quedarse a comer ahí mismo. Hacen esto después de que su familiar cumple tres años de haber fallecido.

Aunque raro, lo hacen como un gesto de amor, pues limpian los restos óseos de sus difuntos con paños limpios y bordados para la ocasión.

3. Mixquic, Ciudad de México. Este pueblo tiene raíces coloniales en su arquitectura, de las que destaca el ex convento de San Andrés Apóstol que cuenta con figuras prehispánicas que representan al dios de la muerte. Tienen un altar de calaveras con cráneos humanos reales que se llama “Tzonpantli”, el que cada año adornan con flores de cempasúchil y velas.

Aunque muy prehispánica la celebración aquí, la combinan con música bailable y mariachis; además escenifican un sepelio, en donde acuestan a un hombre en un féretro fingiendo que está muerto mientras su mujer va pidiendo dinero; cuando ya están a punto de enterrar al supuesto cadáver, éste salta del ataúd para correr despavorido entre la multitud que ríe a carcajadas.

Cabe destacar que son los abarroteros mayoristas del país, quienes a través de los detallistas surten y hacen llegar a las poblaciones más remotas del país, productos como: Alimentos, higiene y belleza personal, artículos de limpieza, entre muchísimos otros, y que desde hace dos años el incremento más importante lo han tenido los alimentos para mascotas.

Los socios de la ANAM, con más de cinco mil puntos de distribución propios, son proveedores de más de 600 mil pequeños negocios como el tuyo, amigo detallista; hablamos de misceláneas, estanquillos y tiendas de abarrotes quienes hacen llegar los productos directamente a la mayoría de la población mexicana.

Con el fin de atender a los visitantes a la Expo, desde hace 12 años Emprende Medios, S. A.” ha hecho acto de presencia con sus revistas cuyo contenido busca hacer contacto entre fabricantes y mayoristas con los detallistas en general, a quienes les hace llegar mensualmente sus impresos y a través de su página http://www.comercioaldetalle.mx

“El Comercio Tradicional al Detalle”, “El Comercio Tradicional al Detalle y Garis”, “El Comercio Tradicional al Detalle en CEDA” “El Comercio Tradicional en el Metrum”

Nuestra felicitación a la ANAM, a las empresas participantes y a los abarroteros mayoristas y medios mayoristas por su participación.

Podríamos imaginar el drama y la tragedia que se vivió durante esta inundación. La ciudad quedó bajo dos metros de agua y en algunas zonas hasta tres. Muchas casas se derrumbaron, otras estaban inundadas y sus habitantes sólo podían estar en la azotea o en el segundo piso.

Se realizaban misas en las azoteas y la gente las escuchaba también en azoteas o en los balcones de las casa de junto o de enfrente.

La gente pedía con sollozos y lágrimas un milagro para acabar con la tragedia. Recurrieron a la intercesión de la Virgen de Guadalupe y las autoridades civiles y eclesiásticas, para que intervinieran.

Era tanta la desesperación de la gente que organizaron “una procesión sin precedentes en la historia de México: a bordo de canoas, trajineras y barcazas, la Guadalupana fue llevada desde su santuario en el cerro del Tepeyac hasta la Catedral de México”. Los efectos inmediatos y los que se dieron durante los cinco años de la inundación como la insalubridad, la escasez y carestía de los comestibles causaron la muerte de más de 30 mil personas; se dice que muchos de lo fallecidos fueron por hambre.

La ciudad se quedó prácticamente sin gente. Los españoles que pudieron y tenían recursos emigraron y, en su mayoría, se asentaron en Puebla; “de las 20 mil familias de españoles que había en esos momentos en la ciudad, sólo permanecieron 400”.

Fue hasta 1634 que pudo sacarse toda el agua de la ciudad y empezar la reconstrucción.

Aunque no hay evidencias visuales del suceso, “hay un registro tangible; en la esquina de Motolinía y Madero está incrustada una cabeza de león, se dice que ésta indica hasta dónde llegaba el agua”.

Después de enterarte de este suceso quizá ya no te preocupen tanto las inundaciones de tu colonia.

Es histórico; hubo una inundación en lo que es ahora la CDMX que duró cinco años y que prácticamente hizo desaparecer la ciudad.

El 21 de septiembre de 1629 inició un tormentón que duró más de 36 horas y la inundación que provocó duró cinco años.

Los indígenas llegaron a pensar que sus dioses estaban castigando a aquellos que habían invadido sus territorios. Por su parte, muchos españoles creían que la inundación era un castigo a los pecados que habían cometido.

No había manera de liberarse del agua. Los sistemas de desagüe eran completamente insuficientes. Apenas había transcurrido un siglo de la conquista, y los españoles ignoraban el tipo de tormentas que ocasionalmente se daban en la zona, por lo que no tomaron ninguna previsión al respecto cuando construyeron sus casas.

Los mexicas sabían muy bien de este tipo de problemas, ya que se enfrentaban a recurrentes inundaciones, pero ellos tenían su propio sistema para controlar la entrada y salida del agua, lo hacían a través de muros de contención y acueductos; con éstos, eran capaces no sólo de abastecerse de agua limpia para su consumo sino que también podían evitar las inundaciones.

La inundación sucedió no sólo por la fuerte lluvia y el tiempo que duró, sino también porque habían cerrado la salida del desagüe principal que estaba en Huehuetoca, lo hicieron para evitar se destruyera, ya que apenas estaba en construcción; esto estaba evitando la salida del agua de la ciudad. Cuando se dieron cuenta de su error ya era demasiado tarde.

5.- El terremoto del 19 de Septiembre (1985):

Los mexicanos recordamos ese día como uno de los más traumáticos hasta la fecha.

Como ya sabemos, por la magnitud del sismo de 8.1, la composición del subsuelo pantanoso y la estructura de las construcciones, el lugar más afectado fue la Ciudad de México.

Ante la falta de respuesta del gobierno, los habitantes de la ciudad dieron el mayor ejemplo de solidaridad para los hermanos afectados; se volcaron a la labor de ayudar y durante semanas se rescataron miles de personas y cadáveres. Se desconoce la cifra exacta de fallecidos pero se estiman más de 10 mil.

6.- Mundial de Fútbol (1986); el segundo mundial efectuado en México:

México fue el primer país en organizar dos mundiales. El de 1986 es recordado por ser el escenario de dos de los goles más reconocibles de la historia del fútbol, la “mano de Dios”, y el “gol del siglo”, ambos por cuenta del argentino Diego Armando Maradona en los cuartos de final contra Inglaterra.

Pudimos ver a grandes astros del deporte; además de que llegaron a nuestro país gran cantidad de turistas aficionados al futbol.

7.- El fraude electoral (1988):

Cuando De la Madrid nombró candidato a Carlos Salinas, la “corriente democrática” del PRI se separó y creo el Frente Democrático Nacional, nombrando a Cuauhtémoc Cárdenas su candidato.

Los votos se contaron en la Secretaría de Gobernación, dirigida por Manuel Bartlett. Las tendencias marcaban como ganador a Cárdenas pero el sistema se “cayó”, y el conteo quedó inconcluso. Horas más tarde, Bartlett anunciaba por televisión la victoria rotunda de Carlos Salinas. Muchos mexicanos tomaron esto como un fraude descarado, y se volcaron a la calle. Sólo unos días después quemaron las boletas.

3.- La caída de los precios del petróleo (1982):

Durante los setentas hubo una época de estabilidad general en los precios del petróleo, y con el descubrimiento de nuevos yacimientos en 1977 todo parecía ir hacia arriba.

Sin embargo, en 1981, los países árabes de la OPEP incrementaron enormemente su producción y la teoría de “La Ley de la Oferta y la Demanda” hizo su efecto: los precios del petróleo se desplomaron. El barril de petróleo mexicano pasó de valer 37 dólares a 15, el dinero dejó de entrar a nuestro país y comenzaron las crisis y los despidos laborales. Todo esto provocó una devaluación del 400% del peso mexicano y una serie de medidas estatales para contrarrestarla, como la contención de salario y el aumento de precios básicos. Fue cuando López Portillo lloró en el congreso al anunciar la primera devaluación fuerte del peso.

4.- La explosión de San Juanico (1984):

Fueron una serie de explosiones ocurridas en una de las plantas de almacenamiento de PEMEX en San Juan Ixhuatepec el 19 de Noviembre de 1984. Ha sido la mayor tragedia de este tipo en la historia de nuestro país, con un saldo de 600 muertos, 2 mil heridos y decenas de miles de evacuados.

El accidente se debió a una falla en el mantenimiento de las válvulas de alivio de los tanques, lo que provocó una fisura en una tubería y la fuga de una enorme cantidad de GAS que hizo contacto con alguna chispa. La bola de fuego consumió el lugar en minutos, y fue seguida de numerosas explosiones alrededor.

El nivel de picante de cada chile depende de la cantidad de capsaicinoides que contengan, para ello existe una escala internacional llamada Scoville, que registra sus niveles en unidades..

1. Carolina Reaper Especie originaria de China, es uno de los más picantes en el mundo. Su escala Scoville va de 1,569,300 a 2,200,000 unidades.

2. Trinidad Moruga Escorpión Es originario de Trinidad y Tobago, y su escala llega a los 1.2 millones de unidades.

3. Naga Jolokia También conocido como el pimiento fantasma, originario de Bangladesh y Sri Lanka; registra entre 600,000 y 900.

4. Habanero Savina Rojo Originario de California, es unas 113 veces más picoso que el jalapeño, marca entre 350,000 y 577,000 unidades. Éste se utiliza mucho para acompañar las comidas en Yucatán. 5. Bonete Escocés Éstos se encuentran en las islas del Caribe y se le conoce también como “La bola de fuego”. Mide de 100,000 a 350,000 en la escala. Este chile es muy utilizado en platillos del Oeste de África, Jamaica y en la cocina de Barbados.

6. Ojo de Pájaro En la cultura Suajili, a éste se le conoce como “pili-pili” lo que quiere decir: chile-chile. Existen diferentes variedades de éste y su picor depende de dónde se haya cultivado y qué variedad sea. En Uganda se cultiva el más picoso de éstos que llega a las 175,000 unidades.

7. Tabasco Originario del estado mexicano de Tabasco, es el padre de la famosa Salsa Tabasco que tiene una activa participación en tus alimentos. Tiene entre 30,000 y 50,000 en la escala.

8. De Árbol Es originario de Centroamérica. Si piensas que es muy picoso, lamento decepcionarte, ya que sólo alcanza 65,000 unidades.

9. Serrano Su nombre proviene de las sierras y es orgullosamente mexicano. Es muy utilizado en la comida mexicana y mide aproximadamente 25,000 unidades en la escala.

 

Así es, a los mexicanos nos gusta mucho lo picante, y muchas veces, si un alimento no pica, no nos sabe.

Afortunadamente, somos el país con más variedad en chiles, donde apreciamos su gran colorido, sus sabores y sus amplios niveles de picante comibles por los mexicanos.

Los chiles forman parte de los tres alimentos más ingeridos en la particular “dieta mexicana” nutricional, que ya se consumía desde los aztecas: frijoles, tortilla y chile.

Se trata de un producto alimenticio que nos caracteriza, nos da identidad y nos distingue frente a otras dietas y cocinas del mundo.

Los tenemos en México desde muy picantes como el habanero hasta los chiles morrones que dan sabor y color, adornando diferentes platillos e invitando a degustarlos. También contamos con gran variedad de colores, verdes, diferentes tonos de rojo, amarillos y hasta negros y arrugados, como con el pasilla.

El único problema es que su consumo excesivo puede provocar diversas molestias gastrointestinales como gastritis o úlceras.

Como condimento, los chiles consiguen dar un toque picante a ciertos platillos que podrían resultar insípidos sin su presencia.

Como tú ya sabes, lo que hace picantes a los chiles es la capsaicina, un químico incoloro y sin sabor que estimula la liberación de neurotransmisores, los que a su vez incentivan los puntos receptores de dolor en la lengua y el paladar.

En respuesta a este dolor causado por la capsaicina, el cerebro libera endorfinas, que incrementan el metabolismo, liberando más saliva y transpirando por la piel en forma de sudor.

Sin embargo, es la india quien tiene el chile más picante, cientos de veces más que el habanero de México, pero sin el sabor de éste.

Todas las más de 40 variedades distintas que hay en nuestro país, poseen diferentes concentraciones de nutrientes; muchas vitaminas, minerales, antioxidantes y enzimas que ayudan a prevenir enfermedades y algunos tipos de cáncer.

La erupción de un volcán nos muestra el enorme poder que tiene la naturaleza frente a la fragilidad de la vida humana, pero todavía vemos su mayor poder cuando nace, y es sorprendentemente impactante cuando se le puede ver crecer.

Fue precisamente, esto último lo que sucedió en México, cuando muchos pobladores de la región Purépecha en el Estado de Michoacán pudieron ver directamente el nacimiento y crecimiento del último volcán surgido en el mundo, el más joven, el Paricutín.

Su nacimiento sepultó dos poblados: Paricutín y San Juan Parangaricutiro; de este último sólo quedó visible parte de la iglesia, sepultada por la lava, al igual que el resto del pueblo. Fue la tarde, a eso de las 17 horas del 20 de febrero de 1943, cuando Dionisio Pulido, campesino y propietario del terreno donde nació el volcán, sintió un fuerte temblor, al que no le dio mucha importancia, pues desde días antes se habían venido dando otros de menor intensidad.

Sin embargo, en esa ocasión fue testigo del momento en que la tierra se abrió ante sus ojos y “comenzaron a brotar de ella largas lenguas de fuego acompañadas de ruidos y humo nunca antes vistas”.

Imaginémonos no sólo lo que sintió el pobre Dionisio y los pobladores cercanos al punto donde inició todo, si no lo que, por el nulo conocimiento que se tenía al respecto, pudieron imaginar; para ellos el mundo se estaba acabando.

Afortunadamente no hubo víctimas que lamentar, ya que por la forma en que fue creciendo, alcanzaron a salvarse hasta los animales que tenían, aunque sí les cambio totalmente la vida a los miles de pobladores que tuvieron que ser desalojados.