No le eches la culpa a tus padres por estos malos hábitos, ellos también los heredaron.

No te los quedes, desengánchate de ellos, trata de superarlos poco a poco para que no los transmitas a tus descendientes.

Muchas veces, los malos hábitos, los vemos como algo natural; decimos a veces que así somos los mexicanos, pero ¡no! Es necesario y sobre todo conveniente, ir eliminándolos para crear otro tipo de actitudes que nos lleven a un mejor nivel de vida.

Cambiar un hábito es cuestión de decisión, si podemos comprender el grado de afectación en nuestro negocio y nuestra vida personal. 

Los siguientes son los principales ¿Cuál o cuáles de ellos te han impedido alcanzar tus logros?

1.- Estarse lamentando. Resulta ineficaz para resolver nuestros problemas; nos crea desilusión e impotencia; nos quita energía y crea culpas.

2.- Culpar a otros de lo malo que nos sucede. Esto es común en gente irresponsable; lo que nos suceda deriva de nuestras decisiones, actitudes y acciones pasadas.

3.- No querer salir de nuestras áreas de confort. Es justificación perfecta para no hacer, no crecer, no arriesgarse, etc.

4.- Dejar todo para después. Cuidado, a veces no hay segunda vez, ni segundas oportunidades.

5.- Envidiar el éxito ajeno. Es una actitud de perdedores; es darle más importancia a otros que a uno mismo. No es tanto querer lo que otros tienen o logran, sino que lo pierdan.

6.- Actuar por impulso. Hacerlo, nos puede llevar a algunos problemas. Ante una decisión a tomar o realizar algo, siempre es mejor hacer una pausa antes.

7.- Quejarse. Esto impide encontrar las soluciones a los problemas, nos ubica en una energía negativa que nos aleja de lo que queremos lograr.

¡Ya cámbiale! ¿Por qué tus vacaciones siempre tienen que ser en la playa, en donde, en estos meses, se padece de amontonamientos, mal servicio, precios altos, etc.?

¿Por qué no buscar nuevas y diferentes opciones?

Los Pueblos Mágicos son una gran oportunidad de disfrute turístico que ofrecen alternativas frescas tanto para nacionales como extranjeros.

Estos Pueblos, son el resultado de un programa creado en 2001, que ha buscado revalorar a muchas poblaciones; son “lugares que siempre han estado en el imaginario colectivo de la nación en su conjunto” y representan nuevas opciones para vacacionar”.

Por su “fisonomía”, son considerados como una herencia que nos dejaron nuestros ancestros. Todos tienen una “fuerte influencia del pasado indígena, del gran legado de los españoles durante la colonia y de los acontecimientos históricos en la vida de México”.

Son localidades con mucho simbolismo, tienen historia, leyendas, magia y hechos trascendentales ocurridos en ellos, además de manifestaciones culturales propias, entre otros aspectos.

La mayoría de ellos se caracteriza por sus calles adoquinadas y enarboladas, casas de colores brillantes, paisajes maravillosos y gastronomía única.

Todos las localidades valoradas como Pueblos Mágicos han sido analizadas minuciosamente, ya que deben cubrir ciertos requisitos, muchos de ellos administrativos.

Actualmente son 112 los Pueblos Mágicos, distribuidos en todas las Entidades Federativas del país. La Entidad con mayor número de ellos es el Estado de México que cuenta con 10, seguido por Michoacán con ocho. Los Estados de Baja California, Campeche, Colima, Durango, Guerrero y Tabasco sólo tienen uno.

“Huasca de Ocampo en el Estado de Hidalgo y Real de Catorce en San Luis Potosí, fueron los primeros pueblos mágicos de México, a los que le siguieron nueve localidades más en el 2002, dos en el 2003, dos en el 2004, seis en el 2005, etc., hasta sumar la cantidad actual”.