No le eches la culpa a tus padres por estos malos hábitos, ellos también los heredaron.

No te los quedes, desengánchate de ellos, trata de superarlos poco a poco para que no los transmitas a tus descendientes.

Muchas veces, los malos hábitos, los vemos como algo natural; decimos a veces que así somos los mexicanos, pero ¡no! Es necesario y sobre todo conveniente, ir eliminándolos para crear otro tipo de actitudes que nos lleven a un mejor nivel de vida.

Cambiar un hábito es cuestión de decisión, si podemos comprender el grado de afectación en nuestro negocio y nuestra vida personal. 

Los siguientes son los principales ¿Cuál o cuáles de ellos te han impedido alcanzar tus logros?

1.- Estarse lamentando. Resulta ineficaz para resolver nuestros problemas; nos crea desilusión e impotencia; nos quita energía y crea culpas.

2.- Culpar a otros de lo malo que nos sucede. Esto es común en gente irresponsable; lo que nos suceda deriva de nuestras decisiones, actitudes y acciones pasadas.

3.- No querer salir de nuestras áreas de confort. Es justificación perfecta para no hacer, no crecer, no arriesgarse, etc.

4.- Dejar todo para después. Cuidado, a veces no hay segunda vez, ni segundas oportunidades.

5.- Envidiar el éxito ajeno. Es una actitud de perdedores; es darle más importancia a otros que a uno mismo. No es tanto querer lo que otros tienen o logran, sino que lo pierdan.

6.- Actuar por impulso. Hacerlo, nos puede llevar a algunos problemas. Ante una decisión a tomar o realizar algo, siempre es mejor hacer una pausa antes.

7.- Quejarse. Esto impide encontrar las soluciones a los problemas, nos ubica en una energía negativa que nos aleja de lo que queremos lograr.