Eso fue lo que expresó el director de la CONDUSEF cuando después de una investigación, reconoció oficialmente la existencia del negocio ilegal y muy riesgoso, conocido como “Gota a Gota”.

“Se trata de un sistema de préstamos engañosos implantado por grupos de colombinos y mexicanos, que desde hace cuatro años, vienen funcionando en más de 20 ciudades del país”.

El director dijo que hay tener cuidado porque van a los pequeños negocios, entre ellos tiendas de abarrotes a ofrecer préstamos “facilitos y rapiditos”. Y es cierto, así son; sin embargo, tienen un gran riesgo.

– Son préstamos inmediatos a plazo de 20 días.

– Sin fiador ni garantía.

– Sólo te piden una identificación oficial y un comprobante de domicilio.

Dijo también, que lo peligroso está en lo siguiente:

– La tasa de interés es del 20% por los 20 días, equivalente al 365% anual.

– El pago se tiene que hacer en cuotas diarias, y  acuden a cobrarlas a los negocios. 

– Con la primera cuota que se atrasen, la tasa del crédito sube hasta el 40%.  

La necesidad de liquidez en los negocios es parte de su vida diaria, por lo que es probable que algunos caigan en atrasos, situación que los haría entrar en el círculo vicioso en que se convierten estos préstamos, y del que es muy difícil salir. 

Pero eso no es casual, el sistema está bien planeado para que se caiga en él, y “eternamente” estarles pagando altos intereses.

Los deudores que se atrasan dos o tres pagos, han sufrido amenazas, les han quitado equipo de trabajo, mobiliario, los llegan a golpear y hasta su vida corre peligro. 

El mismo director recomendó tener cuidado para evitar caer en ellos.

Tenga cuidado amigo detallista. Una red de extorsionadores andan visitando los negocios pequeños, entre ellos tiendas de abarrotes, ofreciendo préstamos facilitos, pero que definitivamente, están fuera de la ley y son muy peligrosos.

Esta red está formada por colombianos en su mayoría, y operan ya en muchas ciudades del país.

¿De qué se trata? Seguramente ya ha oído hablar de ellos; se trata de préstamos rápidos de corto plazo, sin  aval ni garantía; sólo piden una identificación oficial y comprobante de domicilio.

Son, generalmente a 20 días, y son conocidos como “créditos gota a gota”; el nombre se debe a que su sistema hace que poco a poco los deudores puedan ser despojados de su patrimonio.

¿Cómo funciona? Generalmente, prestan cantidades relativamente pequeñas que van de los seis a los diez mil pesos, aunque muchas veces prestan cantidades mayores; la tasa de interés que manejan es del 20%, lo pagos se hacen en abonos chiquitos que generalmente los van a cobrar al negocio.

Esta red se aprovecha de las necesidades que los negocios tienen de capital de trabajo para pagar facturas, adquirir mercancía o aprovechar promociones de sus proveedores, entre otros.

Este grupo de personas saben bien de la baja bancarización de los propietarios de estos negocios, que por su tamaño no pueden acceder a créditos institucionales y en muchos casos, se les hace “engorrosa” su tramitación, por lo que se ven obligados a moverse en la economía informal.

La cobranza es muy acosadora, pero el gran riesgo es para los que se atrasan, aspecto en el que los negocios pequeños caen frecuentemente.

El reciente aumento de la pensión que informó el actual gobierno, hará efectivo el principio de Teoría Económica llamado “Propensión marginal al gasto o al ahorro”, que expresa lo siguiente:

Ante un aumento de ingresos de la población de nivel bajo, está lo destinará al gasto, mientras que la clase alta lo destinará al ahorro.

Son miles de millones de pesos, los que se destinarán como apoyo mensual a personas de la tercera edad, gente con alguna discapacidad, “Jóvenes Construyendo el Futuro”, etc., la gran mayoría de nivel económico bajo, y con altas necesidades de consumo.

Según cálculos de María Amparo Casar, en su artículo “El gran benefactor”, publicado recientemente en la revista Nexos, el dinero en efectivo que repartirá el nuevo gobierno en distintos rubros, alcanzará a beneficiar a unos 23 millones de mexicanos.

La gran mayoría de éstos destinarán sus ingresos adicionales a comprar principalmente productos básicos.

Sobre esto, Rolando Contreras, director de la División de Abarrotes de la consultora de mercado “Información Sistematizada de Canales y Mercados de Consejeros Comerciales (ISCAM), expresó que esto logrará que el mayorista abarrotero crezca más. 

Según datos de la misma consultora, durante los últimos cinco años, el sector abarrotero creció más en sus ventas que las tiendas de auto-servicio y los clubes de precio.

“Además, el sector abarrotero proyecta crecer 7% en sus ventas durante 2019, mientras que los auto-servicios pronostican un alza de entre 5% y 6%”. 

Por su parte, Jorge Quiroga, director de TodoRetail comentó “este año las compras en los auto-servicios van a ser muy cautelosas, porque no se sabe qué rumbo tomará la economía”, lo que da pauta a pronosticar que a las tiendas de abarrotes particulares, les irá mejor.

Quizá ya sabes de esto, se trata de un sistema de préstamos implantado por grupos de personas, la mayoría colombianos, que está funcionando en más de 20 ciudades del país, desde hace cuatro años.

Se trata de algo tentador pero inconveniente para aquellos que hacen uso del él.

Acuden a los pequeños negocios, entre ellos tiendas detallistas, a ofrecer sus servicios.  

Se trata de:

• Préstamos inmediatos a plazo de 20 días.

• Sin fiador ni garantía.

• Sólo piden una identificación oficial y un comprobante de domicilio.

Eso suena muy atractivo, pero hay un riesgo:

• La tasa de interés es del 20% por los 20 días, lo que equivale al 365% anual.

• El pago se tiene que hacer en cuotas diarias, y  acuden a cobrarlas a los negocios. 

• Con la primera cuota que se atrase el deudor, la tasa del crédito la suben hasta el 40%.  

La necesidad de liquidez en los negocios es parte de su vida diaria, por lo que es probable que algunos caigan en atrasos, situación que los haría entrar en el círculo vicioso en que se convierten estos préstamos, y del que es muy difícil salir. 

Pero eso no es casual, está bien planeado para que se caiga en él y “eternamente” estarles pagando altos intereses.

Los deudores que se atrasan dos o tres pagos, han sufrido constantes acosos, les han quitado equipo de trabajo, mobiliario, y hasta los llegan a golpear.

Son varios grupos de prestamistas, y sabemos de casos en que algunos deudores se mantienen pidiéndole prestado a unos para pagarle a otros.

Ten cuidado, evita caer en ellos.

¿Qué tanto te endeudaste con el “Buen fin” de noviembre y con los gastos de diciembre?

Te cuento este caso: en el Buen Fin de 2017, el amigo de un amigo compró un auto; él no tenía comprobantes de ingresos pero de alguna manera le autorizaron el crédito. Al segundo mes de adquirirlo ya se estaba “tronando los dedos”, sólo pudo pagar la primera mensualidad.

Entonces comenzó el “acoso”; desde antes de las nueve de la mañana del día siguiente en el que debió hacer su segundo pago empezaron las llamadas, exigiéndole ponerse al corriente o dar una fecha precisa en que cubriría el atraso. Me comentaba que las mujeres de cobranza no eran nada amables, que hasta le daban ganas de mandarlas a la “chin….”.

La solución anticipada a cualquier tipo de situaciones como ésta, es hacer un presupuesto, pero no para guardarlo solamente, sino para tenerlo a la mano y consultarlo en cada egreso que tengamos que hacer.

La mayoría de los mexicanos no estamos acostumbrados a hacer un presupuesto; compramos y gastamos sin ninguna planeación; lo hacemos por emoción, por gusto o por las aparentes oportunidades que vemos.

Muchos le huyen a hacer un presupuesto porque éste debe responder primeramente a necesidades y no a caprichos ni simples gustos que, en un momento dado, no podríamos darnos.

Un presupuesto habla por sí mismo; nos indica de dónde viene el dinero y a dónde irá. Es como un mapa que nos permite ir viendo cada uno de los pasos en el camino hacia el control de nuestro dinero, planteando nuestras necesidades y nuestras posibilidades concretas y  midiendo nuestra fuerza económica.

¿Qué tanto te endeudaste este último Buen Fin?

En el Buen Fin de 2017, el amigo de un amigo compró un auto; él no tenía comprobantes de ingresos pero de alguna manera le autorizaron el crédito. Al segundo mes de adquirido ya se estaba “tronando los dedos”, sólo pudo pagar la primera mensualidad.

Entonces comenzó el “acoso”; desde antes de las 9 de la mañana del día siguiente en el que debió hacer su segundo pago empezaron las llamadas, exigiéndole ponerse al corriente o dar una fecha precisa en que cubriría el atraso. Me comentaba que las mujeres de cobranza no eran nada amables, que hasta le daban ganas de mandarlas a la “chin….”.

La solución anticipada a cualquier tipo de situaciones como ésta, es hacer un presupuesto, pero no para guardarlo solamente, sino para tenerlo a la mano y consultarlo en cada egreso que tengamos que hacer.

La mayoría de los mexicanos no estamos acostumbrados a hacer un presupuesto; compramos y gastamos sin ninguna planeación; lo hacemos por emoción, por gusto o por las aparentes oportunidades que vemos.

Muchos le huyen a hacer un presupuesto porque éste debe responder primeramente a necesidades y no a caprichos ni simples gustos que, en un momento dado, no podríamos darnos.

Un presupuesto habla por sí mismo; nos indica de dónde viene el dinero y a dónde irá. Es como un mapa que nos permite ir viendo cada uno de los pasos en el camino hacia el control de nuestro dinero; planteando nuestras necesidades y nuestras posibilidades concretas y midiendo nuestra fuerza económica.

Para evitar los riesgos mencionados en la página editorial anterior, se recomienda hacer lo siguiente:

• Contar con un PRESUPUESTO DE EFECTIVO, que nos ayude a planificar las entradas y salidas de dinero y nos permita, también, conocer con anticipación los montos de efectivo que tendremos y los pagos comprometidos.

• Manejar estratégicamente los inventarios ¿Cómo? Eliminar los productos de lento movimiento o aquellos que representan un bajo margen de utilidad. Esto nos ayudará a tener sólo productos que se vendan y aumenten los ingresos.

• Establecer políticas de crédito y darlas a conocer a los clientes, y no olvidar dar seguimiento a las cuentas por cobrar.

• Cuidar bien las salidas de efectivo y evitar los gastos innecesarios.

• Aprovechar las ventajas del crédito que nos puedan ofrecer nuestros proveedores.
La importancia y el buen manejo del Flujo de Efectivo es válido tanto para empresas grandes, como pequeñas y micros; en estas últimas es donde se han visto mayores errores en el manejo de la liquidez.

El mal manejo del dinero, el no tener un presupuesto o descuidarlo, es lo que ha llevado a países, empresas y personas a crisis económicas de las que cuesta trabajo y lleva tiempo salir.

Es uno de los pilares básicos a todos los niveles. Es como con una casa, que no necesita de ningún terremoto para derrumbarse, sólo quítale uno de sus principales castillos y podrá venirse abajo.

Sin embargo, esto se puede evitar, la educación financiera y la responsabilidad en el manejo de los presupuestos ayuda mucho.

Uno de los pilares en los que se sostiene la rentabilidad y el éxito de un negocio es el flujo de efectivo.

Este punto es más delicado de lo que se piensa, pues su descuido o la incapacidad para administrarlo eficazmente ha sido causa de grandes problemas para muchos empresarios.

El por qué el Flujo de Efectivo, resultado de las operaciones diarias, está directamente relacionado con la rentabilidad de la empresa, se debe a que nos permite enfrentar las obligaciones normales de nuestro negocio.

Siempre es de suma importancia el saber manejar bien este aspecto, sobre todo en épocas en que la situación económica del contexto es incierta, momentos en los que podría haber dificultades en la gestión de las cuentas por cobrar, lo que generaría una insuficiencia de fondos para financiar las operaciones corrientes.
Piénsalo, “si una empresa se demora en el pago de las deudas y perjudica la capacidad de pago de sus acreedores, quienes a su vez se retrasan con sus proveedores, se genera una cadena que puede poner en serios problemas financieros a los más vulnerables”.

El Flujo de Efectivo nos permite enfrentar las contingencias imprevistas, así como tener los recursos para cualquier oportunidad de negocio que pudiera presentarse.

A pesar de la gran importancia que tiene esta variable, es muy común la poca atención que le prestan muchas compañías, exponiéndose a problemas financieros fuertes.

Con todo esto se hace imprescindible estar bien capacitado en este rubro para saber cómo manejar el efectivo, “para distribuir el capital de la forma más óptima y lograr mantener una estructura sólida, capaz de enfrentar las amenazas, sin perder de vista las metas y objetivos propuestos”.