Fue hace 55 años, precisamente el 16 de abril de 1964, cuando esa piedrota, perdón, “monolito” que se encuentra en la entrada del Museo de Antropología de la CDMX, fue trasladado desde San Miguel Coatlinchán.

En esa población, de apenas 23 mil  habitantes (2010), se encontraba enterrado desde hace casi 500 años, Tláloc, considerado por nuestros ancestros indígenas como “el dios de la lluvia”.

San Miguel Coatlinchán se localiza en el Estado de México, dentro del municipio de Texcoco, a 33  kilómetros al nororiente de la CDMX.

Para evitar que fuera destruida por los españoles, ahí fue escondida por los pobladores durante la conquista.

Se trata de una escultura de siete metros de altura y un peso estimado de 168 toneladas.

Para poder levantarlo “se construyó un armazón de viguetas de acero que permitió alzarlo y subirlo al vehículo que lo transportaría”. 

Para trasladarlo, “se diseñó un remolque especial doble con más de 20 ejes, jalado por dos tractocamiones, capaces de soportar más de 200 toneladas; una gigantesca plataforma rodante”. 

Muchos caotlinchenses salieron a despedirlo con música y cohetes, le cantaban,  le echaban confeti, flores, ¡vivas!, y muchos hasta lloraban. 

Y no era pera menos, lo consideraban como el cuidador del pueblo, la atracción turística de la región; ya era parte de ellos y lo adoraban mucho. 

El vehículo que lo transportaba venía a vuelta de rueda por la Av. Texcoco y entró por la Calz. Zaragoza, apenas a cinco km por hora.

Todo el acarreo fue un espectáculo, durante todo el trayecto la gente salía a las calles para verlo pasar, pero pasó lo siguiente:

Era el mes de abril, un mes de muy pocas lluvias, pero empezó a llover tan fuerte que inundó algunas calles del centro de la ciudad de México, precisamente por donde pasaba la escultura, creando el mito de que habían despertado a Tláloc.

Y lo que sorprendió verdaderamente a todos, es que la escultura jamás se mojó.

Por fin, después de 17 horas de jornada, Tláloc entraba a Paseo de la Reforma por Av. Juárez, y a la 1.30 del día 17 llegó a su destino.

Pero no fue fácil haberlo sacado de San Miguel Coatlinchán. A pesar de que, previamente, se había hecho un convenio con las autoridades locales para sacar y trasladar el monolito, un mes antes, cuando se empezaron los trabajos para sacar la piedrota de donde estaba enterrada, muchas personas, con marros, machetes y cuchillos, acudieron para impedir su retiro, pues lo consideraban un despojo.

Este hecho obligó la intervención del ejército para controlar a la población. Todavía, cuando todo ya estaba embarcado, la gente del pueblo se rebeló y saboteó el transporte especial en el que la escultura estaba ya montada para ser llevada a la capital.

Los habitantes muy dolidos, amenazaban al personal que llevaba a cabo los trabajos de movilización maldiciéndolos que “ellos se volverían piedra”; “que algo malo les iba a pasar”; etc. Se lo llevaban en contra de la voluntad de muchos vecinos.

Aunque la escultura, es conocida popularmente como Tláloc, después de varios estudios, algunos investigadores la identificaron como Chalchiuhtlicue, la deidad femenina del agua. 

Independientemente de la deidad que sea, esta escultura muestra la importancia que tenía para la cultura que la creo, y de la inmensa necesidad que tenían del agua.

Las autoridades mexicanas se han dado a la tarea de asegurar que los productos que existen en el mercado sean originales, realizando cateos e incautaciones en el país para decomisar productos piratas y tomar acciones en contra de la delincuencia.

En el mes de octubre de 2018 elementos de la Procuraduría General de la República (PGR), aseguraron en la Ciudad de México más de 60 mil rastrillos de dudosa procedencia y en lo que va de este año a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales, se han logrado incautar más de 500 mil productos ilegales. 

Derivado de investigaciones realizadas por la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra los Derechos de Autor y la Propiedad Industrial (UEIDDAPI), se cumplimentaron dos órdenes de cateo en la capital del país en cuatro locales.  

Estas incautaciones, han permitido encontrar diversas herramientas con las que se fabrican los productos de dudosa procedencia, tales como imprentas (cuya función es reproducir las tarjetas impresas que cargan a los rastrillos) e inclusive todos los materiales necesarios para poder realizar el empaquetado de estos productos de afeitado.

Ante esta situación, es importante recalcar que la legislación federal establece que la pena para quien elabore distribuya y/o venda productos piratas será de prisión de dos a seis años, clausura temporal o definitiva y/o multa hasta por $1,612,000.00 pesos.

Dado los recientes acontecimientos, parece ser que las autoridades mexicanas continuarán realizando cateos e incautaciones de productos de dudosa procedencia para cosechar nuevas historias de éxito en contra de las marcas “patito”, que afectan principalmente a las industrias de rastrillos, vestimenta, perfumes, artículos de belleza y algunos alimentos y bebidas.

1.- Shanghái, China: 588 Km 2,276’000,000 pasajeros anualmente 189’666,666 mensuales 6’300,000 diarios en promedio Uno de los más ocupados del mundo.

2.- Pekín, China: 456 kilómetros Es el más antiguo de China 3,660’000,000 de viajeros al año, 305’000,000 mensuales 10’000,000 diarios en promedio.

3.- Londres, Inglaterra: 407 km El más viejo del mundo. 976’000,000 de personas al año. 81’333,0000 mensuales 2’000,000 diarios en promedio.

4.- Nueva York, USA: 337 km Es uno de los más caros del mundo. 1,788’500,000 pasajeros anuales 149’041,666 mensuales 4’950,000 diarios en promedio.

5.- Seúl, Corea: 288.073 km Uno de los más grandes y más usados en el mundo. 2,880’000,000 pasajeros al año 240’000,000 mensuales 8’000,000 diarios en promedio.

6.- Tokio, Japón: 286 km 2,800’000,000 de pasajeros anuales 233’333,333 mensuales 7’800,000 diarios en promedio.

7.- Moscú, Rusia: 286.463 km El segundo más usado en el mundo 3,200’000,000 usuarios al año 266’666,666 mensuales 8’900,000 diarios en promedio.

8.- Madrid, España: 227 Km 626’000,000 de pasajeros al año 52’166,667 mensuales 1’730,000 diarios en promedio.

9.-CDMX: 226 kms El más barato del mundo 2,007’500,000 de pasajeros anuales 167’291,666 mensuales 5’570,000 diarios en promedio.

10.- París, Francia: 220 kilómetros 1,520’000,000 de pasajeros al año 126’666,666 mensuales 4’200,000 diarios en promedio.

Para los chilangos que conocemos bien el Metro de la CDMX y lo usamos  con alguna frecuencia, pasa desapercibida la importancia que tiene este enorme sistema de transporte para la mayoría de las ciudades más importantes del mundo y cuál fue el país donde se construyó el primero.  

Ya es casi imposible moverse en las calles en auto, en bicicleta o en moto; ahora las distancias tan largas de un punto a otro dentro de las ciudades es difícil, por lo que conforme las ciudades fueron creciendo, se hizo necesario viajar bajo tierra.

1.- Se habla de que el primer Metro que se construyó fue en Londres y que comenzó a funcionar en 1863; sin embargo, no era como lo conocemos actualmente, ya que sólo se trataba del primer túnel subterráneo para el ferrocarril metropolitano y usaba locomotoras a vapor. 

Se considera ya como un metro moderno el que empezó a funcionar en 1890 en la misma ciudad, cuando se estrenó el primer túnel de metro completamente electrificado, nombrado desde entonces “Underground” (subterráneo).

Este metro se extiende en una red de 407 km, con 270 estaciones y mueve en promedio 3’000,000 de personas al día. Es considerado el más caro del mundo pues para el viaje más sencillo, dentro de una sola zona, cuesta tres libras (75 pesos).

2.- Seis años después (1896), se inauguró el de Budapest, Hungría (ubicada en el corazón de Europa), con apenas 40 km de vías y 52 estaciones.

3.- Meses después, del mismo 1896, se abrió el sistema en Glasgow, Escocia, llamado Subway, contando apenas con las 15 estaciones originales y con un recorrido de sólo 10 kms.

4.- En Boston, se encuentra el Metro más antiguo de Estados Unidos (y de toda América), llamado MBTA o “The T“. Se inauguró en septiembre de 1897, cuenta con un total de 127 estaciones  y 99 kms de largo. 

5.- El metro de Chicago, EUA, se inauguró en Octubre de 1897. Cuenta con 8 líneas, 145 estaciones y 170 km de vías. Es conocido popularmente como el Chicago «L».

6. Tres años más tarde, se abrió el de París, Francia, conocido simplemente como Metro, se estrenó en julio del año 1900. Actualmente abarca un total de 220 km,  con 16 líneas, y 302 estaciones. Es utilizado diariamente por más de 4.2 millones de personas.

7.- Dos años después, se inauguró el de Berlín, Alemania. El metro de aquí, llamado U-Bahn (abreviatura en alemán de tren subterráneo) empezó a funcionar en 1902. Cuenta con nueve líneas, 149 km y 173 estaciones.

8.- Atenas, Grecia. Así conocido, el Metro de aquí fue inaugurado en septiembre de 1904. Alcanza los 85 km de largo y cuenta con 65 estaciones.

9.- Nueva York, EEUU. El llamado Subway de esta metrópoli fue inaugurado en octubre de 1904. Tiene 21 líneas, 337 km de vías, 468 estaciones y un promedio de cinco millones de pasajeros transportados diariamente.  Es uno de los pocos en el mundo que nunca cierra; funciona las 24 horas.

10. Filadelfia, EEUU. Inaugurado en marzo de 1907; abarca más de 70 km y tiene más de 100 estaciones.

Como referencia el Metro de CDMX se inauguró el 4 de septiembre de 1969, y actualmente cuenta con 12 líneas, 195 estaciones, y se transportan en él más de cinco millones de personas diariamente.

La Subprocuraduría Especializada en investigación de Delitos ha realizado varias incautaciones exitosas en el año 2018, logrando incautar más de 500 mil productos ilegales. Estos acontecimientos aparentan ser cada vez más frecuentes, ya que en el mes de octubre de 2018 elementos de la Procuraduría General de la República (PGR), aseguraron en la Ciudad de México más de 60 mil rastrillos de dudosa procedencia. 

Derivado de investigaciones realizadas por la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra los Derechos de Autor y la Propiedad Industrial (UEIDDAPI), se cumplimentaron dos órdenes de cateo en la capital del país en cuatro locales.  

Estos locales, cuya función aparentemente no era exclusiva para la venta, contaban con máquinas imprentas donde se fabricaban las distintas tarjetas e inclusive con las herramientas necesarias para hacer el ensamblaje de las tiras de rastrillos de dudosa procedencia.

Sin duda alguna, todos estos casos de éxito han logrado que las autoridades mexicanas estén alertas, cada vez más, con el tema de la piratería, resultando en cateos e incautaciones de productos de dudosa procedencia, tales como: rastrillos, vestimenta, perfumes, artículos de belleza y algunos alimentos y bebidas.

Ante esta situación, es importante recalcar que la legislación federal establece que la pena para quien elabore distribuya y/o venda productos piratas será de prisión de dos a seis años, clausura temporal o definitiva y/o multa hasta por $1,612,000.00 pesos.

Se trata de la primera casa-habitación construida en la Ciudad de México. Fue edificada en el siglo XVI, poco después de la llegada de los españoles; concretamente en 1580, por lo que actualmente tiene 438 años.

Hasta hace poco podíamos pasar y verla desde la acera de enfrente sin darnos cuenta de la importancia histórica y arquitectónica que representa el inmueble, debido a que en la zona donde se ubica hay otras casas también antiguas.

Fue hasta que, en base a muchas voces vecinales acerca de que era un lugar riesgoso porque en ella se refugiaban malechores, y por el peligro que representaba, las autoridades entraron a ella.

Como parte de las cosas que comentaba la gente de alrededor era el miedo que sentían al pasar por la acera donde se encuentra, pues decían que muchas veces escuchaban, gritos, gemidos y ruidos extraños.

La casa está ubicada en el barrio de La Merced, en la calle Manzanares No. 25, hace esquina con el 3er. callejón del mismo nombre.

No había nada que indicara que era la más antigua de México, hasta que al descubrir sus características y analizarla por algún tiempo, expertos de diversas instituciones entre las que está el Instituto Nacional de Antropología e Historia, la declararon oficialmente como la más antigua de la Ciudad de México, “la única casa de ese siglo que queda en pie en toda la Ciudad.

Su construcción es una mezcla de dos culturas, la prehispánica y la española. En ella se utilizaron materiales que usaban los propios indígenas; ahí convergen detalles como las ventanas, típicamente españolas, y las paredes de piedra y tezontle, usadas antiguamente en construcciones, lo que le da un importantísimo valor histórico.

 

Pero el surgimiento ceremonial del pasaje doloroso de Cristo en Iztapalapa tiene mucho más fondo; coincide con que, precisamente en ese lugar, específicamente en el Cerro de la Estrella, fue donde los sacerdotes “mexicas” realizaban su ceremonia del “Fuego Nuevo”. 

Para los “mexicas”, los siglos eran de 52 años, y dicha ceremonia la llevaban a cabo el primer día que iniciaba un siglo nuevo, esto como agradecimiento a los dioses porque la vida continuaba, al menos por un siglo más.

Dicen los historiadores que, ya desde entonces, cada final de siglo existía en el pueblo mexica, el miedo, de que el mundo se acabaría. 

“Esperando que ya no amaneciera, la última noche la pasaban en vela, y cuando aparecía la luz del día y se daban cuenta de que no había ocurrido ninguna desgracia, esa era la señal de que los dioses les habían permitido vivir un siglo más”.

Actualmente, la representación de la crucifixión de Cristo, es una de las tradiciones más importantes del país; en Iztapalapa, se realizó este año la 175 muestra de ese acontecimiento religioso, considerado actualmente, como un Patrimonio Cultural intangible de la CDMX.

En este evento participaron más de 2 mil actores, quienes siempre lo hacen con fervor, y donde los protagonistas se preparan desde mucho tiempo atrás.

Al evento que dura una semana acuden más de dos millones de turistas, tanto nacionales como extranjeros.

Pero Iztapalapa es mucho más todavía, es una combinación de religiosidad, diversión, trabajo duro y violencia; de gente luchona, de mujeres empoderadas; de gente con mucha capacidad para superar y soportar situaciones difíciles, pues buena parte de ella carece de agua, vive en zonas de riesgo geológico,  y que a pesar de todo lo que les pueda suceder, sienten orgullo de haber nacido ahí. 

 

Ningún “chilango”, principalmente los que viven en Iztapalapa, debe olvidar la importancia que tiene esta Delegación dentro del contexto cultural, económico y social de la CDMX.

Es la delegación más poblada de esta nueva Entidad Federativa. Con cerca de dos millones de habitantes, Iztapalapa es la 3ª en extensión territorial, después de Milpa Alta y Xochimilco, y la 3ª también, en densidad poblacional, después de Cuauhtémoc e Iztacalco.

Esta delegación es reconocida nacional e internacionalmente, no sólo por la Central de Abastos, el Centro Comercial más grande del mundo; por la Nueva Viga, el mejor lugar para comprar y consumir los productos marinos más frescos; por “Los Ángeles Azules”, que con su frase “De Iztapalapa para el Mundo”  y su música, nos han conquistado a muchos. Pero principalmente es conocida por su evento religioso, el más grande del país, reconocido mundialmente.

En muchas ciudades de México y del mundo se realizan eventos parecidos, con motivo de la Semana Santa, pero es en Iztapalapa donde desde 1843 se realiza esta ceremonia.

¡Recordemos cómo surgió!

Fue allá por los años 30 y 40 del siglo antepasado, cuando los iztapalapenses, desesperados por una epidemia de cólera que había matado a casi la mitad de la población, “invocaron las imágenes de Cristo que se  veneraban en sus respectivas ermitas de los barrios originales de Iztapalapa” para que terminara con la epidemia.

Sus ruegos fueron escuchados. Pues cuentan que Cristo los favoreció con un agua milagrosa, que brotó como manantial al pie de un  árbol y con la que curaron a los enfermos. 

Entonces, como agradecimiento, desde 1843 la población inició la representación del pasaje doloroso de Jesús, La Pasión de Cristo, recorrido que se conoce como Vía Crucis.

En 1725, una peregrinación que venía del Estado de Oaxaca, pasó por Iztapalapa. Los peregrinos iban rumbo al centro de lo que ahora es la CDMX a reparar una imagen de Cristo, que traían.

Acamparon en el Cerro de la Estrella, y la imagen la dejaron debajo de un árbol. Al día siguiente cuando despertaron ya no estaba. Fueron al pueblo para buscarla en los templos, al no encontrarla pidieron apoyo a los habitantes de Iztapalapa para hacer una búsqueda en el cerro. Pasaron varios días y la imagen no fue hallada, por lo que los peregrinos decidieron volver a Oaxaca.

Meses después algunos pobladores se dieron cuenta de que un pastor iba todas las tardes con un ocote a una cueva, quien les reveló que había encontrado una imagen en una gruta y que prendía el ocote para que no estuviese en oscuridad por las noches.

Cuál fue la sorpresa de los pobladores cuando vieron que la imagen de la caverna era la de los peregrinos y decidieron avisarles para que vinieran por ella. Cuando trataron de sacarla, ésta no se movió ni con el esfuerzo de 20 personas, así que interpretaron que debía quedarse ahí.

Se le construyó una ermita, después una capilla abierta y hasta mediados del siglo XIX se construyó el actual Santuario dedicado al Señor del Santo Sepulcro, desde entonces esta imagen es objeto de cariño y respeto por los ocho barrios, mismos que se incrementaron cuando en 1833 asistieron a su capilla a pedirle a la imagen del Señor de la Cuevita que cesara la epidemia de cólera mórbus que había diezmado a la población de Iztapalapa.

El Santuario fue construido con un amplio atrio, justo enfrente de la cueva donde fue hallada la imagen después de que se les perdió a los peregrinos de Oaxaca.

A algunos de nuestros hermanos damnificados por los acontecimientos del 7 y 19 de septiembre pasado, les está costando trabajo superar sus  pérdidas. Cierto, es difícil, y algunos necesitamos “un empujocito”. Sin embargo, ahora son momentos de buscar y pensar en la manera de salir adelante.

Se trata solamente de la forma en que respondemos a lo acontecido, de actuar como resilientes; es decir, de aprovechar la capacidad que todos tenemos para recuperarnos, más tarde o más temprano, y proyectarnos hacia el futuro.

Ser resiliente es sólo cuestión de actitud, de que a pesar de esas grandes adversidades se logre salir adelante e inclusive desarrollar un mejor futuro.

Pudieron perder todo, pero no su poder de decidir qué actitud tomar ante dichos sucesos.

1.- Si es necesario, por un momento sólo desahógate, grita, llora. Es sano.

2.- Trata de aceptar la realidad, ésta ya cambió, y nada se puede hacer por revertirla.

3.- Comparte tus sentimientos, busca ayuda, únete a algún grupo con los mismos problemas.

4.- Trata de comprender que todos estamos expuestos a circunstancias difíciles.

5.- Trata de reconocer que esto fue una gran lección no sólo para los mexicanos, sino para muchas naciones.

6.- No busques culpables, eso puede crear resentimientos dañinos.

 

7.- Estás ante un nuevo reto, reconócelo y acéptalo.

8.- Busca información.

9.- Haz un listado de algunas de las soluciones posibles.

10.- “Saca la Casta”. Apóyate en tu autoestima; ésta juega un papel muy importante al afrontar acontecimientos difíciles.

11.- Comprende que los obstáculos son transitorios.

12.- Practica la oración; refúgiate en tu religión.