Editorial

¿Cuánto cuesta tener éxito?

 
Todos deseamos ser exitosos, pero muy pocos están dispuestos a pagar el precio que se requiere. Por supuesto ese precio no siempre es monetario.

El precio del éxito se tiene que pagar, principalmente, con:
• Disciplina y paciencia
• Voluntad y sacrificio para trabajar más horas de las normales
• “Amarrarse el cinturón”
• Vivir en forma austera
• Tener el hábito de la constancia y persistencia

El beneficio de pagar el precio será el logro de lo que nos propusimos, y además del sentimiento de auto-confianza, seguridad y auto-realización.

El precio que se paga por no pagar el precio es principalmente la pobreza, la mediocridad y la frustración. El precio del fracaso es obligado, en abonos; muchas veces ni se siente.

De todos modos se paga un precio; uno es voluntario, intenso, por adelantado y en mediano plazo; el otro es obligado, posterior y es de largo plazo.

El éxito se divide en éxitos parciales; cuando usted consigue una meta inmediatamente se propone otra.

Para cualquier cosa que hagamos o dejemos de hacer, de todos modos se tiene que pagar un precio; entonces, es mejor pagar el precio del éxito y no del fracaso.

Cuando usted logre u obtenga lo que se haya propuesto, cuando llegue el momento de ya sentirse exitoso, en ese momento recuerde que, el éxito nunca se logra en forma individual, siempre es la aportación del trabajo, ideas, creatividad, y hasta el sacrificio de diferentes personas. Por lo mismo, el éxito tiene que ser compartido.