Por muy pequeña que pueda ser tu tienda, piensa que es como un hijo tuyo; piensa en tu negocio como en un niño de tres, seis o doce meses, que necesita de ti y de toda tu atención.

Igual que un niño, si no atiendes tu negocio, puede enfermarse y morir. Si no está bien atendido en su momento, aunque llegara a sobrevivir crecería desnutrido, débil y vulnerable. 

El cariño a tu tienda es un asunto de responsabilidad, de decisión y hasta de voluntad.

De alguna manera, y por alguna razón la vida te puso donde estás, y a tu tienda ya le has puesto tu energía desde su apertura. 

Piensa que al igual que un niño, tu negocio tiene necesidades diferentes y proporciona satisfacciones distintas en cada etapa. Identifica y disfruta las alegrías que te puede proporcionar: 

• Relacionarte con tus vecinos

• Sentirte útil

• Satisfacer necesidades

• Tener ingresos

• Adquirir más baratos algunos productos que consumes personalmente

• Las posibilidades de crecimiento 

• Etc.

Como a los hijos, ármale un plan de vida a tu tienda, arréglala, aséala, enorgullécete de ella, capacítate para hacerla mejor, etc.

A tu tienda debes darle el enfoque que vaya requiriendo tu mercado, vender productos que te demanden aún cuando no sean de tu total agrado.

Tal vez abriste tu negocio por necesidad o porque “no te quedaba de otra”, o quizá lo hiciste en forma planeada, para ser independiente; de cualquier manera, te recuerdo que si la vida te puso ahí, es tu responsabilidad.

Es así como algunos niños van a terminar el colegio como líderes y otros como seguidores o sumisos. Por eso, la mayoría de nosotros vivimos con estos patrones de dominancia social y tenemos la tendencia de creer que algunos nacen como líderes y otros no.

Sin embargo, es importante distinguir entre la dominancia social y el liderazgo verdadero.

Ser un buen líder no significa ejercer autoridad sobre los demás o destacarse como uno de los mejores del grupo.

Lamentablemente los niños pocas veces tienen la oportunidad de comprender la dinámica social que se lleva a cabo alrededor de ellos y así simplemente asumen el rol que más les acomoda en ese momento.

Es necesario que los niños entiendan que son capaces de desarrollar sus fortalezas y de aportar hacia su comunidad en forma positiva, así el niño comprenderá que no tiene que asumir un rol pasivo en el cual simplemente elige seguir a otros.

No todos podemos ser líderes en todas las áreas de nuestra vida, pero sí somos líderes en alguna área e idealmente tenemos que saber asumir ese rol si queremos vivir una vida de éxito.

Una vez que una persona haya entendido su valor como persona individual, va a poder distinguir entre su persona y su rol. En la vida uno juega diferentes roles, por ejemplo, una mujer puede jugar el rol de esposa, de madre, de profesional y de hija. En algunos roles ejerce más liderazgo que en otros, pero sigue siendo la misma persona.

Para poder asumir un liderazgo efectivo, además, hay que entender la dinámica de estos roles que se juegan en una comunidad y las estructuras de autoridad existentes y su importancia. Esto ayuda a comprender cómo se resuelven los conflictos dentro de cada rol diferente que uno tiene en la vida.

De acuerdo con Bettina Langerfeldt, algunas personas parecen sobresalir como líderes desde su infancia y otros parecen estar destinados a ser sumisos y a seguir a los demás. Sin embargo, es importante distinguir entre la dominancia social y el liderazgo efectivo. Descubra lo que es el liderazgo verdadero y como desarrollarlo en usted y en sus hijos:

Nuestra vida es muy compleja y necesitamos habilidades complejas para poder salir adelante en ella. Una de ellas es la habilidad para liderar.

Muchos creen que hay personas que nacen con mejores capacidades para liderar que otros. Sin embargo, si definimos el liderazgo en su esencia, como “la lucha de movilizar a los demás hacia la solución de los problemas colectivos”, cualquier persona puede ejercer liderazgo desde cualquier posición. Para eso necesita desarrollar la habilidad de persuadir a otros de que la dirección que se propone es la correcta.

Es importante entender este concepto, ya que la percepción que cada uno tiene de sí mismo, ya sea como líder o como seguidor, es aprendida por estructura social más que adquirida por genética.

Desde que somos niños tenemos diferentes patrones de conducta. Algunos tienden a liderar, como por ejemplo los hermanos mayores o un niño que se destaca en algo.

El niño dominante va a identificarse cada vez más con su rol de líder y se va a transformar en el capitán del equipo de fútbol o el presidente de un grupo. Los adultos y los padres también comienzan a ver a estos niños como líderes.

Otros niños menos dominantes, en cambio, automáticamente van a asumir el rol de un seguidor y probablemente se van a comportar como una persona sumisa durante gran parte de su vida escolar.

Es la obra más grandiosa hecha por el hombre en Latinoamérica; unió dos océanos.

Su objetivo principal era minimizar el tiempo de traslado de los barcos mercantes para llegar de un océano a otro. 

Antes del canal, los buques tenían que bajar hasta el Cabo de Hornos o el Estrecho de Magallanes en el sur de Chile, recorrido que les llevaba dos semanas.

Ahora el Canal de Panamá, les permite pasar de un océano a otro en tan sólo 8 o 10 horas.

A pesar del alto cobro por peaje para cruzar el canal, en su conjunto, disminuyó los costos de transportación.

Actualmente, el valor del comercio que transita por el canal, representa el 6% del total mundial. Sus principales clientes son EUA y China, derivado del intercambio de productos entre las dos economías más grandes del mundo.

En 1880 hubo un primer intento por parte de los franceses para construirlo; fue Ferdinand de Lesseps, el mismo que construyó el Canal de Suez, situado en Egipto y que une el mar Mediterráneo con el mar Rojo, el que intentó esta gran obra.

Ese proyecto fue frustrado por “dificultades económicas y por las enfermedades que torpedearon el plan”; la empresa encargada de la edificación quebró, y las obras se paralizaron.

Se calcula que, en ese intento murieron más de 20 mil trabajadores, principalmente franceses, esto debido a desplazamientos de tierra, a la malaria y la fiebre amarilla, enfermedades éstas que, en ese entonces no eran bien conocidas.

Además, el grado de dificultad para hacer el de Panamá fue mucho mayor que el de Egipto, pues mientras que el terreno de éste es arenoso, el de Panamá es montañoso y rocoso, con un clima muy húmedo.

Aprovechando las experiencias obtenidas anteriormente, y mediante una cesión de los derechos sobre el terreno donde quedaría, los Estados Unidos reiniciaron la obra en 1904.

Finalmente, el canal se inauguró en 1914. Su extensión es de 82 km, algo así como la distancia por carretera entre CDMX y Cuernavaca. Tiene una profundidad de hasta 13.7 m y una anchura variante entre 91 y 300 m. El tiempo de traslado de los barcos se redujo en 97%.

Lo curioso es que, a pesar de unir dos océanos, cuyas aguas son saladas, por cuestiones técnicas, el agua que circula en el canal es dulce. Esta agua proviene del lago artificial, de nombre Gatún, que hicieron para ese fin. 

A su vez, el lago Gatún, se alimenta de las aguas de la represa Gatún, que también hicieron para el mismo fin y que es alimentada por el Río Chagres. 

El lago está a una altitud de 26 m s.n.m. con una superficie de 436 km², y sirve de reserva de agua para la operación de las esclusas del Canal.

Las esclusas, son los recintos con compuertas que se construyeron en el canal para que los barcos pudieran pasar de un tramo a otro de distinto nivel, mediante el llenado y vaciado de los espacios comprendidos entre dichas compuertas.

Imagínatelo, viniendo del Atlántico, desde el nivel de este océano, las esclusas suben los barcos al lago Gatún, por lo que buena parte del trayecto es sobre el lago. Ya acercándose al pacífico, otros dos juegos de esclusas lo descienden al nivel del Pacífico.

Algo curioso; para hacer el lago, tuvieron que inundar a 24 pueblos de la zona; éstos fueron trasladados a diferentes áreas del país.

El canal fue construido con tres juegos de esclusas, la de Gatún en el Atlántico y las de San Pedro Piquel y Miraflores en el Pacífico.

El canal opera 24/7 y lo cruzan entre 35 y 40 buques diariamente desde 1914.

Según cálculos oficiales, en esta ocasión, sólo murieron 5 mil trabajadores.

En 1977, los panameños exigieron “el reconocimiento de su soberanía sobre la totalidad de su territorio”, y después de muchas fricciones, el 31 de diciembre de 1999, el canal fue devuelto a Panamá, quedando a su cargo la administración y los grandes beneficios por concepto del pago por circular en él.

Desde la década de los 90, se venía presentando la necesidad de ampliar la infraestructura del canal con esclusas más grandes para recibir mayor número de buques y de dimensiones mayores.

Por esto último, en septiembre de 2007 iniciaron las obras de ampliación del canal, con el objetivo de construir dos nuevos cuerpos de esclusas, 60% más anchas y 40% más largas, una cercana a cada océano. La inauguración fue en junio de 2016.

El portacontenedores más grande que ha cruzado el canal, fue el Theodore Rooselvet, en agosto de 2017, con capacidad para 17,800 contenedores.

Actualmente cuenta con cinco juegos de esclusas, lo que hace más rentable el canal. Desde que se inauguró la ampliación:

• 300 millones de dólares cuesta su mantenimiento anual.

• 120 mil dólares en promedio es el costo de peaje de cada buque, aunque algunos han llegado a pagar hasta medio millón.

Fuentes: BBC News Mundo; Cecilia Barría / bancomundial.org / bbc.com / youtube.com / elpais.com / atp.gob.pa /  http://enciclopedia.us.es /latam.historyplay.tv

Cuando de niños no se reciben las “caricias” naturales necesarias para vivir un ambiente sano y agradable, muchos infantes buscarán obtenerlas mediante conductas particulares; aquí, el comportamiento se manifiesta siendo obedientes, ordenados, respetuosos, etc. 

Todo con el fin de obtener “caricias” positivas que, aunque condicionadas por parte de los adultos, les hará sentirse bien. Aquí se trata de una conducta adaptativa. 

Si con la conducta anterior los infantes no logran conseguir las “caricias” necesarias, su conducta será agresiva, de descuido, etc., con esto conseguirá satisfacer su hambre de caricias, en este caso de forma negativa.

Si tampoco logran conseguir satisfacer sus necesidades de “caricias” con las conductas anteriores, podrán enfermarse, sufrir algún accidente, etc., obteniendo así las caricias necesarias mediante el rechazo o la lástima. 

Aunque imperceptibles, estos métodos se manifiestan ya de adultos. Los comportamientos con los que nos interrelacionamos con los demás, ya sea en el trabajo, en los negocios, con clientes, etc., son similares a los que manifestamos de niños.

Podemos observar en nuestro entorno los tipos de gente con la que interactuamos y la que vemos en la nota roja de las noticias, donde destacan aquellas personas que marcadamente están urgentes de “caricias”, así como la forma de conseguirlas, tan destructiva para ellos.

“A medida que crecemos, el hambre primaria de contacto físico real se modifica y se convierte en hambre de reconocimiento”, y con sólo una sonrisa, una señal de asentimiento, una palabra o un buen gesto, podremos proporcionar a nuestros clientes, las “caricias” que servirán para que se sientan alimentados. 

Las “caricias” son indispensables para la supervivencia física y psíquica de las personas y son fuente de energía positiva o negativa según el valor que tengan.

Aunque lo dudes, para vivir psíquicamente sanos y por muy adultos que seamos, todos necesitamos “caricias”. 

Me refiero a la necesidad de “reconocimiento” personal, que existe en todas las personas.

A este tipo de necesidad, la teoría de Análisis Transaccional del autor Erick Berne, le llama hambre de “hambre de caricias”.

Se trata de un concepto amplio de las relaciones humanas que, aunque en forma parcial, algunas empresas ya están aplicando para atraer clientes y aumentar su fidelidad.

Erick Berne, asegura en su obra que, todas las personas tienen necesidades biológicas y psicológicas, y para subsanarlas, buscan ser tocadas y reconocidas por los demás. “Cualquier acto que implique el reconocimiento de otro, es una caricia”.

Existen diversos tipos de “caricias”, y se clasifican según el medio de transmisión, el tipo de emoción en la que se transmiten, por los requerimientos para darlas o recibirlas, por la sinceridad con la que se expresan, etc.

De esta manera existen caricias físicas, verbales, escritas y gestuales. Pueden ser positivas y negativas; condicionadas, falsas, adecuadas e inadecuadas, etc.

La cantidad y el tipo de “caricias” que necesitamos, varía de persona a persona. Esto dependerá de la cantidad y la calidad de “caricias” que cada quien recibió de niño/niña.

Algunas personas, que de niños recibieron muchas “caricias”, ya de adultos llegan a rechazar cualquier “alabanza” que se les haga o diga; otros, al revés.

Para muchos hombres, sus mejores “caricias” son cierto tipo de platillos a la hora de ingerir alimentos.

Muchos otros, por su baja autoestima, no saben recibir caricias positivas y cuando reciben una, siempre la minimizan con algún comentario improcedente.

Fuente: Erick Berne “El análisis Transaccional” Edit. Morata

Tú, como empresario, necesitas tener gente que sea eficaz en sus labores, sólo así te podrán ayudar a que tengas éxito. 

¿Cómo lograrlo? Luis Castañeda, en su libro “Las 25 tareas ineludibles del director de Pymes” recomienda darle a nuestro personal “empoderamiento”; es decir, darle poder e independencia para mejorar su rendimiento. 

El autor habla de algunas herramientas, de las cuales sintetizamos las siguientes:

Respeto. Cuando la gente se siente respetada trabaja mejor y da lo mejor de sí; Se debe respetar a todos incluyendo al de la limpieza.

Responsabilidad. “Toda tu gente debe conocer a fondo sus responsabilidades y el papel que juega en la estrategia empresarial”.

Recursos. Éstos deben ser proporcionales a la responsabilidad, y que cada empleado esté consciente de que sus recursos deben ser rentables.

Autoridad. Al empleado le debe quedar claro cuál es su nivel de autoridad y qué tipo de decisiones puede tomar.

Estándares. Especificar el desempeño en cuestión de cantidad, calidad, costo y tiempo que se debe tomar para los resultados.

Desarrollo. La empresa debe contribuir a que el empleado se desarrolle integralmente, tanto en su vida laboral como personal.

Información. El empleado debe conocer bien a su empresa, en términos de su misión, visión y estrategias.

Retroalimentación. Al empleado se le debe evaluar periódicamente para que sepa cómo está funcionando.

Reconocimiento. Debe haber un sistema de reconocimientos.

Confianza. La confianza completa genera un clima laboral altamente productivo.

Tolerancia. Aceptar de los empleados sólo aquellos errores que sean involuntarios y sin mala intención.

Coaching. “El director no es un jefe, es un coach como los que dirigen a los equipos deportistas: debe capacitar, aconsejar, proveer, inspirar y dejar trabajar”.

Una persona responsable, de acuerdo al diccionario, es quien responde de los propios actos que ejecuta, y además tiene la capacidad para tomar decisiones y dirigir una actividad.

En este sentido, ser responsable significa que todos nuestros actos sean realizados con cumplimiento del deber y justicia en todos los sentidos, cumpliendo con nuestros compromisos.

La responsabilidad empieza por uno mismo, haciéndonos responsables de nuestras acciones, de nuestras decisiones, de nuestros pensamientos y sentimientos. 

Hacernos responsables también de nuestro pasado, para entenderlo, aceptarlo y sacarle provecho, y si hubo inconvenientes, reinterpretarlo y perdonarlo, evitando la culpa. 

Con nuestro presente y el futuro, ser responsable implica cumplir con nuestros deberes aun cuando nos cuesten trabajo y requieran esfuerzo.

La responsabilidad es una de las principales cualidades de las personas exitosas, y tiene un alto significado de madurez.

Para ser más responsables conviene darnos cuenta que todo lo que pensemos, hagamos o digamos tiene un efecto o consecuencia; además, debemos cumplir nuestras promesas, por lo que debemos prometer sólo cosas que estén a nuestro alcance. 

La responsabilidad genera confianza; primeramente, en nosotros mismos; enseguida, con nuestra familia y con nuestros clientes. Se tiene confianza en aquellos que son responsables.

Recordemos que somos responsables, en mayor o menor grado de todo lo que sucede a nuestro alrededor, pero somos totalmente responsables de nosotros mismos, de nuestros seres queridos, de nuestro patrimonio, de nuestro negocio, de la satisfacción de nuestros clientes; de nuestro pasado, de nuestro presente y de todo lo que lleguemos a ser y tener en el futuro.

La responsabilidad nos hace más fuertes y nos abre las perspectivas de un futuro mejor, ya que tomamos conciencia de que muchas cosas dependen sólo de nosotros mismos. La responsabilidad va de la mano con la libertad y la realización personal.

3.- Creatividad: Ésta se entiende por la facultad que alguien tiene para crear y a la capacidad creativa de un individuo. Consiste en encontrar procedimientos o elementos para desarrollar labores de manera distinta a la tradicional, con la intención de satisfacer un determinado propósito.

En creatividad se usa el pensamiento divergente, que es una actividad amparada en la imaginación, que consiste en realizar una acción nueva o un mismo plan, pero de manera diferente. 

4.- Autocontrol: Es la capacidad consciente de regular los impulsos de manera voluntaria, con el objetivo de alcanzar un mayor equilibrio personal y relacional. 

Esta habilidad nos permite, en momentos de crisis, distinguir entre lo más importante y lo que no es tan relevante. La persona que sabe perdonarse a sí misma por sus fallos y equivocaciones, contribuye a su equilibrio interior y se prepara para aceptar las debilidades y errores de los demás.

5.- Inteligencia emocional: Se refiere a la capacidad para reconocer los sentimientos propios y ajenos. Implica cinco capacidades básicas: descubrir las emociones y sentimientos propios, reconocerlos, manejarlos, crear una motivación propia y gestionar las relaciones personales.

Alguien con inteligencia emocional es quien:

• Es capaz de reconocer y de manejar las emociones de tipo negativo que experimenta.

• Tiene mayor capacidad de relación con los demás; se pone en sus posiciones.

• Utiliza las críticas como algo positivo, ya que las analiza y aprende de ellas.

• Sabe encauzar convenientemente las emociones negativas; tiene mayor capacidad para ser feliz.

• Cuenta con las cualidades necesarias para hacer frente a las adversidades y contratiempos.

Me critican porque me gusta divertirme, me río de casi todo, juego a los carritos con mi hijo, muchas cosas me valen ma%&$# y en mi trabajo soy la diversión.

Mi pareja y mis suegros dicen que así no voy a llegar a ninguna parte porque no tomo las cosas en serio. Yo les digo que tengo mis detalles infantiles, pero que actuando como niño puedo sanar muchas heridas que surgieron en mi niñez. 

Pero para conocer un poco de las cosas por las que me critican y saber qué tanto tienen razón, me puse a investigar cómo se comportan los inmaduros.

Definición

La madurez psicológica-emocional, es esa que reflejamos o no en nuestra vida diaria cuando convivimos con los demás ya sea por nuestros comportamientos, acciones, creencias, opiniones, etc.

Se define como “sensatez, buen juicio o prudencia”, lo que nos lleva a entender que es una actitud ante la vida que se manifiesta principalmente por el control de nuestras emociones y el uso inteligente de nuestros recursos personales.

Es una expresión de la personalidad y no tiene que ver con la edad, aunque se presenta, en muchas personas mayores, pero tampoco quiere decir que todas estas sean maduras. 

Madurez

Una persona madura es más libre y feliz, porque no se fanatiza, ni se apega a nada. Puede comportarse como niño ante el juego, pero ante su trabajo y otras responsabilidades lo hace con su parte adulta.

En general, una persona madura se caracteriza por actitudes que pone en práctica dependiendo de cada situación; entre otras, son las siguientes:

• Fortaleza, entereza, templanza, prudencia y reflexión

• Responsabilidad, equilibrio

• Tolerancia, paciencia, constancia

• Objetividad, imparcialidad, sabiduría, sinceridad

• Consciencia de los derechos y responsabilidades

• Entendimiento, comprensión y aceptación

• No tratan de cambiar a los demás

• Viven sin resentimientos 

Se preocupan y ocupan sólo de las cosas que están en su primer círculo de relaciones y nunca de aquello que no está bajo su control. 

Inmadurez

Una persona inmadura manifiesta angustia e inseguridad y llega a tener dificultades de adaptación; se llena de dudas, culpas, indecisiones y teme equivocarse en sus decisiones importantes. Mantiene vínculos sentimentales que le producen dependencia.

Se enfrentan a sus problemas y situaciones infantilmente; es decir, con miedos, preocupaciones o de manera irresponsable. 

Lo que provoca la inmadurez

El problema de los inmaduros es que viven constantemente frustrados, con conflictos personales e interpersonales, toman iniciativas erradas, les es muy difícil adaptarse a sus circunstancias personales, evitan o eluden muchos compromisos por temor, sospecha o recelo; esto y más, los hace vivir en la inseguridad y desconfiando de sí mismos. 

Una de las causas de la inmadurez es la falta de cariño a uno mismo, esto produce minusvalía; a su vez, de esto también surge la necesidad de ser valorado externamente y al no conseguirlo en la medida que se espera, crea angustia.

Conclusión

La madurez es un logro personal que se alcanza joven o viejo y se obtiene a través de las experiencias y las actitudes. Se logra, básicamente por la perspectiva que se adquiere de los hechos, ante la importancia y valor de los mismos.

No tiene que ver con el nivel de estudios, la profesión que se ejerce, ni con la edad o género; se trata de “una virtud del ser, y no una cualidad del hacer y saber”.