La Federación Internacional de Coaching (ICF), expresa que el Coach “Es un proceso creativo y estimulante que sirve de inspiración para maximizar el potencial personal y profesional” ahora, quizá es más sencillo deducir que un Coach es quien libera el potencial almacenado en cada persona.

El coaching adquiere cada día más importancia, porque estamos enfrentando ritmos de trabajo y exigencias en resultados que no permiten estancarse en complejas evaluaciones del rendimiento pasado, es preferible concentrarse en desbloquear y catapultar el potencial de la persona, para ello un Coach observa, escucha, realimenta y presenta alternativas. ¡Eso es coaching en la práctica!

El Coach es un gran observador que abre posibilidades, permitiendo que cada persona se haga cargo de sus decisiones y resultados. En otras palabras, “Sabe intervenir para que cada persona descubra nuevas formas de mejorar sus resultados”.

Un Coach entiende que una persona no es simplemente un recurso; aunque escuche en su entorno hablar del recurso humano, sabe que un ser humano no puede ser usado, consumido o gastado al transformar una entrada (insumo) en una salida (producto), lo que si hace es honrar a cada persona y construir con ellas relaciones poderosas que les permitan comprenderse para elevar su capacidad de autogestión y enaltecer los resultados que obtendrán.

Entonces el Coach puede diferenciar entre administrar recursos y liderar personas, como también sabe que no lidera procesos aunque también escuche con frecuencia que existen roles de líder de operaciones, líder de logística, etc. Repito el líder únicamente lidera personas para que ellas de manera voluntaria se adhieran a una causa y cumplan la misión de dar vida a sus procesos.

¿Y cómo es que un Coach contribuye al surgimiento de una Empresa Altamente Productiva?

Una Empresa Altamente Productiva, es aquella en que disfrutándose de un buen ambiente laboral, las personas mantienen crecientes resultados en su triple balance: Económico – Ambiental – Social. Por eso mi gran reto como Coach, Mentor y Asesor es posibilitar el surgimiento de empresas socialmente sanas, humanamente respetuosas y económicamente rentables.

También es importante incorporar ahora, que la productividad entre tantos aspectos contempla e incluye la productividad personal, familiar y laboral, y que no podemos sentirnos productivos por obtener únicamente logros en algunas áreas o dimensiones de nuestra vida descuidando otras, o haciendo que quienes trabajan con nosotros sean “desbalanceadamente” productivos, por el contrario la cultura de productividad se fortalece al crear, promover y permitir que las personas desarrollen integralmente su productividad y con ello mantengan altos índices de motivación para esforzarse e internarse en el fantástico mundo de la productividad.

Ahora podemos entender que el desafío para los líderes empresariales consiste en inspirar a las personas, promover procesos productivos y generar políticas con visión de futuro.

Entonces, a un Líder-Coach le atraen los buenos resultados y también le agradan las personas; es por eso que en cada momento encuentra el justo balance para obtener los mejores resultados cuidando de las personas y permitiéndoles que den su mejor esfuerzo presente y futuro.

Y también, un Directivo-Coach debe liderar a las personas y administrar los recursos generando los cambios necesarios, encontrando respuesta a preguntas poderosas e inteligentes sobre qué no está creando, promoviendo o permitiendo en la actualidad, pero que de hacerlo le impulsaría hacia su real meta.

A partir de aquí un Gerente-Coach construye un plan en el que integra la estrategia y la táctica como herramientas para mantenerse permanentemente alerta del curso de los acontecimientos e impedir que tales hechos puedan desviarle de la meta y sí potencializar cada nueva posibilidad; es decir, se prepara para visionar, ejecutar, valorar, evaluar o corregir el rumbo en caso de ser necesario.

Personalmente, el director de una Pyme, se encarga de analizar la ruta del negocio, su misión y su visión. Está mayormente atendiendo las cosas de afuera; buscando nuevas oportunidades de negocios analizando a la competencia, etc.

Para ubicar bien el papel relevante de un director empresarial, no importa el tamaño del negocio, piensa en esto: “una empresa sin planeación puede sucumbir, pero sin una buena dirección, se puede ir al desfiladero”.

Así como el director de una orquesta, que, junto con sus músicos, se toman horas de entrenamiento previas a un concierto, así el director o directora de una empresa realiza juntas programadas con su personal para dar a conocer los resultados de cada ciclo y los avances generales de  la empresa.

Y así como éste permite el lucimiento de sus músicos al dirigirles la atención del público para ser aplaudidos, así el director de empresa también permite el lucimiento de toda su gente cuando da buenos resultados.

El director de una empresa debe tener habilidad para conjugar todas las variables de las que dispone, ubicándolas en el tiempo para responder a las necesidades de los clientes.

Cuando los productos, la ubicación, las instalaciones, el servicio, los empleados, los precios se pueden calificar como muy buenos o excelentes, significa que todo dependió de una buena dirección para haber logrado el éxito, por que sólo una buena dirección del negocio o empresa puede lograr eso.

La buena dirección logra capitalizar todas las variables internas y externas de una empresa; es más, aunque dos o tres de estas variables pudieran calificarse sólo como aceptables un buen director podrá “sacarles jugo” o compensarlas con otras.

¿Qué significa una “Buena Dirección” en una empresa?.

Te hablaré del papel que juega el director de una Pyme. Piensa, de momento, en un director de orquesta; ese que se pone al frente de sus músicos, generalmente dando la espalda al público, como si fuera un irreverente con los asistentes.

Él está poniendo su atención en todos y cada uno de sus músicos, siempre con el fin de cuidar que, individualmente, toquen lo que les corresponde, en el momento preciso y de la mejor forma, para que conjuntamente la pieza musical que se está interpretando sea de la mejor calidad para el público. Ese es su producto, y los asistentes al concierto son sus clientes.

Lo vemos en el foro, pero, junto con sus músicos, ya tuvieron horas de ensayos para llegar a ese momento. Y mucho antes, este director pasó más horas pensando y seleccionando las piezas musicales que tocarían. Mucho más tiempo pasó, anteriormente, relacionándose con los directivos de diferentes instituciones culturales para vender sus servicios.

Este director de orquesta hace de todo, en proporciones de tiempo diferentes y en momentos diferentes también.

El director de una Pyme exitosa también tiene que hacer de todo, aunque aquí son diferentes las proporciones, porque podría tener gente que se encargue de las funciones de algunos aspectos del negocio en los que el director solamente está pendiente. Gerentes o supervisores verían directamente a proveedores y se encargarían de la administración y la contabilidad, etc.

A una escala mayor son los apoyos inmediatos del director quienes se encargan de la selección de personal, su capacitación, etc. Aquí el director, ocupa más de su tiempo, junto con otros apoyos, al área de ventas.

“Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”.

(Winston Churchill)

“Nunca andes por el camino trazado, pues te conducirá únicamente hacia donde los otros fueron”.

(Alexander Graham Bell)

“El fracaso derrota a los perdedores e inspira a los ganadores”.

(Robert T. Kiyosaki)

“Las personas no son recordadas por el número de veces que fracasan, sino por el número de veces que tienen éxito”.

(Thomas Alva Edison)

“Sólo triunfa en el mundo quien se levanta y busca a las circunstancias y las crea si no las encuentra”.

(George Bernard Shaw)

“El fracaso más grande es nunca haberlo intentado”.

(Proverbio chino)

“Nuestra gloria más grande no consiste en no haberse caído nunca, sino en haberse levantado después de cada caída”.

(Confucio)

“La vida es peligrosa, no por los que hacen el mal, sino por los que se sientan a ver lo que pasa”.

(Albert Einstein)

“Un emprendedor ve oportunidades allá donde otros solo ven problemas”.

(Michael Gerber)

“Los positivos distinguen entre dos tipos de problemas: los que tienen solución y los que no tienen solución. Concentran sus energías en lo que sí tiene solución, en hablar y construir el futuro y en impulsar proyectos. Evitan perder su energía en lo que no tiene solución, en hablar del pasado y en quejarse de lo que no salió bien”.

(Del libro “No + Pálidas”)

Actualmente, las principales regiones productoras de café están en América del Sur, particularmente Brasil, Colombia y Perú, pero también están en Vietnam, Kenia y Costa de Marfil. “Hawaii tiene una pequeña producción de café de gran calidad y elevado precio”, pero el considerado por muchos el mejor café del mundo, y el más caro por supuesto, es producido en Jamaica, llamado Blue Mountain, cuyo saco de 250 gramos cuesta 60 euros, algo así como mil 400 pesos.

No obstante su relativo bajo nivel de producción de café, México lo exporta a más de 40 países, siendo el principal EUA, seguido de Japón, Cuba y algunos países de Europa.

Los principales productores de café en México son Chiapas y Veracruz.

A 2017, los 15 principales países consumidores de café en el mundo estuvieron en Europa, siendo los tres más importantes Finlandia, Países Bajos (Holanda) y Suecia, con más de nueve kilos per cápita.

En México las ciudades donde más se consume café son CDMX y Guadalajara.

El Día Mundial del Café, festejo que surgió en 1983, lo dio a conocer la Asociación del Café en Japón, a manera de promocionar los beneficios de esta bebida; a nivel internacional la mayoría de los países lo festeja el 1 de octubre.

En el ranking mundial de las tiendas con mayor número de cafeterías, el primer lugar lo ocupa Starbucks, quien a 2013 contaba con 19,767 y a 2017 tenía ya 27,339. El segundo lugar lo ocupaba Dunkin Donuts con apenas la mitad de Starbucks.

Los cinco principales tipos de café que se consumen en el mundo, ocupando más de la mitad de los que se consumen son: Americano, Capuchino, Expresso, Latte y Capuchino saborizado.

Siempre creí que el café era de origen mexicano, pero estaba muy equivocado.

Hay varias teorías respecto a su origen; pero según la Asociación Nacional del Café estadounidense, la más aceptada es la que asegura que proviene de Etiopía, país ubicado en el centro-oriente de África, en donde mucho tiempo atrás ya existía como una planta silvestre en forma de bayas (fruto carnoso y jugoso) que era consumida por algunas tribus.

Los miembros de esas tribus observaron que sus cabras se comportaban más inquietas y con mucha más energía de lo normal cuando comían dichas bayas, incluso no podían dormir en las noches, por lo que decidieron probarla consumiendo primeramente el fruto entero o triturado a veces, y posteriormente como infusiones de hojas, comprobando sus beneficios. Ellos fueron los primeras en consumir café en toda la historia de la humanidad.

Es larga y pesada la historia del café, no sólo por el tiempo transcurrido desde su descubrimiento, sino también por todos los caminos que ha recorrido lleno de conflictos comerciales, legales y religiosos, entre otros.

Cuando iniciaba su expansión por el mundo islámico, allá en el siglo XV, se debatía sobre si debía ser legal o no su consumo, ya que los efectos de excitación y energía que provocaba en el cuerpo se interpretaba como una intoxicación, aspecto que el Islam tenía prohibido.

En el siglo VII en Europa el café era considerado como una droga y se creía que causaba la muerte. El gobierno de Suecia decidió probar la versión; “seleccionaron a dos presos, uno bebería diariamente una taza de café y el otro una de té. Lo curioso del caso es que, antes murieron los médicos que supervisaban el experimento, y tras muchos años de seguir con sus dosis diarias, el primer preso en morir fue el que tomaba té”.

Pero las prohibiciones del café continuaban; en países como Alemania y Rusia se perseguía a los consumidores con castigos físicos.

Otra de las cosas curiosas de esa época es que muchos creían que se trataba de una bebida satánica, “por lo que el papa Clemente VIII tuvo que intervenir para asegurar que era una infusión apta para cualquier creyente”.

No fue hasta mediados del siglo XIX, que esta rigidez fue disminuyendo.

A principios del siglo XVII ya se comercializaba el café en Europa y Asia.

En ese mismo siglo, llegó a Asia a través de la India, y posteriormente a China y Japón quienes lo comercializaban directamente con Yemen.

A América llegó a mediados del siglo XVII, a través de lo que ahora es Nueva York, aunque su auge inició hasta finales del siglo XVIII.

Sin embargo, gracias a la globalización de los países más desarrollados y a la mejora en el transporte mundial del siglo XX fue que se dio el crecimiento impresionante del consumo del café; fue “cuando el café pasó a ser la infusión más consumida en toda la tierra”.

Respecto al origen del nombre de este producto existen algunas dudas, la mayoría de estudios apuntan que el término procede del árabe Qahwa, cuyo significado es “estimulante”.

Posteriormente, la palabra habría pasado al turco Kahveh, que designaba al fruto de la planta del café, y de ahí habría evolucionado al italiano (“caffè“).

Estimado detallista, llegó a nuestra redacción un artículo que fácilmente puede explicarnos, en forma general, por qué nos suceden las cosas que nos suceden, y no quisimos quedárnoslo sólo para nosotros.

El estudio de las causas

Todo efecto tiene su causa: ¿Qué origina o causa una situación? En el plano negativo podríamos analizar ¿por qué ocurren los accidentes? ¿qué origina los problemas? ¿cuáles son las causas de la pobreza?, etc.

Generalmente encontraremos que son nuestras acciones las que generan los efectos, pero antes de las acciones siempre hay un pensamiento, un plan, un método, sean éstos conscientes o no.

Estudiando las causas

Las acciones humanas siempre tienen sus consecuencias.

La Ley de Causa y Efecto es un principio que funciona perfectamente en todos los planos y trae a la realización todo lo que sembramos, ya sea en pensamientos, en palabras, decisiones o acciones. Esto quiere decir que todo lo que hacemos pone en movimiento una causa y ésta trae una consecuencia, positiva o negativa, que dependerá, directamente de la causa puesta en movimiento. No existe el azar; la buena suerte o la mala suerte, sólo son resultados.

Todo tiene una causa, no hay causa sin efecto, ni efecto que no tenga una causa, tanto en lo físico como en lo mental o en lo espiritual.

Ya conocemos la causa de los accidentes, de las enfermedades, de las acciones de las mentes criminales, de la pobreza, de por qué fallan las cosas.

Examinemos nuestros pensamientos y nuestras acciones y podremos darnos cuenta de las cosas que nos han sucedido, están sucediendo y sucederán en el futuro.

Algunos principios del libro “El Arte de la Guerra” que pueden ser aplicados a las empresas.

1.- Aprender a combatir: En la actualidad la competencia es mayor, más agresiva e inevitable. Sólo permanecerá en el mercado la organización que esté debidamente preparada en todos sus niveles.

2.- Liderazgo: El líder marca el camino con el ejemplo, se involucra y se compromete; con sus clientes internos y externos.

3.- Hacerlo bien: La mayor ventaja competitiva de la organización, se basa en una adecuada planificación. Sin embargo lo que demuestra el éxito o el fracaso son los resultados. “Se avanza cuando hay ventaja; se detiene cuando no la hay”.

4.- Conocimiento de los hechos: Se debe disponer de información confiable y suficiente. Sólo así se tomarán las decisiones oportunas y adecuadas. No se parte de supuestos.

5.- Prepárate para lo inesperado: La competencia siempre está presente, aún no atacando. Obsérvala de cerca. Refuerza las áreas débiles de tu organización.

6.- Aprovecha todas las oportunidades: Una victoria se puede lograr con una acción rápida. La innovación y la velocidad son decisivas. Realiza las cosas sencillas, siempre que puedas.

7.- La unión: Cuando todos los integrantes están unidos para conseguir un propósito, nada los detiene. Las personas se motivan por las expectativas de triunfo; prepáralas, impúlsalas y trátalas bien.

8.- Hazlo mejor cada vez: La mejora continúa e innovadora, puede representar la victoria o la permanencia en el mercado.

9.- La coordinación: La organización y la comunicación entre las personas son dos armas para lograr la victoria. Empléalas cuidadosamente.

10.- No declares tus intenciones: Tu organización será más fuerte si tu competencia sabe menos de lo que deseas lograr. Debes ser sutil en tus estrategias, así tu competencia no será capaz de prevenirse contra ellas.

Desde hace décadas, las mujeres han venido tomando un papel más importante en todos los ámbitos económicos, políticos, sociales, laborales, etc.

Han venido ocupando posiciones que antes eran exclusivas de los hombres.

¿Qué está pasando?

En todas las manifestaciones de la vida, la naturaleza por sí sola, va moviendo las cosas para tomar una posición de equilibrio, sobre todo en las relaciones entre los humanos.

¿Qué despertó el interés de las mujeres en avanzar hacia el equilibrio con los hombres? La necesidad; por un lado la de muchos países por aprovechar las capacidades femeninas y la de igualar los géneros; por otro lado, las necesidades familiares de tener mayores ingresos, y la de las propias mujeres por independizarse y desarrollarse.

No se ha tratado de desplazar a los hombres, tampoco de dominarlos; los movimientos sociales nos están empujando al equilibrio y a la complementariedad.

Aunque hay muchas excepciones, la vida nos da muestras de que la unión de los contrarios proporciona mejores frutos; la sinergia que pueden llegar a hacer los opuestos, da resultados exponenciales: donde uno más uno son tres, cinco 10, etc., y esto no sólo es en la parte biológica, sino en todos los ámbitos.

Los movimientos sociales se muestran con una tendencia feminista; el feminismo está tomando la posición que le corresponde en la vida.

Nos guste o no a los hombres, la parte femenina de la vida está tomando su lugar.

¿Qué podemos hacer los hombres? Lo que los grandes lideres mundiales han hecho: sacar su parte femenina. Esto no quiere decir que tengamos que cambiar de sexo, simplemente permitir la expresión de nuestro lado femenino, como la ternura, la subjetividad, etc.

Las mujeres han demostrado que pueden hacerla de padre y madre a la vez cuando enviudan o cuando se separan, demostrando en esos casos su gran poder.

Para lograr el progreso de una empresa o de un país, lo primero que hay que hacer, al inicio de un nuevo ciclo, es “limpiar la casa”. Esto también lo hacen o deberían hacerlo los directores empresariales al tomar o retomar el mando de una empresa, sobre todo cuando las cosas no andan bien.

Estas actividades o labores se hacen necesarias para asegurar la fortaleza del país del que se trate o cualquier negocio, en el mediano y largo plazo, donde las empresas, de cualquier tamaño, y los habitantes, cualesquiera que sean sus preferencias, edades, ocupaciones, etc., puedan alcanzar los beneficios. Sin embargo, esto trae consigo que en el corto plazo no se puedan esperar buenos resultados. Por lo anterior, el reto para nosotros, en el caso del próximo presidente de México, es no esperar demasiado en por lo menos un año. No esperemos que a partir del 1 de diciembre próximo, ya haya cambiado todo para bien; ya que apenas se están asentado las bases. A manera de ejemplo, los campesinos lo saben bien, antes de sembrar las nuevas semillas tienen que limpiar y remover la tierra del terreno, de lo contrario las malas hierbas que no se eliminen estarían absorbiendo los nutrientes de la tierra. Para enfrentar los nuevos contextos internacionales de competencia, globalización y nuevas tecnologías, primero hay que fortalecerse interiormente; como decía Stephen Covey: primero lo de adentro; después lo de afuera.