En una entrevista que un ángel reportero hizo al Creador del Universo, le preguntó que cuál de todas sus creaciones lo tenía más complacido; “todas” contestó Dios, “pero hay una en la que puse especial atención porque ella es mi conexión con la humanidad, me refiero a la mujer”. 

“A este ser lo creé para perpetuarme en la tierra, para que fuera mis ojos ante todo lo que suceda en el mundo. En ella he puesto toda mi fe para que pueda mejorar el futuro de la humanidad”.

Continuó diciendo Dios, “la mujer es mi obra más completa porque la hice para germinar la vida, florecerla y perfeccionarla. Ella:

• Da la vida y la protege

• Sabe ser madre y padre al mismo tiempo

• Sabe desempeñar bien su papel de esposa, hija, abuela, compañera y amiga

• Sabe comprender y compadecerse de los que sufren

• Piensa en sus hijos y los siente siempre, desde su gestación 

• Tiene fortalezas que maravillan a los hombres, lleva grandes “cargas” pero sabe llenar todo con amor

• Sabe privarse de muchas cosas para que su familia pueda tener lo que necesita

• Llora cuando sus hijos triunfan o sufren. Son capaces de dar la vida por sus seres queridos

• Sabe ser suave, tierna, dócil, y también sabe ser fuerte y voluntariosa

• Puede trabajar hasta 18 horas al día

• Sabe aguantar grandes pesares y lograr grandes hazañas

• Es la principal y muchas veces la única educadora de la familia

• Es movida por la compasión y la misericordia

• Se le convence por el corazón”

El ángel se quedó asombrado, sólo se concretó a preguntar “¿Pues, de que está hecha la mujer?” “Está hecha de lo mejor de mi”, contestó finalmente Dios.

Los lugares “geopáticos”, son espacios con agresiones electromagnéticas ocasionadas por antenas de alto voltaje o celulares, también reciben influencia negativa de variedad de emanaciones energéticas que invaden ese lugar. 

Es un padecimiento del lugar (“geopatía”) que puede ocasionar malestar a las personas sensibles que ahí habiten.

Esto se da también por corrientes o depósitos subterráneos de agua, metales muy radiactivos en el subsuelo, restos de cadáveres humanos enterrados muchos años atrás o quizá hasta fueron terrenos donde hubo panteones.

En los negocios, estas energías se manifiestan como dificultades para el éxito.

Es algo parecido a lo que sucede con algunas plantas o árboles que en ciertos espacios se secan rápido, crecen poco o “no se dan”, o con los perros y los gatos que detectan esas energías y nunca “se echan” en ellos.

Todo es energía, nosotros también, y cada uno de nuestros pensamientos y emociones emiten energía que se transmite a todo el lugar.

Por ello, antes de comprar o rentar una casa, local, oficina, departamento, o adquirir un terreno para construir, es importante informarse de la historia del lugar, inclusive en el RPP.

Averiguar con los vecinos sobre quién habitaba antes ese lugar, si alguien murió ahí o padeció alguna enfermedad grave o problema de escasez.

Vivir en una casa sana, implica limpiar el lugar de esas energías plasmadas en lo que se conoce como la “memoria de las paredes”.

Es importante hacer revisar la casa por algún experto en Radiestesia para detectar corrientes de agua subterránea, vetas de mineral, bandas electro-magnéticas o entidades energéticas que pudieran estar cargando el lugar con alguna energía pesada.

¿Has oído de personas que nunca pueden dormir bien o de plano, duermen muy poco o nada? Quizá tú seas una de ellas; son gente que se enferma muy seguido, que incluso, con el tiempo, se agravan sus enfermedades y llegan a morir.

Los médicos aseguran que quien no duerme, por lo menos cinco horas de noche y sin interrupciones, es propenso a debilitar su sistema inmunológico. 

Como la principal función del sueño es reparar y regenerar el organismo para poder seguir viviendo en condiciones óptimas, al no dormir, pueden fácilmente aparecer algunas enfermedades.

Cuando los problemas digestivos o el estrés no son los que impiden dormir bien, puede haber en el hogar ciertas energías poco comentadas, que impiden dormir bien; son lugares insanos conocidos por los especialistas del tema, como “geopáticos”.

Créelo, hay espacios poco sanos dentro de algunas casas, que llegan a dañar a los que la habitan; generalmente, esto no se da de manera inmediata a cuando llegan a habitarla, por lo que pocas veces se le atribuye al lugar. 

Hay personas que sólo reportan no poder dormir bien, que despiertan cansadas o adoloridas, hay otras que padecen de dolores de cabeza; otras más, reportan padecer trastornos psicológicos desde el momento en el que comenzaron a vivir en algunos lugares de estos.

No les sucede a todas, sólo a aquellas que son más sensibles orgánicamente, y se manifiesta en diferentes grados, dependiendo del género, edad, etc.  

Inclusive se habla de casas que matan; son aquellas que conjugan energías discordantes que se manifiestan como ruidos o corrientes de aire frío, aun con las puertas y ventanas cerradas. 

No sólo son agresiones físicas o verbales, la mayoría de las veces el machismo es silencioso y se expresa con actitudes de discriminación, prepotencia, sometimiento, subvaloración y separación de actividades, o con la idea de posesión y pertenencia, etc.   

Son costumbres que se han heredado desde hace muchas generaciones y que tenemos que eliminar; desde niños se inculca que el hombre no debe llorar, y que la sensibilidad y la cocina son sólo para mujeres; un tipo de educación que separa nuestras funciones y define diferencias en ambos sexos.   

Entonces, el machismo surge en el hogar; hombres que se educaron en un sistema machista y patriarcal, luego salen a la calle, a las instituciones, al trabajo, a la escuela, a practicar lo que aprendieron en la familia.

En las últimas décadas, el machismo se ha agravado, y esto ha sido porque los hombres están perdiendo fuerza y poder como proveedor o único proveedor del hogar. El empoderamiento que han tenido muchas mujeres los ha irritado. 

Las mujeres, al salir a trabajar, conocen otras opciones de vida, otras relaciones, y eso a muchos hombres no les ha caído bien. En la actualidad las mujeres están más conscientes de sus derechos y exigen un trato igualitario en el trabajo, la política, en el hogar, etc.

Las mujeres de esta época, estamos viviendo el cambio de mentalidad y actitud respecto a nuestra relación con los hombres; somos la generación del cambio, y como todo cambio, provoca incomodidades, desequilibrios y hasta dolor y conflictos. De nosotras depende modificar la mente de los hombres y las actitudes de toda la sociedad. 

Como madres, tenemos la responsabilidad de transmitir la igualdad de géneros a nuestros hijos; como hijas, tenemos el derecho de integrarnos a la sociedad en igualdad de circunstancias con los hombres. 

Sí, ¿por qué no?, vamos a hacer el amor todos los días del año, pero no me refiero a esa forma de amor que posiblemente estés pensando.

Aprovechando los festejos del día 14 de este mes, expresemos nuestros mejores sentimientos, no sólo a nuestra pareja, sino a toda nuestra familia, y hagámoslo extensivo a las personas con las que trabajamos y convivimos diariamente, llámense colaboradores, proveedores, etc.

Alguien me dijo una vez que “lo que más hace falta en el mundo es amor”. Esto es muy cierto, de lo que más carecemos es de amor, y no sólo a una pareja, sino a todo, al trabajo, a nuestro negocio, etc.; amor en el sentido más amplio, desde el respeto, la aceptación, comprensión, tolerancia, etc, pero sobre todo amor a uno mismo.Pero ¿cómo podemos manifestar amor sin que tenga que ser con “arrumacos” o con simples palabras?

Fácil, a través de la expresión más simple de amor, la consideración, la comprensión y el respeto.

Con nuestra pareja y familia podemos ser más considerados cada día, más atentos y serviciales, aceptarlos tal como son y tolerar sus fallas y errores. Aunque a veces tengamos problemas, la familia es la razón principal, por la que hacemos cualquier sacrificio necesario para que, sin consentirlos demasiado, estén bien.Con nuestra familia y con el resto de la gente, la expresión más sencilla, madura e inteligente de demostrar amor es a través de la comprensión.

Para comprender a los demás, primeramente debemos ponernos en su lugar y pensar que la mayoría de las veces no ponemos atención en las razones que tienen para hacer algo que nos molesta, ejemplo:• Su situación emocional del momento• Las causas que los orillan u orillaron a actuar de determinada manera• Los problemas personales que los abruman• Que es humano cometer errores• Que probablemente nosotros hubieras actuado igual• Que nadie es perfecto• Que, en el pasado, seguramente nosotros hemos hecho lo mismo• Que si bien tienen defectos también poseen virtudes• Etc.

Muchos pleitos, divorcios, resentimientos y frustraciones, y hasta enfermedades se pueden evitar si nos pusiéramos en el lugar del otro.

Hay que ponerse en la posición del otro para saber lo que siente, para comprenderlo y entenderlo mejor.

Cuando quieras censurar, juzgar o reprimir a alguien, antes de hablar, ponte en su lugar. Y si quieres criticar u opinar de alguien, no lo hagas sin antes pensar lo que tú podrías experimentar estando en su lugar.

En medio de una discusión, cuando sientas necesidad de reclamar o reprochar, antes de hablar o actuar, ponte en su lugar. Se evitaría mucho dolor, propio y de los demás, si antes de cualquier cosa que tengamos que decir o hacer, intentamos ponernos en el lugar de los demás.Otra de las formas simples de expresar amor es por medio del respeto hacia los demás. Con esto me refiero, al valor que debemos dar a todas las personas y cosas que nos rodean. Respetar a los demás es signo de que también nos respetamos a nosotros mismos.

Respetar no significa estar de acuerdo en todos los ámbitos con otra persona, sino que se trata de no discriminar ni ofender a nadie por su forma de vida y sus decisiones, siempre y cuando dichas decisiones no nos causen ningún daño, ni afecten a los demás.

Evitemos las descalificaciones o menosprecios, las criticas, enjuiciamientos, juicios o prejuicios, reproches, etc., permitiendo a los demás que sean o piensen como quieran, respetando sus sentimientos, sus derechos a opinar, a callar, y sobre todo, respetando sus diferencias.

El amor se expresa y manifiesta de diferentes maneras, esto de acuerdo a la persona con la que se relaciona uno; por ello, es diferente el amor que se tiene a los hijos o a nuestros padres, que a una pareja. 

Las expresiones de amor más simples:

• Aceptando sin juicios ni críticas

• Comprendiendo

• Ayudando, Sirviendo, Tolerando 

• Escuchando

• Dando reconocimientos

• Siendo caritativo

• Agradeciendo, Respetando

• Orando por otros

Las expresiones de amor más elevadas:

• Perdonando

• Sacrificándose por otro

• Dando total libertad

• Dando sin esperar nada

• Dando la vida por alguien

Como verás, el amor es tan extenso o tan sencillo como tú lo quieras ver y manifestar. Amar a un hijo, a nuestros padres o a la pareja es muy fácil, pero amar al resto de nuestros semejantes muy pocos lo hacen. Cristo habló principalmente del amor al prójimo que es el más difícil. Él nos dio los ejemplos más grandes de amor: nos enseñó, curó, consoló; revivió a muchos, perdonó a sus enemigos y dio su vida por todos.  

Muchos creen amar a determinada persona porque la necesitan, porque no pueden vivir sin ella; confunden amor con necesidad. 

Otros creen que la etapa del enamoramiento, que la mayoría de las veces es temporal, es el único tipo de amor que existe, o piensan que tener sexo, es hacer el amor. A muchos otros les da miedo amar por temor a la decepción, pero el verdadero amor implica libertad total, tal como Dios nos ama.

La expresión de amor terrenal más inteligente es: “amar sin dejar de amarse a uno mismo”.   

Todos recordamos una vez en la que no nos trataron bien en algún negocio o recibimos un mal servicio, pero es menos común que escuches a alguien hablando del buen servicio que recibió. ¿Qué crees? Esas personas seguramente regresan al lugar que tan buena experiencia les dejó.

Por eso que queremos darte cinco sencillas recomendaciones que pueden poner tu negocio directo en la memoria de tus clientes y aumentar así las posibilidades de que regresen contigo:

Preséntate ante tus clientes: Empezar una conversación con tu nombre le dará a tus clientes la impresión de que confías en tu servicio y sabrán que tienen a quién acudir en cualquier momento.

Humaniza tu servicio: Aunque tus clientes sean tu fuente de ingresos, son más que números. Salúdalos, interésate por ellos y sé atento a sus necesidades.

Sé tan flexible como puedas: Si puedes ofrecer alguna solución que se adecúe a las necesidades de tu cliente, hazlo y verás cómo las posibilidades de que regrese, o compre más, aumentan. Si no puedes, ofrece alternativas.

Resuelve sus dudas: Muchas veces tus clientes estarán a un par de respuestas correctas de hacer una compra, así que debes estar preparado para responder.

Dales diferentes opciones de pago: Prácticamente todos hemos dejado un negocio sin comprar porque no teníamos el efectivo suficiente en ese momento. Puedes evitarlo con Clip, la terminal portátil que te permite aceptar todas las tarjetas de crédito y débito, meses sin intereses y hasta recargas.

Para la mayoría de la gente, la depresión navideña suele ser transitoria, puede permanecer durante el periodo de festejos, pero nos recuperamos rápido.

No obstante, si después de Navidad y Año Nuevo, sentimos u observamos en otros, un comportamiento depresivo como agotamiento o desinterés general, entre otros aspectos, sería prudente acudir a un especialista para que evalúe la situación, ya que puede afectar y modificar nuestra vida cotidiana.

“La depresión no es un estado de ánimo, es una enfermedad. Un estudio realizado por el “Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente” en 2010, dice que en México el 10% de la población -casi 11 millones de personas- padecen depresión en un periodo de 12 meses”.

Pese a que diciembre es un mes de espiritualidad, paz y celebraciones, en algunas personas se pueden disparar sus problemas emocionales. En estas fechas, “la depresión y los suicidios alcanzan cifras considerablemente altas”.

“No reconocer la depresión y permitir que progrese hasta una situación biológica desastrosa, nos lleva a una percepción errónea de la vida, a pensar que nadie nos estima, que no hay futuro, que no valemos nada”. 

¿Cómo evitar la depresión navideña, y la de cualquier época? Sólo es suficiente empezar a ver las cosas desde otro punto de vista, tener una perspectiva diferente de la situación. Fijarnos más en lo que tenemos y no en lo que nos falta.

Si tú o alguien que conozcas pudiera estar en esta situación, los especialistas recomiendan expresar lo que estamos sintiendo, tener una buena alimentación, hacer ejercicio, distraernos con algún deporte, hablar y hablar de cómo nos sentimos.

Este mes de diciembre es muy peligroso, no sólo por la inseguridad, los borrachazos, etc., sino también porque mucha gente sufre y se llega a deprimir.

Está claro que este mes es de contrastes, los festejos, reuniones, fiestas, regalos, la espiritualidad y el amor, etc., hacen feliz a mucha gente, mientras que a muchos otros les causa tristeza, nostalgia, sufrimientos, soledad, etc.

Para muchos de los que se la pasarán felices este diciembre, sus problemas, penas y dolores vendrán en enero, cuando les lleguen los estados de cuenta con los cobros por todo lo que se gastaron en las festividades.

Pero a aquellos que están solos, que no tienen dinero o que no tienen el suficiente para festejar ni para regalos, que sus familiares están lejos o ya no están, etc., los puede invadir la tristeza y podrían deprimirse, con todos los riesgos que esto implica.

Las estadísticas, muestran que en esta época aumentan los casos de depresión, esto puede suceder por el frío, porque los días son más cortos o porque hay menos luz durante el día. También sucede porque en el año que está por terminar no se cumplieron las expectativas o por insatisfacción social o laboral, etc., o porque, definitivamente no se sabe disfrutar de lo que se tiene.

El cierre del ciclo anual es donde muchos hacen un balance de sus logros y fracasos durante el año y esto también provoca nostalgia y tristeza. 

Sentirse tristes, reflexivos o nostálgicos en esta temporada es, hasta cierto punto normal, pero, cuidado, si la tristeza persiste, puede convertirse en depresión y afectar el funcionamiento laboral, familiar o social. 

De este personaje se pueden decir muchas cosas malas y buenas, según la corriente de pensamiento de quien hable o escriba de él.

Si lo ponemos en el contexto que vivió, la historia oficial y no oficial nos pueden enseñar más de lo que sabemos de él. ¿Cuáles fueron sus circunstancias, sus capacidades, y cómo se enfrentó a sus adversidades?

Pero hacer eso llevaría mucho tiempo y espacio, por lo que me limito a lo siguiente:

Lo malo:

• Se creía insustituible

• Fue autoritario y su voluntad estaba por encima de la ley; todo un dictador

• Domesticó y sometió a los poderes federales

• Como militar, imponía la mano dura contra sus opositores 

• En su período, hubo contrastes extremos entre ricos y pobres 

• Se ocultaba la miseria y la desgracia de la gran mayoría de la población  

• Aumentaron los latifundios a costa de las tierras de los pueblos

• Los salarios que se pagaban era miserables y las condiciones de trabajo inhumanas 

• Reprimió las huelgas de Cananea y Río Blanco

Lo bueno de su período

• En general, hubo orden, paz y progreso

• Construyó la red de ferrocarriles, la misma que aún tiene México, con lo que pudo comunicar a las regiones más aisladas del país. 

• Concilió las rencillas partidistas y las batallas 

• Se favoreció la inversión extranjera y se reactivo la minería y la industria 

• Negoció la suspensión de la deuda externa con Estados Unidos, Francia e Inglaterra 

• Construyó el Palacio de Bellas Artes, el Palacio de Correos, la Rotonda de los Hombres Ilustres 

• Decretó la creación de lo que ahora es la UNAM

• Se abrieron los primeros bancos del país: el actual Banamex y el Banco de Londres y México