No es casualidad que se haya puesto en ese lugar la Central de Abastos de la Ciudad de México, CEDA; ya desde la época de los Aztecas, era un punto donde se intercambiaban una gran diversidad de productos provenientes de muchos rincones de lo que ahora es centro, sur y oriente de México.

Fue a finales de 1970 en que se planeó construir esta monumental obra para sustituir, como principal centro de abastos, al mercado de La Merced, que a esas fechas ya no respondía eficientemente a las necesidades de comerciantes y consumidores del Área Metropolitana de la CDMX.

Las obras se iniciaron en marzo de 1981, y el 22 de noviembre del siguiente año quedó inaugurada. ¡Así de rápido!

El resultado fue una impresionante obra que por su tamaño, y funcionalidad, se convirtió en el mercado más grande e importante del mundo, y que el pasado mes de noviembre cumplió ya 35 años. ¡Muy joven todavía!

Su ubicación responde a una estrategia geográfica, que facilita la entrada y salida de productos de los diversos estados que la rodean y de cualquier parte de la ciudad de México.

Fue diseñada por el Arq. Abraham Zabludovsky, mundialmente famoso en esa época y creador de muchas obras importantes en el país, entre las cuales está el conjunto habitacional Torres de Mixcoac en 1967.

La CEDA alcanza tiene una extensión de 327 hectáreas, algo así como 458 canchas de futbol como la del Estadio Azteca.

Cuenta con más de 3 mil 700 bodegas y locales comerciales, localizados en sus ocho sectores en los que se divide la CEDA.

En ella “trabajan más de 90 mil personas, y como carretilleros se han registrado a 10 mil”.

Cuando la mayoría de nosotros nos vamos a dormir, en ella se inician las labores. Abre a las 10 de la noche, cuando empiezan a entrar los camiones con los productos.

A las tres de la mañana empieza la “subasta” de los productos que llegan; ahí se realiza la compra-venta entre productores y mayoristas; como en la “Bolsa de Valores” ésta se basa en la oferta y la demanda: “si hay desabasto sube el precio, pero si hay sobreproducción, baja”. Más tarde empiezan a llegar todos aquellos que compran para vender a detalle o procesan alimentos.

A las seis de la tarde cierra para los compradores detallistas. De esta hora a las 10 que vuelven a abrir se realizan las labores de limpieza.

La Central de Abastos de la Ciudad de México es prácticamente la alacena de los más de 22 millones de habitantes del Valle de México. A ella acuden diariamente compradores detallistas y medio mayoristas, así como propietarios de tiendas de abarrotes, restaurantes, mercados, entre muchos otros.

Aquí se puede encontrar prácticamente cualquier producto de uso doméstico en sus cientos de locales y bodegas, divididas en mayoristas y minoristas.

A diferencia de los centros comerciales llamados Super, aquí se encuentran totalmente frescos los productos agrícolas, carnes, etc., pues diariamente entran cientos de camiones y tráileres cargados con ellos.

Es prácticamente una ciudad dentro de otra, pues ofrece todos los servicios: bancos, cuerpo de bomberos, oficinas administrativas, radio local, etc., hasta un helipuerto y una planta compactadora de residuos que procesa más de 800 toneladas de basura al día; todo esto además de la gran cantidad de productos que se comercializan y los más de 500 mil visitantes que tiene diariamente.

Lo último de la CEDA es que, con el fin de dar un mejor servicio a muchos de sus clientes, próximamente surtirán pedidos a través de internet.

Mis respetos para los creadores y administradores de la Central de Abastos.

A veces, sin darte cuenta, te enfrentas a competidores que buscan hacerte invisible. Algunos tendrán relación con tus clientes, quizá les envíen mensajes navideños; habrá quien les haga regalos. ¿Deberías hacer lo mismo? Definitivamente no.

Lo primero que hay que saber en publicidad, es que tus clientes no andan buscando amigos. No piensan en su carnicero para la piñata de sus hijos, ni consideran al que arregla la compu para ver películas tiernas el domingo. La cercanía en la relación con los clientes es una estrategia de recordabilidad; ni es la única, ni la más efectiva.

¿Cuál sería más efectiva, entonces? Ser recordado por una cualidad, y sólo por una. A eso le llamamos: Promesa Única de Venta.

Lo normal sería que tu changarro tenga una cualidad que nadie más tiene. El propósito de año nuevo sería que dedicaras un tiempecito a identificarla. Quizá tu tienda sea la más limpia; la mejor iluminada; la de mejor horario; la de mejor atención; la que entrega a domicilio o la de la báscula mejor calibrada.

Y esa cualidad, que debe ser real y verificable, es lo que vas a comunicar a tus clientes para distinguirte de tus competidores. Escríbela en el rótulo, como eslogan o úsala en la atención:

—Se está llevando «la leche más fresca de la ciudad», porque nadie cuida sus refrigeradores como nosotros.

Una vez inoculado el mensaje, el cliente pensará: «De veras, qué leche tan fresca»; y se encargará de propagarlo. Pero sobre todo, hará la ecuación en su cabeza:

¿Qué vale más, el calendario que me dieron o la frescura de la leche?

Este pequeño juicio que hace el cliente, determinará sus futuros hábitos de compra. Dudo que te invite a partir la Rosca con su familia, pero la leche para el chocolate será de tu tienda.

Hasta este año se han otorgado poco más de 890 premios Nobel, considerando que muchos han sido entregados a dos y hasta tres personas por premio.

Originalmente, Nobel estableció premios para cinco áreas: Física, Química, Medicina, Literatura, Paz, y aunque nunca consideró un Premio de Economía, en 1968, la Fundación decidió, en memoria de Alfred Nobel, instituirlo también.

Nobel tampoco habló de un Premio de Matemáticas; sin embargo, se ha otorgado a varios matemáticos como reconocimiento en otras áreas; es el caso de John Forbes Nash, que fue galardonado con el Nobel de Economía en 1994, cuya vida personal se elevó al cine con el nombre de “Mente brillante”.

44 mujeres han sido galardonadas con el Premio Nobel, la primera de ellas fue Marie Curie en 1903 en Física.

Seis galardonados han recibido dos premios por trabajos diferentes, entre ellas la misma Marie Curie, quien en 1911 recibió el Nobel en Química.

En 1938 y 1939, el gobierno alemán obligó a tres galardonados de ese país a rechazar los reconocimientos, aunque cada uno de ellos pudo posteriormente recibir el diploma y la medalla.

Debido a la Segunda Guerra mundial, los premios de 1940 a 1942 no se entregaron.

En varias ocasiones ha habido reconocimientos póstumos, mismos que se han otorgado como excepción y sólo porque los premiados fallecieron en el lapso del reconocimiento de sus trabajo y la entrega del premio.

La fortuna con la que se cuenta para los Premios, se basa no sólo en los intereses que ha generado la herencia de Nobel, sino que la fundación recibe dinero principalmente de las empresas que dejó Nobel y que siguen generando recursos.

Un hombre, que en vida contribuyó directamente a matar gente, pero fallecido, en el afán de exculpar sus injusticias, contribuye al progreso de la humanidad.

Todos sabemos de él por los Premios Nobel, pero ¿quién fue realmente?

Era hijo de papi; es decir, su padre tenía negocios prósperos, pero tuvo sus propios intereses y escogió su propio camino.

Ese fue precisamente Alfred Nobel quien vivió entre 1833 y 1896. De origen sueco, su especialidad fue la química y la ingeniería; inventor y fabricante de armas; famoso principalmente por haber inventado y vendido a gran escala la dinamita.

Con sus empresas se dedicó a la producción de hierro y acero, a la fabricación a gran escala de cañones y otros armamentos.

En su afán por fabricar explosivos, hizo experimentos con la nitroglicerina, que había sido inventada por el italiano, Ascanio Sobrero en 1850.

Para 1863, de apenas 30 años consiguió controlar mediante un detonador las explosiones de la nitroglicerina, lo que le permitió reducir los riesgos de accidentes. Dos años después, en 1865 logró perfeccionar el sistema con un detonador de mercurio, y para 1867 consiguió la dinamita

Durante su vida registró 355 patentes y en la actualidad sobreviven aún varias de sus compañías.

Amasó grandes fortunas por lo que en su testamento firmado un año antes de su fallecimiento instituye un fondo, el cual dejó como herencia “para premiar a los médicos, físicos, químicos, escritores y pacifistas más sobresalientes del mundo”.

Nobel dejó al morir “un legado explosivo”, ya que su familia se indignó cuando se enteró que prácticamente su herencia la dejó casi en su totalidad a crear la fundación para los Premios Nobel, dejándoles a ellos menos del 1%.

Un gran ejemplo de que los mexicanos sabemos cambiar, aunque para el tema al que me refiero aquí, fue para mal.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas, Geografía e Informatica (INEGI), en sus informes publicados en 2006 y 2017, se observa cuáles han sido las causas de fallecimiento entre los mexicanos y cómo han evolucionado éstas.

Te diría que no es para asustarse, pero no, a mi me da algo de miedo. Sin embargo, la única intensión de publicar esto es para que nos cuidemos.

En la década de los 40 y 50 del siglo pasado, la gente moría, principalmente, a causa de enfermedades transmisibles, como parásitos e infecciones en el aparato digestivo o respiratorio.

Estos padecimientos se controlaron y en algunos casos se erradicaron, gracias al incremento en el número de hospitales, los avances médicos, así como las campañas de vacunación y educación para prevenir enfermedades.

Ya para el período de 1960 al 2000 el número de muertes por enfermedades transmisibles disminuyó, pero aumentaron las ocasionadas por accidentes y las derivadas de la violencia o el cáncer. A partir del 2005, la diabetes mellitus, pasó a primer lugar entre las causas, seguida de las enfermedades del corazón.

Para 2017 la gente en México sigue muriendo por las mismas causas que hace 13 años, pero ahora el porcentaje ha aumentado. Según el INEGI, el 41% de los fallecimientos a esta fecha fueron por diabetes mellitus, infartos y tumores malignos.

En el caso de la diabetes mellitus, ésta se ha convertido, prácticamente, según las autoridades de salud, en una epidemia.

“Es el principal enemigo del Sistema Nacional de Salud Mexicano”.

¿Qué ha pasado, acaso los programas de salud no han funcionado? ¡”Sabe”!

El impacto tan grande que vivieron directamente nuestros hermanos damnificados por los sismos del 7 y 19 de septiembre pasado, a muchos los dejaron, y no es para menos, en una especie de suspensión mental por el shock sufrido, mientras que otros siguen padeciendo el estrés postraumático de lo que vivieron.

Esto les impide reponerse, con la rapidez necesaria, a las pérdidas familiares y económicas que padecieron y poder continuar con sus vidas normales.

Está demostrado que los mexicanos somos capaces de superar los eventos o traumas por muy difíciles que sean y en eso ponemos nuestras esperanzas para la recuperación.

Cierto es que nada podrá reparar la pérdida de sus seres queridos, además de que tardarán un buen rato en volver a levantar sus inmuebles.

Sin embargo, no es conveniente tomar una actitud de víctimas o derrotados. Es necesario aprovechar esa capacidad de guerreros que todos tenemos para reponerse rápido, al menos psicológicamente.

Hay que tomar en cuenta que la forma en que respondamos a las adversidades, dependerá únicamente de las decisiones que se tomen a nivel personal.

La decisión de afrontar con valentía estos contextos de inestabilidad, simplemente liberará el potencial y el talento que ya poseemos para encontrar las opciones y oportunidades que se presentan con cada crisis.

Con los comerciantes y empresarios sucede lo mismo; las crisis empresariales o los desequilibrios económicos y competitivos que se dan en su medio, pueden ser afrontados solamente a través de las decisiones y actitudes que se tomen.

La capacidad de las empresas para sobreponerse a las circunstancias difíciles es consecuencia directa de las capacidades de su dueño o director.

 

1.- Ayuda a bajar la presión arterial, pues tiene mucho más potasio que el plátano

2.- Su alto contenido en grasas buenas disminuye los niveles de colesterol malo

3.- Su gran cantidad de fibra ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre

4.- Sus altos niveles de antioxidantes, nos mantiene sanos y con una buena visión

5.- Contiene todas las vitaminas, incluyendo el “Complejo B” y Ácido Fólico, así como algunos minerales

6.- Es muy bueno para los diabéticos pues no contiene fructuosa

7.- Su altísimo contenido de antioxidantes retrasa el envejecimiento

8.- Ayuda a bajar de peso, reduciendo el índice de masa corporal y grasa abdominal

9.- Muy digerible, gracias a que sus enzimas facilitan la digestión de las grasas

10.- Es ideal para deportistas de alto rendimiento

11.- Su mejoramiento en el flujo sanguíneo, optimiza el funcionamiento cerebral

12.- Ablandada y sin la capa delgada que la protege, su semilla mejora la potencia viril

Es originario de Mesoamérica; es decir, desde el centro de México hasta Centroamérica.

Su nombre proviene del náhuatl “ahuacatl”, que significa “testículos del árbol”.

Su nombre científico es “Persea Americana”; en México lo llamamos, simplemente, aguacate.

Tradicionalmente lo pedíamos como vegetal, pero en realidad es una fruta, conocida como “la crema de las frutas”.

México es líder en su cultivo y exportación a nivel mundial, con un millón 644 mil toneladas. Es el producto agropecuario de mayor crecimiento en el país.

Michoacán concentra 84% de la producción.

Existen más de 400 variedades en el mundo, y varían por el tamaño, la forma, el peso, el tono y que algunos vienen muy fibrosos.

En México producimos las tres variedades más apreciadas: Hass, Criollo y Fuerte.

Exportamos a 34 países, siendo el principal Estados Unidos, a quienes vendemos 3/4 partes de nuestro producto.

 

Hay más de 60 naciones productoras de aguacate.

México abastece casi una tercera parte del consumo mundial de este fruto.

Los científicos ya han descartado que sus grasas sean perjudiciales para la salud, al contrario.

Esta fruta no contiene fructuosa, y sí mucha fibra.

Se consume por su sabor, por su fácil digestión, para la nutrición, para mejorar la salud, para bajar de peso, como cosmético para el mejoramiento del cutis, darle brillo al cabello y eliminar la caspa, como aceite para guisar los alimentos, entre otros.

No obstante lo maravilloso que es el aguacate, las personas con insuficiencia renal, los alérgicos al látex y aquellos que lleven a cabo dietas bajas en grasas, deben ser muy precavidos al consumir esta fruta.

A algunos de nuestros hermanos damnificados por los acontecimientos del 7 y 19 de septiembre pasado, les está costando trabajo superar sus  pérdidas. Cierto, es difícil, y algunos necesitamos “un empujocito”. Sin embargo, ahora son momentos de buscar y pensar en la manera de salir adelante.

Se trata solamente de la forma en que respondemos a lo acontecido, de actuar como resilientes; es decir, de aprovechar la capacidad que todos tenemos para recuperarnos, más tarde o más temprano, y proyectarnos hacia el futuro.

Ser resiliente es sólo cuestión de actitud, de que a pesar de esas grandes adversidades se logre salir adelante e inclusive desarrollar un mejor futuro.

Pudieron perder todo, pero no su poder de decidir qué actitud tomar ante dichos sucesos.

1.- Si es necesario, por un momento sólo desahógate, grita, llora. Es sano.

2.- Trata de aceptar la realidad, ésta ya cambió, y nada se puede hacer por revertirla.

3.- Comparte tus sentimientos, busca ayuda, únete a algún grupo con los mismos problemas.

4.- Trata de comprender que todos estamos expuestos a circunstancias difíciles.

5.- Trata de reconocer que esto fue una gran lección no sólo para los mexicanos, sino para muchas naciones.

6.- No busques culpables, eso puede crear resentimientos dañinos.

 

7.- Estás ante un nuevo reto, reconócelo y acéptalo.

8.- Busca información.

9.- Haz un listado de algunas de las soluciones posibles.

10.- “Saca la Casta”. Apóyate en tu autoestima; ésta juega un papel muy importante al afrontar acontecimientos difíciles.

11.- Comprende que los obstáculos son transitorios.

12.- Practica la oración; refúgiate en tu religión.

Aceptar nuestra identidad como mestizos nos debería hacer sentir orgullosos ¿Por qué? Por la gran riqueza que como legado nos dejaron tanto los españoles como las culturas indígenas de aquella época.

Surgimos de la mezcla de ambas, para formar una nueva raza. Somos producto de la conjunción y armonización de dos culturas de pensamiento e ideas opuestas.

No somos indígenas claro está, y tampoco somos españoles, pero no olvidemos que dentro de la mayoría de los mexicanos llevamos una carga genética del “indígena-prehispánico”, y ahí está nuestra grandeza.

Como mestizos hemos demostrado gran capacidad para adaptarnos a las circunstancias, y sobre todo hemos demostrado también, nuestra grandeza para perdonar.

Aprendimos de los españoles sí, pero “conservamos muchas de nuestras costumbres y tradiciones, y en muchos casos las mezclamos para darle un sentido todavía mayor”.

Deberíamos rescatar y retomar el valor del mestizaje, el encuentro de dos mundos que dieron fruto al mexicano y a lo que es México hoy.

“Tendríamos que estar orgullosos de ser mestizos, de tener todavía un bagaje cultural que no se tiene en otras naciones ni en otras latitudes. El encuentro entre dos mundos, totalmente divergentes, creó una realidad maravillosa, que es la que vivimos el día de hoy … no existiríamos con nuestras características físicas, culturales, idioma, comida, vestido, pensamiento, cosmovisión”, si no fuera por el mestizaje.

Veámoslo así, los españoles, conquistadores de nuestros ancestros locales, en realidad no fueron tan malos como los colonizadores que llegaron a lo que hoy es Argentina y Uruguay, allá su intención primaria era eliminar a todas las culturas locales; en Uruguay de plano las desaparecieron. En lo que es ahora México pudimos convivir y aprendimos unos de otros.

¡Feliz día de la raza!