En el momento en que el avión golpeó con el asfalto, empezó a incendiarse y a golpear con la panza a más de 26 vehículos, aplastado a unos e incendiando a la mayoría, afectando trágicamente a sus ocupantes.

Finalmente, el avión se partió en dos; la cola del mismo pegó contra muchas viviendas ubicadas a un lado de la carretera, dejando una estela de fuego y muerte a su paso. El resto fue a parar precisamente al restaurante “Tras Lomita” donde terminó explotando.

Se trató de un Boeing 377 de la línea aérea de Carga Belice Air, con casi 40 años de servicio; un antiguo bombardero de la II Guerra Mundial acondicionado para carga civil.

Llevaba ocho personas y 18 caballos de salto a bordo. Provocó la muerte a 58 personas y dejó heridas a otras 62.

Veinte personas que aun estaban comiendo en el restaurante murieron cuando repentinamente la parte delantera del avión, envuelta en llamas, entró en el salón.

Increíblemente, “tres de los miembros de la tripulación, incluido el piloto de 49 años, y el copiloto de 61, ambos norteamericanos, y dos de los cuatro miembros del equipo a cargo de los caballos, lograron salvar la vida. Sólo dos de los caballos sobrevivieron, pero la policía remató a uno de ellos, ya que había quedado muy malherido tras el accidente”.

La causa, se dice, fue el exceso de peso, pero oficialmente fue una falla en uno de los motores por un corto circuito, lo que le impidió alcanzar la potencia necesaria para elevarse.

Los pilotos habían sido detenidos, pero el reporte oficial los liberó de cualquier responsabilidad y salieron libres al poco tiempo.

Fue un jueves por la tarde, precisamente el 30 de Julio de 1987, a eso de las 17 hrs., cuando sobre la carretera México- Toluca, allá en la zona de Palo Alto, un aeroplano de carga cayó sobre varios vehículos y fue a terminar en el restaurante “Tras Lomita”, conocido también como “La Cocina de El Tras”.

El avión recién había salido del aeropuerto “Benito Juárez” de la Ciudad de México con rumbo a Miami, Florida; pocos minutos después del despegue el piloto notó que había problemas para elevarse y se dio cuenta que no podía correr el riesgo de regresar al aeropuerto, pues podría caer en alguna colonia antes de llegar a la pista. Estaba volando por la ciudad a baja altura; como pudo esquivó dos edificios contra los cuales estuvo a punto de estrellarse, uno de ellos fue el edificio de la desaparecida Mexicana de Aviación de la calle Xola, Col. del Valle, y el otro el que es ahora el World Trade Center.

Buscando un lugar donde pudiera aterrizar llegó casi a la colindancia de la Delegación Cuajimalpa con el Estado de México, decidido a hacerlo sobre la autopista.

Y así fue, pero su intento fracasó; antes de golpear contra el asfalto de la vía, una de sus alas golpeó con una torre de alta tensión, luego, increíblemente pasó por debajo de un puente peatonal que atravesaba la carretera. Después, el avión golpeó contra el asfalto de la vía, la cual, por la hora, estaba atestada de vehículos ya que muchos residentes de Toluca regresaban a casa después de sus labores en la Ciudad de México.

Los niños significan la expresión máxima de la naturaleza, la forma en que Dios da continuidad al ciclo de la vida.

Niña o niño, lo que sea que nos haya tocado, son también un regalo de la vida, y de Dios mismo, que hemos recibido como merecimiento.

Los niños, nos dan a los padres la oportunidad de sentirnos importantes, completos y hasta poderosos. Estos sentimientos nos hacen más maduros, responsables y nos ofrecen la oportunidad de practicar nuestro liderazgo.

Muchos dicen que nuestros hijos no son de nosotros sino de la vida misma, pero los sentimos de nuestra propiedad porque llevan nuestra sangre y nuestros genes.

Cada día, conforme van creciendo, se van pareciendo más a nosotros. Sin darnos cuenta somos o hemos sido modelo para ellos, aprenden nuestro modo de ver las cosas, de actuar, del tono con que hablamos, nuestro vocabulario, etc.; son una parte de nosotros, una extensión y un complemento.

Las épocas que estamos viviendo se hace más difícil para los niños, ello implica la gran responsabilidad para los padres por guiarlos, estar cerca de ellos, jugar y platicar mucho con ellos.

La vida nos exige que con el instinto y el amor podamos protegerlos, alimentarlos, educarlos y guiarlos., dándoles ejemplos de lo que está bien y lo que está mal.

En esta tarea, el proceso educativo dentro del entorno familiar, requiere de dos aspectos importantísimos: la disciplina y el amor, “Amor con Disciplina”, siempre juntos, cada uno en su debida proporción.

No puede haber disciplina sin amor, ni amor sin disciplina, siempre aplicando la combinación adecuada a la edad, a la importancia de las tareas a enseñar y a las situaciones que se presenten.

Todos los niños y niñas deben vivir con la dosis adecuada de cada uno de estos elementos. Disciplina y amor o amor y disciplina, son dos herramientas que están al alcance de todos los padres para desarrollar equilibradamente a los niños.

Un niño demasiado consentido desconocerá los límites de sus acciones cuando se convierta en adulto; puede volverse caprichoso, se topará con muchas cosas en su adultez y podría sentirse desubicado en el mundo social, laboral y familiar.

Por otro lado, un niño educado muy estrictamente y con demasiadas prohibiciones y regaños, muy probablemente se volverá un rebelde, tímido y con poco éxito profesional.

Tengamos cuidado con esto, el mundo que les tocará a nuestros niños será mucho más competido que el que nos tocó a nosotros los padres; vivirán con tecnologías mucho más avanzadas de las que hemos conocido. Los entornos tendrán muchos cambios, por lo que debemos enseñarles la necesidad de ser flexibles y enseñarles, también, a ver las situaciones objetivamente para evitarles sufrimientos. Siempre haciendo y diciendo lo que a los niños les conviene ver, sentir y escuchar.

Los niños de los siete años en adelante representan el máximo reto para los padres, pues a partir de esta edad se vuelven más rebeldes, exigiendo “sus derechos”, por lo que es necesario un alto nivel de comprensión y tolerancia de nuestra parte.

Si puedes, haz extensivo, a otros niños, ese amor que sientes por tus hijos, porque sólo quien tiene o ha tenido niños entiende muy bien el desamparo en que viven millones de niños en el mundo.

Feliz día del niño

Este mensaje está dirigido a los padres.

Los niños significan la expresión máxima de la naturaleza, la forma en que Dios da continuidad al ciclo de la vida. 

Niña o niño, lo que sea que nos haya tocado, son un regalo de la vida, de Dios mismo, regalos que hemos recibido como merecimiento y como responsabilidad. 

Las niñas y los niños, nos dan a los padres la oportunidad de sentirnos importantes, completos y hasta poderosos. Estos sentimientos nos hacen más maduros, responsables y nos ofrecen la oportunidad de practicar nuestro liderazgo.

Muchos dicen que nuestros hijos no son de nosotros sino de la vida misma, pero los sentimos de nuestra propiedad porque llevan nuestra sangre y nuestros genes. 

Cada  día, conforme van creciendo, se van pareciendo más a nosotros. Sin darnos cuenta, para bien o para mal, somos o hemos sido modelo para ellos, aprenden nuestro modo de ver las cosas, de actuar, del tono con que hablamos, nuestro vocabulario, etc.; son una parte de nosotros, una extensión y un complemento.

La época que estamos viviendo se hace más difícil para los niños, ello implica la gran responsabilidad para los padres por guiarlos, estar cerca de ellos, jugar y platicar mucho con ellos. 

La vida nos exige, que con el instinto y el amor podamos protegerlos, alimentarlos, educarlos y guiarlos, dándoles ejemplos de lo que está bien y de lo que está mal. 

En esta tarea, el proceso educativo dentro del entorno familiar, requiere de dos aspectos importantísimos: la disciplina y el amor; “Amor con Disciplina”, siempre juntos, cada uno en su debida proporción.

 

Algunos nos critican cuando nos comportamos como niños, para ellos significa inmadurez y creen que no pueden tratar asuntos serios con nosotros; nada más lejos de la realidad.

Portarse como niños o niñas no es malo, sólo hay que hacerlo en el lugar, en el momento y con las personas adecuadas.

Portarse como adulto tampoco está mal, sólo que para estar en equilibrio mental es necesario divertirse, y eso sólo lo puede hacer nuestro niño interno. 

Nos lo han dicho muchas veces, todos llevamos un niño interno. Esto es muy cierto, aunque lo neguemos o aunque no lo reconozcamos, su presencia energética está en cada uno de nosotros, y aún cuando no nos demos cuenta, su presencia es permanente, está con nosotros donde estemos y nos acompaña a donde vayamos.

No podemos reprimirlo porque, como todo ser, si no lo dejamos expresarse, se puede manifestar en cualquier momento y en cualquier lugar, haciéndonos quedar mal.

Nuestro niño interno nos puede mejorar la parte adulta, y al revés nuestra parte adulta puede sanar cualquier daño psicológico que tenga.

Inconscientemente, algunas personas dan su lugar y su momento a la expresión de su parte infantil.

Las mujeres expresamos mejor nuestra niña interna. Sabemos llorar más fácilmente que los hombres. Hablamos y hablamos, nos expresamos más, criticamos, gritamos o nos carcajeamos. 

Los hombres, por su parte, satisfacen su niño interno a través de los deportes, viéndolo o jugándolo, o mediante los autos, la colección de algún juguete o la compra de uno que se parezca a los que tenía cuando era niño, etc. 

¿Y tú cómo expresas tu niño interno?

 

Pero el surgimiento ceremonial del pasaje doloroso de Cristo en Iztapalapa tiene mucho más fondo; coincide con que, precisamente en ese lugar, específicamente en el Cerro de la Estrella, fue donde los sacerdotes “mexicas” realizaban su ceremonia del “Fuego Nuevo”. 

Para los “mexicas”, los siglos eran de 52 años, y dicha ceremonia la llevaban a cabo el primer día que iniciaba un siglo nuevo, esto como agradecimiento a los dioses porque la vida continuaba, al menos por un siglo más.

Dicen los historiadores que, ya desde entonces, cada final de siglo existía en el pueblo mexica, el miedo, de que el mundo se acabaría. 

“Esperando que ya no amaneciera, la última noche la pasaban en vela, y cuando aparecía la luz del día y se daban cuenta de que no había ocurrido ninguna desgracia, esa era la señal de que los dioses les habían permitido vivir un siglo más”.

Actualmente, la representación de la crucifixión de Cristo, es una de las tradiciones más importantes del país; en Iztapalapa, se realizó este año la 175 muestra de ese acontecimiento religioso, considerado actualmente, como un Patrimonio Cultural intangible de la CDMX.

En este evento participaron más de 2 mil actores, quienes siempre lo hacen con fervor, y donde los protagonistas se preparan desde mucho tiempo atrás.

Al evento que dura una semana acuden más de dos millones de turistas, tanto nacionales como extranjeros.

Pero Iztapalapa es mucho más todavía, es una combinación de religiosidad, diversión, trabajo duro y violencia; de gente luchona, de mujeres empoderadas; de gente con mucha capacidad para superar y soportar situaciones difíciles, pues buena parte de ella carece de agua, vive en zonas de riesgo geológico,  y que a pesar de todo lo que les pueda suceder, sienten orgullo de haber nacido ahí. 

 

Ningún “chilango”, principalmente los que viven en Iztapalapa, debe olvidar la importancia que tiene esta Delegación dentro del contexto cultural, económico y social de la CDMX.

Es la delegación más poblada de esta nueva Entidad Federativa. Con cerca de dos millones de habitantes, Iztapalapa es la 3ª en extensión territorial, después de Milpa Alta y Xochimilco, y la 3ª también, en densidad poblacional, después de Cuauhtémoc e Iztacalco.

Esta delegación es reconocida nacional e internacionalmente, no sólo por la Central de Abastos, el Centro Comercial más grande del mundo; por la Nueva Viga, el mejor lugar para comprar y consumir los productos marinos más frescos; por “Los Ángeles Azules”, que con su frase “De Iztapalapa para el Mundo”  y su música, nos han conquistado a muchos. Pero principalmente es conocida por su evento religioso, el más grande del país, reconocido mundialmente.

En muchas ciudades de México y del mundo se realizan eventos parecidos, con motivo de la Semana Santa, pero es en Iztapalapa donde desde 1843 se realiza esta ceremonia.

¡Recordemos cómo surgió!

Fue allá por los años 30 y 40 del siglo antepasado, cuando los iztapalapenses, desesperados por una epidemia de cólera que había matado a casi la mitad de la población, “invocaron las imágenes de Cristo que se  veneraban en sus respectivas ermitas de los barrios originales de Iztapalapa” para que terminara con la epidemia.

Sus ruegos fueron escuchados. Pues cuentan que Cristo los favoreció con un agua milagrosa, que brotó como manantial al pie de un  árbol y con la que curaron a los enfermos. 

Entonces, como agradecimiento, desde 1843 la población inició la representación del pasaje doloroso de Jesús, La Pasión de Cristo, recorrido que se conoce como Vía Crucis.

Vender no es sencillo, nunca. Pero existen fechas en nuestro calendario que nos bajan las ventas, que nos dificultan colocar el más pequeño artículo de nuestro catálogo. Y aunque hasta el Antiguo Testamento nos sugiere prepararnos para las vacas flacas, existe otra opción; más agresiva, pero es una verdadera oportunidad.

Por estas fechas, primaverales y coloridas, las grandes marcas han volcado a sus departamentos de mercadotecnia a diseñar promociones que nos hagan gastar durante la Semana Santa: destinos turísticos, ropa ligera, trajes de baño, en fin. La industria completa se ha aplicado para quedarse con el millonario pastel de los vacacionistas. Si pudiste subirte a la ola de ofertas y capitalizarlo, perfecto. Pero, ¿y si no? Qué será de tu tienda de abarrotes sino una quincena de privaciones (sino es que un mes), que es lo que suele tomarle al vacacionista regresar a su rutina económica.

Esos días de resaca se convierten para el consumidor en un ejercicio cotidiano (y muy emotivo) de estirar el dinero; de completar el gasto con las moneditas que siempre andan rodando en un cajón, en la bolsa de la chamarra, en la guantera del coche. Es la época en que se cambia el billete de dos dólares o que se hace lo imposible por sacarle a la tarjeta de nómina hasta el último peso. Si te fijas bien, el asunto no es que la gente deje de comprar. Es decir, le cuesta más trabajo reunir el dinero, gasta de manera más estratégica, pero siempre gasta.

Y es justamente ahora el momento de ejecutar nuestra estrategia. a) En tu mejor exhibidor coloca un anuncio muy sencillo —incluso chistoso— que explique que es una venta especial. Algo como: “Ofertas para sobrevivir las vacaciones” u “Oferta para godínez descapitalizados”. Y reune en ese exhibidor productos considerados económicos: atún, sardinas, pan de caja, latería, sopa de pasta, etcétera. b) Haz paquetes: tantos productos por X precio. c) Otra buena opción sería abrir una pequeña línea de crédito para tus clientes consentidos, anunciarlo y prepararte con una libretita.

Hagas una estrategia u otra, o alguna otra que se te ocurra, lo que debes tener en mente es que siempre que les demuestres a tus clientes que estás pensando en sus necesidades, conseguirás un voto de empatía.

Lo más seguro es que la próxima vez vayan a ver qué se te ha ocurrido; y algo tendrás entre manos, porque sabiendo vender en tiempos difíciles, lo demás será lo de menos.

Te imaginas una mañana, que después de levantarte, vayas al baño a hacer tus necesidades fuertes, “del dos”, y no haya agua en el tanque. ¿Qué harías tú? ¿Echarle refrescos, cervezas o agua de garrafón?

Ya desde hace décadas nos han dicho “el agua es un recurso muy escaso, se está acabando y, de seguir con los mismos niveles de consumo, llegará el momento en que careceremos de ella”; pues bien, ese momento ya empezó a suceder.

Y esto es un problema mundial. Hemos oído acerca de los problemas de agua que tiene Ciudad del Cabo en Sudáfrica, donde desde febrero pasado está limitada a 50 litros diarios por persona, cuando en Alemania, por ejemplo, el promedio es de 130. Como referencia, “México es uno de los países que más consume agua por habitante en el mundo”, con un promedio diario de 366 litros. Ciudad del Cabo es la primera ciudad en el mundo que, prácticamente se queda sin agua, pero hay otras que le pueden seguir en el corto plazo si no toman las medidas pertinentes ahora. Algunos especialistas en este asunto, hablan que ciudades como Londres, Pekín, Sao Paulo, Moscú, El Cairo, Estambul, entre otras, tendrán los mismos problemas que Ciudad del Cabo entre 2025 y 2030 (12 años cuando mucho).

Las causas, unas más que otras, son las mismas que en CDMX. Hace poco nos enteramos que en Iztapalapa la gente estuvo a punto de llegar a la agresión, a los bloqueos de calles y al secuestro de pipas, pues está desesperada por la falta de este líquido. Llevaban ocho días haciendo largas filas en espera de un carro tanque, sin resultado alguno.

Esto último lo ocasionó la ruptura de los tanques que abastecen a las delegaciones Iztapalapa, Tláhuac y Xochimilco debido al sismo del pasado 19 de septiembre; pero esto sólo detonó un problema latente, lo que indica que nos hacemos más vulnerables. En muchas otras colonias de la CDMX también resienten este problema, sobre todo en temporadas de estiaje.

Las autoridades se han visto rebasadas ante todos los aspectos con los que están batallando.

• Aumento de la demanda. El crecimiento de la población en los municipios aledaños a CDMX demanda mayor cantidad del líquido, afectando su llegada a esta ciudad.

• Evaporación. Un alto porcentaje del agua de los ríos, presas, lagos, etc., se evapora, sobre todo en épocas de calor.

• Fugas. Los sistemas de agua potable son muy antiguos; el tiempo y la presión de autos y camiones en las calles por donde están instalados, han roto las tuberías y tienen muchas fisuras por donde se fuga el agua. Cálculos oficiales reconocen pérdidas de hasta el 40% del agua que se envía para el consumo doméstico.

• Falta de mantenimiento a los sistemas de agua potable. El agua tiene un alto subsidio en este país, y la escasez de recursos económicos, entre otras cosas, provoca una desatención en el mantenimiento de tuberías y canales.

• Problemas culturales/desperdicios. Los hábitos en el consumo de agua hacen usar mucha más de la estrictamente necesaria; el bañarse con la regadera siempre abierta y el rasurarse mientras dura el baño, llegan a consumir hasta tres veces más de lo que racionalmente pudiera gastarse.

• Sequía. El calentamiento global está ocasionando cambios en el clima, provocando que en ciertos años y en ciertos lugares llueva menos que otros.

• No se han hecho suficientes pozos de absorción para captar y aprovechar el agua de las lluvias y evitar que toda se vaya al drenaje de aguas negras.

• Crecimiento vehicular. Actualmente, tenemos el doble de autos que hace 10 años y que pudiéndolos lavar con una sola cubeta de agua, muchos siguen haciéndolo a manguerazos.

La ironía de la naturaleza. Un planeta cubierto de agua en sus 2/3 partes, y sólo el 3% de ella es dulce. Aunque ya hay tecnología para desalinizar el agua de los mares, sus altos costos hacen que estos sistemas aún no se generalicen para dar un servicio masivo.

Resumen Batallamos con problemas culturales, sociales, económicos, tecnológicos, estructurales, climáticos, etc.. Con toda seguridad, los gobiernos no podrán remediar este asunto a menos que lo hagamos los usuarios directamente.

La escasez de agua va a ser más grave, los gobiernos se verán en la necesidad de aumentar su precio y aún así, será limitada para la mayoría de la gente. Tenemos que mejorar nuestra conciencia respecto al uso y consumo del agua, hacer un uso más racional.

Nos va a doler el bolsillo, pero va a llegar un momento que el agua podría ser más cara que la leche o las chelas. ¡Ja ja!

Estimado detallista, te invitamos a cuidarla. Aquí algunas recomendaciones:

• No le jales al baño cuando sólo haces pipí, solamente cuando haces “del dos”.

• Toma baños cortos y mientras se regula la temperatura, capta el agua de la regadera para reutilizarla.

• Cierra la llave mientras te lavas las manos, los trastes o te rasuras.

• Cuando te laves los dientes usa un vaso con agua para enjuagarte.

• Para lavar tu auto, patio o banqueta, con una cubeta de agua es suficiente.

Cada día es más difícil hacer publicidad sin meterse en problemas de género. La manera de anunciar los productos se basan en ciertos hábitos de cosumo, costumbres y estereotipos; y nuestra sociedad, aunque parece estar cada vez más cansada de ello, sigue respondiendo a los estímulos.

Para algunos, hoy en día es políticamente incorrecto utilizar a una chica para mostrar un detergente, porque envía el mensaje de que lavar la ropa es cuestión exclusivamente de mujeres. Y aunque a la fecha no existe un jabón que añada aromatizantes “masculinos”; al menos en los envases, las marcas parecen abandonar los diseños florales para usar colores sólidos y unisex.

Pero existe en ello cierto riesgo de que en el afán de no caer en estereotipos estemos dejando de hablarle a la gente. Está comprobado que las mujeres son más receptivas cuando encuentran identificación, cuando ven a un personaje metido en una situación que les hace sentido. Los hombres, en cambio, somos más dados a escuchar las razones que se nos dicen, siempre que tengamos un estímulo visual que evite que cambiemos el canal.

Si fuera de otra manera, los comerciales de aceite para coche —que en ningún caso están dirigidos a las mujeres— serían completamente distintos. ¿Y eso también es políticamente incorrecto?

Ha llegado el momento de que los hombres lavamos nuestra ropa, la planchamos y la doblamos —no todos, pero ya no es raro—; pero aún no estamos en la situación de que las mujeres se ocupen de revisar el líquido de frenos del coche, el aceite y programar la rotación de las llantas.

La sociedad está cambiando, pero no de golpe. Las mujeres están empoderándose poco a poco; y este proceso terminará por reflejarse en el espejo de la publicidad, porque las marcas necesitan hablar con su público.