Para asegurarnos de que nadie más pueda usar nuestro celular en caso de robo o extravío, Locatel se ha unido a esta campaña para ayudarnos y facilitar el proceso de reporte.

Para ello debemos conocer el IMEI. En algunos celulares viene en la parte de atrás, en otros, marcando al *#060# nos llega en automático.

Se recomienda guardar el número en un lugar seguro. Locatel puede guardarlo por nosotros llamándolos al 5658-1111 y nos lo recordará si lo llegamos a necesitar.

En caso de robo o extravío, les volvemos a llamar para reportárselos; ellos podrán conectarnos con nuestra compañía telefónica para reportarlo también; ambos bloquearán la línea y el equipo.  

Antes de comprar un celular usado: Consulta el IMEI del mismo; llama a Locatel, proporciónales el IMEI, así ellos podrán comprobar si está reportado como robado.

La Condusef, nos informó sobre una nueva estafa, y nos alerta para no caer en ellos.

Ahora se trata de empresas que se hacen pasar por instituciones financieras autorizadas, ofrecen créditos inmediatos desde 500 mil hasta cuatro millones de pesos, para liquidar deudas, sin siquiera consultar tu buró. 

En realidad son créditos falsos, un nuevo tipo de fraude. Es sólo una trampa para sacarle dinero a la gente ya que nunca llegan a otorgar los préstamos que ofrecen. 

Seguramente ya habrás visto sus anuncios; se promueven a través de volantes, periódicos y redes sociales.

Operan de la siguiente manera:

Para poder obtener el préstamo, solicitan anticipos en efectivo o depósitos con el argumento de que es la comisión por aperturar el crédito o como garantía del mismo. En la mayoría de los casos solicitan un depósito del 10% del monto total del crédito.

Cuando los interesados realizan los depósitos para acceder al crédito prometido, en el mejor de los casos, los defraudadores alegan diversas excusas para no cumplir, desde pedir más tiempo hasta desaparecer o pedir un nuevo depósito.

Amigo detallista, para evitar ser víctima de esto, la misma Condusef nos hace las siguientes recomendaciones:

1.- Verificar, a través de internet, de que la institución que dicen representar esté registrada en el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES).

2.- Nunca proporcionar dinero antes del otorgamiento de un crédito, ni por concepto de seguro, comisión, gestión o cualquier otro gasto que se pretenda cobrar. 

3.- Tampoco entregar documentos personales como: credencial de elector, CURP o número de tu tarjeta de crédito o débito.

4.- No proporcionar información ni realizar operaciones a través de Facebook, WhatsApp o cualquier otra red social. 

Tenga cuidado amigo detallista. Una red de extorsionadores andan visitando los negocios pequeños, entre ellos tiendas de abarrotes, ofreciendo préstamos facilitos, pero que definitivamente, están fuera de la ley y son muy peligrosos.

Esta red está formada por colombianos en su mayoría, y operan ya en muchas ciudades del país.

¿De qué se trata? Seguramente ya ha oído hablar de ellos; se trata de préstamos rápidos de corto plazo, sin  aval ni garantía; sólo piden una identificación oficial y comprobante de domicilio.

Son, generalmente a 20 días, y son conocidos como “créditos gota a gota”; el nombre se debe a que su sistema hace que poco a poco los deudores puedan ser despojados de su patrimonio.

¿Cómo funciona? Generalmente, prestan cantidades relativamente pequeñas que van de los seis a los diez mil pesos, aunque muchas veces prestan cantidades mayores; la tasa de interés que manejan es del 20%, lo pagos se hacen en abonos chiquitos que generalmente los van a cobrar al negocio.

Esta red se aprovecha de las necesidades que los negocios tienen de capital de trabajo para pagar facturas, adquirir mercancía o aprovechar promociones de sus proveedores, entre otros.

Este grupo de personas saben bien de la baja bancarización de los propietarios de estos negocios, que por su tamaño no pueden acceder a créditos institucionales y en muchos casos, se les hace “engorrosa” su tramitación, por lo que se ven obligados a moverse en la economía informal.

La cobranza es muy acosadora, pero el gran riesgo es para los que se atrasan, aspecto en el que los negocios pequeños caen frecuentemente.

Eso fue lo que expresó el director de la CONDUSEF cuando después de una investigación, reconoció oficialmente la existencia del negocio ilegal y muy riesgoso, conocido como “Gota a Gota”.

“Se trata de un sistema de préstamos engañosos implantado por grupos de colombinos y mexicanos, que desde hace cuatro años, vienen funcionando en más de 20 ciudades del país”.

El director dijo que hay tener cuidado porque van a los pequeños negocios, entre ellos tiendas de abarrotes a ofrecer préstamos “facilitos y rapiditos”. Y es cierto, así son; sin embargo, tienen un gran riesgo.

– Son préstamos inmediatos a plazo de 20 días.

– Sin fiador ni garantía.

– Sólo te piden una identificación oficial y un comprobante de domicilio.

Dijo también, que lo peligroso está en lo siguiente:

– La tasa de interés es del 20% por los 20 días, equivalente al 365% anual.

– El pago se tiene que hacer en cuotas diarias, y  acuden a cobrarlas a los negocios. 

– Con la primera cuota que se atrasen, la tasa del crédito sube hasta el 40%.  

La necesidad de liquidez en los negocios es parte de su vida diaria, por lo que es probable que algunos caigan en atrasos, situación que los haría entrar en el círculo vicioso en que se convierten estos préstamos, y del que es muy difícil salir. 

Pero eso no es casual, el sistema está bien planeado para que se caiga en él, y “eternamente” estarles pagando altos intereses.

Los deudores que se atrasan dos o tres pagos, han sufrido amenazas, les han quitado equipo de trabajo, mobiliario, los llegan a golpear y hasta su vida corre peligro. 

El mismo director recomendó tener cuidado para evitar caer en ellos.

Tenga cuidado amigo detallista. Una red de extorsionadores andan visitando los negocios pequeños, entre ellos tiendas de abarrotes, ofreciendo préstamos facilitos, pero que definitivamente, están fuera de la ley y son muy peligrosos.

Esta red está formada por colombianos en su mayoría, y operan ya en muchas ciudades del país.

¿De qué se trata? Seguramente ya ha oído hablar de ellos; se trata de préstamos rápidos de corto plazo, sin  aval ni garantía; sólo piden una identificación oficial y comprobante de domicilio.

Son, generalmente a 20 días, y son conocidos como “créditos gota a gota”; el nombre se debe a que su sistema hace que poco a poco los deudores puedan ser despojados de su patrimonio.

¿Cómo funciona? Generalmente, prestan cantidades relativamente pequeñas que van de los seis a los diez mil pesos, aunque muchas veces prestan cantidades mayores; la tasa de interés que manejan es del 20%, lo pagos se hacen en abonos chiquitos que generalmente los van a cobrar al negocio.

Esta red se aprovecha de las necesidades que los negocios tienen de capital de trabajo para pagar facturas, adquirir mercancía o aprovechar promociones de sus proveedores, entre otros.

Este grupo de personas saben bien de la baja bancarización de los propietarios de estos negocios, que por su tamaño no pueden acceder a créditos institucionales y en muchos casos, se les hace “engorrosa” su tramitación, por lo que se ven obligados a moverse en la economía informal.

La cobranza es muy acosadora, pero el gran riesgo es para los que se atrasan, aspecto en el que los negocios pequeños caen frecuentemente.

Quizá ya sabes de esto, se trata de un sistema de préstamos implantado por grupos de personas, la mayoría colombianos, que está funcionando en más de 20 ciudades del país, desde hace cuatro años.

Se trata de algo tentador pero inconveniente para aquellos que hacen uso del él.

Acuden a los pequeños negocios, entre ellos tiendas detallistas, a ofrecer sus servicios.  

Se trata de:

• Préstamos inmediatos a plazo de 20 días.

• Sin fiador ni garantía.

• Sólo piden una identificación oficial y un comprobante de domicilio.

Eso suena muy atractivo, pero hay un riesgo:

• La tasa de interés es del 20% por los 20 días, lo que equivale al 365% anual.

• El pago se tiene que hacer en cuotas diarias, y  acuden a cobrarlas a los negocios. 

• Con la primera cuota que se atrase el deudor, la tasa del crédito la suben hasta el 40%.  

La necesidad de liquidez en los negocios es parte de su vida diaria, por lo que es probable que algunos caigan en atrasos, situación que los haría entrar en el círculo vicioso en que se convierten estos préstamos, y del que es muy difícil salir. 

Pero eso no es casual, está bien planeado para que se caiga en él y “eternamente” estarles pagando altos intereses.

Los deudores que se atrasan dos o tres pagos, han sufrido constantes acosos, les han quitado equipo de trabajo, mobiliario, y hasta los llegan a golpear.

Son varios grupos de prestamistas, y sabemos de casos en que algunos deudores se mantienen pidiéndole prestado a unos para pagarle a otros.

Ten cuidado, evita caer en ellos.

¿Qué tanto te endeudaste con el “Buen fin” de noviembre y con los gastos de diciembre?

Te cuento este caso: en el Buen Fin de 2017, el amigo de un amigo compró un auto; él no tenía comprobantes de ingresos pero de alguna manera le autorizaron el crédito. Al segundo mes de adquirirlo ya se estaba “tronando los dedos”, sólo pudo pagar la primera mensualidad.

Entonces comenzó el “acoso”; desde antes de las nueve de la mañana del día siguiente en el que debió hacer su segundo pago empezaron las llamadas, exigiéndole ponerse al corriente o dar una fecha precisa en que cubriría el atraso. Me comentaba que las mujeres de cobranza no eran nada amables, que hasta le daban ganas de mandarlas a la “chin….”.

La solución anticipada a cualquier tipo de situaciones como ésta, es hacer un presupuesto, pero no para guardarlo solamente, sino para tenerlo a la mano y consultarlo en cada egreso que tengamos que hacer.

La mayoría de los mexicanos no estamos acostumbrados a hacer un presupuesto; compramos y gastamos sin ninguna planeación; lo hacemos por emoción, por gusto o por las aparentes oportunidades que vemos.

Muchos le huyen a hacer un presupuesto porque éste debe responder primeramente a necesidades y no a caprichos ni simples gustos que, en un momento dado, no podríamos darnos.

Un presupuesto habla por sí mismo; nos indica de dónde viene el dinero y a dónde irá. Es como un mapa que nos permite ir viendo cada uno de los pasos en el camino hacia el control de nuestro dinero, planteando nuestras necesidades y nuestras posibilidades concretas y  midiendo nuestra fuerza económica.

Las autoridades mexicanas se han dado a la tarea de asegurar que los productos que existen en el mercado sean originales, realizando cateos e incautaciones en el país para decomisar productos piratas y tomar acciones en contra de la delincuencia.

En el mes de octubre de 2018 elementos de la Procuraduría General de la República (PGR), aseguraron en la Ciudad de México más de 60 mil rastrillos de dudosa procedencia y en lo que va de este año a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales, se han logrado incautar más de 500 mil productos ilegales. 

Derivado de investigaciones realizadas por la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra los Derechos de Autor y la Propiedad Industrial (UEIDDAPI), se cumplimentaron dos órdenes de cateo en la capital del país en cuatro locales.  

Estas incautaciones, han permitido encontrar diversas herramientas con las que se fabrican los productos de dudosa procedencia, tales como imprentas (cuya función es reproducir las tarjetas impresas que cargan a los rastrillos) e inclusive todos los materiales necesarios para poder realizar el empaquetado de estos productos de afeitado.

Ante esta situación, es importante recalcar que la legislación federal establece que la pena para quien elabore distribuya y/o venda productos piratas será de prisión de dos a seis años, clausura temporal o definitiva y/o multa hasta por $1,612,000.00 pesos.

Dado los recientes acontecimientos, parece ser que las autoridades mexicanas continuarán realizando cateos e incautaciones de productos de dudosa procedencia para cosechar nuevas historias de éxito en contra de las marcas “patito”, que afectan principalmente a las industrias de rastrillos, vestimenta, perfumes, artículos de belleza y algunos alimentos y bebidas.

Si conoces las tareas y las cosas para las que eres mejor, aquellas que más disfrutas y en las que menos te cansas, podrías aplicarlas al manejo de tu tienda. 

No necesitas cambiar de giro, negocio o profesión. Una vez teniendo bien definidos y reconocidos el o los aspectos en los que eres bueno, o eres mejor, aplícalos en tu tienda y destácala en ello. 

Tomando como base la Teoría de las Inteligencias Múltiples, pongo algunos ejemplos:

Si lo que mejor te sale son los números (Inteligencia Lógica-Matemática), podrías destacar tu negocio como el más rentable, consiguiendo buenos márgenes de utilidad, o podrías negociar mejor con tus proveedores para conseguir financiamientos convenientes.

Si lo que te destaca es lo verbal o las relaciones interpersonales, podrías interactuar, con clientes y proveedores, a niveles de comprensión y empatía para lograr un mucho mayor acercamiento con ellos; al tratarlos mejor, conseguirías fidelidad y más clientes; siempre, claro, cuidando los límites personales y los del negocio.

Si eres bueno para percibir y manejar las imágenes (Visión Espacial) podrías dar luz y color a tu negocio, aun con pocos recursos podrías lograrlo.

Si lo tuyo es la Inteligencia Corporal-Quinestésica, (habilidad de manejar, el cuerpo) podrías expresar mejor tus ideas a través de movimientos; algo de comicidad.

Igual podrías encontrar la forma de aplicar la Inteligencia Musical o la Naturalista, si esas son las tuyas.

O algo más …ingón, podrías ser un comerciante versátil; como si fueras un actor y dependiendo de tu estado de ánimo, comportarte ante los clientes de diferente manera cada día. 

Que no te preocupe si a algunos no les gusta cómo eres, quizá tengas que moderarte con algunos clientes. 

Haz ruido con aquello que te destaca, que se note tu diferencia. 

Ya estamos en un nuevo año y qué mejor momento para reflexionar sobre algunas cosas que dejamos pendientes en 2018.

Aquí te van algunas recomendaciones para arreglar lo más que puedas, las tres áreas más importantes de tu vida:

Tus relaciones• Construye explicaciones satisfactorias de las cosas incómodas que te sucedieron y háblalas con las personas con las que hayas tenido problemas. Acepta las explicaciones de ellas y analiza las tuyas.• Aprende a pedir perdón y a pedir que te pidan perdón. Esto es muy reparador.• Si es necesario establece tu independencia emocional de los demás para no afectar tu autoestima y bienestar ni la de los otros.

Haz un balance de tu vida laboral• La rapidez con la que vivimos 2018 podría dejarte confuso respecto a tu desempeño y de lo nuevo que aprendiste en tu negocio. Habla con algunos clientes para saber qué puedes mejorar este año; eso te dará dirección sobre trabajar mejor en 2019.

Tus finanzas• ¡Revisa tu bolsillo! Haz un balance de tus deudas pendientes y actualiza tus planes de pago para acomodarlos a tus necesidades y posibilidades reales. Haz esto a nivel personal y lo mismo para tu negocio.• Al igual que las empresas grandes, haz un balance financiero: revisa, evalúa y saca tus conclusiones sobre cuáles fueron las acciones que dieron progreso a ti y a tu negocio, y cuáles las afectaron y por qué.• Inicia el año con una cifra clara de lo que realmente debes y haz un plan que te permita salir de lo que no te conviene.• Lo más importante ¡HAZ UN PRESUPUESTO para 2019! Éste te dará el mapa por el que te podrás mover financieramente, sin afectarte.

¡Feliz año!