Se encuentra dentro de un área natural protegida de 285 hectáreas que en 2001 fue declarada como “Monumento Natural El Sótano de las Golondrinas”.

Durante siglos ha servido de refugio natural a diversas aves, siendo la principal una muy parecida a las golondrinas y de lo cual proviene su nombre; sin embargo, no son las golondrinas que conocemos normalmente sino unas muy parecidas, conocidas como vencejos.

También es posible encontrar una especie de loros, localmente llamadas Cotorras de cueva y, por supuesto, los murciélagos también hacen presencia en este lugar.

Los estudiosos del origen y la formación de cavernas y cavidades subterráneas naturales, así como de su flora y su fauna (espeleólogos) de diferentes nacionalidades, consideran a este punto como el sótano o caverna vertical más bella del planeta.

La más grata experiencia en este lugar inicia al amanecer y poco antes de que oscurezca con el espectáculo del vuelo de las miles de aves que salen en espiral con precisión matemática.

Debido a la espectacularidad del descenso y a las hermosas vistas que tiene, su interés ha dejado de ser meramente científico, la fosa ha sido una atracción para turistas en busca de experiencias interesantes.

El Sótano de las Golondrinas ha sido aprovechado también en algunas escenas de diversas películas de acción debido a su majestuosidad y de sus claro-oscuros que ofrece a ciertas horas del día.

Ojalá la puedas visitar alguna vez, y ya que andes por allá, no dejes de visitar también otros puntos muy atractivos como la Cascada de Tamul, con 105 metros de altura y 300 metros de ancho en temporada de lluvias, ubicado a 45 minutos de Cd. Valles.

Algunos principios del libro “El Arte de la Guerra” que pueden ser aplicados a las empresas.

1.- Aprender a combatir: En la actualidad la competencia es mayor, más agresiva e inevitable. Sólo permanecerá en el mercado la organización que esté debidamente preparada en todos sus niveles.

2.- Liderazgo: El líder marca el camino con el ejemplo, se involucra y se compromete; con sus clientes internos y externos.

3.- Hacerlo bien: La mayor ventaja competitiva de la organización, se basa en una adecuada planificación. Sin embargo lo que demuestra el éxito o el fracaso son los resultados. “Se avanza cuando hay ventaja; se detiene cuando no la hay”.

4.- Conocimiento de los hechos: Se debe disponer de información confiable y suficiente. Sólo así se tomarán las decisiones oportunas y adecuadas. No se parte de supuestos.

5.- Prepárate para lo inesperado: La competencia siempre está presente, aún no atacando. Obsérvala de cerca. Refuerza las áreas débiles de tu organización.

6.- Aprovecha todas las oportunidades: Una victoria se puede lograr con una acción rápida. La innovación y la velocidad son decisivas. Realiza las cosas sencillas, siempre que puedas.

7.- La unión: Cuando todos los integrantes están unidos para conseguir un propósito, nada los detiene. Las personas se motivan por las expectativas de triunfo; prepáralas, impúlsalas y trátalas bien.

8.- Hazlo mejor cada vez: La mejora continúa e innovadora, puede representar la victoria o la permanencia en el mercado.

9.- La coordinación: La organización y la comunicación entre las personas son dos armas para lograr la victoria. Empléalas cuidadosamente.

10.- No declares tus intenciones: Tu organización será más fuerte si tu competencia sabe menos de lo que deseas lograr. Debes ser sutil en tus estrategias, así tu competencia no será capaz de prevenirse contra ellas.

Como resultado de la evolución humana ahora tenemos tres cerebros, de diferente tamaño y con funciones específicas, que trabajan en forma independiente pero interdependientes a la vez, que están coordinados y entrelazados.

Cerebro reptiliano: Es la parte más primitiva del ser humano. Regula las funciones fisiológicas involuntarias de nuestro cuerpo. No piensa ni siente emociones, sólo actúa cuando nuestro organismo se lo pide: control hormonal y de la temperatura, hambre, sed, motivación reproductiva, respiración…

Éste se encarga de la supervivencia, y la vida instintiva. Tiene que ver con las funciones de comer, beber, dormir, reproducción, etc. La función de este cerebro no es la de pensar, ni la de sentir, sino la de actuar.

Aquí, la supervivencia no entiende de sentimientos ni emociones, y su único objetivo es sobrevivir bajo cualquier precio.

Está centrado en sí mismo; lo único que le interesa y escucha son cosas relacionadas con su bienestar y supervivencia. Es sensible al contraste: Bueno–Malo, Lento–Rápido, Antes–Después. El contraste permite al cerebro primitivo tomar decisiones rápidas y sin riesgo. Sin contraste, el cerebro primitivo entra en un estado de confusión, que lleva retrasos en la toma de decisiones o no toma ninguna, la “abandona”.

Necesita información tangible y concreta. Busca permanentemente información que le sea familiar y amigable. Siempre buscará lo fácil para tomar decisiones rápidas, ya que está preparado sólo para la supervivencia. Buscará siempre lo concreto e inmutable. Lo simple es lo que le gusta: “Más facturación”, “más beneficios”, “más placer”, “más tranquilidad”. Aquí radican los instintos.

La madre naturaleza se encargó de proporcionarnos este cerebro, para manejar automáticamente todas las funciones básicas de nuestro organismo y poder dedicarnos a actividades mayores en nuestra vida: a aprender, a crear; a evolucionar en una palabra.

•Nayarit: Proviene del Cora y significa “Hijo de Dios que está en el cielo y en el Sol”.

• Nuevo León: Fundado como Nuevo Reino de León en referencia al Reino de León de la Península Ibérica.

• Oaxaca: Proviene del náhuatl huax(in)-yaca-c (Leucaena leucocephala) que significa literalmente “En la punta o en la nariz de los guajes”.

• Puebla: Se deriva de “poblado – pueblo puebla”; su nombre original “Ciudad de los Ángeles”, “Angelópolis” o “Puebla de los Ángeles”.

• Querétaro: El nombre hace referencia a “Lugar de piedras grandes” o “Lugar donde se juega la pelota”.

• Quintana Roo: Proviene de Andrés Quintana Roo, político e insurgente en el proceso de independencia de México.

• San Luis Potosí: Se da en honor a San Luis y a la rica mina de oro y plata del Cerro de San Pedro. P’utuqsi es un topónimo quechua que significa ruido.

• Sinaloa: Proviene de la lengua cahita, sina- y lóbola ‘pitahaya redonda’ o la llamada fruta del dragón, una fruta que abunda en la región.

• Sonora: Proviene del ópata Xunuta, Lugar de maíz. También proviene del Tohono O’odham (pápago), Sonota, que significa “Lugar de plantas”.

• Tabasco: Proviene Tabscoob, quien gobernaba a la llegada de los españoles. O del vocablo Tlahuashco, que significa “Lugar que tiene dueño”.

• Tamaulipas: Viene del huasteco tam y holipo “Lugar de las cumbres’ o “Lugar de los olivos”.

• Tlaxcala: Proviene del náhuatl Tlaxcallān “Lugar de la tortilla de maíz”, deformación del nombre original Texcallān, que significa tierra de riscos o “despeñadero”.

• Veracruz: Nombre dado a la primera ciudad española fundada en la Nueva España; originalmente como “La Villa Rica de la Verdadera Cruz”.

• Yucatán: Proviene del maya “Yuk’al-tan mayab“, que quiere decir: “Todos los que hablan la lengua maya”.

• Zacatecas: Su nombre proviene del náhuatl zacatl y significa : “Lugar donde abunda el zacate”.

Derivados de su propia historia encontramos misterio, tradición, diversidad y pluralidad en los nombres de los estados, que refleja la propia diversidad y pluralidad de lo que ahora es este hermoso país.

• Aguascalientes: Su nombre hace referencia a los abundantes manantiales de aguas termales que bañan el norte del Neovolcánico del país.

• Baja California (Norte/Sur): deriva de las voces latinas calida (cálida) y fornax (horno), esto es, “Horno caliente”.

• Campeche: nombre original Cam-Pech o Ah-Kim-Pech Significa en maya “Tierra de serpientes y garrapatas”.

• Chiapas: Fue llamado Chiapan por los mexicas, en honor a la semilla de la Chia de la región y ‘apan’ que es río: lugar de la Chia o “En el río de la chía”.

• Chihuahua: tiene cinco acepciones “Lugar seco y arenoso”, “Junto a dos aguas”, “Lugar de fábricas”, “Lugar de la Piedra Agujerada” y “Costalera o saquería”.

• Coahuila: Del náhuatl coatl (serpiente) y huila (volar): “Víbora que vuela”.

• Colima: Del náhuatl Acolman, que significa “Lugar donde desciende el agua”.

• Durango: Su origen es por la ciudad homónima española que en vasco significa “Más allá del agua”.

• Guanajuato: Proviene del tarasco quianax (rana) y huasta (cerro), es decir, “Cerro de ranas”, por la forma de los cerros de la región.

• Guerrero: Lleva el nombre en honor al general Vicente Guerrero, héroe de la Independencia y presidente de la República.

• Hidalgo: Lleva el nombre en honor al padre de la Patria: Miguel Hidalgo y Costilla.

• Jalisco: Proviene de la palabra náhuatl Xalisco, que significa “Lugar arenoso”.

• Michoacán: Su nombre deviene del náhuatl michin (pescado), y can (lugar), significa “Lugar o región de los pescados”.

• Morelos: Lleva su nombre en honor a José María Morelos y Pavón, uno de los mejores estrategas militares en la lucha revolucionaria.

Fue hasta 1943 cuando Fleming y los científicos Howard Florey y Ernest Boris Chain, quienes lo apoyaron en el desarrollo de la penicilina, pudieron aislarla y purificarla para poder utilizarla en la gente.

Por este descubrimiento los tres científicos recibieron en 1945 el Premio Nobel de Medicina.

Su aplicación fue primeramente durante la II guerra mundial. “Muchos soldados que de otra forma hubieran muerto de simples infecciones bacterianas en heridas menores fueron salvados por la nueva droga maravillosa”. Ya al finalizar el conflicto se empezó a aplicar a la población en general.

“La penicilina marcó un antes y un después en la historia de la medicina” y sigue siendo el antibiótico más utilizado en el mundo.

No obstante, la efectividad de la penicilina es cada vez menor, debido a la resistencia que muchas bacterias desarrollan contra sus efectos, además del uso irracional que se hace de este antibiótico.

Una problemática que tiene la penicilina es que no la pueden usar todas las personas, pues en algunas puede generar una respuesta exagerada de las defensas del organismo, que se manifiesta desencadenando peligrosas alergias.

Por esto último, sólo debe ser recetada por un médico, quien determinará la dosis y la frecuencia, además de comprobar la tolerancia del paciente.

Un aspecto curioso que confirma que el descubrimiento fue un mero accidente es la observación que hizo Fleming al recibir el Premio Nobel: “A veces se encuentra lo que uno no está buscando”. Le pasó lo mismo que a Colón, quien buscaba una ruta nueva a la India y se topo con este continente.

Muy posiblemente tú, sin darle mayor importancia, has sido recetado con este producto, por algún médico.

Me refiero al antibiótico que ha salvado la vida de millones de personas, y que por lo mismo es considerado como el descubrimiento más importante del siglo pasado.

Fue hace 90 años, precisamente en este mes de septiembre, cuando, por un mero accidente, Alexander Fleming descubrió el hongo que él bautizó como penicilina.

Dos semanas antes del descubrimiento, Fleming se había ido de vacaciones; cuando regresó a su laboratorio observó que en las placas donde había dejado cultivos de bacterias creciendo para estudiarlas a su regreso, había crecido moho (hongo) y que las bacterias habían desaparecido; ese moho había destruido las bacterias.

Antes de este descubrimiento, las personas podían morir hasta por una pequeña herida que le causara infección por pequeña que fuera.

Los antibióticos son sustancias químicas que producen ciertos hongos que destruyen microorganismos, como las bacterias o microbios que originan enfermedades e infecciones en el cuerpo humano.

A partir del descubrimiento de Fleming se han creado hasta 10 tipos de antibióticos, diferenciados cada uno por el tipo de bacterias contra las que reacciona, como por ejemplo, la Ampicilina y otros nombres raros, pero de todos, la penicilina es considerada como la más importante.

¿Qué tipo de enfermedades cura la Penicilina? • Respiratorias: amigdalitis, faringitis, bronquitis, neumonía, etc. • Infecciones sexuales: sífilis, gonorrea, etc. • Infecciones urinarias e intestinales. • Otras como la peritonitis, la meningitis, la gangrena, tuberculosis, tétanos, entre muchas otras más.

3. “Apego evitativo”. De niños asumieron que no pueden contar con sus cuidadores, lo cual les provocó sufrimiento. Aprendieron a vivir sintiéndose poco queridos y valorados.

Ya de adultos. • Tienen sentimientos de rechazo a la intimidad. • Dificultades para relacionarse y para entender las emociones ajenas.

4.- “Apego desorganizado o contradictorio”. Este es una mezcla entre el “apego ansioso y el evitativo”. Se trata de comportamientos contradictorios. De niño tuvo dificultades para entenderse con sus cuidadores, por lo que tuvieron conductas explosivas y destructivas.

Ya de adultos: • Llevan alta carga de frustración e ira. • No se sienten queridos. • Rechazan las relaciones, aunque en el fondo es lo que más desean. • Dificultades para manejar sus emociones. • Conductas emocionalmente negativas. • Problemas para expresar emociones positivas.

Puedo decir que todos tenemos un tipo de apego y el principal es a nuestra madre o a la persona que nos cuidó. Si nos fue bien, nuestro apego será de seguridad personal, si no, podemos cambiarlo. La relación con nuestra cuidador cuando nacimos no es la única que define nuestro tipo de apego.

“Todas las interrelaciones que se producen desde el nacimiento hasta la edad adulta marcan el comportamiento del momento actual”.

Hay que tomar en cuenta que el apego: • Lo podemos cambiar. • No se mantiene igual en todas las personas. • En la medida que vamos desarrollándonos, va mejorando. • Ningún apego puede catalogarnos permanentemente. • Las personas que con las que convivimos también van influyendo en nuestro tipo de apego. • Una pareja o amistades con “apegos seguros” pueden ayudarnos a obtener más confianza y seguridad.

Este artículo pretende informar un poco más sobre las causas por las que muchos hemos tenido problemas para relacionarnos y para lograr las cosas que deseamos.

De adultos, todos nos comportamos de determinada manera, dependiendo de la calidad de la relación afectiva que tuvimos con nuestra madre o con la persona que nos cuidó desde que nacimos.

Esta relación afectiva es, según John Bowlby, especialista del tema, el apego o vínculo afectivo que establecimos desde el nacimiento y que es la clave para nuestro desarrollo psicológico y para la formación de nuestra personalidad; esto mismo impactará nuestro comportamiento de adulto.

Con base a las distintas relaciones que tuvimos, el especialista, estableció cuatro tipos de apegos:

1.- “Apego seguro”: El mejor y el más sano. Su característica principal es la incondicionalidad. Se aprendió de niño que su cuidador no va a fallarle. Se siente querido, aceptado y valorado. Su comportamiento es seguro y activo, e interactúa de manera confiada con el entorno.

Ya de adultos: • Interactúan con sus iguales de forma saludable. • No les supone esfuerzo unirse íntimamente a las personas y no les provoca miedo el abandono. • La dependencia es recíproca y no les preocupa estar solos.

2.- “Apego ansioso y confuso”: En estos casos el niño no confió en sus cuidadores y tiene una sensación constante de inseguridad. Ello le provocó la necesidad de aprobación por temor al abandono.

Ya de adultos: • Sienten temor a que su pareja no les ame o les desee realmente. • Les resulta difícil interaccionar con las personas de la manera que les gustaría, ya que esperan recibir más vinculación de la que proporcionan. • Se relacionan con la dependencia emocional.

Podríamos imaginar el drama y la tragedia que se vivió durante esta inundación. La ciudad quedó bajo dos metros de agua y en algunas zonas hasta tres. Muchas casas se derrumbaron, otras estaban inundadas y sus habitantes sólo podían estar en la azotea o en el segundo piso.

Se realizaban misas en las azoteas y la gente las escuchaba también en azoteas o en los balcones de las casa de junto o de enfrente.

La gente pedía con sollozos y lágrimas un milagro para acabar con la tragedia. Recurrieron a la intercesión de la Virgen de Guadalupe y las autoridades civiles y eclesiásticas, para que intervinieran.

Era tanta la desesperación de la gente que organizaron “una procesión sin precedentes en la historia de México: a bordo de canoas, trajineras y barcazas, la Guadalupana fue llevada desde su santuario en el cerro del Tepeyac hasta la Catedral de México”. Los efectos inmediatos y los que se dieron durante los cinco años de la inundación como la insalubridad, la escasez y carestía de los comestibles causaron la muerte de más de 30 mil personas; se dice que muchos de lo fallecidos fueron por hambre.

La ciudad se quedó prácticamente sin gente. Los españoles que pudieron y tenían recursos emigraron y, en su mayoría, se asentaron en Puebla; “de las 20 mil familias de españoles que había en esos momentos en la ciudad, sólo permanecieron 400”.

Fue hasta 1634 que pudo sacarse toda el agua de la ciudad y empezar la reconstrucción.

Aunque no hay evidencias visuales del suceso, “hay un registro tangible; en la esquina de Motolinía y Madero está incrustada una cabeza de león, se dice que ésta indica hasta dónde llegaba el agua”.