Junto con la Misión y la Visión de una empresa, cualquiera sea su tamaño, los Valores forman el terreno, espacio o mapa propio, dentro del cual mueven todas sus acciones.

Los expertos, aseguran que los valores nos hacen ser más productivos y hacen más productivo a nuestro personal, y que pueden llegar a ser más importantes que las oportunidades, la suerte y muchas veces que la preparación académica y las relaciones.

Los estudiosos del tema señalan cinco valores fundamentales:

1º El esfuerzo

El esfuerzo es lo que hace que una persona salga adelante.

Lo opuesto al esfuerzo es el antivalor llamado pereza que nulifica todo nuestro potencial. La pobreza siempre va unida a la pereza y si acabamos con la pereza abrimos las puertas al progreso.

El trabajo no acaba con la gente, lo que mata a la gente es el odio, el rencor, el descuido del cuerpo (exceso de grasas, mala alimentación,  falta de ejercicio, etc.). El trabajo incrementa la energía mental y física.

2º La responsabilidad 

Responsabilidad es saber lo que tenemos que hacer y hacerlo, conocer nuestras obligaciones. Las obligaciones son primero, los derechos después.

Buscar un Equilibrio entre nuestros Derechos y nuestras Responsabilidades. Nunca exigir nuestros derechos si no hemos cumplido con nuestras responsabilidades.

Una persona responsable es alguien que no necesita supervisión, es alguien independiente, responde profesionalmente a sus obligaciones. Una persona responsable es alguien confiable.

La responsabilidad logra más cosas; si no, pregúntese ¿Usted contrataría a alguien sólo porque “le hace la barba” o porque es su amigo. 

La Responsabilidad da Carácter, da Madurez. Carácter y Madurez, son entre otras, características fundamentales en las personas exitosas; en los líderes y en los prósperos.

Las emociones gobiernan al mundo, y cuando nos dejamos arrastrar por ellas corremos muchos peligros.  

Amigo detallista, toma en cuenta que tus emociones afectan, para  bien o para mal, tu vida personal y de negocios.

Todos, en determinados momentos y ante ciertas circunstancias, hemos vivido, en mayor o menor grado, todo tipo de emociones. 

¿Qué son las emociones?

1.- Sentimientos muy intensos de alegría o tristeza producidos por un hecho, una idea, un recuerdo, etc.

2.- Alteraciones del ánimo producidas por algún sentimiento. 

3.- Sentimientos de gran interés o expectación por algo.

Consultando la página de Martha Debayle encontramos el artículo de Mario Guerra, titulado “Tus emociones: Arma, herramienta o hilos que mueven tu vida”, en él hace referencia al Dr. Jesse J. Prince, quien habla de seis emociones básicas y universales en los seres humanos: Sorpresa, Asco, Tristeza, Ira, Miedo y Alegría.

Refiriéndose a éstas Mario Guerra habla de que las emociones pueden tener tres utilidades:

1.- La primera, y la más común, es una utilidad negativa, y se da porque nos dejamos llevar por ellas, permitiendo que otros “muevan los hilos de nuestras vidas”, con lo que nos convertimos en víctimas de las circunstancias.

“Esta posición nos resta calidad de vida y nos impide ser felices e impide nuestro desarrollo como persona y como empresarios”.

2.- Una segunda posición es cuando nos percatamos que nos pueden ser útiles si las manejamos adecuadamente. Lo que nos puede ayudar a ser más felices y eficaces en todo.

3.- La posición más inteligente es cuando las utilizamos como armas para que nos vaya mejor en la vida, ya que, según Guerra, las emociones “distraen nuestra atención de ciertos eventos para concentrarnos en ellos y resolverlos, o para posponerlos hasta hallar una forma más adaptativa de manejarlos y responder con efectividad en las cosas que nos suceden”.

El artículo termina invitándonos a tomar conciencia y hacernos responsables de cómo manejamos nuestras emociones, ya que de nosotros depende “la manera en que maticemos y canalicemos dichas emociones”.

Lo malo y lo bueno de las emociones:

1. Sorpresa   

• Se vive con angustia e incertidumbre

• Nos molesta hasta el más mínimo ruido

• Pueden aumentar nuestra felicidad

• Las usamos para llamar la atención 

2. Asco         

• Nos privamos de nuevas experiencias

• Ayuda a evitar ingerir comida dañina

• Nos evita acercarnos a los peligros

3. Tristeza    

• Podemos sufrir depresión

• Nos sentimos tristes y dejamos de actuar

• Caemos en la resignación

• Podemos reflexionar sobre nuestras experiencias y aprender de ellas

4. Ira            

• Podemos explotar sin control                             

• Nos aislamos de la gente 

• Dañamos nuestra salud

• Nos da fuerza para seguir adelante 

• Podemos expresar nuestros desacuerdos

5. Miedo      

• Nos aislamos, dejamos de convivir, nos impide avanzar en nuestro desarrollo

• Puede alejarnos de experiencias peligrosas

6. Alegría     

• Tendemos a buscar los placeres

• Podemos caer en la superficialidad, en los excesos y podemos caer en la irresponsabilidad

• Nos motiva a continuar en nuestras metas

• Nos ayuda a ser más sociables

Para no seguir atormentándome con las aparentes regadas o lentitudes del nuevo gobierno, ahora estoy tratando de entender por qué son así las cosas. 

Según esto, se trata de una verdadera transformación. ¿Cuánto tiempo tardará en llevarse a cabo? ¿Cuánto tiempo tardaron en consolidarse las otras tres transformaciones?

• Para lograr la 1ª transformación, “La Guerra de Independencia”, se llevaron 11 años (1810-1821). 

• Para la lograr la 2ª, “La Reforma”, fueron tres años, en una primera etapa (1858-1861) cuando se hicieron las Leyes de Reforma, pero en realidad se prolongó hasta 1867 con la muerte de Maximiliano; o sea, 10 años en total. 

• Para lograr la 3ª, la “Revolución Mexicana”, fueron ocho años (1910-1917), con la Constitución que actualmente rige en México.

¿Por qué tanto tiempo en cada una? ¿Cuántos años se llevará la 4ª?

La oposición, en estos casos, es la que juega el papel más relevante. La resistencia y protestas de muchos que ven amenazados sus bienes y sus oportunidades de seguirse beneficiando con el sistema que los envolvía.

Pero la oposición, es algo natural entre los humanos, porque cualquier transformación significa cambios, y éstos, a muchos nos dan miedo ya que desconocemos sus efectos o nos molestamos porque nos sacan de nuestra “área de confort”.

En las tres transformaciones hubo muchos afectados. 

•  En la 1ª, los principales fueron los españoles, al perder todas las riquezas que tenían en lo que era su colonia, y por supuesto, los criollos que eran dueños de la mayoría de las riquezas locales. 

• En la 2ª, fue principalmente el clero, al haberles quitado las muchas propiedades que poseían.

• En la 3ª, fue el presidente-dictador del momento, y todos aquellos que se habían beneficiado con su presidencia.  

Las tres transformaciones, han sido a través de la violencia, con todo lo que implicó: armas en contra del pueblo, hambruna, epidemias, recesiones, etc.; verdaderas crisis socioeconómicas.

Si la 4T la hicieran igual, habría mucho más afectados de los que están habiendo últimamente, pero esta transformación la quieren hacer “por las buenas”, ‘dizque’ con amor. 

Cualquier transformación en un país implica afectar a los dueños del poder y del dinero, pero también a muchos afectados colaterales; siempre ha sido así, en todos los países.

• Si realmente la 4T quiere y puede acabar con la corrupción, con la impunidad y crecer al 4% anual, hay que cambiar las estructuras, pero cambiarlas y echarlas a funcionar, se lleva su tiempo. 

Las estructuras son las que sostienen a todo lo demás, son como los castillos en una vivienda; en un país, son los organismos e instituciones que se encargan de vigilar que se cumplan lo que en las leyes se ha establecido para una sana relación entre la gente.

Pero ese tipo de cambios, dan sus resultados a largo plazo, no en los seis meses que, con desesperación, muchos le estamos exigiendo al nuevo gobierno. 

Definitivamente, no se pueden hacer los cambios de los que habla la 4T con las mismas leyes, organismos e instituciones. 

No nos desesperemos, cualquier transformación se da dentro de un proceso que conlleva varias fases sucesivas como la Planificación, Organización/Ejecución, Dirección y Control.

En cuanto a seguridad, parece que estamos ya en la de Dirección y entrando a la de Control; sin embargo, estas dos fases son las más difíciles, es cuando la resistencia de la oposición se vuelve más fuerte.

¿Qué es lo más inteligente o amoroso que podemos hacer?

Tomar parte del capital activo o presupuesto del negocio para fines diferentes al mismo, es como sembrar una planta e irla podando de arriba, jamás la harás crecer. 

Algunas plantas, como los bonsai, se siembran para ser pequeñas y se van podando para que no crezcan; con el tiempo engrosan su tronco, y a mucha gente les gustan. 

Tú puedes hacer lo mismo con tu tienda si es que tienes limitaciones de espacio/terreno; esta tienda quizá no pueda crecer físicamente, pero puedes hacerla tan bonita como un bonsai, y gustará a tantos clientes que podrá ser rentable. Aquí la estrategia sería que tuvieras varios bonsai, o una tipo bonsai y una tienda grande o mediana.

Este es un asunto de saber administrar bien el dinero para hacerlo crecer, y principalmente es asunto de disciplina, voluntad y de control que deben tener los propietarios de las tiendas detallistas para tener un manejo profesional de su negocio.

Piénsalo bien, el dinero hay que saber administrarlo. Contar con recursos para crecer, ya sean propios, de una inversión en sociedad o derivados de financiamientos (dinero o productos), es como aplicar una catapulta a los negocio y es una estrategia importante que muchos empresarios exitosos han tomado.

No es necesario tener una tienda grande o muy grande para beneficiarse con el negocio del comercio.

Eliminar el hábito de tomar parte del dinero de las ventas del día o de la semana es cosa de decisión, de voluntad, de que en el momento de la necesidad o la tentación, se piense en las consecuencias que ello implicaría, y esto sólo tú como propietario puedes controlarlo.

Quizá tú seas uno de los muchos propietarios de tiendas de abarrotes que tienen la costumbre de tomar “prestado” del dinero de las ventas del día, para cubrir necesidades de índole diferente al que debe estar destinado, que es el resurtirse de mercancía; esto los hace perder el control de su inversión. 

Decir que toman “prestado”, es mentira porque nunca lo devuelven, lo que ocurre es que se les olvida y pierden el control.

Esa práctica es tan real y frecuente que se convierte, en muchos casos, en la razón por la que no sólo no crecen sino que tienen que cerrar.  

Veamos, tú tienes un capital invertido en mercancías; el resultado de venderlas te dará un adicional a lo que invertiste en adquirirlas; esa diferencia, como ya sabemos, es la ganancia bruta del acto de comprar y vender. El problema es que muchas veces se toma parte de esa ganancia para otros gastos, y muchas veces no sólo es la ganancia sino el total de las ventas, y posteriormente no se tiene dinero para resurtirse. 

Tu negocio como comerciante es comprar a 10 y vender a 12 (ejemplo). Los 10 pesos no deben ser tocados porque son para resurtir la misma cantidad de mercancía que tenías anteriormente; los dos pesos de ganancia deberás distribuirlos en adquirir cantidades adicionales de productos, lo que te hará ir creciendo poco a poco, y sólo una parte manejarla como utilidad y podrás disponer de ella. 

Cuida tu liquidez diaria, no la toques hasta haberla distribuido correctamente; de preferencia, la utilidad no debe ser tocada, al menos mientras tu tienda está creciendo, o al menos no toda ella.

Ser peatón es un diario sufrir en todas las grandes ciudades de México y del mundo.

Las experiencias que tenemos diariamente en esta ciudad, nos llevan a creer que en la escala de prioridades entre autos, motos, bicicletas, patinetas, scooters y cualquier cosa con ruedas que se use para moverse, los peatones estamos al final.

Se supone que las banquetas son para los peatones, pero sobre ellas circulan bicis y motos, tanto que uno es el que tiene que hacerse a un lado para que ellos pasen. 

Y lo peor, encontramos autos estacionados bloqueando total o parcialmente la banqueta, que las carreolas o alguien con silla de ruedas tiene que bajarse al carril de autos.

Quizá tú siempre andas en auto para todo y a ti no te preocupe esta situación, pero toma en cuenta que todos, en algún momento, somos peatones, y la mayoría de la población lo somos diariamente.

Desde hace 15 años, el 17 de agosto, se viene conmemorando en México, el día del peatón; es un evento internacional. Ese día, pero de 1897, se registró la primera muerte peatonal por accidente vial del mundo. 

Fue una dama de 44 años, que ese día, cruzaba una avenida de Londres y que desafortunadamente falleció por el golpe de un vehículo.

Para educarnos, ese día, los gobiernos hacen eventos, pero parece que a muchos “les vale”. Alguien sugirió que al igual que el día de las madres, el del peatón debería celebrarse todos los días. 

Según las estadísticas, anualmente mueren más de un millón de personas en el mundo por accidentes viales y por cada uno de ellos hay 20 más que sufren lesiones y daños tan fuertes que muchas veces provocan discapacidades; de éstos, no todos son “peatones de a diario”, aquí casi la mitad son ciclistas y motociclistas.

El “Informe sobre la Situación de la Seguridad Vial en México” indica que de las 16 mil 185 personas que mueren al año por accidentes de tránsito, los peatones alcanzan los ocho mil fallecimientos por atropellamientos.

Reconozco, que como peatones, muchos de los accidentes son por causa nuestra; el tráfico intenso de personas, ciclistas y motociclistas sobre las banquetas, aunado a la ansiedad que padecemos muchos, nos hace cometer errores graves, aunque la mayoría de los accidentes son causados por imprudencia de ambas partes. 

Ejemplo de lo anterior, son los videos que hemos visto en los medios, mostrando que los puentes peatonales son más usados por perros, quienes muestran más inteligencia y precaución, que por peatones.

Muchas veces no nos queda otra que bajarnos de la banqueta para movernos más rápido o cruzar las avenidas sin obedecer las luces de los semáforos.

Verdaderamente, como alguien decía “ser peatón siempre ha sido un deporte extremo”. 

La realidad es que, los verdaderos peatones no viajamos en auto, no porque no queramos, sino porque no tenemos.

Reconozcámoslo, vivimos en ciudades que están construidas principalmente para los vehículos, por lo que nos conviene seguir las recomendaciones que asociaciones civiles y autoridades nos hacen: 

• Obedecer las señales de tránsito en todo momento. 

• Cruzar siempre en las intersecciones. 

• Esperar la luz verde a tu favor. 

• Mirar a ambos lados antes de cruzar en una intersección. 

• Utilizar los puentes para peatones. 

• Caminar únicamente por las aceras. 

Como cada temporada, están por llegar, si no es que ya llegaron, grandes ejércitos de mosquitos, con todos los problemas que nos traen; además de los riesgos de enfermedades, no nos dejan dormir y se alimentan de nosotros.

En todas las temporadas los hay, pero en estas fechas, por el calor y la humedad del ambiente, se reproducen en grandes cantidades.

Se han encontrado debajo de las hojas de los árboles, en la parte más baja del pasto, y sobre todo, en las plantas y en las partes húmedas y oscuras de los hogares.

Nuestras hogares, no sólo representan un refugio contra los elementos de la naturaleza, se han convertido en un espacio donde se intercambia Amor con la familia, se descansa de la lucha diaria por la vida y se disfruta la privacidad que nos proporcionan.

Tengamos cuidado, si la casa no está limpia y ordenada, puede convertirse en un lugar de contagio de enfermedades para todos en la familia.

Una de las enfermedades que podemos evitar es el Dengue. Este padecimiento es transmitido por la picadura del mosquito Aedes aegypti que le gusta:

• Vivir en nuestra casa

• Reposar bajo nuestra cama para tener su alimento cerca

Su ciclo de reproducción es de 7 a 11 días desde que pone sus huevecillos, los que se convertirán en larvas o maromeros, después en pupas y por último en moscos adultos.

Principales lugares en donde a los mosquitos les gusta esconderse:

1.- Llantas

2.- Aljibes destapados

3.- Tinacos destapados

4.- Barriles o tambores grandes

5.- Tinas

6.- Depósitos inservibles

7.- Macetas o floreros con agua

8.- Entre los bloques para construcción

9.- Huecos en los árboles

10.- Juguetes y objetos inservibles

Como todo en la vida, los conflictos tienen su lado bueno si sabemos manejarlos. 

Manejados con inteligencia, los conflictos son necesarios para el desempeño eficaz de una empresa. Mal manejados pueden ser destructivos, pero una buena dosis de éstos, bien administrados, son indispensables para mantener a una empresa con dinamismo e innovación.

Existen ambientes empresariales con “conflictos funcionales”, donde se desarrollan “competencias conversacionales”, y donde a través de debates, se aprenden a manejar y se les saca provecho para el desarrollo de la misma empresa.

Algunas empresas consideran que el “conflicto inducido” es una herramienta útil para los directivos ya que propicia nuevas ideas, desafiando el talento de sus funcionarios. Consideran que “los conflictos sirven como uno de los motores de desarrollo personal y de crecimiento mutuo”.

Los expertos te recomiendan que en las juntas periódicas que tengas con tu gente, fomentes la discusión de un problema en donde haya ideas, aparentemente contradictorias; esto para que aprendan a manejar, en conjunto, los desacuerdos, pero siempre cuidando de que nadie se manifieste a través de la emoción. 

Ideas para manejar bien un conflicto en una empresa: 

• La técnica de negociación recomendada al encarar un conflicto es identificar qué fue lo que lo ocasionó; que cada parte analice el conflicto desde el punto de vista de su contraparte, aclarando las diferentes percepciones.

• Enseguida, “establecer los aspectos o puntos en los que sí están de acuerdo las partes; es decir, encontrar similitudes en los intereses, experiencias, expectativas, etc. Posteriormente, ir reconociendo los diferentes puntos de vista, evaluando las afinidades y las diferencias, todo esto dentro de un esquema de querer resolver el conflicto o problema, en donde ambas partes obtengan resultados equitativos”. 

Una de las tareas de la mercadotecnia consiste en identificar las necesidades y deseos de los consumidores para así crear los productos específicos para cada segmento de mercado.

Para este fin, utilizan la investigación de mercados apoyada por psicólogos, sociólogos, etc. Estos estudios son complejos, caros y un poco tardados.

Sin embargo, con un criterio más amplio del negocio, comprendemos que estamos satisfaciendo tanto necesidades como deseos, y que ambos pueden referirse a la satisfacción que dan los productos y sus marcas, así como las satisfacciones que proporciona su local.

En esto último nos referimos, nuevamente, a su presentación, limpieza, iluminación, acomodo de los productos, y sobre todo a lo que últimamente está surgiendo como aspectos adicionales a los productos, nos referimos al trato, a la atención, etc.

1.- Las necesidades

“Las necesidades, carencias físicas o mentales, son aquellas situaciones en las que el ser humano siente la falta o privación de algo”. Las necesidades se dividen en funcionales o básicas, y psicológicas:

– Necesidades Funcionales (Básicas): Alimentos, aire, agua, ropa, vivienda. Todo esto es necesario para vivir.

– Necesidades psicológicas: Se llaman así porque tienen relación con los sentimientos y emociones de cada persona.

Todos, cuando necesitamos algo, buscamos la manera de satisfacer esa necesidad. Sin embargo, cada vez hay más necesidades, las cuales no existían hace dos o tres décadas. 

2.- Los Deseos

Los deseos consisten en anhelar satisfactores específicos. Es en este punto donde los mercadólogos ejercen determinada influencia a través de la publicidad y la promoción para presentar sus productos como las mejores opciones para satisfacer sus necesidades. Estos esfuerzos crean las preferencias en los consumidores.

3.- Preferencias:

Las preferencias se encuentran en un nivel más alto de los deseos, y surgen, directamente, como respuesta a los esfuerzos mercadotécnicos de los fabricantes de productos.

¿Qué actitudes tenemos en nuestro negocio, con nuestros clientes, nuestra familia y ante los problemas?

Según los especialistas, existen tres tipos de actitudes generales, positiva, neutral y negativa. Ya en la práctica actuamos según el lugar y las diversas circunstancias, con actitudes más específicas derivadas de estas tres.

Las actitudes, son la forma en que respondemos a algo o a alguien, y que dependen mucho de la forma interna de ser de cada persona, de las circunstancias en las que se encuentre, de su preparación y entrenamiento y hasta de la genética.  

Pueden definirse como la forma en que respondemos a los diferentes estímulos y tareas, compromisos y obligaciones. Forman parte de nuestras creencias, expectativas, valores, experiencias y de las razones que tengamos para responder de una u otra forma. Son buenas o malas, convenientes o inconvenientes para nuestras metas en la vida. 

Es de todos conocida la historia del presidente de una empresa constructora que fue un día a visitar una de sus obras y entrevistó a tres albañiles. Los entrevistados estaban haciendo lo mismo, y la pregunta fue la misma para los tres: ¿y tú que estás haciendo?

El primero de ellos contestó amargamente “estoy pegando ladrillos”; el segundo, más alegre, respondió “estoy levantando un muro, no es muy agradable este trabajo pero algún día llegaré a ser supervisor”. 

El último interrogado, muy alegre y con una visión más amplia dijo “estoy haciendo un edificio que albergará a muchas familias; algún día yo también tendré mi propio departamento”. 

Este ejemplo ilustra muy bien las diferentes actitudes y perspectivas que tenemos los seres humanos respecto a las situaciones que vivimos. 

Tres actitudes diferentes ante un mismo estímulo. El trabajo, el lugar y la pregunta fueron los mismos.