Es así como algunos niños van a terminar el colegio como líderes y otros como seguidores o sumisos. Por eso, la mayoría de nosotros vivimos con estos patrones de dominancia social y tenemos la tendencia de creer que algunos nacen como líderes y otros no.

Sin embargo, es importante distinguir entre la dominancia social y el liderazgo verdadero.

Ser un buen líder no significa ejercer autoridad sobre los demás o destacarse como uno de los mejores del grupo.

Lamentablemente los niños pocas veces tienen la oportunidad de comprender la dinámica social que se lleva a cabo alrededor de ellos y así simplemente asumen el rol que más les acomoda en ese momento.

Es necesario que los niños entiendan que son capaces de desarrollar sus fortalezas y de aportar hacia su comunidad en forma positiva, así el niño comprenderá que no tiene que asumir un rol pasivo en el cual simplemente elige seguir a otros.

No todos podemos ser líderes en todas las áreas de nuestra vida, pero sí somos líderes en alguna área e idealmente tenemos que saber asumir ese rol si queremos vivir una vida de éxito.

Una vez que una persona haya entendido su valor como persona individual, va a poder distinguir entre su persona y su rol. En la vida uno juega diferentes roles, por ejemplo, una mujer puede jugar el rol de esposa, de madre, de profesional y de hija. En algunos roles ejerce más liderazgo que en otros, pero sigue siendo la misma persona.

Para poder asumir un liderazgo efectivo, además, hay que entender la dinámica de estos roles que se juegan en una comunidad y las estructuras de autoridad existentes y su importancia. Esto ayuda a comprender cómo se resuelven los conflictos dentro de cada rol diferente que uno tiene en la vida.

De acuerdo con Bettina Langerfeldt, algunas personas parecen sobresalir como líderes desde su infancia y otros parecen estar destinados a ser sumisos y a seguir a los demás. Sin embargo, es importante distinguir entre la dominancia social y el liderazgo efectivo. Descubra lo que es el liderazgo verdadero y como desarrollarlo en usted y en sus hijos:

Nuestra vida es muy compleja y necesitamos habilidades complejas para poder salir adelante en ella. Una de ellas es la habilidad para liderar.

Muchos creen que hay personas que nacen con mejores capacidades para liderar que otros. Sin embargo, si definimos el liderazgo en su esencia, como “la lucha de movilizar a los demás hacia la solución de los problemas colectivos”, cualquier persona puede ejercer liderazgo desde cualquier posición. Para eso necesita desarrollar la habilidad de persuadir a otros de que la dirección que se propone es la correcta.

Es importante entender este concepto, ya que la percepción que cada uno tiene de sí mismo, ya sea como líder o como seguidor, es aprendida por estructura social más que adquirida por genética.

Desde que somos niños tenemos diferentes patrones de conducta. Algunos tienden a liderar, como por ejemplo los hermanos mayores o un niño que se destaca en algo.

El niño dominante va a identificarse cada vez más con su rol de líder y se va a transformar en el capitán del equipo de fútbol o el presidente de un grupo. Los adultos y los padres también comienzan a ver a estos niños como líderes.

Otros niños menos dominantes, en cambio, automáticamente van a asumir el rol de un seguidor y probablemente se van a comportar como una persona sumisa durante gran parte de su vida escolar.

En su momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó 10 diez destrezas psicosociales, que todos necesitamos para ser más competentes en todo. Te anotamos las dos primeras:

• Solución de problemas y conflictos. Se trata de poder manejar de forma flexible y creativa, los problemas y conflictos de la vida diaria, identificando en ellos oportunidades de cambio y crecimiento personal.

Los conflictos forman parte de la vida diaria de todos y no son algo que podamos evitar. Gracias a ellos las personas renovamos las oportunidades de cambiar y crecer, y de aprender a convivir con los demás.

Los conflictos son como el “motor” de la existencia humana, y podemos desarrollar estrategias y herramientas que nos permitan manejarlos de forma creativa y flexible.

En galeon.com/aprenderaaprender y en el portal de la Red de Resolución de Conflictos (Conflict Resolution Network) crnhq.org, encontramos algunas herramientas sobre solución de problemas y conflictos. 

• Pensamiento creativo. Consiste en usar tanto la razón como la “pasión” (emociones, sentimientos, intuición, fantasías e instintos, etc.) para ver las cosas desde perspectivas diferentes que nos permitan inventar, crear y emprender con originalidad.

Pensar creativamente se refiere a la capacidad de inventar algo nuevo, de relacionar algo conocido de forma innovadora o de apartarse de esquemas de pensamiento o conducta habituales. Esto permite abordar la realidad de forma nueva. 

En todos los escenarios de la vida es posible pensar creativamente. Todas las personas pueden ser creativas, dado que como cualquier otra destreza, es posible aprenderla con tiempo y práctica. Gracias a la creatividad, podemos despojarnos de hábitos e ideas preconcebidas y encontrar alternativas y caminos no recorridos.

En mycoted.com/creativity/techniques/index.php, encontrarás herramientas para facilitar esto.

Los empresarios que quieren hacer crecer sus negocios, hacerlos más productivos y rentables, necesitan conocer y aplicar muchos de los conceptos, estrategias y tácticas que se manejan en los deportes.

Ni en los equipos deportivos ni en las empresas hay crecimiento sin estrategias, sin liderazgo, sin disciplina, sin organización, sin gente, sin entrenamiento, etc. 

En todo deporte hay reglas que se deben conocer y hay un árbitro que está para cuidarlas. En las empresas debe ser igual. El empleado tiene que conocer las reglas y las políticas internas, tiene que haber un código de ética, y su propietario debe cuidar que se respeten.

Una empresa, del tamaño que sea, debe tener un líder que haga las veces de couch y de mentor. Su gente tiene funciones determinadas, aunque en su trabajo diario puede realizar diversas actividades.

En las empresas tiene que haber entrenamiento, tanto para aumentar la energía física como para practicar determinadas tareas. El entrenamiento también tiene que ser mental para darle seguridad y confianza al trabajador. 

La disciplina empresarial sirve para respetar a los clientes, las reglas, las instrucciones del líder; para cuidar al equipo de trabajo, las herramientas y los productos o servicios que se venden. El que dirige el negocio debe participar también de la disciplina que para él comprende, además, el cuidar y respetar el flujo de dinero.

El propietario de la empresa, director general o líder tiene que estudiar a sus trabajadores, esto con el fin de conocer sus talentos y capacidades; debe conocer también sus debilidades y entender y aceptar sus errores. Debe ser paciente para esperar el desarrollo y crecimiento de su gente, desarrollo que hará más fuerte el equipo. En cada jornada tiene que haber un ritual que centre las energías del equipo en sus tareas. 

Todo líder debe delegar. Ni el dueño de un equipo deportivo, ni el entrenador meten los goles, eso lo delega a los jugadores y permite que alguien dirija en el campo, el capitán.

El líder, también tiene que entrenarse como tal, tomar cursos, leer, etc., esto con el fin de aprender no sólo las cuestiones operativas, administrativas y financieras, sino conocer lo necesario sobre psicología humana para entender el comportamiento de su gente; además, tiene que buscar la forma de hacerse de su propia energía y encontrar su propia automotivación para estar arriba de su equipo.

La empresa o negocio debe estar apoyada por patrocinios, o financiamientos para hacerse de herramientas, mercancías y capital de trabajo. Esto lo consiguen con financiamientos propios o externos como los proveedores o préstamos de instituciones. 

Al igual que un equipo de futbol, la empresa debe contar con una imagen como institución y en lo individual. La imagen la comprende, entre otros aspectos, el color de la fachada, iluminación, lays out, etc.; debe tener un color propio. El personal, al igual que el líder, debe contar con uniforme que generalmente son playeras, camisas o mandiles con el nombre del negocio.

Las anotaciones en una empresa se manifiestan a través de la satisfacción de sus clientes, de vender más productos, de lograr mayores niveles de rentabilidad, por cuidar las utilidades y, sobre todo, por crecimiento físico que tenga, ya sea ampliándose o abriendo otras tiendas; para esto debe establecer sus Estrategias, Tácticas y Objetivos; debe también tener la paciencia necesaria y ser persistente en sus Planes.

La clave del éxito en cualquier área de nuestra vida radica sólo en nuestro cerebro, en aprovechar esa capacidad plástica que tienen nuestras neuronas. 

Existen maneras en las que podemos modificar nuestro cerebro para mejorar su productividad. Esto se basa en la capacidad que tiene para moldearse a nuevas formas de pensar, lo que se conoce como plasticidad neuronal. 

Existen dos clases de cerebros, los normales y los ‘resilientes’; estos últimos son “aquellos que tienen la habilidad de aprovechar los momentos difíciles, utilizando lo que aprendieron para navegar en el futuro”, y el ser resiliente depende sólo de nosotros.

Claves para moldear nuestro cerebro en un órgano ganador que nos permita realizar procesos altamente productivos:

1.- “Detección de oportunidades”; es decir, reconocer las acciones que podemos realizar para que nos lleven al éxito. “Identificar las oportunidades que para otros no son claras”.

2. “Talentómetro”: es la capacidad de reconocer las habilidades que tenemos y de desarrollar aquellas de las que carecemos.

3. “Láser de metas”: es cuando nos fijamos una meta a futuro, y, sin importar lo que otros hagan, mantenemos el objetivo en mente. 

4. “Medición optimista del riesgo”: es la habilidad de medir las ventajas, desventajas y el riesgo de una decisión. Una vez hecho esto, aceptar los cambios que vendrán  y comprometerse con la decisión.

5. “Acelerador de esfuerzo”: es actuar como si algo fuera a pasar sin lugar a dudas ya que esto condiciona el cerebro para hacer todo lo posible para lograrlo. 

“Un cerebro ganador también requiere cuidados específicos para funcionar bien. La nutrición debe contener omega 3, hojas verdes, pescados de agua dulce, nueces y bayas. Hacer ejercicio tres veces por semana y dormir entre siete y ocho horas”.

Últimamente, se habla mucho de que el entorno físico y el ambiente laboral son una parte muy importante dentro de las empresas para lograr los resultados, esto es muy cierto; de ello, el líder es el responsable. El ambiente laboral tiene que ver con el “trato y la confianza que el líder tiene con aquellos que le reportan”.

Pero para estar por encima de la competencia, el compromiso del personal y el cambio deben ser constantes; se trata de hacer de las empresas “entidades de continuo aprendizaje”.

Vivir diariamente nuestra Visión nos impulsa a lograrlo, pero hay que hacérsela sentir a nuestra gente con menos palabras y con más acción. Nuestros sueños debemos transmitírselos a nuestra gente para entusiasmarla. 

Dentro de ese contexto, se hace necesario dejar de poner atención a las debilidades del personal, ya que eso nos llevaría solamente a “establecer una cultura de mediocridad”. No perdamos el tiempo en asegurarnos de que nadie cometa errores, en vez de ello utilicémoslo para conducir a la gente a hacer cosas con excelencia.

No es necesario presionar o gritarle a nuestro personal para que se alcancen los resultados del negocio. Los esfuerzos debemos encaminarlos a obtener lo mejor de ellos.

Dentro de esto es conveniente darles facultades para la toma de decisiones en su puesto de trabajo, con ello lograremos confianza y seguridad en todo lo que realizan dentro de la empresa.

Actualmente, todos los esfuerzos mercadotécnicos están enfocados a estar por arriba de la competencia, y esto sólo lo lograremos trabajando todos juntos para el cliente.

Los empresarios trabajamos mucho para tener las preferencias de los clientes, pero aunque los conocimientos son muy importantes para saber cómo lograrlo, a final de cuentas aquellos que actúan más rápido son los que lo logran.

Todo radica en el liderazgo, ya que “para accionar más rápido y mejor que los demás”, se tiene que liderar haciendo las cosas mejor de como lo venimos haciendo.

La responsabilidad de esto radica en los líderes de cada empresa, éstos tienen que aportar “más y mejores conocimientos, mejor guía y mayor entusiasmo a los empleados para alcanzar un lugar de privilegio en el mercado donde se compite”.

El papel de los líderes con el personal debe ser principalmente el de instruirlos en la importancia que tienen los clientes para las empresas.

Los líderes son el eslabón que mantiene unida a toda la fuerza laboral. Ellos son “los únicos responsables de la Rotación y Retención del personal”. 

En cualquier plan, proyecto, estrategia y objetivo de cada empresa está en juego el trabajo diario de todo el personal.

Los volúmenes de ventas, la rentabilidad, etc., son los conceptos de los que un líder debe hablar a su gente para que aporten todo su talento y lograr mejores resultados.

“El orgullo de un empleado para con su empresa, no se forja a través de hacer festejos y abrazos, sino de la oportunidad que le da para exponer su talento”.

A final, lo único por lo que se nos va a juzgar es por el reconocimiento que los clientes le den a las competencias laborales de la empresa.

No podemos lograr Victorias Públicas sin haber logrado antes Victorias Privadas. Las primeras se refieren a nuestro mundo externo, las Privadas se dan dentro de nosotros.

Nadie puede tener éxito afuera, y hablamos de resultados positivos como éxito, dinero, fama, prestigio, etc., si antes no trabajó internamente. 

Las Victorias Públicas son resultado de haber superado las etapas de la dependencia y la independencia que menciona Stephen Covey.

Todo se da “de dentro hacia afuera”, es el orden natural, lógico y seguro para lograr lo que queremos. Este es un proceso que funciona tanto a nivel personal como profesional y empresarial. 

Esto lo vemos en los artistas, deportistas, empresarios, etc., y se logra a través del estudio, la preparación, el entrenamiento, la planeación, la determinación de estrategias, políticas, el ensayo, etc.

Reiteramos, las Victorias Públicas se dan como resultado de la relación e interacción entre los seres humanos.

Covey habla de tres niveles por los que pasamos todos: La de la Dependencia (la infancia), la Independencia (adolescencia) y la Interdependencia (madurez). 

Interdependencia se refiere a entender que todos necesitamos de todos; que para lograr lo que queremos lograr, necesitamos comprender que debemos aportar y contribuir a las necesidades de los demás; que para lograr nuestras necesidades debemos colaborar con las de los demás.

El sufrimiento de la gente se da porque se quedaron en la etapa de la Dependencia o cuando mucho en la de la Independencia.

Ambas posiciones reflejan inmadurez, y esto trae consecuencias negativas para quienes se ubican en estos niveles.

Para dejar de sufrir necesitamos trabajar internamente para pasar a la Interdependencia. En este nivel se deja de sufrir porque nuestros resultados dependerán de nosotros y de nuestra interacción positiva con los demás.

Ya de adultos, no podemos ser dependientes ni independientes, sino Interdependientes: los demás dependen de nosotros y nosotros de los demás.

Un científico, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorar los problemas del mundo; así que pasaba los días en su laboratorio buscando como hacerlo.

Un día, su hijo de siete años entró a su laboratorio decidido a ayudarlo a trabajar.

El científico le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado. Como el niño no obedecía, el padre buscó algo que darle  para distraerlo, a lo que le encontró una revista en donde había un mapa del mundo.

Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciéndole: “Como te gustan los rompecabezas, te doy este mundo todo roto para que lo repares, tú sólo”.

El científico pensó que al pequeño le llevaría días componer el mapa, pero no fue así. Pasadas algunas horas, el niño le dijo: “Papá, papá, ya lo terminé”.

Al principio no le creyó al niño. Pensó que era imposible que a su edad hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes.

Dudando del niño, levantó la vista con la certeza de que vería el trabajo de un niño de su edad, pero para su sorpresa, el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares.

El padre preguntó con asombro a su hijo: ¿Cómo lo lograste, si tú no sabías cómo era el mundo? 

Papá, respondió el niño, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre, así que di vuelta los recortes y comencé a recomponer al hombre que sí sabía cómo era.

Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta a la hoja y vi que había arreglado al mundo.

Cuando estás estresado y presionado por problemas que tienes que atender, los especialistas recomiendan los siguientes consejos para lograr la concentración y la creatividad para resolverlos:

1- Sal a caminar. Caminar “es un excelente modo de mejorar nuestra forma de pensar y la calidad de nuestros pensamientos”. 

2- Evita el azúcar. Para pensar claramente no consumas azúcar ni carbohidratos, ya que éstos generan una mayor actividad cerebral que impide la buena concentración.

3- Organiza tus espacios. Efectivamente, los ambientes nos ayudan o perjudican para determinadas tareas, sobre todo la de pensar con claridad.

4- Duerme mejor. Las horas de sueño son diferentes para cada persona, dependen de la edad y el estrés del día anterior, pero lo que verdaderamente importa es la calidad de sueño.

5- Medita. Por cinco minutos, cierra los ojos y concéntrate en tu respiración. Tu mente vagará por unos momentos, pero no te resistas y vuelve tu atención a tu respiración.  

6- Organiza y programa tus tareas. Hay asuntos pendientes por resolver que nos distraen de los asuntos importantes y de decisiones relevantes; deja de preocuparte por ellos y prográmalos para otro día.

7- Evita el alcohol. Mientras que pequeñas cantidades pueden conducir a tener pensamientos creativos, cantidades grandes son nocivas para el cerebro.

8- Toma decisiones rápidamente. No permitas que se acumulen los asuntos pendientes. Decide rápido o ponte fecha para hacerlos.

9- Toma aire fresco. “Sal y respira profundo por la nariz. Le darás a tu cerebro una dosis de oxígeno y te ayudará a aclarar tu mente”.

10- Toma esto en cuenta: “Pensar claramente es mucho más sencillo si no tienes hambre, sed, sueño o calor”.