Los motivadores, son emociones que nos mueven o impulsan a la acción, a lograr algo, a conseguir lo que queremos. Existen muchos motivadores, dependiendo de cada situación, de cada persona y de la época que estemos viviendo; pero a través de la historia de la humanidad se consideran como constantes y universales lo siguientes:

• El Miedo • La Necesidad • El deseo sexual • El reconocimiento • El orgullo • El reconocimiento • El hambre • La Responsabilidad • El Amor • La Voluntad • La Recompensa • La vergüenza • El deseo de venganza • Las caricias • La Ambición de poder y riquezas • La Defensa del territorio personal • Un alto nivel de autoconfianza • La defensa de la soberanía

Como todo en la vida, estos motivadores pueden ser usados a favor o en contra; pueden motivarnos a hacer algo o a dejar de hacerlo. Lo que hace que estas emociones nos impulsen a la acción en un sentido o en otro, a detenernos o a realizar determinadas acciones, es su nivel de intensidad. La gente puede robar por hambre (necesidad de comer), pero si el hambre no es tan intensa o si hay otras opciones para satisfacerla no será buen motivador para robar. Los niveles de cada motivador varían de persona a persona, dependiendo de su educación, sus experiencias, su genética, etc., y sobre todo de las situaciones particulares. El dinero no se considera como un motivador o es un motivador especial, ya que, si trabajamos por dinero, al principio es un motivador, pero al acostumbrarnos a determinada cantidad o hacer compromisos con ella, al corto plazo se vuelve un desmotivador, deseando más dinero.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores, anota que, seis de cada 10 mexicanos viven al día por no tener conocimientos de finanzas; cinco de cada 10 prefieren gastar que ahorrar. Las personas con este padecimiento: • Gastan más de lo que ganan. • Viven al día. • Se endeudan fácilmente y se sobre-endeudan. • Pueden fácilmente caer en cartera vencida de los bancos. • Ser enviados “con tache” al Buró. • Con dificultades vuelven a tener créditos, ya que crean malos antecedentes. • En todo caso, pueden crearse serios disgustos. A largo plazo, este comportamiento, si no se corrige, crea sueños truncados, reforzándose el “Círculo de la Pobreza”. El manejo de dinero es como un juego que debemos aprender a jugar; para aprenderlo: • Primero hay que conocer las reglas y ser disciplinados para respetarlas • Tener control de nuestros ingresos y gastos Este es un juego que se juega sólo o con los demás; si es con otros, todos deben conocer las reglas financieras. La principal herramienta con la que se juega aquí, es un presupuesto, pero hay que sumarle algunas actitudes personales como la paciencia y la disciplina.

Un presupuesto es como un mapa que debemos consultar cada vez que recibimos algún ingreso, y nos sirve para ver los caminos o rutas a donde se dirigirán los recursos obtenidos. En el presupuesto deberán estar anotadas cada una de las necesidades, tanto las básicas como aquellas que se planean hacer, si sobran recursos. El camino del dinero deberá estar destinado, primeramente, a cubrir las necesidades básicas, dentro de las cuales debe anotarse el ahorro; todo dentro del ciclo en que se requiere (semanal, quincenal o mensual. Como todo juego, entre más lo practiquemos, mejores habilidades iremos obteniendo para sacarle mayor provecho a nuestro dinero.

Fuentes: mundoejecutivo.com.mx / hablemosdedinero.com.mx / maestriasydiplomados.tec.mx

¿Por qué a muchos nos califican como Analfabetas Financieros?

Este es un término nuevo que se refiere a todos aquellos que no sabemos manejar inteligentemente el dinero que ganamos. Sobre esto, te platico lo que, como a muchos, les pasó a dos amigos: • Uno perdió su trabajo y dejó de percibir ingresos. • Otro, tuvo que laborar sólo medio turno, por lo que empezó a recibir menos ingresos. El problema de ambos fue que, ante ello, casi inmediatamente: 1º.- Tuvieron que dejar de consumir muchas de las cosas a las que estaban acostumbrados, él y su familia. 2º.- Dejaron de pagar sus deudas; a uno lo mandaron en rojo al Buró y al otro lo demandó el banco.

¿Por qué les sucedió eso? • Ambos carecían de una fuente alternativa de ingresos, pero sobre todo, ambos carecían de ahorros para que, por algún tiempo, pudieran seguir teniendo el mismo nivel de vida que antes.

¿Qué hubo, verdaderamente, en el fondo de esto? Carecían de “Cultura Financiera”, o como ahora algunos le llaman, padecieron de “Analfabetismo Financiero”. Esto último es un “padecimiento” de muchas personas en este país, tanto que, los hace vulnerables a cualquier emergencia o problema económico que tenga la empresa donde trabajen o en su propio negocio. Si te sirve de consuelo, en México sólo el 32% de los adultos conoce principios de finanzas, y todo el resto entramos en la categoría de Analfabetas Financieros. En cuanto a conocimientos relacionados con nuestras finanzas, los mexicanos estamos en los últimos lugares de los países que conforman el G20.

Fuentes: mundoejecutivo.com.mx / hablemosdedinero.com.mx / maestriasydiplomados.tec.mx

Tú lo sabes bien, el sector comercio-detallista abarrotero es muy competido, por lo que si no logramos diferenciarnos de la competencia, sencillamente nos quedamos en los últimos lugares, o desaparecemos.

Una tienda de abarrotes, de cualquier tamaño, es ahí a donde, la gran mayoría de las veces, los com- pradores van físicamente para abastecerse de los productos básicos que necesitan.

Pero cuidado, cuando nuestros clientes andan muy “quisquillosos”, algo normal en estos tiempos, con cualquier detalle que les disguste de tu tienda, pueden cambiar para mal, la impresión que tienen de ti.

En los momentos de molestia, vuelven a fijarse en la fachada, en el interior, en los colores, en la distribución de los productos, en los estantes, en el aseo, la iluminación, etc.

Enseguida, complementan su nueva impresión por lo que está en las paredes, lo colgantes (carteles) que se colocan para informar de alguna promoción, y hasta por el perfil físico de nosotros como propietarios y de nuestros empleados, y sobre todo la forma en que los atendemos.

Por el conjunto de todos estos elementos o por uno solo de ellos, los clientes se forman una nueva imagen ya sea buena, mala o regular, y acudirán a nuestra tienda simplemente por costumbre o por mera necesidad.

Aquí el riesgo es que, por algo que les desagrada en un momento dado, nos llegan a calificar, y decidan probar en otras tiendas.

Como ves, todo esto es cuestión vi- sual y sensorial.

Como la gran mayoría de las tiendas de abarrotes, vendemos casi los mismos productos, conviene diferenciarnos en cosas meramente subjetivas.

Para lograr ser más competitivos, ganar más clientes y vender más, en las siguientes páginas te anotamos algunas ideas que puedes implementar en tu tienda.

1.- A nadie le gusta perder, todos quieren Ganar.  

A tus clientes tampoco; entonces, tienes que generarles en tu tienda una sensación de ganar.  

En el “buen fin”, por ejemplo, muchos esperamos las promociones que hacen los negocios para comprar en esas fechas, ya que los precios y los meses sin intereses, nos hacen sentir que ganamos.

Aprovechando este principio, tú puedes lograr esa misma sensación en tus clientes, vendiendo el sobrante de productos que puedas tener. En esto, sólo hay que saber cuándo y cómo hacerlo. Aquí, el Visual Merchandising (las acciones visuales que hagas para comercializar tus productos), te podrán ayudar: “llévese 2, pague 20% menos por el segundo”, por ejemplo.

Para aplicarlo puedes utilizar las promociones que hacen tus proveedores o hacer tú mismo las tuyas.

2. El carácter de Urgencia.

En muchos negocios se puede despertar el sentido de urgencia, deseando que los clientes respondan bien a ello. Para esto, también tienes que hacerlo mediante el visual merchandising (acciones visuales de comercialización). 

Para lograr manejar bien el sentido de urgencia, utiliza posters o carteles que, por ejemplo, anuncien “últimos días de promoción”, “sólo por hoy”, entre otros.

Maneja el sentido de urgencia de tus clientes mediante los carteles que te llevan tus proveedores para promocionar sus productos o los que tú pongas anunciando alguna promoción propia.

3. El poder de la Autoridad.

La mayoría de la gente prefiere seguir a los líderes o a personas con cierta autoridad en lo suyo.

Para resaltar tu negocio, necesitas transmitir fuerza, energía, ganas en tu negocio y amor por tu tienda, esto creará una sensación positiva en tus clientes.

Proyectar energía, seguridad, interés por tu tienda y fuerza hasta cierto grado, te ayudará también a evitar que alguien se sobrepase. 

Haz que tus clientes se acostumbren a ti, pero de manera positiva.

4. El interés por cosas nuevas.

En el cerebro de la mayoría de nosotros, y en los clientes también, existe, una parte que persigue descubrir cosas nuevas: En el mundo comercial siempre busca conocer otras opciones, por lo que es natural que intente explorar en otras tiendas similares, “es por eso que necesitas contar siempre con un factor diferencial”.

La mayoría de las veces, esto no tiene que ver con los precios, va más allá; responde a la sensación visual que logra tener en ello, a “la conexión que logra con alguien, a la experiencia de compra, a la disposición de los productos, etc”. Es por ello que insistimos en la necesidad de impresionar a través del atractivo visual (visual merchandising).

Por eso conveniente rotar la distribución de los elementos, de los espacios, de los productos, de los exhibidores, de los objetos decorativos (carteles), etc., todo en su proporción.

Esto puede evitar que los clientes frecuentes se aburran de tu tienda y se aventuren a conocer otras opciones. 

5. Sentido de pertenencia.

Esto se refiere a la necesidad que muchos sentimos de formar parte de grupos. Se debe a que “nos sentimos bien con personas con las que nos identificamos, nos sentimos comprendidos o compartimos gustos y aficiones”.

En una tienda de abarrotes podemos brindar esa sensación de pertenencia, hacer que nuestros clientes actuales y potenciales se identifiquen con nosotros, con la tienda, con el ambiente, con todo lo que estamos ofreciendo.

Si logramos que se perciba nuestra tienda como un lugar en el que ellos se sientan bien, lograremos que confíen en que podrán cubrir todas sus necesidades de abarrotes con nosotros.

1.- A nadie le gusta perder, todos quieren Ganar.  

A tus clientes tampoco; entonces, tienes que generarles en tu tienda una sensación de ganar.  

En el “buen fin”, por ejemplo, muchos esperamos las promociones que hacen los negocios para comprar en esas fechas, ya que los precios y los meses sin intereses, nos hacen sentir que ganamos.

Aprovechando este principio, tú puedes lograr esa misma sensación en tus clientes, vendiendo el sobrante de productos que puedas tener. En esto, sólo hay que saber cuándo y cómo hacerlo. Aquí, el Visual Merchandising (las acciones visuales que hagas para comercializar tus productos), te podrán ayudar: “llévese 2, pague 20% menos por el segundo”, por ejemplo.

Para aplicarlo puedes utilizar las promociones que hacen tus proveedores o hacer tú mismo las tuyas.

2. El carácter de Urgencia.

En muchos negocios se puede despertar el sentido de urgencia, deseando que los clientes respondan bien a ello. Para esto, también tienes que hacerlo mediante el visual merchandising (acciones visuales de comercialización). 

Para lograr manejar bien el sentido de urgencia, utiliza posters o carteles que, por ejemplo, anuncien “últimos días de promoción”, “sólo por hoy”, entre otros.

Maneja el sentido de urgencia de tus clientes mediante los carteles que te llevan tus proveedores para promocionar sus productos o los que tú pongas anunciando alguna promoción propia.

3. El poder de la Autoridad.

La mayoría de la gente prefiere seguir a los líderes o a personas con cierta autoridad en lo suyo.

Para resaltar tu negocio, necesitas transmitir fuerza, energía, ganas en tu negocio y amor por tu tienda, esto creará una sensación positiva en tus clientes.

Proyectar energía, seguridad, interés por tu tienda y fuerza hasta cierto grado, te ayudará también a evitar que alguien se sobrepase. 

Haz que tus clientes se acostumbren a ti, pero de manera positiva.

4. El interés por cosas nuevas.

En el cerebro de la mayoría de nosotros, y en los clientes también, existe, una parte que persigue descubrir cosas nuevas: En el mundo comercial siempre busca conocer otras opciones, por lo que es natural que intente explorar en otras tiendas similares, “es por eso que necesitas contar siempre con un factor diferencial”.

La mayoría de las veces, esto no tiene que ver con los precios, va más allá; responde a la sensación visual que logra tener en ello, a “la conexión que logra con alguien, a la experiencia de compra, a la disposición de los productos, etc”. Es por ello que insistimos en la necesidad de impresionar a través del atractivo visual (visual merchandising).

Por eso conveniente rotar la distribución de los elementos, de los espacios, de los productos, de los exhibidores, de los objetos decorativos (carteles), etc., 

todo en su proporción.

Esto puede evitar que los clientes frecuentes se aburran de tu tienda y se aventuren a conocer otras opciones. 

5. Sentido de pertenencia.

Esto se refiere a la necesidad que muchos sentimos de formar parte de grupos. Se debe a que “nos sentimos bien con personas con las que nos identificamos, nos sentimos comprendidos o compartimos gustos y aficiones”.

En una tienda de abarrotes podemos brindar esa sensación de pertenencia, hacer que nuestros clientes actuales y potenciales se identifiquen con nosotros, con la tienda, con el ambiente, con todo lo que estamos ofreciendo.

Si logramos que se perciba nuestra tienda como un lugar en el que ellos se sientan bien, lograremos que confíen en que podrán cubrir todas sus necesidades de abarrotes con nosotros. 

No importa el tamaño de tu tienda, toma en cuenta que el consumidor es cada vez más exigente, tanto al momento de elegir una tienda para hacer sus compras, como con los productos que elige comprar.

Por lo mismo, es muy conveniente que apliques las técnicas mercadotécnicas que los especialistas recomiendan para que las tiendas de la esquina tengan más ganancias.

Hacer merchandising, es conveniente, necesario y rentable. Como parte de este concepto, hay tres términos que conviene aclarar específicamente:

1.- Definición de merchandising. Éste está definido como “el conjunto de acciones o actividades para estimular la compra por parte de los clientes en el punto de venta”. 

Es el nombre de la estrategia mercadotécnica para hacer más atractiva la tienda. En español puede expresarse simplemente como promoción comercial.

2.- Vendedor silencioso. Se refiere, en general, a todo lo que está en tu tienda, por dentro y por fuera; todo está a la vista de los clientes, y cada objeto o todos juntos, influyen en ellos, causando cierto tipo y grado de emociones.

Además, son el primero y el principal vehículo de comunicación entre la tienda y tus clientes. 

En el enfoque mercadotécnico, también se le conoce como “Visual Merchandising”. 

En mercadotecnia, su objetivo es lograr que llame la atención y brindarle al consumidor una buena experiencia de compra.

Los requisitos que debe cubrir el “Vendedor Silencioso”, según Nexian Training, son: 

• Transmitir información a los clientes sobre la imagen del establecimiento, productos, surtido,promociones, etc.

• Generar atracción y persuasión en el público objetivo.

• Crear ambientes creativos y originales.

• Guardar coherencia con el interior del Punto de Venta (tienda). Tiene que estar en consonancia.

• Exponer claramente los precios.

• Renovarse periódicamente y de forma planificada. 

• Tener un orden, tener limpieza y correcta colocación.

El objetivo final del “Vendedor Silencioso” es rentabilizar el punto de venta y generar más ventas.

A.- En un primer plano, los materiales considerados en el “Vendedor Silencioso” son: el mobiliario, las vitrinas, la iluminación, los colores, los escaparates, los productos que se venden, los colgantes, los displays, el packaging, etc. Todos, influyendo siempre en el consumidor.

B.- En un segundo plano, está el Material POP (Punto de Venta) que se maneja estratégicamente para apoyar nuevos lanzamientos de productos e influir en la decisión de compra cuando los clientes acuden a comprar.

Específicamente, se refiere a “los recursos gráficos, de publicidad o a las exhibiciones utilizadas en el Punto de Venta para la promoción y difusión de una marca, categoría o producto”.

El material, considerado aquí, son los posters, anuncios en anaqueles, publicidad en carritos, stoppers, exhibidores, islas, animaciones de góndola, cabeceras, pantallas, touchscreen y otros dispositivos digitales como tablets, entre otros.

El objetivo de estos materiales, es informar lo mejor posible, sobre nuevos productos o promociones.

Su importancia radica en que refuerza la venta cuando el cliente potencial tiene dudas sobre el producto en cuestión.

Amigo detallista, toma en cuenta que el manejo estratégico de mobiliario, anaqueles, los productos, etc. hará más atractiva tu tienda, con los beneficios que hemos explicado.

Pero además, si aprovechas y cuidas el Material POP que te llevan las diferentes marcas de tus productos para reforzar la venta de éstos, te estás ayudando a ti mismo porque vendes más. 

Tengamos cuidado, porque muchas veces ni cuenta nos damos de por qué se van algunos clientes.

En uno de los escritos que recibimos de ustedes, Don Pancho, propietario de una tienda en el barrio San José de Iztapalapa, CDMX, nos comentó lo siguiente:

“En una de mis caminatas que hago diariamente por mi colonia, me encontré a un cliente que conocía bien, pero que tenía mucho tiempo de no ir a mi tienda.

“Le pregunté que por qué ya no había ido a comprar a mi tienda; el cliente me contestó que ya no compraba ahí porque no le había gustado cómo lo trató mi empleado, la última vez que fue.

“Después de explicarme concretamente cuál había sido, específicamente, ese mal trato, le pedí una disculpa y le comenté que ese empleado ya no trabajaba conmigo y me puse nuevamente a sus órdenes”.

Muchas veces, por un detalle como un saludo, una ligera sonrisa, un “¿cómo está?”, un “que le vaya bien”, entre otros, nos están calificando los clientes cada vez que van a nuestra tienda, sobre todo cuando son las primeras veces que acuden. 

Por eso comparo a nuestros empleados con los embajadores; son como nuestros embajadores ante los clientes.

Un empleado nuestro es el que representa nuestra tienda ante los clientes, sobre todo cuando no estamos los dueños.

El trato que damos a nuestros clientes dentro de nuestra tienda es un aspecto que no podemos descuidar. 

Es muy cierto que a veces no nos sentimos como para estar sonriendo a todos, todo el día, pero a veces es mejor una sonrisa fingida que una mala cara.

La cuestión es que cuesta más trabajo reconquistar a un cliente, que atraer a uno nuevo, ya que un mal detalle se recuerda más, que 20 buenas acciones.

Nada de lo que nos suceda, podrá ser olvidado jamás; todo se guarda en el subconsciente.

Ningún suceso traumático que hubiéramos tenido en el pasado puede quitarnos la paz y la felicidad en el presente, si lo procesamos con el perdón. 

“Perdonar no es olvidar; es recordar sin ningún sentimiento negativo”.

Una persona que decide perdonar, disminuye sus niveles de agresividad y de estrés.

El rencor, el odio y el deseo de venganza puede enfermarnos. Evitemos el resentimiento, perdonemos a todo aquel o aquella que nos haya ofendido, abandonado o robado.

Perdonar es conveniente y necesario para la salud mental, física, emocional y espiritual.

El perdonar es cuestión de actitud, y principalmente, es símbolo de inteligencia social. Los neurocientíficos aseguran que el perdón tiene un efecto directo, muy benéfico para el cerebro.

Juanita, la mamá del niño que a principios de julio pasado fue sustraído de su madre en San Cristóbal de las Casas, Chiapas y que estuvo alejado de ella por más de 40 días, nos dio un gran ejemplo del perdón.

Si estuviéramos en su caso, la gran mayoría de nosotros estaríamos muy enojados, pero ella, con fuerza y perseverancia, no sólo hizo todo lo necesario para recuperarlo, sino que mostró en forma natural y espontánea, su capacidad para perdonar a la mujer que se lo llevó.

Para mi, eso ha sido una gran muestra de amor, eso de lo que muchos están careciendo últimamente, y que tanto necesitamos para vivir en paz.

Perdonar nos ayuda a vivir más años y a disminuir esa carga a nivel cardiovascular que podríamos tener, y eso es benéfico para nuestra salud.

Juanita, la mamá del niño que a principios de julio pasado fue sustraído de su madre en San Cristóbal de las Casas, Chiapas y que estuvo alejado de ella por más de 40 días, nos dio un gran ejemplo del perdón.

Si estuviéramos en su caso, la gran mayoría de nosotros estaríamos muy enojados, pero ella, con fuerza y perseverancia, no sólo hizo todo lo necesario para recuperarlo, sino que mostró en forma natural y espontánea, su capacidad para perdonar a la mujer que se lo llevó.

Para mi, eso ha sido una gran muestra de amor, eso de lo que muchos están careciendo últimamente, y que tanto necesitamos para vivir en paz.

En realidad, nada de lo que nos suceda, podrá ser olvidado jamás; todo se guarda en el subconsciente.

Sin embargo, ningún suceso traumático que hubiéramos tenido en el pasado puede quitarnos la paz y la felicidad en el presente, si lo procesamos con el perdón. 

“Perdonar no es olvidar; es recordar sin ningún sentimiento negativo”.

Una persona que decide perdonar, disminuye sus niveles de agresividad y de estrés.

El rencor, el odio y el deseo de venganza puede enfermarnos. Evitemos el resentimiento, perdonemos a todo aquel o aquella que nos haya ofendido, abandonado o robado.

Perdonar es conveniente y necesario para la salud mental, física, emocional y espiritual.

El perdonar es cuestión de actitud, y principalmente, es símbolo de inteligencia social. Los neurocientíficos aseguran que el perdón tiene un efecto directo, muy benéfico para el cerebro.

Perdonar nos ayuda a vivir más años y a disminuir esa carga a nivel cardiovascular que podríamos tener, y eso es benéfico para nuestra salud.