Ya en otras ocasiones les he comentado de la gran importancia que tienen las tiendas de abarrotes tradicionales en su conjunto, para la economía del país, aunque a veces no lo parezca.

Cada una, en lo individual, es una célula en el gran mundo socioeconómico y cultural de México, ya que cumple la importantísima función de hacer llegar las mercancías de primera mano a los consumidores finales de barrios, colonias, comunidades, etc., de cualquier zona del país.

En una visión global de su importancia, podríamos destacar lo siguiente:

1.- En sus diarias tareas hacen llegar más fácil, rápido y cercano que las tiendas grandotas, los productos de abarrotes y misceláneos.

2.- Reúnen el mayor número de establecimientos comerciales. Según el INEGI, hay más de 500 mil tiendas de éstas, pero cálculos no oficiales hablan de más de 600 mil.

3.- Se encuentran por todas partes del país, desde la ciudad más grande hasta las comunidades más pequeñas.

4.- Han sido una práctica formal de subsistencia para muchas familias. Aunque la mitad de ellas nacieron como una opción de autoempleo, además, dan trabajo a más de un millón de personas.  

5.- Muchas de las que se han mantenido por años, han logrado arraigo en sus comunidades, barrios y colonias, destacando el buen acoplamiento relacional con sus clientes, del que las grandotas carecen.

6.- Llegan a representar hasta el 40% de algunas marcas de consumo masivo, y hasta el 70% de las ventas de algunas compañías refresqueras y cigarreras.

7.- Por su tamaño, la comunicación interna del propietario con su personal  es más rápida, ya sea para informar, supervisar o implantar alguna estrategia o política interna.

Sobre esto, hace unas semanas, Pedro Fernández, vocero de “Expo Tendero”, informó que aproximadamente el 20% de estas tiendas se localizan en el Valle de México. 

Comentaba también que la principal tienda de conveniencia, esas de fachada amarillo con rojo, con sus 17,000 tiendas, apenas representan el 3% del total de las tiendas detallistas abarroteras tradicionales.

Todo esto y más, hace que las tiendas tradicionales sean muy importantes también, para los fabricantes de abarrotes, y no sólo para ellos, en estos momentos se convierten en un muy atractivo mercado potencial para los bancos.

Sin embargo, y tratando de ser objetivos, en su momento también llegamos a mencionar, en las diferentes ediciones que desde hace 14 años venimos editando, los puntos débiles que tienen, y que en su conjunto los sintetizamos en un solo concepto, “falta de modernización”. 

A pesar de su importancia, explicó también Pedro Fernández, “no existe reconocimiento ni apoyos que permitan su desarrollo y mejoras en su administración y operación”. 

“Renovarse o morir” dice la frase, quizá no sea para tanto, pero en adelante, y al menos para subsistir, será necesario y urgente hacerle frente a los retos que desde hace tiempo, muchos les han huido.

Uno de estos retos, y quizá el primero, será adoptar el CoDi pues con eso de que se quiere eliminar los pagos en efectivo, sólo con él podrán comprar muchos de sus clientes. A pesar de que muchos tenderos tradicionales lo rechazan “de entrada”, encuestas de algunos bancos informaron que el 50% de ellos están interesados.

Se dice que aquellos que juegan a ganar buscan crecimiento, mejoría o prosperidad; que son ambiciosos y visionarios; esto es muy cierto.

Se dice también, que los que juegan para no perder, lo hacen sólo para sobrevivir, y que actúan así por miedo, incapacidad, falta de autoconfianza, poca autoestima, porque son perdedores, etc.; esto también es cierto, en muchos casos.

Pero no siempre es así, en estos últimos; muchas veces lo hacen por cuestión de estrategia y conveniencia. Los abogados saben mucho de esto.

¿Qué significa “jugar a ganar”?: 

• Tener presente los beneficios que se obtendrán

• Hacer un plan de ataque

• Ser proactivo

• Tener disponibilidad para asumir riesgos

• Ser suficientemente agresivo

• Poder marcar el ritmo del juego

• Tener el control 

• Confiar en nuestras habilidades y fortalezas 

• Poder aplicar nuestro propio estilo

• Darse el gusto de llevar las riendas

• Analizar los posibles cambios del entorno para prevenirnos 

Sin embargo, en la vida personal, familiar y hasta en algunos negocios, jugar para ganar, muchas veces no es lo mejor decisión. Cuando la ganancia es poca y no vale la pena tanto esfuerzo, podría ser mejor sólo jugar a no perder.

¿Qué significa “jugar a no perder”?: 

En estos casos, sólo buscamos conservar lo que tenemos y mantenernos como estamos; esto significa:  

• Ser muy cautelosos, prudentes, conservadores, algo relajados

• Enfocarnos sólo a defendernos 

• Evitar que nos quiten algo o que nos anoten, en el caso de un deporte

• Evitar los riesgos

• Actuar en forma reactiva

• Esperar a que el otro sea el que falle 

• Esperar a que la oportunidad aparezca

• Sólo cubrirse las espaldas y “nadar de a muertito”

• Estar a “merced del entorno”

Tú lo sabes bien, los conflictos son inevitables. Con jefes, socios, familia, amigos, etc., todos los hemos tenido y los seguiremos teniendo. 

Los conflictos nos invitan al cambio, son necesarios para evolucionar y la oportunidad para la equidad. ¿Cómo te enfrentas a ellos?

• Compites. Es cuando tratas de imponer tu criterio, y tratas de no ceder para lograr un acuerdo.

• Lo evitas. Es cuando te tardas mucho en afrontar el conflicto y evitas hacer algo para solucionarlo.

• Te acomodas. Es cuando le damos mucha importancia a la otra persona, hasta el punto de ceder demasiado.

• Colaboras. Aquí encuentras la oportunidad para solucionarlo, para que tu relación con la otra persona no se vea afectada.

• Te comprometes. Aquí reconoces tu posición y positivamente escuchas la de la otra persona para encontrar una solución que no implique renunciar a tus intereses.

¿Con cuál de te identificas?

El 12 de octubre es considerado como el surgimiento de una nueva raza, la mezcla de sangre y cultura española con sangre y cultura de las diferentes etnias que hace más de 500 años habitaban en lo que ahora es México, y cuyo resultado somos nosotros, los mestizos.

Sin embargo, el México actual está formado ya, en su mayoría, por una mezcla nueva de mestizos, que sumados a las etnias todavía existentes, a los extranjeros radicados en el país y lo que se podría llamar criollos (hijos de extranjeros nacidos en México), formamos un mosaico de identidades regionales y costumbristas propias, que aunque diferentes nos dan nuestra identidad de mexicanos.  

Los mestizos no podríamos negar nuestras raíces indígenas y españolas porque estaríamos negando una parte de nosotros. 

Dentro de todo lo oscuro que pudieron haber tenido los 300 años de haber sido una colonia española, lo más importante es que nuestras etnias antepasadas, si bien fueron conquistadas, conservaron la mayoría de las tradiciones que ahora disfrutamos, y a las cosas que tuvieron que adoptar, les dieron su propio toque nativo.

Dentro de las cosas que aprendimos de los españoles, fue el modo de comercializar mercancías. Fueron ellos los que iniciaron en México las tiendas de abarrotes; gente muy trabajadora, que tuvo la visión de lo que se necesitaba, y se necesita todavía, de un lugar cercano donde los pobladores pudieran abastecerse de los productos necesarios para su consumo diario, sin necesidad de moverse grandes distancias.

Todavía nuestros bisabuelos conocieron a “don Benancio”, por ejemplo, quien todos los días, con su mandil blanco, a veces un poco sucio, despachaba en su tienda de abarrotes.

Para nosotros los abarroteros, el 12 de octubre debería ser un día muy importante porque esa fecha simboliza las raíces de nuestra actividad. 

Parece que lejos de ser un instrumento que nos facilite la vida a los humanos, se está convirtiendo en un enemigo.

Ya no es sólo al manejar cuando corremos peligro, diferentes medios nos hablan de accidentes por ir hablando por teléfono mientras se camina en la calle.

A muchos nos ha tocado ver casos en que personas, por usar el celular al ir caminando, son atropellados, caen en sanjas, se los roban, etc.

Por lo mismo, a algunas madres cuando están en un restaurante, en un parque, se les pierde de repente el niño, causándoles pánico, un gran susto que les aumenta la presión, y enloquecen, con justa razón.

Muchos peatones creen todavía que por ir caminando no afectan a nadie ni se ponen en riesgo.

Sobre esto, Rocío Romero Hernández, especialista en movilidad de la UNAM, señaló que hay más de cuatro tipos de distracciones que nos ponen en peligro al ir usando el celular cuando vamos caminando en las calles; éstas pueden ser: 

• Visuales: Al ver la pantalla para leer un mensaje o ver quién nos llama, desviamos la vista del camino.

• Cognitivas: Al pensar en el contenido de lo que nos dicen o escriben, o en las respuestas que vamos a dar, apartamos la atención de la calle y del acto de caminar.

• Físicas: El hecho de usar una mano o las dos, al contestar una llamada o al escribir un mensaje, nos impide protegernos si caemos. 

• Auditivas: Durante las llamadas o al escuchar música, se desvía la atención de los sonidos de los autos, de un claxon o ambulancia.

Respecto a los conductores de autos, la OMS asegura lo siguiente: 

“Los accidentes de tránsito, ocasionados por haber bebido alcohol, empiezan a ser superados por los accidentes al hablar por teléfono o escribir mensajes de texto mientras se conduce”.

Para ser feliz y desarrollarte mejor en el mundo laboral-profesional, debes tomar en cuenta sólo aquello en lo que tienes alguna habilidad o en aquello que te apasiona. 

Cierto es que muchas veces, por  necesidad o imitación caemos en trabajos diferentes a aquello para lo que somos mejores o para lo que, por nuestros estudios, estamos preparados. 

Hemos visto a médicos, contadores y a otros profesionistas, trabajando como choferes de UBER, como tianguistas, etc. 

¿Qué hacer para ubicarnos mejor laboralmente? Antes que nada, debes conocerte bien. Saber para qué eres o serías bueno y para qué no. 

Quizá ya estés consciente de ello, o quizá andes confundido. De cualquier manera, convendría que hicieras un alto en tu vida, no importa la edad que tengas, para preguntarte ¿Qué tan bien estoy ubicado en lo que verdaderamente soy o en lo que de verdad me apasiona?

Conozco muchos casos de personas de 50 o 60 años, que hasta esa edad se dieron cuenta que se pasaron buena parte de su vida trabajando en algo que nunca los hizo feliz, que les costaba mucho esfuerzo ejercer, que hasta sufrían cuando en las mañanas tenían que levantarse. 

Personas que se la pasaban pensando en el fin de semana o en las vacaciones; que sus labores las hacían sólo porque eran muy responsables y que les faltaba emoción para ejercerlas; que estuvieron en áreas en las que nunca fueron muy buenos. 

Trabajos que buscaron porque el sueldo era atractivo o porque “no había de otra”, a costa de sacrificar su felicidad. 

Cuando por alguna razón tuvieron que salir de ese trabajo se metieron a trabajar en lo que les cayó, y en algunos casos, por suerte o por destino, se ubicaron en algo en lo que se sintieron bien y les fue mejor. 

No esperes mucho para darte cuenta de que estuviste mal ubicado. ¡Evita trabajar sólo por necesidad, ubícate en aquello que te apasiona!

Si conoces las tareas y las cosas para las que eres mejor, aquellas que más disfrutas y en las que menos te cansas, podrías aplicarlas al manejo de tu tienda. 

No necesitas cambiar de giro, negocio o profesión. Una vez teniendo bien definidos y reconocidos el o los aspectos en los que eres bueno, o eres mejor, aplícalos en tu tienda y destácala en ello. 

Tomando como base la Teoría de las Inteligencias Múltiples, pongo algunos ejemplos:

Si lo que mejor te sale son los números (Inteligencia Lógica-Matemática), podrías destacar tu negocio como el más rentable, consiguiendo buenos márgenes de utilidad, o podrías negociar mejor con tus proveedores para conseguir financiamientos convenientes.

Si lo que te destaca es lo verbal o las relaciones interpersonales, podrías interactuar, con clientes y proveedores, a niveles de comprensión y empatía para lograr un mucho mayor acercamiento con ellos; al tratarlos mejor, conseguirías fidelidad y más clientes; siempre, claro, cuidando los límites personales y los del negocio.

Si eres bueno para percibir y manejar las imágenes (Visión Espacial) podrías dar luz y color a tu negocio, aun con pocos recursos podrías lograrlo.

Si lo tuyo es la Inteligencia Corporal-Quinestésica, (habilidad de manejar, el cuerpo) podrías expresar mejor tus ideas a través de movimientos; algo de comicidad.

Igual podrías encontrar la forma de aplicar la Inteligencia Musical o la Naturalista, si esas son las tuyas.

O algo más …ingón, podrías ser un comerciante versátil; como si fueras un actor y dependiendo de tu estado de ánimo, comportarte ante los clientes de diferente manera cada día. 

Que no te preocupe si a algunos no les gusta cómo eres, quizá tengas que moderarte con algunos clientes. 

Haz ruido con aquello que te destaca, que se note tu diferencia. 

Muy rápido sí, pero ya se acabó la “luna de miel”; ahora viene la realidad del día a día para López Obrador y para todos los mexicanos en este nuevo ciclo.

En su momento, mucha gente endiosó al que ahora es el nuevo presidente de México; lo vieron como el solucionador de todos sus problemas y de sus frustraciones de dos sexenios.

Él ya enfrentó su principal problema hasta ahora, y parece que no fue bien aceptado por muchos, me refiero a la cancelación del aeropuerto en Texcoco.

En adelante, sería iluso de nuestra parte, aun para los que votaron por él, creer que va a cumplir al 100% con todo lo que ha ofrecido. Ojalá me equivoque.

Pero no nos dejemos llevar por las opiniones negativas, de todos modos va a tener sus errores y siempre habrá quienes lo critiquen. Todos los presidentes que hemos tenido en los últimos años han tenido sus adversarios, y haga lo que haga López Obrador, siempre lo van a criticar.

Mi recomendación es que dejemos de endiosarlo pero tampoco desconfiemos totalmente de sus intenciones. 

Deseémosle lo mejor para que le vaya bien y que nos vaya bien a todos.

La verdad es que va a perjudicar a muchos, sobre todo a aquellos que se veían beneficiados con las formas corruptas con las que se manejaban las cosas. 

Parece que para aquellos políticos que querían y esperaban hacerse millonarios en sus puestos, no lo podrán lograr, al menos en este sexenio que recién empieza.

Este diciembre dejemos atrás lo político y concentrémonos en lo nuestro y demos paz y amor a nuestra gente.

¡Feliz Navidad!

Los mexicanos quedamos muy sorprendidos por la aparente ironía de la naturaleza; dos fuertes temblores en el mismo mes en que celebramos a México. Y por si fuera poco, uno de ellos en la misma fecha en que recordábamos el sucedido en 1985 y dos horas después de haber realizado el simulacro obligado de esa fecha. ¡Qué barbaridad!

Dentro de toda esta tragedia, destaca la gran solidaridad del pueblo mexicano, gente que sin pensarlo, espontáneamente “se arremangó” y empezó a ayudar.

Casos como el del vendedor de tamales en Ciudad de México, que se acercó a uno de los siniestros, y viendo la tragedia, regaló su producto a los brigadistas y prestó su “triciclo de carga” para que pudieran transportar y sacar el escombro.

Nuestro reconocimiento y agradecimiento a ese vendedor, y a todos los demás que nos mostraron el espíritu de fraternidad que hay en los mexicanos, gente de todas las edades: “Millennials”, jóvenes de la Generación “Z”, los también presentes de la Generación “X”, los llamados “Baby Boomers”, y muchos otros de más edad todavía.

Especial agradecimiento a los rescatistas, que voluntariamente participaron en la labor de sacar de los escombros a supervivientes y fallecidos, y a todos los que de una manera u otra apoyaron a los afectados, ayudando directamente con víveres o con aportaciones económicas.

Gracias también a los más de 20 países, de los cinco continentes, que nos han apoyando enviando equipos de brigadistas, herramientas y víveres; a los diferentes estados de la República Mexicana que también han enviado apoyos y comestibles; a nuestros paisanos en el extranjero que han abierto sus propios centros de acopio y enviado dinero; a empresas de todos los giros y niveles, nacionales e internacionales, que se han solidarizado con México haciendo fuertes donaciones; a artistas y deportistas mexicanos y extranjeros que también han apoyado económicamente, y a los que, como respeto a los fallecidos y a sus familiares, suspendieron sus espectáculos artísticos y encuentros durante más de una semana.
Todo esto nos unió más a los mexicanos, y no sólo entre nosotros, hemos sentido también la hermandad a nivel internacional.

Una vez más, se mostró la calidad y la grandeza de nuestra nación. Toda esta solidaridad es lo que nos hace amar más a este país.

México no sólo está de pie, desde el pasado mes de septiembre somos un nuevo país; hemos renacido a una nueva época mostrando lo que verdaderamente hay dentro de nosotros, la naturaleza nos ayudó a liberarlo. ¡Ojalá nos dure para siempre!

Vaya nuestro pésame a todos los familiares de la gente fallecida; nuestros mejores deseos porque se recuperen pronto. Estamos con ustedes.

Un sincero abrazo.

Amigo detallista, tú ya conoces el término sinergia, nuestros colaboradores nos han escrito sobre ello; sin embargo, este concepto lo amplio más ahora; veamos …

Sinergia no es simplemente trabajar en equipo, va más allá. Se trata de una vinculación que nos hace funcionar integrados y asociados, buscando siempre que el todo sea mayor a la suma de sus partes. Personas u objetos que siempre están funcionando conjuntamente, y nunca como el caso del mesero, al que un cliente le pidió que le llevara unas servilletas y a quien le contestó “¡pídasela al güerito, joven, esa mesa no me toca!”.

Personas u objetos separados, que al conjuntarse en sinergia logran resultados mayores de los que hubieran logrado en forma separada. De hecho, separados ni siquiera tienen razón de ser.

Nos rodean muchos ejemplos de ello, nuestro organismo es uno. Todos nuestros órganos internos trabajan en sinergia para mantenernos con vida y poder funcionar bien en nuestras tareas. Cuando llega a fallar alguno, todo lo demás tiende a fallar también.

Es el caso de dos personas, mujer y hombre, que crean un ser nuevo, diferente a cada uno y mayor, y que continúan, integrados, trabajando conjuntamente, aportando sus energías propias para darle calidad de vida a su creación.

O el caso, también, de los relojes cuyos componentes por separado no podrían indicar la hora, y que continúan unidos para seguirnos ubicando en el tiempo.

Todo lo que vemos son resultado de sinergia, incluyéndonos a nosotros mismos, quienes nacimos de una sinergia, hechos para vivir en sinergia para aportar lo mejor de cada uno.

En nuestro caso, sinergia empresarial es donde dos o más personas, se unen para generar o crear algo mejor y mayor que lo que son en forma individual o por separado.

Imagínate trabajar bajo este concepto, podrías llegar más lejos de lo que habías imaginado.