En el momento en que el avión golpeó con el asfalto, empezó a incendiarse y a golpear con la panza a más de 26 vehículos, aplastado a unos e incendiando a la mayoría, afectando trágicamente a sus ocupantes.

Finalmente, el avión se partió en dos; la cola del mismo pegó contra muchas viviendas ubicadas a un lado de la carretera, dejando una estela de fuego y muerte a su paso. El resto fue a parar precisamente al restaurante “Tras Lomita” donde terminó explotando.

Se trató de un Boeing 377 de la línea aérea de Carga Belice Air, con casi 40 años de servicio; un antiguo bombardero de la II Guerra Mundial acondicionado para carga civil.

Llevaba ocho personas y 18 caballos de salto a bordo. Provocó la muerte a 58 personas y dejó heridas a otras 62.

Veinte personas que aun estaban comiendo en el restaurante murieron cuando repentinamente la parte delantera del avión, envuelta en llamas, entró en el salón.

Increíblemente, “tres de los miembros de la tripulación, incluido el piloto de 49 años, y el copiloto de 61, ambos norteamericanos, y dos de los cuatro miembros del equipo a cargo de los caballos, lograron salvar la vida. Sólo dos de los caballos sobrevivieron, pero la policía remató a uno de ellos, ya que había quedado muy malherido tras el accidente”.

La causa, se dice, fue el exceso de peso, pero oficialmente fue una falla en uno de los motores por un corto circuito, lo que le impidió alcanzar la potencia necesaria para elevarse.

Los pilotos habían sido detenidos, pero el reporte oficial los liberó de cualquier responsabilidad y salieron libres al poco tiempo.

Fue un jueves por la tarde, precisamente el 30 de Julio de 1987, a eso de las 17 hrs., cuando sobre la carretera México- Toluca, allá en la zona de Palo Alto, un aeroplano de carga cayó sobre varios vehículos y fue a terminar en el restaurante “Tras Lomita”, conocido también como “La Cocina de El Tras”.

El avión recién había salido del aeropuerto “Benito Juárez” de la Ciudad de México con rumbo a Miami, Florida; pocos minutos después del despegue el piloto notó que había problemas para elevarse y se dio cuenta que no podía correr el riesgo de regresar al aeropuerto, pues podría caer en alguna colonia antes de llegar a la pista. Estaba volando por la ciudad a baja altura; como pudo esquivó dos edificios contra los cuales estuvo a punto de estrellarse, uno de ellos fue el edificio de la desaparecida Mexicana de Aviación de la calle Xola, Col. del Valle, y el otro el que es ahora el World Trade Center.

Buscando un lugar donde pudiera aterrizar llegó casi a la colindancia de la Delegación Cuajimalpa con el Estado de México, decidido a hacerlo sobre la autopista.

Y así fue, pero su intento fracasó; antes de golpear contra el asfalto de la vía, una de sus alas golpeó con una torre de alta tensión, luego, increíblemente pasó por debajo de un puente peatonal que atravesaba la carretera. Después, el avión golpeó contra el asfalto de la vía, la cual, por la hora, estaba atestada de vehículos ya que muchos residentes de Toluca regresaban a casa después de sus labores en la Ciudad de México.

Aunque te pudiera parecer muy egoísta el pensar y actuar primeramente a favor de ti mismo, es muy conveniente e indispensable para que te encuentres en las mejores condiciones físicas, mentales y emocionales y poder funcionar óptimamente en tu negocio.

Hay muchos ejemplos reales y prácticos en los que se presenta la conveniencia de ser uno, el que primero se atienda, o en el que determinada persona sea atendida con preferencia y prioridad.

Un ejemplo muy ilustrativo es lo que tenemos que hacer en caso de una despresurización en un vuelo de avión. Previo al despegue nos piden que, antes de tratar de auxiliar a otra persona, seamos los primeros en alimentarnos del oxigeno de las mascarillas que se desprenden del techo, de esta manera podremos respirar bien, y sólo después estaremos en condiciones de ayudar a otros a que también lo hagan.

En muchas familias tradicionales mexicanas, se acostumbra todavía, que si sólo hay carne para una persona en el hogar, ésta debe ser para el jefe de la familia, pues se considera que es él quien aporta el dinero y debe estar bien alimentado para tener la suficiente energía para continuar trabajando.

Lo mismo sucede a nivel personal y en nuestro negocio; si tú como empresario no logras estar en las condiciones óptimas y necesarias para manejarlo, no podrás hacerlo rentable.

Si padecieras alguna enfermedad, no podrías ser el mejor esposo, el mejor padre o un buen empresario. En general, si tú no estás bien, no podrás ayudar a otros a que también lo estén. Sólo los que están bien, los que tienen recursos suficientes, tienen la posibilidad de ayudar a otros. Por todo lo anterior, debes procurarte primero a ti mismo. ¡Piénsalo!

En ese día tan especial, nos honramos ante la mujer que nos trajo al mundo.

Nuestra madre ha sido y será por siempre la mujer con el amor más puro. Desde que estamos en su vientre iniciamos una relación de amor con ella. Nuestro corazón y el de nuestras madres laten al mismo tiempo y cuando nacemos, lágrimas de felicidad caen de sus ojos por nuestra llegada.

A una madre no le importa la adversidad cuando se trata de sacar adelante a sus hijos, no les hace falta fuerza ni valentía cuando se trata de defenderlos, ellas son capaces de todo por verlos felices y protegidos.

Son capaces de sacarse el pan de la boca para dárselo a sus hijos y apoyarlos cuando todos les han dado la espalda.

Así son las madres, su amor no conoce de límites ni de dificultades cuando se trata de los suyos.

El mundo sigue hacia adelante, crecemos y nos vamos de la casa, pero ellas siempre nos tienen en su corazón, y cuando se van para siempre de este mundo, cuidan de nosotros desde el cielo, observándonos con cariño y cuidándonos de los peligros.

No podemos olvidarnos de las mujeres que a pesar de no haber traído al mundo a un hijo, se comportan como verdaderas madres para otros, brindando amor y sanando corazones.

Tampoco nos olvidamos de aquellas mujeres que se convirtieron en madres de sus nietos y que los educaron y quisieron más que a sus propios hijos.

Todas las madres son mujeres únicas e incomparables, todas llevan en su alma parte de nuestra vida y merecen ser llamadas ángeles del cielo.

A todas las mamás de México, les deseamos un ¡Feliz día de la madre!

Por todo lo anterior, podemos dar afecto a cualquier persona, en cualquier lugar, porque hay mucha formas de expresarlo, y con cualquiera que nos encontremos tendrá necesidad de algún tipo de expresión del afecto. 

En alguna medida, a todos nos podría haber faltado un tipo de afecto o determinada cantidad de alguno, por lo que en la gran mayoría de los seres humanos siempre hay cierto grado de carencia de ellos.

Como lo hemos explicado en otros artículos, los primeros siete años de vida, son los que nos forman, y cuando en esa etapa no obtuvimos los suficientes afectos, de acuerdo a nuestras necesidades, eso podría ocasionar desequilibrio psicológico ya de adultos.

De una manera u otra, podemos dar afecto a todos, especialmente a nuestra familia, y principalmente a las mamás, pues requieren crear hijos con el suficiente afecto para que de adultos les vaya mejor.

Las personas que no tuvieron o no han tenido los suficientes afectos, de adultos les cuesta trabajo desenvolverse en la sociedad, y son incapaces de darlos a otras personas.

Imagina lo que le puede esperar de adulto, a un niño que no fue hijo deseado, que vivió con una familia disfuncional o vivió en orfanatos. Claro, hay casos en que, a pesar de estas experiencias, inconscientemente, se sobreponen y triunfan en alguna área, como en el caso de Alberto Aquilera Valadez, pero siempre sus carencias afectivas se manifestarán de alguna manera.

A la mayoría, el desequilibrio emocional que padecen, los hace cometer errores que les puede afectar en su vida.

 

Te podrá parecer falsa esta información, pero junto con el oxígeno, la comida, el calor y el agua, el afecto también es necesario para poder sobrevivir. El afecto es una de las necesidades primarias de todos los humanos.

Por supuesto, en los niños, debido a su dependencia de padres y adultos, se vuelve más importante, pero la necesidad de afectos alcanza a todos: pubertos, adolescentes, jóvenes, adultos, ancianos, etc., y de la calidad y cantidad que reciban dependerá su calidad de vida. 

Según los expertos el afecto es imprescindible para la supervivencia, y no puede ser sustituido por ningún otro recurso disponible. “Su ausencia por debajo de cierto límite, produce, inevitablemente, la enfermedad y la muerte”.

Pudiera ser complicado entenderlo; para la psicología se trata de “Todo acto (comportamiento) de ayuda, protección, cuidado, etc., que contribuya a la supervivencia de otro ser vivo”. Para esta definición, la ayuda se expresa de manera diferente según el contexto y las personas de que se trate. 

Por ejemplo, si prestamos ayuda a nuestra pareja o a nuestros hijos, este afecto lo llamamos ‘amor’ o ‘cariño’; si esta ayuda es a un amigo lo llamamos ‘afecto’ o ‘amistad’, y si la ayuda la hacemos a desconocidos lo llamamos ‘ayuda’ simplemente o ‘solidaridad’. En cualquier caso estamos haciendo algo para ayudar a la supervivencia de otros.

Dar afecto, no se trata de un hecho espiritual, sino de algo tangible y concreto, pues comprende también el proporcionar conocimientos, resolver problemas, apoyar en los momentos difíciles, etc.

Se entiende también como el sentimiento y acciones favorables por alguien: aplaudirle, sonreírle, escucharlo, apreciarlo, reconocerlo, atenderlo, entenderlo y aceptarlo; en fin, hacer algo por él.

 

Pero el surgimiento ceremonial del pasaje doloroso de Cristo en Iztapalapa tiene mucho más fondo; coincide con que, precisamente en ese lugar, específicamente en el Cerro de la Estrella, fue donde los sacerdotes “mexicas” realizaban su ceremonia del “Fuego Nuevo”. 

Para los “mexicas”, los siglos eran de 52 años, y dicha ceremonia la llevaban a cabo el primer día que iniciaba un siglo nuevo, esto como agradecimiento a los dioses porque la vida continuaba, al menos por un siglo más.

Dicen los historiadores que, ya desde entonces, cada final de siglo existía en el pueblo mexica, el miedo, de que el mundo se acabaría. 

“Esperando que ya no amaneciera, la última noche la pasaban en vela, y cuando aparecía la luz del día y se daban cuenta de que no había ocurrido ninguna desgracia, esa era la señal de que los dioses les habían permitido vivir un siglo más”.

Actualmente, la representación de la crucifixión de Cristo, es una de las tradiciones más importantes del país; en Iztapalapa, se realizó este año la 175 muestra de ese acontecimiento religioso, considerado actualmente, como un Patrimonio Cultural intangible de la CDMX.

En este evento participaron más de 2 mil actores, quienes siempre lo hacen con fervor, y donde los protagonistas se preparan desde mucho tiempo atrás.

Al evento que dura una semana acuden más de dos millones de turistas, tanto nacionales como extranjeros.

Pero Iztapalapa es mucho más todavía, es una combinación de religiosidad, diversión, trabajo duro y violencia; de gente luchona, de mujeres empoderadas; de gente con mucha capacidad para superar y soportar situaciones difíciles, pues buena parte de ella carece de agua, vive en zonas de riesgo geológico,  y que a pesar de todo lo que les pueda suceder, sienten orgullo de haber nacido ahí. 

 

Ningún “chilango”, principalmente los que viven en Iztapalapa, debe olvidar la importancia que tiene esta Delegación dentro del contexto cultural, económico y social de la CDMX.

Es la delegación más poblada de esta nueva Entidad Federativa. Con cerca de dos millones de habitantes, Iztapalapa es la 3ª en extensión territorial, después de Milpa Alta y Xochimilco, y la 3ª también, en densidad poblacional, después de Cuauhtémoc e Iztacalco.

Esta delegación es reconocida nacional e internacionalmente, no sólo por la Central de Abastos, el Centro Comercial más grande del mundo; por la Nueva Viga, el mejor lugar para comprar y consumir los productos marinos más frescos; por “Los Ángeles Azules”, que con su frase “De Iztapalapa para el Mundo”  y su música, nos han conquistado a muchos. Pero principalmente es conocida por su evento religioso, el más grande del país, reconocido mundialmente.

En muchas ciudades de México y del mundo se realizan eventos parecidos, con motivo de la Semana Santa, pero es en Iztapalapa donde desde 1843 se realiza esta ceremonia.

¡Recordemos cómo surgió!

Fue allá por los años 30 y 40 del siglo antepasado, cuando los iztapalapenses, desesperados por una epidemia de cólera que había matado a casi la mitad de la población, “invocaron las imágenes de Cristo que se  veneraban en sus respectivas ermitas de los barrios originales de Iztapalapa” para que terminara con la epidemia.

Sus ruegos fueron escuchados. Pues cuentan que Cristo los favoreció con un agua milagrosa, que brotó como manantial al pie de un  árbol y con la que curaron a los enfermos. 

Entonces, como agradecimiento, desde 1843 la población inició la representación del pasaje doloroso de Jesús, La Pasión de Cristo, recorrido que se conoce como Vía Crucis.

Nuestras tareas, del día a día, son tantas que nos obligan a concentrarnos en ellas, que nos hacen olvidar nuestros objetivos planteados con anterioridad.

Nuestros objetivos se pueden quedar en “sólo sueños”, si no establecemos estrategias y planes para conseguirlos, y sobre todo si no nos ocupamos de ejecutar dichos planes.

Sin embargo, muchas veces establecemos un objetivo y nos dedicamos a lograrlo, sin haber establecido la estrategia que más nos conviene o que es mejor para conseguirlo.

No nos perdamos en la táctica y descuidemos la Estrategia. La táctica debe responder a la Estrategia. Tampoco nos confundamos, ante un objetivo establecido, primero debemos establecer la Estrategia y después la táctica.

Ante las muchas definiciones de Estrategia que existen, podemos entenderla como el marco general en que se establece la forma en que se logrará el objetivo.

La táctica, en cambio, es la acción que realizamos para conseguir el objetivo establecido en la estrategia.

La estrategia la realizan los directivos de las empresas.

La táctica se aplica en la batalla; éstas cambian según las circunstancias y acciones del contrincante.

Comparándolo con la milicia, no importa si pierdes una o dos batallas, siempre que éstas estén consideradas en la estrategia.

Ambas, Estrategia y táctica están en niveles diferentes. La primera se sitúa en el nivel superior, “ya que está centrada en la consecución de objetivos a largo plazo”.

La táctica es la aplicación de ciertas técnicas y acciones de acuerdo a como se presenten las situaciones en nuestro camino al objetivo; es decir, en la implementación de la estrategia.

A algunos, ya pasados de dosis, el alcohol los transforma totalmente; dejan de ser lo que son normalmente y se vuelven agresivos o impertinentes; a algunos les da por hablar mucho, a otros les da sueño, y a algunos hasta les da por “salir del closet” temporalmente.

Pero el alcohol no es malo, relaja, ayuda a la digestión y a la circulación sanguínea, etc. Con poco alcohol, la transformación es positiva, a algunos los vuelve transparentes, honestos, hasta tiernos y cariñosos.

El peligró está, ya lo hemos oído muchas veces, en la cantidad que se ingiere. La frecuencia de los excesos, como en todo, crea adicción; es como en el caso de las parejas; cuando estamos muy enamorados u obsesionados, no podemos vivir sin ellas y sólo esperamos el momento de disfrutarlas.

Lo mismo sucede, y con mayor riesgo, con las drogas prohibidas.

Pero ¿qué pasa cuando nos hacen enojar?: perdemos el control, explotamos, nos volvemos impulsivos y hasta tomamos decisiones equivocadas y peligrosas para uno mismo y para otros.

En otros casos, cuando tenemos mucha hambre nos desesperamos y sale el otro yo, hasta nos llegan a decir “no eres tú cuando tienes hambre”.

Enojados, llenos de ira, sin darnos cuenta, nos transformamos, somos otra persona: odiosa, peligrosa, y hasta muy peligrosa; exponemos nuestro lado oscuro. En estas ocasiones estamos actuando con nuestra parte animal, respondiendo por instinto, usando sólo nuestros cerebros reptiliano y emocional.

¿Por qué sucede esto último? Nuestra falta de autocontrol y nuestro temperamento nos hace querer controlarlo todo y al no poder, explotamos.

Y a ti, ¿qué es lo que te llega a transformar y como actúas en cada caso?