En situaciones extremas, de los tres tipos de clientes descritos, unos nos seguirán rápidamente, nos aplaudirán, hasta querrán ser nuestros amigos. Otros nos criticarán, les caeremos mal o simplemente no les gustará nuestra tienda. Pero están aquellos sin ninguna preferencia por ninguna tienda en particular.

En la práctica cada grupo requiere de un tratamiento diferente para venderles o para darles atención.

Puede resultar frustrante tratar de venderle a quien está en contra de nosotros o de nuestro negocio, el segundo grupo; para lograrlo requeriremos de mucha paciencia.

Lo recomendable es cuidar al primer grupo, aquel que ya nos favorece con sus compras. Armar un plan para atraer parte del tercer grupo, aquél que no tiene preferencias; sólo habría que considerar, aquí, que su nivel de fidelidad es bajo; sin embargo, podemos hacer que actúe por conveniencia.

“Nadie en el mundo ha convencido a todos por igual, al menos no en la misma proporción, de la misma cuestión, ni durante todo el tiempo”. 

También podríamos desglosar los grupos por su rentabilidad: 

• Aquellos que son muy rentables para nosotros porque compran y compran, sin ningún desgaste mayor que el que lleva el proceso de llegar a la tienda, saludar, pedir o tomar los productos, pagar y despedirse dando las gracias.

• Aquellos otros menos rentables. Sin comprar mucho, hacen o quieren hacer amistad con nosotros; los aceptamos hasta cierto punto. 

• Los últimos, los poco rentables, que tampoco compran mucho, quieren hacer amistad y quitan demasiado el tiempo. 

Estar conscientes de todo esto nos hace aterrizar en el mundo real de los negocios. Reconocer y respetar sus derechos nos da seguridad y nos aumenta las posibilidades de éxito. 

Todas las personas que destacan sobre los demás, en cualquier giro de negocios, siempre tienen seguidores y detractores; personas que están de acuerdo o en desacuerdo con lo que hacen y dicen.

¡Observe las noticias! Los buenos y malos cantantes tienen sus fans y a muchos otros a quienes no les gustan. 

Tal parece que hay de todo para todos, que la gente puede integrarse en grupos con características propias o gustos diferentes; no importa, si para otros sean buenas o malas o si sus líderes son peligrosos; a veces parece que entre peor sean algunos, más “pegue” tienen, ya vimos el caso del Sr. Trump.

En este sentido, amigo detallista, posiblemente te hayas dado cuenta de que no todos los integrantes de tu mercado pueden o quieren ser clientes tuyos, y están en su derecho de escoger en dónde comprar.

Para no preocuparnos, al ver que algunos nos rechazan, recordemos lo que Robert Kiyosaki en su libro “Escuela de Negocios”, comenta respecto a los tipos de clientes.

Afirma este autor que, el 100% de nuestro mercado, entendiendo por mercado a todas aquellas personas que requieren de los productos que vendemos y tienen además los recursos para adquirirlos, se puede dividir en tres grupos:

• Primer grupo:  Una parte estará con nosotros, nos favorecerá con sus compras.

• Segundo grupo: Otra parte estará en contra de nosotros, por cualquier razón, y si nos compra será porque no le queda de otra.

• Tercer grupo: El resto será indiferente hacia nosotros; lo mismo les dará comprar en nuestra tienda que en las de la competencia. Miembros de este último grupo podrían pasar a formar parte de los seguidores o de los opositores.

Tener la suficiente energía es clave para sentirnos alegres, motivados, fuertes y avanzar en nuestro desarrollo personal, familiar y profesional, pero hay factores externos e internos que nos la roban, por lo que debemos tener cuidado de ellos. El líder espiritual Dalai Lama ha definido “Los 10 Ladrones de la Energía”.

1. Alejémonos de personas tóxicas.
“Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente”.
Identifiquemos a las personas por la calidad de lo que aportan a nuestra vida; de alguna manera, algunas sólo nos inyectan pensamientos negativos con lo que se comen nuestra energía.

2. Paguemos nuestras deudas a tiempo.
“Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle”.
Es cuestión de responsabilidad. Hagamos todo lo posible por liberarnos de las deudas y no tener que escondernos o avergonzarnos por no haberlas pagado.

3. Cumplamos nuestras promesas.
“Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida”.
Nunca prometamos lo que no podremos cumplir. Cumplir nuestras promesas nos hace mejores personas, personal y profesionalmente.

4. Deleguemos.
“Delega o elimina en lo posible, aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas”.
Seamos más eficaces; siempre hay gente que puede hacer algunas cosas mejor que nosotros, ya sea porque es un especialista o porque tiene el tiempo para hacerlo.

5.Descansemos y actuemos.
“Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad”.
Tanto el descanso como la acción son importantes en nuestra vida, sólo debemos actuar conforme a los ritmos de la naturaleza.

Todos merecemos unas vacaciones, ¿o no? Si ya tomaste las tuyas, felicidades, o si planeas tomarlas pronto, te recuerdo que siempre será sano y gratificante hacerlo, pero, ¿y tu estómago cuándo? Cuando tú sales de vacaciones tu mente descansa, esto debido a que te ocupas de cosas ajenas a tu trabajo diario; aunque tu cuerpo quizá no descanse tanto, ya que el desgaste físico de los “trajines” y las diversiones en comer, beber y bailar, te van a desgastar. Esto último afecta además a tu estómago, por lo que también necesita sus vacaciones propias. Como sabemos, el Sistema Digestivo abarca desde la boca hasta el recto, y sin vacaciones tu estómago, tus intestinos y el colon en especial, fácilmente se llegan a irritar. Sin un descanso adecuado, tu digestión se hace más lenta, y se llegan a producir exceso de gases, colitis nerviosa y hasta úlceras, entre otros problemas directos e indirectos. Cómo puedes ayudar a tu Sistema Digestivo? • Con una dieta especial de recuperación. Por lo menos, durante ocho días deberás reducir las cantidades de comidas, ingerir sólo carnes blancas, aumentar el consumo de frutas y verduras, evitar el alcohol, etc. • Un ayuno a base de jugos te permitirá limpiar tu estómago y tus intestinos. • De plano una purga, combinada con una dieta a base de jugos. Además de sus vacaciones, tu sistema digestivo necesita, igual que tú, un baño y un descanso diario. Cena ligero, y toma mucha agua sola durante el día. Con esto, tu estómago te lo agradecerá, tus intestinos también; te sentirás más ligero, todo tu cuerpo funcionará mejor y tú serás más productivo, más rentable, más feliz, más sano. Ayudando así a tu estómago, ayudas a otros de tus órganos a funcionar mejor. Esto podrás reflejarlo en tu trabajo, con tu familia, con tus amigos, etc., y de verdad, vivirás más años.

Cómo puedes llamar la atención de quien te entrevista al buscar un trabajo? ¡Ofreciéndole trabajo! Dale vuelta a las cosas, rompe las reglas. Proponle una idea o un proyecto. Busca en tu actividad una nueva forma, un detalle, una aplicación o uso diferente. Desconéctate del celular y la tele por unos días. Ten a tu mente ocupada buscando algo, acuéstate pensando en ello y pon atención a lo que se te ocurre al despertar o mientras te bañas. Dos técnicas efectivas en la generación de ideas que te pueden servir, son las siguientes: • Aprovechando tus conocimientos y tu experiencia, haz algo innovador, distinto o mejor, combinando dos o más elementos nuevos o diferentes a tu trabajo o profesión • Identifica nuevas necesidades en la gente y busca la forma de satisfacerlas con tu actividad Deja de hacer y ver las cosas como siempre; la costumbre opaca la creatividad.

Todos somos capaces en cualquier área, pero somos mejores en unas que en otras. Esto es muy cierto, ya que no hay un solo tipo de inteligencia; sabemos que existen y coexisten por lo menos 10, y cada profesión o actividad, requiere de un tipo específico, por lo que si no nos sentimos bien en lo que hacemos, siempre hay áreas en las que podemos ser más eficaces. Ubicándonos laboralmente, en aquélla para la que somos más hábiles, podremos optimizar nuestro potencial. La intensidad de estas inteligencias y las formas en que se utilizan, es lo que hace la diferencia en las personas para llevar a cabo sus labores. En estas diferencias está la riqueza de un equipo de trabajo, de una familia, de una sociedad, etc. Querido amigo, observa e identifica las áreas para las que eres más hábil, esto para que puedas canalizar mejor tus esfuerzos y seas más competente, ubicándote bien en el mercado laboral y profesional. Tipos de Inteligencias disponibles:· Emocional: Habilidad para relacionarse bien con uno mismo y con los demás.· Financiera: Olfato para detectar y aprovechar oportunidades económicas. · Exitosa: Capacidad para comportarse de manera conveniente para sacarle provecho al entorno, aprendiendo de los errores.· Lógico-Matemática: Capacidad lógica, científica y matemática. · Verbal-Lingüística: Capacidad para usar palabras en forma oral y escrita.· Visual / Espacial: Capacidad para formarse modelos mentales.· Corporal y Cinética: Capacidad para usar el cuerpo.· Auditiva/Musical: Capacidad para desenvolverse en el ámbito musical. · Interpersonal: Capacidad para entender a otras personas.· Intrapersonal: Capacidad para reconocer emociones y sentimientos de uno mismo.

Todo problema es un reto que la vida nos presenta para probarnos y para hacernos crecer. • Todos tenemos problemas, de diferente tipo y a diferente escala. • La vida nos da sólo los problemas que podamos resolver, para los que estamos preparados. • Solamente los muertos no tienen problemas, y eso quién sabe. • La solución de tus problemas es lo que te hace ser mejor, es lo que te fortalece. • Los grandes empresarios, los líderes, los directivos de empresas tienen como principal tarea la resolución de problemas. Entre más problemas resuelven más oportunidades tienen de éxito en sus negocios. • Para que no se hagan grandes tus problemas, aprende a identificarlos cuando estén gestándose o se puedan gestar. • No le huyas a los problemas, pero tampoco los busques gratis. Los problemas se hacen más grandes si les huyes, si les tienes miedo. • Cuando pienses que le creaste un problema a alguien, pídele disculpas y, si puedes, trata de compensarlo, si no puedes hacerlo no te preocupes, la vida lo compensará de alguna manera, pero nunca cargues con ninguna culpa. A veces somos el medio que la vida usa para hacer crecer a otros. • Los problemas existirán toda la vida, y entre más crece tu negocio, entre más responsabilidades tienes, problemas más importantes tendrás. • Todos los problemas se resuelven por uno mismo o por los demás. “El tiempo es el gran maestro que resuelve todos los problemas”. • Tus problemas se minimizan cuando ayudas a otros a resolver los suyos. • Los problemas, como todo en la vida, son cíclicos, ahorita están y al rato ya no.

La mayoría de los problemas sólo están en nuestra mente. • No te preocupes por todo, pocas cosas en la vida tienen importancia; la mayoría de los problemas son ficticios. • Los problemas existen como un reto para afrontarlos y resolverlos, no para preocuparnos. • Para minimizar los problemas, dimensioonalos, analízalos objetivamente, entiende su polaridad. • Todo problema trae su opuesto, pide al Creador ver su lado positivo, pide ver su mensaje, su solución. • Si crees que en verdad es un problema lo que te sucede, concéntrate en su opuesto, en la solución. • Si crees tener un problema, acéptalo, identifícalo, encuentra sus causas, descubre tu grado de responsabilidad en él, pero nunca te quedes en él. • Piensa que quedarse en el problema es quedarse en el pasado, es inmovilizarse. Recuerda que sólo tienes un determinado nivel de energía, ¿hacia dónde la quieres canalizar? Al pasado sería un desgaste; mejor inviértela en el presente que es lo único que tienes y en el futuro que es donde vas a pasar el resto de tus días. • Pensar sólo en el problema es jugar al papel de víctima, y es mejor jugar el papel de triunfador. • Los problemas son una de las razones que justifica nuestra existencia en esta vida. • La vida nos ofrece las cosas y las situaciones en una eterna y maravillosa dualidad, para que con nuestro libre albedrío podamos usarlas, aprovecharlas o verlas como queramos o como podamos, de acuerdo a como nos enseñaron a hacerlo. • Todo problema trae consigo su solución, y cada problema tiene por lo menos dos soluciones.

En muchas culturas, diferentes y lejanas unas de otras, se han encontrado figuras del Árbol de la Vida. Según los estudiosos, su origen data de entre 1800 a 1300 a. C. y hablan de dos fuentes, una celta y otra religiosa unida a la Biblia.

A.- La fuente religiosa habla de que El Árbol de la Vida, aparece en la época de Adán y Eva, y que estaba ubicado en medio del Huerto del Edén; el resto ya lo conocemos.

B.- En la cultura Celta los árboles naturales eran muy importantes porque ofrecían protección, cobijo, leña para las hoguera, etc. Para los celtas éstos eran sagrados y les tenían un gran respeto.

Para ellos, eran la esencia de la vida porque unía la tierra con el cielo. Establecían la comunicación en todos los niveles:

• Con sus raíces comunicaban con lo subterráneo.

• A través de su tronco, con el mundo superficial.

• A través de las ramas y la copa del árbol, comunicaban con el cielo.

Con el tiempo otras culturas fueron haciendo lo propio, tomando simbolismos esotéricos, metafísicos, filosóficos, religiosos, psicológicos, etc., siempre como un modo de representar historias de diferentes aspectos.

Una muy conocido es “la interpretación mística y alegórica del Antiguo Testamento, propia de la tradición judía que pretende revelar un saber oculto acerca de Dios y del mundo”, dice que el Árbol de la Vida es una representación gráfica de la Cábala, modelo que describe el mapa de la Creación.

Los referencias espirituales del Árbol de la Vida se presentan en tradiciones culturales diversas: mayas, aztecas, mormones, budistas, etc. “Esta pluralidad ha inspirado ideas y mensajes muy diferentes a lo largo de la historia de la humanidad, y nos hace pensar que el ser humano ve en el árbol la inspiración para explicar el conocimiento, lo sagrado, la evolución o la moral”.

Dentro de las loqueras que se han dado en la historia de México por algunos políticos, existe una, a propósito de que “ya huele” a Navidad. 

Fue Pascual Ortiz Rubio, a quien, siendo presidente de México en 1930, en noviembre de ese año, se le ocurrió desaparecer de las festividades navideñas a Santa Claus y a los Reyes Magos y poner en su lugar al dios mesoamericano Quetzalcóatl.

Su intención era promover una formación nacionalista, se quería “engendrar en el corazón de los niños, el amor por los símbolos, las divinidades y tradiciones de nuestra cultura y nuestra raza”. 

El decreto se emitió el 3 de diciembre del mismo año, originando mucha polémica, sobre todo entre los profundamente católicos. Una mujer se preguntaba que si ahora irían a acostar en el pesebre a la “Serpiente emplumada”, en vez de al niño Dios.

Por supuesto, también había algunas personas que defendían esa idea.

Fue el 23 de diciembre de ese 1930, en lo que era el Estadio Nacional en la Col. Roma, cuando se llevó a cabo el festival en el que Quetzalcóatl, junto con la primera dama, entregó juguetes y dulces a los niños pobres.

Para ello, se erigió un templo azteca dedicado a la “Serpiente Emplumada”, donde hubo también árboles de Navidad, luces de colores que decoraban el terreno, bandas de guerra y batallones que indicaban el inicio del festival, imagínate que rara combinación.

Pensando en que representar a Quetzalcóatl como una serpiente, pudiera causar miedo en los niños, se decidió que fuera algo más apegado a los códices que lo describían como un hombre barbudo.

Como referencia, en el lugar donde fue el evento, después se construyo el Multifamiliar Juárez que tuvo que ser demolido tras los daños irreparables por el terremoto de 1985.

Ojalá no se le ocurra al actual presidente, hacer algo parecido, ya que tiene aprecio por algunos símbolos prehispánicos, o, ¿tú qué opinas?