Presumimos que, a diferencia de los animales, los seres humanos somos seres racionales. ¿Será cierto?

Sin embargo, diversos estudios demuestran que en la conducta de los seres humanos persisten un gran número de patrones instintivos, y que en muchos casos, seguimos actuando con los mismos instintos que tienen los animales.

En realidad no somos muy distintos a los animales como pretendemos. Esto lo demuestran las conductas agresivas que tienen habitualmente las personas que viven en las grandes ciudades de México.

A nivel mundial, también lo vemos; por las noticias nos enteramos que la violencia y las guerras no han terminado, ni terminarán; sólo que ahora más que luchar por territorios, las guerras se dan para imponer creencias y para explotar económicamente a otras naciones, es el caso de Medio Oriente, por ejemplo.

Alguien dijo que “los animales matan para sobrevivir, los hombres para imponer sus ideas”, e intereses, digo yo.

No nos damos cuenta, pero nuestras conductas del día a día están determinadas en gran parte por el ambiente y el entorno que nos rodea, lo que nos hace reaccionar en forma instintiva, más que con intensiones conscientes, esto lo vemos cuando nos quitan algo, cuando nos ofenden, cuando nos ponemos de malas porque tenemos hambre, etc.

Es el caso también de nuestra reacción de enojo y ganas de ofender o golpear a otro, cuando vamos en el auto y nos recuerdan a nuestra madrecita por algo.

Los especialistas del tema aseguran que “en todos los seres humanos existen ciertos impulsos naturales para la satisfacción de nuestras necesidades como las de alimentación, reproducción, huida o agresión”, que son similares a los de la conducta instintiva animal.

Después de dar la Visión de la empresa, el líder desarrollador da señales en vez de instrucciones, da libertad en vez de reglamentos, busca poner a su gente en los puestos según sus habilidades y talentos y sabe manejar sus defectos. Este líder sabe perfectamente, a quién puede tratar de esta manera, busca a la gente que puede entender bien sus derechos y responsabilidades.

Este líder activa la energía emocional de su gente; la hace sentir útil, necesaria pero no indispensable, les crea escenarios futuros personales que los motiva enormemente.

Si la gente que tenemos son meramente seguidores, convirtámosla en líderes-seguidores; la mayoría de la gente está dispuesta a asumir mayor compromiso y autonomía si se sienten liderados por un líder desarrollador. Cubiertas determinadas necesidades, todos buscan satisfacción profesional en el trabajo. “El líder desarrollador da sentido a los esfuerzos de su gente, establece sinergias y permite que se sientan importantes en la empresa; los hace participar de una aspiración común de futuro”.

Si tenemos la responsabilidad total de una empresa como las tiendas detallistas, ubiquemos nuestra atención en la gente que puede desarrollarse para que la hagamos crecer, ellas pueden ser las responsables del negocio actual para que podamos abrir las posibilidades de nuevos negocios.

Ejerzamos este tipo de liderazgo con nuestra familia; ya sabemos que los líderes verdaderos no necesitan hablar mucho, ni tener la razón siempre, ni ser carismáticos; básicamente sólo requieren saber comunicar bien su visión, cuidar la autoestima de la gente, crear un ambiente de desarrollo y automotivación laboral y saber escuchar; las exigencias deben estar arriba de las habilidades actuales de la gente y el trato debe ser con cierto grado de afecto.

Ya lo hemos dicho, la característica principal de los líderes es la de tener seguidores a quienes conducir en equipo a la consecución y logro de objetivos.

En la práctica, hay muchos estilos de liderazgo, pero el verdadero liderazgo es aquel que desarrolla líderes. Un líder que hace crecer a sus seguidores hasta convertirlos en líderes, se encuentra en el nivel más alto de la escala de liderazgo.

Cierto, no hay liderazgo sin seguidores, pero al verdadero líder no le interesan los seguidores por sí mismos, a menos que estén dispuestos a crecer.

Los líderes en vez de cultivar una cultura de seguidores, sienten el compromiso y conveniencia de desarrollar líderes, no importando el riesgo de que emigren a su independencia. Un líder que desarrolla líderes y que enseña a desarrollar líderes también, siembra mucho en la institución en la que creció.

Los seguidores que no crecen, si bien son fieles permaneciendo mucho tiempo en la empresa, se convierten en gente que no aporta gran cosa. Son gente cuyo mérito se limita a cumplir las reglas, llegar temprano, obedecer, reírse de los chistes malos del jefe, etc.; se preocupan más por cuidar su “chamba”, y eso está bien si lo que queremos son meros trabajadores, obreros, sirvientes, etc.

Los líderes de los que hablamos, convierten a los seguidores en líderes-seguidores; éstos se ocupan más de los resultados y están por arriba de los que sólo cuidan su trabajo.

La mayoría de los líderes que hemos conocido fueron seguidores en su momento; seguidores que crecieron gracias a las necesidades que se les presentaron o porque tuvieron un líder que sembró en ellos la semilla del liderazgo; seguidores que traían un potencial de liderazgo y cuyos líderes detonaron atinadamente.

La salud es el estado permanente de bienestar físico, emocional y psicológico que todos debemos procurarnos.

Es una cuestión de responsabilidad, de inteligencia mínima y de hábitos pada vivir bien y para ser más competitivos.

Saber cómo podemos conseguirlo es sencillo, ejercerlo día a día, es el reto.

Éstas son las prácticas que diariamentw nos conviene realizar: Consumir frutas y vegetales. Estos son los alimentos más sanos, que aportan gran cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales que el organismo necesita para estar saludable, y que además brindan tan pocas calorías que nos ayudan a conseguir un peso estable.

Disminuir a lo mínimo la comoda chararra: frituras, embutidos, alimentos azucarados, salados y procesados, ricos en grasas naturales y calorías. Eliminar los vicios. Dejar de fumar y bajar al mínimo el consumo de alcohol. Beber agua. Ya lo sabemos, el agua hidrata y purifica nuestro organismo por dentro y por fuera, elimina toxinas, mejora el funcionamiento de los órganos, el estado de la piel y el cabello y, por si fuera poco, nos oxigena y nos ayuda a adelgazar. Dormir lo suficiente. Dormir es lo que permite al organismo regenerar la energía que necesita para vivir y mantenerse activo. Los expertos recomiendan dormir unas siete u ocho horas diarias. Hacer ejercicio. No sólo nos permite adelgazar, mantenernos en forma y lograr una mejor figura; también fortalece las defensas del organismo, nos mantiene más jóvenes y vitales, combate el estrés y, por si fuera poco, nos hace más felices. Al menos 30 minutos al día, cuentan como actividad física. Cuidar nuestra salud emocional. Si no puedes ser positivo en todo, al menos sé objetivo. Practica cada día alguna actividad que disfrutes y te entusiasme. Procura separar los problemas del trabajo y los de tu hogar. Toma vacaciones al menos una vez al año.

Como empresario, tú bien sabes que en los negocios, unas veces se gana y otras se pierde, pero sufrir en demasía por ello nos inmoviliza, nos estanca o nos hace retroceder. En estos casos no nos queda otra más que sacar a la persona fuerte que todos llevamos dentro, analizando causas y aplicando soluciones, o, de plano, practicando el perdón o hasta la resignación inmediata.

Muchas mujeres dependen de sus parejas y están tan apegadas a ellas que si las abandonan, no sólo sufre su orgullo, sino que prácticamente se quedan en la calle; fincan totalmente su vida en la otra persona, que cuando desaparece creen morir, y lamentablemente, a veces es cierto.

Los apegos nos hacen esclavos y dependientes de ese algo o alguien; nos hacen débiles, vulnerables y con altas probabilidades de perder aquello a lo que estamos apegados.

Piensa en aquellas épocas en las que estabas muy enamorada o enamorado de alguien; el miedo a que no fuera tuya te hacía demostrarle tanta atención que hasta la llegaste a empalagar; esa persona te sentía a ti tan seguro que llegó a minimizarte y por supuesto “no se dejó atrapar”. Por naturaleza a las personas no nos gustan las cosas tan fáciles, siempre un grado de dificultad hace más interesantes las cosas, a las personas, y no se diga al éxito de nuestra tienda.

Cuando estamos más apegado a algo existen muchas probabilidades de que lo perdamos y suframos.

¿Quieres evitar el sufrimiento?, no te sugiero apartarte del mundo material ni de las personas, no renuncies al goce de ellas, pero sí renuncia a poseerlas con miedo o necesidad.

“El apego produce ansiedad. Si estás ansioso, difícilmente podrás gozar de aquello a lo que estás apegado”.

• Que tus virtudes sean las que reinen tu mundo, no tus defectos. Cuando te relaciones con alguien, que sea desde tus virtudes, no desde tus defectos y necesidades. 

• Rescata el orgullo de ser tú.

• Reconoce las cosas para las que eres bueno y hazlas crecer. Concéntrate en tus virtudes y  siéntete orgulloso de ellas.

• Haz cosas que te apasionen, o lo que haces hazlo con pasión. Que tu trabajo, profesión o negocio sean tu pasión.

• Haz las cosas que dominas, que te salen mejor; al practicarlas aumentarás tu habilidad para hacerlas, tendrás mejores resultados y sentirás mayor satisfacción.

• Encuentra una razón o razones para hacer las cosas: tú mismo, tu familia, tus hijos, tu madre, etc., personas a las que no les puedes fallar o que dependen y necesitan de ti.

• Cuenta tus triunfos, cuenta las glorias que has vivido, las “batallas que has ganado”, los momentos en que por hacer o decir algo te sentiste feliz; revívelos.

• Perdona el pasado si no fue muy grato para ti, y con valor rescata lo aprendido. 

• Interpreta o reinterpreta los sucesos a tu conveniencia; diséñate un pasado mejor y admite con valor tu grado de responsabilidad en todo lo bueno y malo que te haya sucedido.

• Para sentirte motivado siempre debes tener presente tu confianza en ti mismo. Ejercítate poco a poco y con acciones pequeñas practica tu fuerza de voluntad.

• Recobra tu fortaleza, tu sentido de seguridad, húyeles a las personas que te subestiman o menosprecian, cambia de amigos y hasta de entorno, si es necesario.

Hay cosas que sabemos que nos ayudarán en nuestro día a día como empresarios, pero que no las practicamos. 

Me refiero al asunto de la auto-motivación. Nos han dicho o hemos leído que la mejor motivación, la más duradera y que nos será más fiel, es la que viene de dentro de nosotros mismos, y que estando motivados nos sentiremos bien y nos irá mucho mejor en lo que hacemos.

Concretamente, la motivación en este caso, es la energía que nos mueve a hacer algo de la mejor manera, y con menor desgaste. 

No nos conviene, como empresarios, ser motivados sólo por otras personas y por cosas materiales, porque nos hace dependientes. Las motivaciones internas o auto-motivaciones, son de larga duración, nacen de nuestra propia energía y son mucho más efectivas. Éstas son propias de emprendedores, líderes auténticos y de empresarios exitosos.

Te presentamos algunas ideas que puedes poner en práctica para motivarte internamente:

• Conócete o conócete más. Identifica tus virtudes; éstas, aunque pudieran ser pequeñas, todos las tenemos. Concéntrate en ellas y siéntete orgulloso de poseerlas.

• Siéntete el director, dueño o líder de todo tu ser, de todo lo que eres: de tus virtudes y defectos, de tus pensamientos y emociones, de tus actitudes y acciones. Todas las cosas que eres forman tu mundo personal, y en ese mundo propio las cosas se hacen como tú quieres que sean. 

• Acepta con el corazón tus defectos y perdona tus errores, y aunque debes reconocerlos y tenerlos presentes para corregirlos, no les hagas mucho caso, sólo entiéndete con ellos: algo así como darles su importancia pero darle mucha más importancia a tus virtudes. 

 

¿En qué nos parecemos los humanos a las máquinas? Tú dirías “en nada”. Efectivamente, somos muy diferentes. 

Sin embargo, tenemos algo en común, ambos necesitamos mantenimiento, diferente pero con el mismo objetivo: ajustes, descansos, actualizaciones, formateadas, limpieza, etc., todos ellos con el único objetivo de seguir funcionando en las mejores condiciones. 

Ambos necesitamos conservarnos en óptimas condiciones para garantizar un buen funcionamiento en nuestras actividades. Aunque los rendimientos físicos son muy diferentes, en ambos hay desgaste, agotamiento, saturación, contaminación, etc.

La ingeniería define mantenimiento como “toda aquella acción realizada en forma lógica y sistemática sobre un equipo o sistema, con la finalidad de mantenerlo trabajando en condiciones específicas de funcionamiento y reducir las posibilidades de ocurrencias de fallas, prolongando su tiempo de vida útil”.

Hablando a nivel personal el mantenimiento abarca todas nuestras áreas de vida, tanto interna como externamente de nuestro cuerpo así como de nuestro mente-cerebro.

Tipos de mantenimiento

Preventivo: 

La acción de prevenir la define el diccionario como: “Ver y conocer con anticipación un daño o prejuicio, evitándolo o impidiéndolo; anticiparse a un inconveniente, dificultad u objeción”.

Este tipo de mantenimiento es el más recomendado, ya que como su nombre lo refiere, previene, y es resultado de una planificación y programación. El tiempo y su frecuencia son definidos. 

Para el caso de nosotros, será de acuerdo a nuestra edad y condiciones particulares, para prevenir enfermedades y mantenernos en buen estado de salud; para lograr esto debemos hacernos chequeos médicos frecuentes que incluyan pruebas de laboratorio y revisiones de la vista, dientes, corazón, metabolismo, etc., 

Predictivo: 

Predice y supone a través del análisis y observaciones la posible causa o motivo que produce un desgaste normal, fallas frecuentes y errores predecibles. Su frecuencia se basa en un número determinado de horas de funcionamiento.

Correctivo: 

Éste es aplicado sólo cuando fallan las cosas; este tipo de mantenimiento no se puede precisar con anticipación y el tiempo que requiere depende de la magnitud de la falla. Debemos evitar llegar a este nivel de mantenimiento porque las actividades tanto de una máquina como en la persona, se detienen ocasionando una incapacidad temporal y el riesgo de que pueda ser permanente.

Mental: 

Éste es aplicable específicamente a las personas, y se refiere no sólo a la actualización de conocimientos y habilidades, sino a las ideas, actitudes y percepciones que tenemos de las cosas nuevas que se presentan en nuestro entorno, llámese innovaciones, problemáticas, etc.; todo lo que trae consigo la globalización.

Tanto máquinas como personas tenemos un ciclo de vida, si no nos damos el mantenimiento adecuado, principalmente el preventivo, podemos fallar. Nuestro funcionamiento tiene un límite, y en tanto llega ese límite puede ir disminuyendo nuestra efectividad reflejada en nuestros resultados.

Prever, tiene el prefijo pre que significa antes; se trata de ver las cosas antes de que sucedan o de hacerlas, haciendo los ajustes necesarios para evitar que algo se dañe, salga mal, o se eche a perder. 

Cuando no hacemos el mantenimiento correspondiente en forma preventiva tendremos que hacerlo en forma correctiva, y esto cuesta más caro y se lleva más tiempo; si fallamos podemos afectar a otros.  

Definitivamente, prevenir es más barato que corregir. Muchas veces las correcciones no reponen lo que se pierde al no haber prevenido los  sucesos. En prevención de accidentes, por ejemplo, los expertos aseguran que nueve de cada 10 de ellos pudieron haberse evitado, previniéndolos. 

 

Te imaginas una mañana, que después de levantarte, vayas al baño a hacer tus necesidades fuertes, “del dos”, y no haya agua en el tanque. ¿Qué harías tú? ¿Echarle refrescos, cervezas o agua de garrafón?

Ya desde hace décadas nos han dicho “el agua es un recurso muy escaso, se está acabando y, de seguir con los mismos niveles de consumo, llegará el momento en que careceremos de ella”; pues bien, ese momento ya empezó a suceder.

Y esto es un problema mundial. Hemos oído acerca de los problemas de agua que tiene Ciudad del Cabo en Sudáfrica, donde desde febrero pasado está limitada a 50 litros diarios por persona, cuando en Alemania, por ejemplo, el promedio es de 130. Como referencia, “México es uno de los países que más consume agua por habitante en el mundo”, con un promedio diario de 366 litros. Ciudad del Cabo es la primera ciudad en el mundo que, prácticamente se queda sin agua, pero hay otras que le pueden seguir en el corto plazo si no toman las medidas pertinentes ahora. Algunos especialistas en este asunto, hablan que ciudades como Londres, Pekín, Sao Paulo, Moscú, El Cairo, Estambul, entre otras, tendrán los mismos problemas que Ciudad del Cabo entre 2025 y 2030 (12 años cuando mucho).

Las causas, unas más que otras, son las mismas que en CDMX. Hace poco nos enteramos que en Iztapalapa la gente estuvo a punto de llegar a la agresión, a los bloqueos de calles y al secuestro de pipas, pues está desesperada por la falta de este líquido. Llevaban ocho días haciendo largas filas en espera de un carro tanque, sin resultado alguno.

Esto último lo ocasionó la ruptura de los tanques que abastecen a las delegaciones Iztapalapa, Tláhuac y Xochimilco debido al sismo del pasado 19 de septiembre; pero esto sólo detonó un problema latente, lo que indica que nos hacemos más vulnerables. En muchas otras colonias de la CDMX también resienten este problema, sobre todo en temporadas de estiaje.

Las autoridades se han visto rebasadas ante todos los aspectos con los que están batallando.

• Aumento de la demanda. El crecimiento de la población en los municipios aledaños a CDMX demanda mayor cantidad del líquido, afectando su llegada a esta ciudad.

• Evaporación. Un alto porcentaje del agua de los ríos, presas, lagos, etc., se evapora, sobre todo en épocas de calor.

• Fugas. Los sistemas de agua potable son muy antiguos; el tiempo y la presión de autos y camiones en las calles por donde están instalados, han roto las tuberías y tienen muchas fisuras por donde se fuga el agua. Cálculos oficiales reconocen pérdidas de hasta el 40% del agua que se envía para el consumo doméstico.

• Falta de mantenimiento a los sistemas de agua potable. El agua tiene un alto subsidio en este país, y la escasez de recursos económicos, entre otras cosas, provoca una desatención en el mantenimiento de tuberías y canales.

• Problemas culturales/desperdicios. Los hábitos en el consumo de agua hacen usar mucha más de la estrictamente necesaria; el bañarse con la regadera siempre abierta y el rasurarse mientras dura el baño, llegan a consumir hasta tres veces más de lo que racionalmente pudiera gastarse.

• Sequía. El calentamiento global está ocasionando cambios en el clima, provocando que en ciertos años y en ciertos lugares llueva menos que otros.

• No se han hecho suficientes pozos de absorción para captar y aprovechar el agua de las lluvias y evitar que toda se vaya al drenaje de aguas negras.

• Crecimiento vehicular. Actualmente, tenemos el doble de autos que hace 10 años y que pudiéndolos lavar con una sola cubeta de agua, muchos siguen haciéndolo a manguerazos.

La ironía de la naturaleza. Un planeta cubierto de agua en sus 2/3 partes, y sólo el 3% de ella es dulce. Aunque ya hay tecnología para desalinizar el agua de los mares, sus altos costos hacen que estos sistemas aún no se generalicen para dar un servicio masivo.

Resumen Batallamos con problemas culturales, sociales, económicos, tecnológicos, estructurales, climáticos, etc.. Con toda seguridad, los gobiernos no podrán remediar este asunto a menos que lo hagamos los usuarios directamente.

La escasez de agua va a ser más grave, los gobiernos se verán en la necesidad de aumentar su precio y aún así, será limitada para la mayoría de la gente. Tenemos que mejorar nuestra conciencia respecto al uso y consumo del agua, hacer un uso más racional.

Nos va a doler el bolsillo, pero va a llegar un momento que el agua podría ser más cara que la leche o las chelas. ¡Ja ja!

Estimado detallista, te invitamos a cuidarla. Aquí algunas recomendaciones:

• No le jales al baño cuando sólo haces pipí, solamente cuando haces “del dos”.

• Toma baños cortos y mientras se regula la temperatura, capta el agua de la regadera para reutilizarla.

• Cierra la llave mientras te lavas las manos, los trastes o te rasuras.

• Cuando te laves los dientes usa un vaso con agua para enjuagarte.

• Para lavar tu auto, patio o banqueta, con una cubeta de agua es suficiente.

Otras oportunidades para impulsarnos con la naturaleza son:

– Para las mujeres es importante el ciclo ovular, cuando su energía sexual la hace ser fértil.

• Los ciclos lunares. Podemos mencionar la influencia de la energía de la luna llena o el inicio de luna creciente.

• Las diferentes etapas de la vida: adolescencia, juventud, madurez, tercera edad, vejez; el inicio de cada una son impulsos a nuevas experiencias.

• El inicio de los ciclos económicos de cada giro. Muchos hombres de negocios, comerciantes, vendedores, etc., los reconocen y actúan de acuerdo a ellos.

Los ciclos también son etapas, capítulos nuevos y diferentes:

• Las lecciones personales aprendidas. Cada vez que aprendemos algo importante nos convertimos en personas diferentes e iniciamos un nuevo ciclo o capítulo en nuestra vida.

• El inicio de un proyecto personal, negocio o empresa.

• Un cambio de trabajo. Siempre hay la oportunidad para aprender más y ser mejores, para capitalizar lo aprendido en otros momentos y en otros lugares.

• Cuando sanamos de alguna enfermedad nuestro organismo está más fortalecido, iniciando un nuevo ciclo.

Todos estos ciclos traen consigo nuevas oportunidades; son renacimientos de vida y energía.

Cualquiera de estos inicios de ciclo te puede servir para impulsarte, tú decides cuál y cuándo, pero este mes de marzo puedes unirte al inicio del ciclo de la primavera, alimentándolo de tus planes, haciendo un análisis retrospectivo e introspectivo de lo que has logrado y lo que podrías lograr en adelante.

Puedes también redefinir tus fuerzas y debilidades, analizar las nuevas oportunidades y amenazas. Cada nuevo ciclo trae cosas nuevas. El establecimiento de nuevas metas toma más fuerza en esta temporada, aumentando sus posibilidades de éxito.