¿Entonces, los líderes nacen o se hacen? (parte 2)

Por in Impulsando mi negocio on marzo 17, 2020

Es así como algunos niños van a terminar el colegio como líderes y otros como seguidores o sumisos. Por eso, la mayoría de nosotros vivimos con estos patrones de dominancia social y tenemos la tendencia de creer que algunos nacen como líderes y otros no.

Sin embargo, es importante distinguir entre la dominancia social y el liderazgo verdadero.

Ser un buen líder no significa ejercer autoridad sobre los demás o destacarse como uno de los mejores del grupo.

Lamentablemente los niños pocas veces tienen la oportunidad de comprender la dinámica social que se lleva a cabo alrededor de ellos y así simplemente asumen el rol que más les acomoda en ese momento.

Es necesario que los niños entiendan que son capaces de desarrollar sus fortalezas y de aportar hacia su comunidad en forma positiva, así el niño comprenderá que no tiene que asumir un rol pasivo en el cual simplemente elige seguir a otros.

No todos podemos ser líderes en todas las áreas de nuestra vida, pero sí somos líderes en alguna área e idealmente tenemos que saber asumir ese rol si queremos vivir una vida de éxito.

Una vez que una persona haya entendido su valor como persona individual, va a poder distinguir entre su persona y su rol. En la vida uno juega diferentes roles, por ejemplo, una mujer puede jugar el rol de esposa, de madre, de profesional y de hija. En algunos roles ejerce más liderazgo que en otros, pero sigue siendo la misma persona.

Para poder asumir un liderazgo efectivo, además, hay que entender la dinámica de estos roles que se juegan en una comunidad y las estructuras de autoridad existentes y su importancia. Esto ayuda a comprender cómo se resuelven los conflictos dentro de cada rol diferente que uno tiene en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *