Algo de filosofía práctica

Por in DesarrollandoNos on octubre 28, 2019

Entender y aceptar esto, nos quita problemas y nos evita el sufrimiento.

Todo viene en paquete, en pareja; todo trae dos lados, todo tiene su opuesto o su contraparte. Todo es complemento de todo:

• No hay noche sin día 

• No hay problema sin solución

• No hay efecto sin una causa

• No hay negocios sin competencia

Los grandes pintores manejan los opuestos en los contrastes de sus obras; saben bien que los oscuros son tan importantes como los claros.

No obstante, dentro de los opuestos hay matices, pues no todo es negro ni todo blanco; todo se presenta, la mayoría de las veces, en tonos grises.

Los opuestos pocas veces se presentan juntos en su totalidad; cada uno por separado, en momentos o lugares diferentes. Como ejemplos de éstos podemos hablar de:

• No hay principio sin fin

• No hay pobreza sin riqueza

• Existe el mal porque existe el bien

Cada uno de los opuestos existe gracias a la existencia del otro. Esto es para ubicarnos, para entender, para cuidarnos y para darle valor a lo que tenemos:

• No hay esfuerzo sin su compensación

• Toda pérdida trae una ganancia

• Todo lo malo trae algo de bueno, y viceversa

• Todos los problemas traen aparejada su solución

• Todo riesgo implica una oportunidad

• Virtudes y defectos; oportunidades y amenazas; derechos y responsabilidades, siempre vienen juntos

Lo bueno o malo de cada uno de los opuestos lo define su uso, el lugar donde se presenten, la fuerza con la que lo hagan, la intensidad o cantidad con la que se den, la duración que presenten y la frecuencia con la que se manifiesten.

Esta dualidad se manifiesta en toda la creación: personas, cosas, situaciones, toda la naturaleza está llena de ella. ¡Aceptémoslo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *