La leyenda más famosa de Veracruz

Por in Leyendas on junio 30, 2019

Se trata de una mujer acusada de brujería que desapareció de su celda antes de ser quemada en la hoguera, y que fue conocida como “La mulata de Córdoba”.

Sucedió en Córdoba Ver., en los tiempos de la Inquisición, donde una bella joven mulata vivía sola. 

Por la condición de su raza, ella vivía aislada del trato social, pues los negros y los indios no eran bien vistos.

Además de por su belleza, la mulata empezó a ser famosa en la región porque se dedicaba a curar mediante hierbas, oficio que espantaba a mucha gente. 

Sus habilidades empezaron a inquietar a más gente cada vez, por lo que empezaron a correr rumores de que la hermosa mulata sabía de embrujos y encantamientos.

Incluso algunos decían que tenía  pacto con el diablo, por lo que las autoridades y los vecinos empezaron a espiarla.

Resulta que el alcalde de la ciudad se enamoró de ella, pero al no ser correspondido, éste la denunció al Santo Oficio. 

Fue llevada hasta una celda subterránea y oscura de la Fortaleza de San Juan de Ulúa, en Veracruz. Ahí fue juzgada, encontrándola culpable de brujería, por lo que su sentencia fue la muerte y ser quemada en la hoguera. 

Mientras esperaba a que se cumpliera su sentencia en la cárcel, pidió a su cuidador le consiguiera un gis. Ella lo usó para dibujar a detalle, un barco en la pared de la celda.

Una vez que terminó su dibujo, le pregunto al cuidador ¿Qué le hace falta al barco? Avanzar, respondió el cuidador. La mujer sonrió y le dijo, “Pues avanzará”.

La mulata, frente al cuidador, brincó hacia la pared y para sorpresa de éste, el barco en la pared se movió y desapareció junto con la mulata.

Momentos antes de ser llevada para ser ejecutada, los guardias fueron por ella, pero solo tuvieron tiempo de ver cómo la joven se alejaba, en el barco que había dibujado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *