El escalofriante panteón de Belén

Por in Uncategorized on marzo 6, 2019

Este panteón es una joya clásica de la historia de Guadalajara; se ubica a un costado del antiguo Hospital Civil de Guadalajara.  

Está repleto de misteriosas leyendas y apariciones de ultratumba. Se empezó a construir en 1787 debido a  las epidemias que azotaron a la ciudad por esos años, y a que la ciudad no contaba con espacios funerarios suficientes.

En el lugar fueron construidas diversas fosas comunes que sirvieron para controlar los miles de fallecidos. 

En 1833 Guadalajara vivió una segunda epidemia de cólera morbus, por lo que en ese mismo lugar se abrió una nueva fosa común para las víctimas de la enfermedad, y que se le conoció como el “Panteón de la capirotada”, por la forma en que tenían que ser enterrados los cadáveres: una pila de cuerpos y después echaban cal o tierra.

Luego, en 1850, durante otra epidemia de esa misma enfermedad, en el lugar se habilitó una tercera fosa común. 

Años después, el panteón fue rescatado y remodelado casi en su totalidad y pasó de ser el sepulcro de los pobres y desamparados al camposanto más importante de la ciudad. 

La última inhumación se realizó hacia finales del mismo siglo.

En la Actualidad es un museo, sede de diversas actividades culturales que enardecen el ambiente enigmático del lugar, 

En él, es común transitar por las tumbas y mausoleos majestuosos a través de recorridos turísticos, sobre todo los guiados que se realizan en la media noche.

Por su riqueza arquitectónica está protegido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y considerado Tesoro Arquitectónico Nacional.

El Panteón de Belén es un sitio repleto de historias y anécdotas que podrás escuchar de viva voz al entrar ahí. Sus  leyendas son únicas y dan un toque macabro al sitio. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *