La conveniencia de ser flexibles

Por in DesarrollandoNos on febrero 28, 2019

Para entender los rápidos cambios de los últimos tiempos, adaptarse a ellos inteligentemente y sacarle provecho, requerimos de ciertos niveles de flexibilidad.

Ser flexible no es cuestión de altos estudios ni de inteligencia superior, sino de actitud y de valor.

Sin alterar nuestros valores, nos conviene ser lo suficientemente flexibles para entender y resolver los problemas, para conocer las actitudes y puntos de vista de otros, para ver las cosas de manera diferente y encontrar nuevos caminos y formas de lograr nuestros objetivos.

El cerebro por sí mismo es flexible, ello nos permite tener flexibilidad en nuestros pensamientos y actitudes.

La búsqueda de opciones es consecuencia de la flexibilidad. Los inventos, los descubrimientos y el éxito en los emprendimientos, siempre han sido resultado de la flexibilidad que han tenido sus autores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *