¿Cuál es tu tipo de apego? (parte 2)

Por in DesarrollandoNos on septiembre 19, 2018

3. “Apego evitativo”. De niños asumieron que no pueden contar con sus cuidadores, lo cual les provocó sufrimiento. Aprendieron a vivir sintiéndose poco queridos y valorados.

Ya de adultos.
• Tienen sentimientos de rechazo a la intimidad.
• Dificultades para relacionarse y para entender las emociones ajenas.

4.- “Apego desorganizado o contradictorio”. Este es una mezcla entre el “apego ansioso y el evitativo”. Se trata de comportamientos contradictorios. De niño tuvo dificultades para entenderse con sus cuidadores, por lo que tuvieron conductas explosivas y destructivas.

Ya de adultos:
• Llevan alta carga de frustración e ira.
• No se sienten queridos.
• Rechazan las relaciones, aunque en el fondo es lo que más desean.
• Dificultades para manejar sus emociones.
• Conductas emocionalmente negativas.
• Problemas para expresar emociones positivas.

Puedo decir que todos tenemos un tipo de apego y el principal es a nuestra madre o a la persona que nos cuidó. Si nos fue bien, nuestro apego será de seguridad personal, si no, podemos cambiarlo. La relación con nuestra cuidador cuando nacimos no es la única que define nuestro tipo de apego.

“Todas las interrelaciones que se producen desde el nacimiento hasta la edad adulta marcan el comportamiento del momento actual”.

Hay que tomar en cuenta que el apego:
• Lo podemos cambiar.
• No se mantiene igual en todas las personas.
• En la medida que vamos desarrollándonos, va mejorando.
• Ningún apego puede catalogarnos permanentemente.
• Las personas que con las que convivimos también van influyendo en nuestro tipo de apego.
• Una pareja o amistades con “apegos seguros” pueden ayudarnos a obtener más confianza y seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *