Estilo para resolver los problemas (parte 1)

Por in DesarrollandoNos, Uncategorized on junio 11, 2018


En la práctica diaria, en la forma en que solucionamos nuestros problemas, se distinguen, al menos, tres tipos de estilos; incluso podríamos calificar a las personas según estos, dividiéndolas en Analíticas, Creativas y Prácticas.

En la vida real, esto no es precisamente así; ante ciertas situaciones y de acuerdo con nuestra profesión o actividad, a veces somos prácticos, otras creativos, otras más, analíticos, o de plano usamos una combinación de los tres.

Sin embargo, aunque siempre dependerá de lo grave del problema y del nivel emocional de cada persona, siempre uno de éstos estilos será el predominante.

En su libro “La resiliencia; Construyendo en la Adversidad”, su autor Al Siebert, describe estos estilos conductuales como “los tres tipos de inteligencia básicos”, y nos sugiere que “utilizarlos a nuestra conveniencia nos ayudará a resolver cualquier tipo de problema”.

Por lo anterior, tenemos a nuestra disposición estas tres formas distintas de resolver cualquier situación complicada que se nos presente:

1.- Usando el estilo Analítico:

Éste consiste en hacerse las mejores preguntas para obtener las respuestas que nos facilitarán la solución de problemas. Preguntas como:
¿Cuál es el verdadero problema?
¿Cuál es su gravedad?
¿Cuál es su urgencia?
¿De cuánto tiempo y de cuánta información disponemos?
¿A cuántas personas implica?
¿Qué deseo al resolverlo?
¿Cuál es mi objetivo principal?
¿Qué resultado consideraré como satisfactorio?
¿Qué aprenderé?
¿Cómo podré evitar que vuelva a ocurrir?

Este estilo es para usarse en problemas y situaciones que permitan el análisis y la formulación de estas preguntas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *