Nuestro más grande amor

Por in Colaboradores on mayo 3, 2018

En ese día tan especial, nos honramos ante la mujer que nos trajo al mundo.

Nuestra madre ha sido y será por siempre la mujer con el amor más puro. Desde que estamos en su vientre iniciamos una relación de amor con ella. Nuestro corazón y el de nuestras madres laten al mismo tiempo y cuando nacemos, lágrimas de felicidad caen de sus ojos por nuestra llegada.

A una madre no le importa la adversidad cuando se trata de sacar adelante a sus hijos, no les hace falta fuerza ni valentía cuando se trata de defenderlos, ellas son capaces de todo por verlos felices y protegidos.

Son capaces de sacarse el pan de la boca para dárselo a sus hijos y apoyarlos cuando todos les han dado la espalda.

Así son las madres, su amor no conoce de límites ni de dificultades cuando se trata de los suyos.

El mundo sigue hacia adelante, crecemos y nos vamos de la casa, pero ellas siempre nos tienen en su corazón, y cuando se van para siempre de este mundo, cuidan de nosotros desde el cielo, observándonos con cariño y cuidándonos de los peligros.

No podemos olvidarnos de las mujeres que a pesar de no haber traído al mundo a un hijo, se comportan como verdaderas madres para otros, brindando amor y sanando corazones.

Tampoco nos olvidamos de aquellas mujeres que se convirtieron en madres de sus nietos y que los educaron y quisieron más que a sus propios hijos.

Todas las madres son mujeres únicas e incomparables, todas llevan en su alma parte de nuestra vida y merecen ser llamadas ángeles del cielo.

A todas las mamás de México, les deseamos un ¡Feliz día de la madre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *