Venciendo a nuestros enemigos

Por in Desarrollando Nos on julio 16, 2017

Germán Antelo, estudioso de los enemigos internos, considera que éstos están compuestos por tres agentes:

1.- Creencias Limitantes: Las más fuertes se instauraron dentro de nosotros en la medida que íbamos creciendo y con el tiempo se volvieron bien rígidas.

La sugerencia aquí es identificar las creencias nocivas y reprogramarlas a través de mensajes conscientes propios, y de visualizaciones personales.

2.- Saboteador: “Es una voz cuya principal arma es la desvalorización, fingiendo ser nuestro amigo que nos cuida de los peligros”, pero en realidad suele “bajarnos la moral, quitarnos méritos, crearnos inseguridad y generarnos miedos constantemente”. Busca mantenernos siempre en la zona de confort.

Para acallar esa voz, se sugiere buenas lecturas, música, frases positivas y optimistas, y acción.

3.- El Ego: Éste es fácilmente identificable. “Se presenta a través de buscar reconocimiento de los demás permanentemente”. Hace que nuestros actos los hagamos esperando siempre el reconocimiento externo. También nos hace caer fácilmente en la crítica a los demás, restando valor a otros y “estar constantemente a la defensiva. El ego ese ser rígido e inflexible de pensamientos, odia la paciencia y la tolerancia”.

Después de esto podemos asegurar que nuestros principales enemigos no están afuera de nosotros, sino los llevamos dentro, cargándolos a todos lados.

Así que, estimado lector, si tú te consideras un guerrero y quieres luchar, hazlo con tus enemigos internos. Identifícalos primero, conócelos bien, observa cuándo y cómo actúan; hazles frente, no caigas en sus redes.

A final de cuentas, no se trata de eliminarlos sino de controlarlos, sentir que nosotros tenemos el poder; empoderarnos frente a ellos significa no ceder a sus tentaciones o provocaciones; nosotros tenemos la verdad sobre nosotros mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *