Aunque es una cadena muy grande, con la que es difícil compararnos como detallistas, este negocio tiene algunos aspectos que podemos implementar en nuestra tienda para diferenciarnos, atraer más clientes y aumentar su fidelidad.

Podrás decir que a ti no te gusta el café que ahí venden, pero nadie negará el éxito que ha tenido no sólo en México, sino a nivel mundial. 

La estrategia con la que ha trabajado esta cadena desde su inicio, les sirvió para llegar al nivel en el que están, con más de 32 mil tiendas a nivel mundial en 2020.  

En México, todo empezó en 2002, cuando abrieron su primera tienda, sobre Paseo de la Reforma, a unos pasos del Ángel de la Independencia, CDMX. 

Su llegada fue todo un acontecimiento comercial, muy parecido al de McDonald’s en 1985 cuando esta hamburguesería abrió su primera tienda en México y donde se vieron largas “colas”, hasta por más de una hora, para entrar.

Ya para 2019, Starbucks dominaba el mercado mexicano, con 737 sucursales y con presencia en 61 ciudades mexicanas. Su participación de mercado era, ese año, de 47%, seguido por Café Punta del Cielo con 12% y The Italian Coffe Shop con 11%. 

¿Qué hicieron para lograr tanto éxito? Fue una estrategia innovadora y muy efectiva que los detallistas podemos adoptar también, al menos en una parte; se han enfocado en el trato a los que entran a comprar a su cafetería.

Starbucks reconoció que lo más importante para un negocio son los clientes, no los productos. Para ganarse el corazón de los consumidores, no sólo lo hicieron con sus múltiples formas de servir el café y una impecable atención al cliente; crearon toda una filosofía empresarial cuya estrategia está centrada en el cliente. 

Desarrollaron un nuevo modelo conocido como “marketing emocional”, el cual está basado en “una fuerte conexión afectiva entre la marca y el cliente”.

Algunas acciones de este modelo las han tratado de copiar no sólo otras cafeterías competidoras, sino también negocios de otros giros, pero sin mucho éxito.

Starbucks partió de una de las ideas que se manejan en neuromarketing, de que la mayoría de las decisiones de compra de mucha gente, es la emoción; este aspecto les ha ayudado a crear una gran comunidad de consumidores fieles a la marca. 

Según la Teoría de las necesidades de Abraham Maslow, dentro de las necesidades emocionales insatisfechas de la gente, una de ellas es el reconocimiento, aspecto que Starbucks ha sabido atender. 

Las acciones van, desde una ligera sonrisa y el saludo cuando se acercan los clientes a pedir el café, hasta el “recuérdeme su nombre” anotándolo en el envase para que nos puedan llamar cuando ya está listo, y no se diga la actitud de algunos baristas cuando la fila es de varios clientes y nos dicen, “buen día, ahorita los atiendo”. 

Escuchar cuando otros nos llaman, en buen tono, por nuestro nombre de pila, suena amigable y familiar.

La estrategia de Starbucks busca que sus clientes perciban la venta de café, no como un producto, sino como un servicio: “la experiencia Starbucks”, donde lo prioritario es crear una conexión emocional con los clientes y a donde los consumidores satisfechos, desean pertenecer.

El éxito o fracaso de un negocio, dependerá del tipo de sentimientos con los que sus propietarios se enfrenten diariamente a sus actividades y a los retos que conllevan.

Cuando algo anda mal en tu vida personal o de negocios, algún tipo de problema, por ejemplo, lo peor que puedes hacer es poner tus sentimientos al mismo nivel de eso que te está pasando. 

Esto es porque cualquier sentimiento de preocupación pena, dolor, angustia, desesperación, etc., estaría retroalimentando lo “malo” que te esté sucediendo, haciéndolo más grande de lo que es.

Además, al mismo tiempo estarías disminuyendo tu energía y fortaleza para enfrentarte a esas “malas situaciones”; esto quiere decir que te estarías achicando.

Si ante una carencia o problema económico te llegas a sentir pobre, esos mismos sentimientos, si son frecuentes, te pueden anclar en la pobreza. 

Todo esto es porque, casi como una ley, la calidad y cantidad de las cosas que se sienten y se piensan, es exactamente lo mismo que se atrae. 

En tu caso, cuando tengas un mal día, evita quejarte porque al hacerlo alejas las oportunidades para resolverlo.

No te identifiques tanto con los sentimientos de pobreza, aunque seas pobre; no sientas el rechazo, aunque te rechacen; evita sufrir, aunque otros quieran hacerte un mal; no sientas nada de esto en tu mundo personal.

Respira profundo varias veces para que se oxigene tu cerebro que es el que requiere estar lúcido para sentirte fuerte. Planea, ubícate, acepta de momento tus situaciones difíciles sin acostumbrarte a ellas, y sácales provecho.

Ocúpate de resolver tus problemas sintiéndote más grande que ellos; el sólo hecho de hacerles frente, te hará sentirte poderoso.

Un estudio sobre el trabajo no remunerado en el mundo, que comprende a 29 países miembros, reveló que las mexicanas son las que más tiempo le dedican a este tipo de actividades.

Las mujeres son las que cargan con la mayor parte del trabajo no remunerado. “Especialmente en México, la diferencia entre hombres y mujeres es enorme”.

Las mujeres en México dedican en promedio seis horas a hacer trabajo no pagado al día mientras que los hombres, menos de dos horas”, señala el estudio.

Una de las razones por las que la situación no ha cambiado desde hace décadas es porque siempre ha sido así, con lo que se ve que es un hábito difícil de superar.

“Las mujeres tradicionalmente han sido responsables de las tareas domésticas y el cuidado de los más débiles, pero el mensaje clave de este estudio es que, la igualdad en el mercado laboral es vital para crear más igualdad en el hogar”.

“En Dinamarca, donde el 70% de las mujeres tiene empleo, la brecha de género en el trabajo doméstico es de sólo una hora, esto quiere decir que tanto los hombres como las mujeres se ocupan de ello. En México, donde el 43% de las mujeres tiene empleo, esa brecha de genero es de cuatro horas”.

Se sigue pensando que las mujeres no trabajan, pues lo que hacen no se ve, pero es necesario tener en cuenta su contribución a la economía.

De hecho, el trabajo de cuidar y limpiar sin sueldo, equivale a una tercera parte del tamaño de toda la economía.

Entonces, ¿qué procede hacer ahora a los hombres, y qué a las mujeres en México?

Diariamente nos encontramos con gente que se queja de todo, que se fija en lo negativo o inconveniente de las cosas, de las situaciones, y hasta de cómo son los demás. Están inconformes porque hace mucho calor o porque hace frío; siempre encuentran el “prietito” en el arroz.

Al expresar sus molestias con emoción de enojo, hacen más grandes los defectos de cualquier persona o cosa, alimentando y haciendo crecer, dentro de ella, todo lo malo que ve y siente.

Posiblemente conoces a alguna persona que, con tal de hacerte menos, si le platicas de algo tuyo, siempre te lo minimiza o te presume que ella conoce o tiene algo mejor; gente de la que muchas veces dan ganas de alejarse rápidamente.

Estas personas siempre buscan lo malo en lo bueno. Es cierto, todas las cosas buenas, traen su dosis correspondiente de algo malo, incómodo o inconveniente; algo que tenemos que tomar en cuenta siempre. 

Mi loquero me explicaba algo que ya había leído antes, pero que lo tomé a la ligera y nunca le di importancia, cosa que me causó muchas angustias y sufrimientos. Me decía que “lo bueno y lo malo son inevitables en la vida, siempre vienen juntos, como una moneda, “águila o cara”; todo trae su opuesto”. 

Él me aseguraba que muchas veces lo malo sirve a lo bueno, y viceversa. Me ponía el ejemplo de que la enfermedad sirve para valorar la salud. 

En la mayoría de los casos, lo bueno sólo es mental, o muchas veces es cuestión de cantidad; por ejemplo, la lluvia es buena porque limpia la atmósfera y riega parques y jardines, pero en exceso daña y perjudica.

Personalmente, me he dado cuenta de que nada dura toda la vida, ni siquiera los problemas; los malos momentos pasan, y los buenos, aunque duran más, también pasan en algún momento. 

Todo depende de dónde queramos dirigir nuestra energía, si en el disfrute de lo bueno, o en la angustia de lo malo.

Nuestros problemas nunca son eternos; como dice aquella canción de Cristian Castro: “Después de la tormenta, la calma reinará; después de haber tenido, siempre vuelves a tener; después de haber querido, lo intentas otra vez; … “.

Mi loquero concluyó su comentario, diciéndome que “en las cosas de la vida diaria lo que para uno es malo, para otro puede ser bueno”. 

Y es cierto, lo aparentemente malo sirve a los exitosos como retos para mejorarlos; los problemas en su vida personal o negocio sirven para superarlos.  

Los exitosos lo han sido porque le sacan provecho a “lo malo”, reconocen que cualquier cosa que parezca mala o fea, siempre tiene su lado bueno o bonito.

En fin, para ver siempre lo bueno en lo malo, sólo tienes que formarte el hábito de hacerlo con constancia. Después de todo, los problemas se transforman en aprendizaje para el futuro, o como alguien decía, “de los problemas y de las derrotas siempre se aprende, de las victorias, casi nunca”. 

Los que tienen como hábito ver lo bueno en lo malo, no sólo muestran inteligencia, sino que le sacan provecho a todo, y son más exitosos en su vida, se enferman menos y dan muestras de liderazgo.

Cuidado, lo que comemos frecuentemente, podría ocasionarnos enfermedades en el futuro.

Muchas veces nos han dicho que comamos más frutas y verduras y que hagamos ejercicio, si queremos vivir saludables, pero no hacemos caso.

En el presente, quizá por nuestra edad, nuestro organismo todo lo metaboliza rápidamente, pero con los años esa función se hace más lenta. 

Si abusamos de los azúcares, grasas y harinas, podríamos estar dañando nuestros órganos y nos estaríamos creando un futuro en el que nos costará trabajo hacer nuestras tareas; además, estaríamos dependiendo de medicamentos o de algunas personas.

En tu caso, amigo detallista, piensa que tu calidad de vida en el mediano y largo plazo, dependerá únicamente de ti, de la calidad y la cantidad de alimentos que ingieras; de ello dependerá tu salud.

Cuídate amigo, piensa que, si te cuidas de la obesidad y del sobre peso, podrás evitar, entre otras, la principal enfermedad en México, la diabetes.

Este mes de febrero, China dará la bienvenida a su Año Nuevo; este nuevo ciclo lo abrirá el Buey, así que para éstos, éste será su año.

El origen de este calendario data del año 2637. Según la leyenda, “cuando Buda convocó a todos los animales frente a él, antes de partir del plano terrenal”, sólo 12 animales se despidieron de Él.

Como recompensa, nombró cada año con el nombre de cada uno, en el orden que llegaron; el primero fue la rata seguida por el buey.

Según esto, la tradición indica que el animal que gobierne el año en que nacimos ejerce una profunda influencia en nuestra vida.  

Según las creencias chinas, lo que representa cada animal y lo que distingue a cada persona, según el año de nacimiento, son: 

Rata (1924, 1936, 1948, 1960, 1972, 1984, 1996, 2008, 2020):

Se distinguen por su sabiduría. Siempre rodeadas de amigos y familiares para estar al pendiente de las situaciones que se presenten, trabajadoras y buenas para ahorrar.

Búfalo o Bueyes (1925, 1937, 1949, 1961, 1973, 1985, 1997, 2009, 2021):

Pacientes y tranquilas; cariñosas y por demás amorosas. El trabajo es lo suyo, junto con el orden y la limpieza. La familia es su prioridad.

Tigre (1926, 1938, 1950, 1962, 1974, 1986, 1998, 2010, 2022):

La pasión está en su esencia, cargadas de una gran energía. Independientes, divertidas e ingeniosas suelen ser compañeras o amigas para toda la vida, líderes natas.

Conejo (1927, 1939, 1951, 1963, 1975, 1987, 1999, 2011, 2023):

Diariamente nos encontramos con gente que se queja de todo, que se fija en lo negativo o inconveniente de las cosas, de las situaciones, y hasta de cómo son los demás. Están inconformes porque hace mucho calor o porque hace frío; siempre encuentran el “prietito” en el arroz.

Al expresar sus molestias con emoción de enojo, hacen más grandes los defectos de cualquier persona o cosa, alimentando y haciendo crecer, dentro de ella, todo lo malo que ve y siente.

Posiblemente conoces a alguna persona que, con tal de hacerte menos, si le platicas de algo tuyo, siempre te lo minimiza o te presume que ella conoce o tiene algo mejor; gente de la que muchas veces dan ganas de alejarse rápidamente.

Estas personas siempre buscan lo malo en lo bueno. Es cierto, todas las cosas buenas, traen su dosis correspondiente de algo malo, incómodo o inconveniente; algo que tenemos que tomar en cuenta siempre. 

Mi loquero me explicaba algo que ya había leído antes, pero que lo tomé a la ligera y nunca le di importancia, cosa que me causó muchas angustias y sufrimientos. Me decía que “lo bueno y lo malo son inevitables en la vida, siempre vienen juntos, como una moneda, “águila o cara”; todo trae su opuesto”. 

Él me aseguraba que muchas veces lo malo sirve a lo bueno, y viceversa. Me ponía el ejemplo de que la enfermedad sirve para valorar la salud. 

En la mayoría de los casos, lo bueno sólo es mental, o muchas veces es cuestión de cantidad; por ejemplo, la lluvia es buena porque limpia la atmósfera y riega parques y jardines, pero en exceso daña y perjudica.

Personalmente, me he dado cuenta de que nada dura toda la vida, ni siquiera los problemas; los malos momentos pasan, y los buenos, aunque duran más, también pasan en algún momento. 

Todo depende de dónde queramos dirigir nuestra energía, si en el disfrute de lo bueno, o en la angustia de lo malo.

Nuestros problemas nunca son eternos; como dice aquella canción de Cristian Castro: “Después de la tormenta, la calma reinará; después de haber tenido, siempre vuelves a tener; después de haber querido, lo intentas otra vez; … “.

Mi loquero concluyó su comentario, diciéndome que “en las cosas de la vida diaria lo que para uno es malo, para otro puede ser bueno”. 

Y es cierto, lo aparentemente malo sirve a los exitosos como retos para mejorarlos; los problemas en su vida personal o negocio sirven para superarlos.  

Los exitosos lo han sido porque le sacan provecho a “lo malo”, reconocen que cualquier cosa que parezca mala o fea, siempre tiene su lado bueno o bonito.

En fin, para ver siempre lo bueno en lo malo, sólo tienes que formarte el hábito de hacerlo con constancia. Después de todo, los problemas se transforman en aprendizaje para el futuro, o como alguien decía, “de los problemas y de las derrotas siempre se aprende, de las victorias, casi nunca”. 

Los que tienen como hábito ver lo bueno en lo malo, no sólo muestran inteligencia, sino que le sacan provecho a todo, y son más exitosos en su vida, se enferman menos y dan muestras de liderazgo.

Problema: A muchos negocios pequeños no les cuadran sus cuentas a la hora de hacer su corte diario, semanal o mensual.

Esto desmotiva a los dueños porque ya no les alcanza el dinero para resurtirse y porque no notan la utilidad del negocio.

Éste es “el coco” no sólo de muchos negocios, sino también de mucha gente a nivel personal.

Contexto: Esto es muy común, principalmente en aquellas tienditas que comparten espacio con el domicilio familiar, donde se convive con esposa e hijos. Si tú eres uno de ellos, no te preocupes, hay solución.

Causa: El problema de esto, es que muchas veces los propietarios van tomando pequeñas cantidades de sus ventas diarias para cubrir gastos personales, y a veces, no sólo toman de lo que es la ganancia de los productos, sino del total de las ventas.

Su argumento es, que sólo lo toman “prestado”; sin embargo, nunca lo de- vuelven; lo que ocurre es que se les olvida y pierden el control de sus ingresos.

Esta práctica es tan real y frecuente que se convierte en hábito o costumbre.

Efecto: El efecto de esta costumbre es que, en muchos casos, es la principal razón por la que no sólo no crecen, sino que hasta llegan a quebrar.

Reflexión: Tomar “prestado” parte del dinero de las ventas, para cubrir necesidades de índole diferente al que debe estar destinado, que es el de resurtirse de mercancía, los hace perder el control, es como un auto-robo hormiga.

Necesidad: Los que acostumbran hacer esto, no se dan cuenta, pero necesitan tener bien claro que el aspecto más importante de un negocio, junto con el de satisfacer bien las necesidades de sus clientes con sus productos, es el buen manejo y control de los recursos financieros.

Solución: Las necesidades personales de dinero, no las traspases a tu negocio, deben ser cosas diferentes.

Tal vez por necesidad tengas que hacerlo, pero evita que se vuelva costumbre.

Si en verdad requieres de hacer esto, acostúmbrate a que, en el momento en que tomes dinero de las ventas para cualquier otro objetivo, saca tu libreta y anota esa cantidad, así como el destino del mismo. 

Puedes también, anotarlo directamente en tu compu; abre la ventana de donde tienes las entradas y salidas de dinero para registrarlo, o de plano pídele a alguien que te lo anote y te lo recuerde.

Piénsalo bien, el dinero hay que saber administrarlo. La actitud correcta con el dinero de un negocio es tener una visión empresarial del negocio.

Recomendaciones: Cambiar esa costumbre es cosa de decisión, disciplina y voluntad; de que, en el momento de la necesidad o la tentación, pienses en las consecuencias que ello implicaría para ti.

Cuida tu liquidez diaria, no la toques hasta haberla distribuido correctamente; de preferencia, la utilidad no debe ser tocada, al menos mientras tu tienda está creciendo, o al menos no toda ella.

Beneficios: Teniendo en cuenta todo esto, podrás tomar el control de tu negocio; tendrás un visión real, amplia, completa y sana de las finanzas de tu negocio y tendrás las bases para hacerlo crecer. 

1.- “Debes ser extra riguroso al hacer todo lo mejor posible. Encuentra lo que está mal y arréglalo”.

Musk es uno de los emprendedores más brillantes al tomar riesgos en el mercado.

2.- “Creo que las personas se auto limitan. Se requiere de mucha energía mental para innovar. Los emprendedores se despiertan y piensan: ¿Por qué no innovar?”.

No te detengas sólo porque crees que ya se inventó todo. Siempre habrá cosas nuevas que mostrar al mundo y nuevos mercados que conquistar.

3.- “La persistencia es muy importante. No debes renunciar a menos que te veas obligado a renunciar”.

La persistencia representa el escudo del emprendedor, está dispuesto a escuchar muchos “no” pero nunca los aceptará como respuesta. 

4.- “El primer paso es establecer que algo es posible; entonces la probabilidad ocurrirá”.

Todo es posible con la actitud correcta. Muchos ven como obstáculo el no tener dinero o contactos, pero muchos otros han sabido salir adelante a pesar ello.

5.- “Presta atención a la retroalimentación negativa y solicítala, particularmente de tus amigos. Difícilmente alguien hace eso y es de mucha ayuda”.

Aunque no lo creas, las ideas y opinión de la gente que más te quiere son las más importantes, ya que son las que buscan que crezcas.

6.- “Creo que este es el mejor consejo: piensa constantemente cómo podrías hacer mejor las cosas”.

Siempre busca mejorar. No importa si tu tienda es la mejor de la zona, si no innovas, otra tienda podría venir y llevarse a tus clientes.

7.- “A algunas personas no les gusta el cambio, pero necesitan abrazarlo si la alternativa es el desastre”.

El cambio es lo único constante en la vida. Aprende a adaptarte.

Nunca olvides que las tiendas de abarrotes cumplen la importantísima función social de hacer llegar las mercancías de primera mano a los consumidores finales, y que cada tienda es una célula en el gran organismo socioeconómico de México. 

La importancia de éstas, radica en que representan el 95% del total de las empresas en México, dan empleo a cerca de la mitad de la población trabajadora, generan ocho de cada 10 nuevos empleos y contribuyen con el 15% del PIB. 

Las tiendas de abarrotes son más de 500 mil y cubren prácticamente todas las colonias de todas las poblaciones de México.

Como todas las microempresas, las de abarrotes representan una buena y potente alternativa para enfrentar problemas de empleo, desigualdad y pobreza, ya que son resultado de auto-emplearse, de generar ingresos en el corto plazo, de aprender a ser empresario, etc.

A diferencia de las grandes tiendas/súpers, los propietarios de las tiendas de abarrotes tienen una comunicación mucho más cercana con sus clientes, lo que llega a ser una relación de mayor confianza, lealtad y oportunidad de negocios.

Las tiendas de abarrotes son motor de crecimiento económico para el país; debido a esto y aunado a la coyuntura económica del momento, ha llamado mucho más la atención de los fabricantes de productos al consumo, quienes han estado haciendo algunos de sus productos en presentaciones de menor precio, entre otras cosas. 

Estimado detallista, estas son épocas buenas para ti, ojalá lo puedas ver de esta manera;  el futuro de tu empresa está en lo que tú creas que puede llegar a ser; el entorno va a favorecer algunas oportunidades, sólo tienes que abrir tu mente, ser positivo y hacer tuyas esas oportunidades.