Amigo detallista, como complemento al artículo anterior te describo los aspectos en los que te puede ayudar la competencia. Analiza cada uno de ellos y te darás cuenta de lo importante que es verla en forma conveniente.

Los pensamientos, enseguida detallados, son de un autor desconocido, alguien que ya veía lo importante que es tener competencia. Se publicaron desde principios del siglo pasado, pero en estas épocas es cuando más importancia tienen.

Bendita competencia

• Que me hace levantar temprano, haciendo que me rinda más el día.

• Que me obliga a ser más atento, competente y disciplinado.

• Que me fuerza a agudizar mi inteligencia para mejorar mi negocio.

• Que me impone la disciplina, eliminando de mi vida la flojera y la incompetencia.   

• Que me calla mis virtudes y grita a voz en cuello mis defectos, ayudándome así a corregirlos. 

• Que quisiera arrebatarme mi negocio y eso me obliga a ingeniármelas para conservar lo que tengo.

• Que me hace tratar humanamente a mi equipo de trabajo para que rindan más, con entusiasmo.

• Que hace acrecentar mi anhelo de superación y de mejorar la prosperidad de mi familia.

Mis competidores, hacen más por mí que mis amigos; mis amigos son demasiado nobles para señalar mis defectos, pero mis competidores hacen todo lo posible por publicarlos.

Si no tuviera competidores estaría confiado en una falsa estabilidad. Necesito la disciplina que ellos imponen sobre mí.   

Doy gracias a la competencia, porque me ayuda a mejorar cada día y a sacar lo mejor de mí.

Muchos detallistas, cuando se encuentran cara a cara con sus competidores, los ven con cierto recelo, como si les molestara, como si su presencia fuera amenazante, como si desearan que no existieran; algunos hasta les dan la vuelta; otros hasta los ven como enemigos.

¿Por qué ese comportamiento? ¿Será por miedo, odio, recelo o algún otro sentimiento parecido?

Pienso que, básicamente es por timidez, se achican ante ellos, se auto-intimidan ante su presencia directa. Puede ser por un sentimiento de inferioridad o hasta por miedo.

Estos sentimientos los aprendimos desde niños, cuando veíamos a otros con juguetes que nosotros no teníamos, o desde jóvenes cuando veíamos a la chica o chico de nuestros sueños en brazos de otra persona. ¿Te acuerdas?

Ya como detallistas, nos encontramos en un ambiente bastante competido; hay empresas muy grandes, tú las conoces, con las que tenemos la falsa creencia de que no podemos competir; tenemos también las tiendas de cadena, respaldadas por grupos empresariales muy fuertes, y muchísimas tiendas más que están a nuestro nivel, distribuidas por todas las colonias. 

Aunque sea fingido, los detallistas, aunque pequeños, deberíamos “crecernos” para que, cuando veamos a nuestros competidores, nos sintamos y nos veamos iguales a ellos.

No podemos desearle lo peor a nuestra competencia; no nos conviene verlos con odio, queriendo que desaparezcan; recordemos que aquello que deseamos a otros se nos puede revertir.

La competencia puede parecer algo peligroso para los detallistas, pero ella nos puede fortalecer si nos hacemos más competitivos.

La competencia puede ser el mejor coach que podemos tener, sin costo alguno; con algunos dolores, claro, pero que no nos matan.

Está claro que, por un buen tiempo más, seguiremos con los efectos del COVID-19. 

Ahora, en su versión de “la nueva normalidad”, muchos, por necesidad tendrán que seguir confinados, y lo más grave para muchos otros, es que ahora la escasez de dinero se pondrá más crítica.

Ante esto, para los propietarios de tiendas tradicionales, la oportunidad sigue latente.

Mucha gente seguirá comprando en menores cantidades, productos de menor precio y, principalmente, de la canasta básica. Por ello, te conviene adecuar tu negocio para hacer que tus clientes reales y potenciales sepan bien que en tu tienda encuentran todo.

Un buen surtido y una buena atención, tuya y de tu personal, irá creando una conciencia en los clientes, de que las tiendas tradicionales responden bien a sus necesidades, y que son mucho más que una simple tiendita. 

Acostumbra a tus clientes, a que no tengan necesidad de ir al súper para abastecerse de su despensa, que en tu tienda pueden surtirse satisfactoriamente.

Es la oportunidad para aumentar la relación con tus clientes y atraer otros nuevos. 

• Procura tener un buen surtido de productos para el cuidado del hogar, para el cuidado personal, comestibles, refrescos y otros tipos de líquidos, botanas y sobre todo, productos de la canasta básica, acomodados lo mejor posible.

• Quizá te convenga ampliar un poco tu horario de servicio y dar servicio a domicilio.

• Un sistema de pago con tarjetas bancarias, te permitirá, además de llevar el control de todas las ventas que realices, hacer más atractiva tu tienda para los clientes. Recuerda que mucha gente se quedó sin ingresos y tendrán que usar el disponible de sus tarjetas.

Te deseo, sinceramente, un buen segundo semestre 2020.

En este mes se cumplen 51 años de que dos terrícolas pisaron, por primera vez, nuestro satélite natural.

Aunque algunos todavía dudan del hecho, para la mayoría de la gente, fue algo verdaderamente grandioso, algo histórico; un suceso que jamás olvidaremos. 

Como millones de personas en todo el mundo, mis padres vieron por la tele el momento en que esto sucedió; me platicaron que lloraron de emoción por lo grandiosa que les pareció tal hazaña.

El viaje fue planteado como un reto en 1961, por el entonces presidente, John F. Kennedy, quien dijo que antes de que finalizara esa década enviarían astronautas a la luna.

Nuestro satélite natural, está a una distancia promedio de 384,400 km. Todo el viaje, ida y vuelta, les llevó ocho días, poco más de 195 horas; lo que da una velocidad, promedio también, de 1,971 km por hora.

Los astronautas fueron Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin E. Aldrin.

Despegaron de Florida a las 9.32 (hora local) del 16 de Julio de 1969 y regresaron el 24 del mismo mes.

Cuatro días después del despegue, a las 11 horas del día 20, Amstrong descendió del módulo lunar, para poner su pie en la luna; huella de nuestra presencia como humanidad.

Su estancia allá fue de apenas 2.30 horas. ¡A lo que iban!  

Fue más el tiempo, seis horas y media, el que, antes de bajar, tuvieron que esperar dentro del módulo lunar para igualar la presión del módulo con la de la Luna.

El cohete Saturno V, fue el que sacó al Apolo XI de la gravedad de la tierra; Columbia, fue el módulo de mando que se acercó a la luna, y el módulo que descendió fue nombrado Eagle.

Como regalitos del viaje, trajeron a los científicos 22 kg de carga: arena y fragmentos de rocas lunares para su análisis. 

Es cierto esto, los científicos confirmaron que la luna ya no nos quiere tanto como antes; se está alejando de la tierra, por lo que habrá un momento en que cambien mucho las condiciones para la vida en este planeta.

La importancia de la luna para nuestro planeta, está comprobada y demostrada científicamente; dependemos de ella en muchos aspectos.

La forma tan especial y cómoda en que vivimos en la tierra, se la debemos a la luna, hasta pareciera que fue taída y colocada especialmente para nosotros, para que se diera la vida tal como la conocemos; sin ella, probablemente no existiríamos.

Resulta que “Tiene el tamaño exacto y está a la distancia justa para ser la compañera perfecta de nuestro planeta”.  

Pues nada, resulta también que la presencia de nuestro satélite natural nos proporciona la estabilidad con la que vivimos; tiene que ver, directamente, con el ritmo de nuestro planeta. 

Su fuerza gravitacional determina que la velocidad de rotación de la tierra, sea como la conocemos. 

Se ubica a 384 mil 400 km de la tierra, la distancia perfecta para que desde aquí podamos verla del mismo tamaño del sol, y podamos disfrutar esplendorosos eclipses.

Como sabemos, la luna tuvo una creación muy violenta. Según la ciencia, la luna se formó por una colisión hace 4 mil 500 millones de años, de nuestro planeta con otro ligeramente menor; ese choque lanzó al espacio grandes cantidades de rocas que con sus propios movimientos se juntaron y formaron este satélite.

Esa colisión provocó que la tierra se inclinara 23 grados, lo que permite aquí, “las variaciones de la luz del sol, las estaciones, la estabilidad del clima, y por lo tanto el ciclo de la vida”.

Se asegura que al principio y durante millones de años, estuvo más cerca, pero que poco a poco se ha ido alejando.

La ciencia asegura que cuando la luna se aleje lo suficiente, nuestro eje terrestre se desestabilizará y comenzará a oscilar más rápido “tanto, que los polos podrían bajar hasta el Ecuador, y el Ecuador ocupar la posición de los polos”. 

Esto es para morirse de miedo; pero no, no es para tanto; ese retroceso seguirá siendo gradual, ya que la velocidad con la que se aleja es de apenas 3.8 cm por año, por lo que todavía podemos vivir tranquilos algunos millones de años más.

A la luna, también tenemos que agradecerle la existencia de la vida. “La espectacular colisión creó la Luna y cambió la química básica de nuestro planeta: se formó el llamado caldo de la vida, con hidrógeno, nitrógeno y carbono”.

“El reflujo de las mareas primitivas dio el puntapié inicial a la vida; las primeras moléculas orgánicas se crearon a partir de estos químicos naturales”. 

Según los científicos, cuando la luna estaba más cerca, las grandes mareas creaban encharcamientos con aguas cálidas en las orillas de los mares, y fue en estos charcos donde nació la vida hace 3 mil 800 millones de años.

La distancia actual de la luna hace que las mareas sean del nivel que conocemos. Si la luna estuviera más cerca, las mareas serían mayores y provocarían grandes inundaciones en muchas ciudades costeras. 

Los efectos de la luna también se han visto en las creencias de algunas culturas, generando leyendas e historias como las del hombre lobo; que la luna llena altera nuestro comportamiento, que en esos días aumentan los crímenes y accidentes, etc.

Sin embargo, está comprobado que “muchos animales se vuelven más activos, sonoros y fértiles cuando brilla la luna llena”; algunos corales, por ejemplo, en noche de luna llena desovan todos a la vez. 

Cada persona ve las cosas y las situaciones de diferente manera, pero algunas las ven tal como se miran a simple vista o tal como se las presentan o platican.

Verlas así, me recuerda a los caballos de carreras, a los que, durante las competencias, les ponen “anteojeras” para reducir su campo de visión, para que sólo vean parte del escenario y focalicen su atención sólo en un camino; de esta manera los jinetes pueden dirigirlos más fácilmente.

Para entender mejor un asunto o problema, y poder resolverlo; para lograr algo que siempre has deseado, pero no habías podido hasta ahora; para salir exitoso en una negociación; para cuando algo está atorado; para cuando quieres o debes crear algo, ¡cambia tu perspectiva! 

Dale la vuelta a un asunto para verlo de otra forma. El simple hecho de que, en una situación, aparentemente mala, se enfoque uno en la parte positiva, ya es un cambio de perspectiva.

La técnica en creatividad, conocida como “salir de la caja”, es un ejemplo de cambio de perspectiva: salir del bosque para ver dentro y fuera de una situación. 

Se trata de encontrar las causas; de  ver objetivamente lo circundante; de descubrir las opciones posibles; de conocer los orígenes, lo que hay atrás y a los lados; de ver las cosas o personas que lo complementan o lo sostienen.  

Para cambiar nuestra perspectiva de cosas, sucesos, situaciones, personas, etc., se requiere flexibilidad de pensamiento, de enfoques diferentes. 

Con tu imaginación, salta de entre los árboles o súbete a un helicóptero, y ve todo el conjunto de circunstancias que rodean una situación, y sin las cuales no se puede comprender eso que se conoce como contexto. 

La actitud más conveniente a tomar, después de haber vivido en el obligado confinamiento por el COVID-19, es la de sentirse triunfador o triunfadora.

¿Qué significa eso? Es como aquel gallo de pelea que, a pesar de terminar todo desplumado al final de un encuentro, empezó a batir sus alas y cantó el quiquiriquí. 

Salió vivo a pesar de todo, listo para seguir adelante, sabiendo que poco a poco le irán saliendo las plumas perdidas e incluso tendrá otras nuevas.

De la actitud que tomemos de aquí en adelante, dependerá qué tan rápido nos recuperaremos del susto y de lo que hayamos perdido. 

Las actitudes, son la manera en que respondemos a algo o a alguien, y dependen mucho de la forma interna de ser de cada persona. Es el modo en que respondemos a los diferentes estímulos y tareas, compromisos y obligaciones. 

Las actitudes, forman parte de nuestras creencias, de nuestras expectativas, valores, de nuestras experiencias y de las razones que tengamos para responder de una u otra forma. Pueden ser buenas o malas, convenientes o inconvenientes, para nuestras metas en la vida. 

No obstante, nuestras actitudes dependen de la fuerza de voluntad y decisión; del coraje y el orgullo que traigamos, de que dejemos de chillar y nos “portemos como hombrecitos”; corrijo, como personas maduras y responsables.

¿Qué actitudes tendremos en adelante, en nuestro negocio, con nuestros clientes, nuestra familia y ante los problemas que siguen?

Según los especialistas, existen tres tipos de actitudes generales, positiva, neutral y negativa. 

El éxito que tengas en adelante, dependerá en un 70%, de las actitudes con las que respondas a las diferentes situaciones, y sólo en un 30%, de las habilidades y conocimientos que tengas.

¿Cómo empezar a ser asertivo?:

• Empieza reconociendo tus derechos:

  > Derecho a decir ¡NO!

    > Derecho a pedir explicación

    > Derecho a sentirte mal y a pedir ayuda o apoyo emocional

    > Derecho a equivocarte

• Defiende tus derechos

• Reconoce y respeta los derechos de los demás

• Reconoce tus obligaciones 

• Pide a los demás, de buena manera, que cumplan con sus obligaciones, si es que no lo han hecho y te está afectando

Existen dos estilos extremos; el pasivo que ni reconoce ni defiende sus derechos, y el agresivo que los pelea, enojándose y hasta ofendiendo a los demás. Ninguno de los dos es bueno; generalmente ambos fracasan en la vida. El primero se hace dependiente, el segundo es peligroso y conflictivo. Trabaja en ti para lograr el justo medio.

Beneficios de ser asertivo:

• Genera confianza, sobre todo auto-confianza

• Protege tu dignidad y tu autoestima

• Te generará más autoestima

• Se reducirán tus enfermedades al no quedarte con rencores ni con resentimientos

No te quedes callado cuando se trata de defenderse, de expresar cosas que tienen valor para ti, de pedir a los demás que te respeten como eres. 

No esperes a llenarte de ira para decir las cosas, puede ser peligroso, habla antes de que tengas que hacerlo explotando. 

Quedarse con las cosas puede ser dañino para tu salud emocional y física.

La mejor técnica para ser asertivo es desarmar antes al otro con un cumplido o un reconocimiento de su labor, de su persona o de su tarea, para después pasar a expresar lo que necesitamos.

Seguramente, tú ya conoces bien este tema, ya que es algo que se presenta diariamente en tu negocio, por lo que lo escribo aquí sólo como recordatorio y para que tengas mucho cuidado con el manejo de tus finanzas.

Entendemos por flujo de caja o cash flow (en inglés) a los flujos de entradas y salidas de dinero en efectivo o depósitos a tu cuenta bancaria, por ventas o compras que hiciste en un período determinado. 

Se trata de la acumulación neta de activos líquidos en un plazo dado, que constituye un indicador importante de la liquidez de una empresa.

No importando los montos, el dinero circula por tu negocio, independientemente de si llevas un seguimiento del mismo, o no. 

Ya sea que vendas y compres sólo en efectivo o también con tarjeta bancaria, siempre tendrás un flujo de entradas y salidas de dinero; el pago a tus proveedores, también en efectivo, con tarjeta o cheque, siempre impactará el flujo de salidas.

Calcular el flujo de caja y obtener el gráfico de movimientos durante periodos de tiempo largos, te dará una visión global de dónde se genera tu dinero y a qué lo destinas a corto, mediano o largo plazo.

Llevar un registro diario, semanal o mensual del circulante que entra a tu negocio, te permitirá conocer con exactitud los días, semanas o meses que menos ingresos tienes, con lo que podrás armar una estrategia para contrarrestar esas bajas.

Por su parte, llevar un registro diario, semanal o mensual de las salidas de dinero, y al compararlo con las entradas, te obligará a cuidarlo más: programando tus pagos, evitando gastos inútiles y hasta evitar las salidas hormiga.

El análisis de los flujos de caja dentro de un negocio se hace a través de un formato estándar de papelería o una hoja de cálculo (excel, por ejemplo), donde horizontalmente pones los períodos (días, semanas o meses) y verticalmente los conceptos por entradas y salidas:

Los contadores, financieros, banqueros y miembros de consejo de administración en una empresa mediana o grande, utilizan la información de un análisis de flujo de caja para determinar los siguientes aspectos de la empresa:

• Problemas de liquidez. El ser rentable no significa necesariamente poseer liquidez. Una compañía puede tener problemas de efectivo, aun siendo rentable. El análisis permite anticipar los saldos en dinero.

• Viabilidad de proyectos de inversión. Los flujos de fondos son la base de cálculo del Valor actual neto y de la Tasa interna de retorno.

• La rentabilidad o crecimiento de un negocio, cuando las normas contables no representan adecuadamente la realidad económica.

Por lo tanto, los flujos de liquidez se pueden clasificar en:

1. Flujos de caja operacionales: efectivo recibido o de salida como resultado de las actividades económicas de base de tu negocio.

2. Flujos de caja de inversión: efectivo recibido o de salida, considerando los gastos en inversión de capital que beneficiarán el negocio a futuro.

3. Flujos de caja de financiamiento: efectivo recibido o expendido como resultado de actividades financieras, tales como recepción o pago de préstamos, emisiones o recompra de acciones y/o pago de dividendos.

Para continuar su negocio con éxito, es necesario determinar el número y las características de las personas que se involucran en él. 

Me refiero a socios y colaboradores. ¿Cómo será su forma de organizarse?; es decir, deberá establecer una estructura organizacional u organigrama que apoye a la delegación de funciones; determine los niveles de autoridad y de responsabilidad.

El recurso humano es un elemento crucial para el éxito de los negocios. De sus características, disponibilidad y de la eficiente asignación de funciones que se les confiera, dependerá en gran medida el buen trabajo del negocio, por lo tanto, es de suma importancia distinguir y diferenciar a las personas que participarán activamente en él.

En la mayoría de los negocios (micros y pequeños) el propietario es también el administrador, tiene tareas que desarrollar y llevar a cabo, tales como:

• Planear, desarrollar ideas y elaborar programas de trabajo para su negocio, detallando lo que se quiere lograr, cómo se va a hacer, quién lo va a hacer y estipular la fecha en que se hará.

• Se esfuerza organizando y motivando a las personas para llevar a cabo los programas de trabajo.

• Deberá de asegurarse que los programas de trabajo se lleven a cabo mediante revisiones periódicas a las que se llama “seguimiento.”

Cualquier plan de trabajo al que no se le da un seguimiento continuo, le asegurará el fracaso de lo que se proponga realizar.

Otros socios 

Si su empresa o negocio pertenece a dos o más personas, los dueños son llamados socios; y en cualquier parte, los socios cuentan con derechos y obligaciones; ellos se ponen de acuerdo de las actividades que cada quien realizará.

Por ejemplo, un socio puede encargarse de las compras de mercancías, otro de las ventas, otro de la administración y otro de la contabilidad. 

Es clásico que dos personas se asocien por amistad o por nexos familiares, pero por no poner por escrito sus acuerdos, después de un tiempo, terminan con la sociedad, los nexos de amistad y el afecto de familia.

Familiares en la Empresa. 

Es común que en las empresas (Micro y Pequeñas) el propietario incluya a miembros de su familia, papás, hermanos, hijos, tíos, sobrinos, etc., como socios o como empleados. Contar con ellos en nuestra empresa pudiera ser un buen soporte, pero si no se delimitan actividades, responsabilidades y derechos, esto puede ocasionar algunos problemas.

Empleados no familiares. 

Si usted, como propietario, no cuenta con el tiempo necesario para realizar todas las actividades que requiere su empresa, necesitará contratar personal.

En este sentido, considero necesario volver recalcar algunos aspectos que son de suma importancia:

• Vuelva a revisar el proyecto de su plan de negocios y haga una lista de todas las actividades o tareas que sea necesario llevar a cabo en la empresa.

• Analice y decida que actividades no podrán ser realizadas por usted mismo.

• Haga una descripción de los requisitos que deberá cumplir su personal, y de las habilidades que debe tener para realizar las actividades que requiere el puesto.

• Decida cuántas personas empleadas necesitará para efectuar esas tareas.