¿Cómo estoy viviendo la inflación?

La Sra. Rosita, propietaria de la tienda de abarrotes del mismo nombre, en Iztapalapa, nos escribió para comentarnos lo siguiente: “Entiendo bien los problemas que muchos de mis clientes y yo estamos viviendo con los aumentos de precios en los productos. Ante esto, personalmente he tenido que cambiar mi modo tradicional de pensar y de actuar. Ahora reconozco la importancia y el valor que, las tiendas como la mía, tenemos para clientes y fabricantes de abarrotes. La inflación, como a todos, me está afectando en el negocio y a nivel personal. Por un lado, he tenido que hacer ajustes en mi casa; para empezar, menos desperdicios; nos comemos con gusto los recalentados de comida y nada se va a la basura.

En mi negocio, sigo vendiendo las mismas cantidades, pero para ello he tenido que trabajar más; amplié los horarios de apertura, ahora abro hasta los domingos en la tarde, y diariamente cierro hasta las nueve o diez de la noche.

Mario Montoya

Para ayudar a que los clientes distribuyan mejor su gasto, algunos de nuestros productos los tenemos a granel y los vendemos en las cantidades que ellos solicitan, sin tener que ser una cantidad específica.

Con algo de compasión y mucha consideración, ahora trato mejor a mis clientes. Me concentro en lo positivo y estoy convencida de que soy de los negocios que están más cerca de ellos.

Como, generalmente, mi familia y yo atendemos a los clientes, a través del tiempo hemos establecido un discreto vínculo afectivo; los saludamos con afecto porque ya nos conocemos.

Entiendo bien que todas las crisis son temporales, y que después de cada una, salimos reforzados".